23
Mar
10

Imanes para la eternidad




Gran éxito de ventas de las pulseras magnéticas, y pulseras con holograma.

Las pulseras se agotan nada más llegar a las tiendas y el número de reservas excede con creces las unidades que salen al mercado.


Avaladas por ex-presentadores de “Saber vivir“, inquilinos de la casa de “Gran Hermano“,   corredores de Formula 1, y futbolistas,  las ventas en España se cuentan por cientos de miles.


Un negocio redondo si se tiene en cuenta que cada brazalete vale, al menos, 35 euros.


Pero… ¿ qué es ese dinero, comparado con los beneficios obtenidos ?


Aunando la “terapia de los imanes” con “la tecnología de los infrarrojos”, y las “frecuencias de los hologramas”, anuncian una mejora del equilibrio, la fuerza, la elasticidad, la resistencia y la concentración… e incluso, curar el cáncer.



Es la puesta al día de la pulsera Rayma, “un resonador de energía pasiva que ayuda a mantener el equilibrio entre las vías de fuerza del cuerpo humano que afectan a los músculos, articulaciones, órganos y bienestar general”.

La Fundación Lance Armstrong lanzó su pulsera de silicona amarilla “Livestrong” para recaudar fondos contra el cáncer… y la combinación ha terminado por reconvertirse en un producto comercial de “Magnetoterapia“.


Hay más de 500.000 páginas web en las que se afirma que los imanes tienen un poder de curación casi milagrosa, que, a nivel mundial, supone ventas por valor de más de 1000 millones de dólares.



El supuesto potencial curativo de los imanes se basa en las más diversas justificaciones, como por ejemplo…

1. “Las más antiguas culturas, como China y Egipto, utilizaban imanes naturales debido a sus poderes terapéuticos”

Curioso, porque Miguel A. Sabadell,  astrofísico y profesor asociado en la Universidad de Zaragoza, afirma “Ni los egipcios ni chinos conocían el uso terapéutico de imanes. Los egipcios, probablemente ni siquiera conocían la existencia de los imanes”.

2. “Los imanes matan el cáncer, porque el magnetismo y las células del cáncer son formas en espiral, y las espirales grandes dominan y matan a las espirales pequeñas

Sin embargo… si eso fuera verdad, las espirales magnéticas también destruirían todo el ADN, que, recordemos también tiene forma espiral, y, por cierto, de tamaño mucho más pequeño que el de las células cancerosas. Dado que sin ADN, uno se muere… estos “super-i-manes” matarían a todo ser viviente con el que entrasen en contacto.

3. “Los astronautas de la NASA utilizan la terapia magnética”

Bien, esto es un mito… o sea,  una burda mentira. Es más, lo último que querría la NASA es generar campos magnéticos que pudiesen interferir con la electrónica de a bordo.

4. “Las pulseras con hologramas llevan grabadas unas frecuencias naturales que resultan beneficiosas para el cuerpo humano”

Sin embargo, un holograma no es más que una fotografía especial, registrada mediante un rayo láser en una emulsión sensible especial… Por eso, un holograma no emite nada diferente a lo que podría emitir una fotografía convencional. Y, por cierto, el material del holograma se llama Mylar, que es un poliéster, un trozo de plástico, que se usa como aislante… Si recortas el holograma de una tarjeta de crédito caducada, o recortas una foto de carnet, y te la pegas al reloj, ya tienes tu propia pulsera. Con los mismos beneficios.

5. “Las pulseras ayudan a magnetizar el agua y así aprovechar sus efectos beneficiosos”

Esta afirmación, tan extendida entre los promotores de la terapia magnéticas, no es sino… otra mentira. Porque… ¡el agua no puede ser magnetizada!. Es cierto que los imanes muy potentes pueden tener un efecto sobre las moléculas de agua, pero este efecto es muy, muy pequeño, y sólo temporal… Para que se magnetizase el contenido de un vaso de agua con la intensidad de un 1 Gauss, habría que exponerlo a imanes que generasen un campo de fuerza de 100000 Gauss… pero no se puede llevar un gran laboratorio en la muñeca.

6. “Los campos electromagnéticos pueden estimular el metabolismo y aumentar la cantidad de oxígeno disponible para las células”

Lástima que haya varios estudios que han demostrado que los campos magnéticos estáticos no afectan el flujo de sangre… Un resultado lógico, dado que el hierro existente en la hemoglobina no es ferromagnético. Menos mal, porque si lo fuese, la gente explotaría al hacerse una resonancia magnética.

7. “La terapia magnética no es una cura en sí, pero permite que los mecanismos de curación natural del cuerpo trabajen a un nivel óptimo”

¿Cómo?  ¿ Que los imanes no curan? Entonces, ¿para qué usarlos? Así que, después de haberte gastado el dinero en uno o varios productos magnéticos, y tras haber descubierto por ti mismo que no sirven para nada… ¿ van, y te recuerdan “que ya te lo advirtieron”… que “los imanes no curan” ?

TImanes



Y, por supuesto, hay varios estudios científicos que desmienten las supuestas bondades de los imanes.


En particular, uno de los estudios muestra que los sujetos  decían experimentar un mejor “equilibrio” cuando llevaban puesta una “pulsera placebo (sólo silicona) que cuando llevaban puesta la “pulsera auténtica” (de las marcas EFX y Power-Balance).


Incluso, en un 20% de los casos, las sensaciones que experimentaban los sujetos eran peores cuando llevaban pulseras, que sin ellas.


A la vista de los datos recogidos y, de las impresiones manifestadas por los participantes en el estudio, extrajeron estas conclusiones:

1) Las mejoras experimentadas eran debidas a factores psicológicos, más que a la efectividad real de las pulseras.

2) Las pulseras no ejercen efectos, ni positivos, ni negativos.

3) Las supuestas bondades de las pulseras serían más un truco publicitario que un logro tecnológico.

Alejandro Perales, es el de la derecha



En España, el Real Decreto 1907/96 prohíbe la publicidad de productos con pretendida finalidad sanitaria “que pretendan una utilidad terapéutica para una o más enfermedades, sin ajustarse a los requisitos o exigencias previstos en la Ley del Medicamento y disposiciones que la desarrollan”.  Si se ajustasen, tendrían que realizar… ¡ un control sanitario previo a su lanzamiento !


Lamentablemente, parece que, de oficio, no se aplican ni ésta, ni otras leyes de protección ante los imanes, cristales, amuletos, pociones mágicas, u otras autodenominadas curas milagrosaspor lo que sólo queda denunciar.


Alejandro Perales, presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), lo justifica así:

“La cantidad de productos que, hoy por hoy, utilizan alegaciones de salud, como cosméticos, alimentos o productos higiénicos y dietéticos, es tan brutal, que es prácticamente imposible que la Administración pueda ejercer un control previo sobre todos ellos… Se produciría un cuello de botella que impediría el correcto funcionamiento del mercado“.


Pues nada.


Que no se pare el correcto funcionamiento del mercado.


Total, sólo lo compran personas.


Maldito dinero





Entretanto, el distribuidor de pulseras José Luis Gómez, va diciendo que:

«La prueba más elocuente de que la pulsera algo hace, es que se vende más de lo que podemos suministrar, gracias, únicamente, al boca a boca».


Qué cara




Una vez más, como ya vimos en este Blog, en nuestro afán por mejorar nuestra salud, caemos en manos de timadores, de estafadores sin escrúpulos, a los que impunemente se les permite promocionar sus productos.


Porque intentan vender algo más que un complemento estético.


Juegan con la salud.


Cómo desconfiar de alguien que,  pareciendo bienintencionado, nos ofrece un supuesto invento para mejorar nuestra salud, y nuestro equilibrio físico y mental…

Supersticiones, a falta de Decisiones





Superstición es cerrar los ojos a la realidad, y abandonarse en creencias fáciles, simples, por muy chocantes o sin sentido que parezcan.


Así que, con las pulseras, estamos ante otra superstición.


Es esa misma superstición la que amenaza a las personas albinas en Tanzania… o la que podría amenazar a los varones en Colombia, quién sabe… Y, sí, es la misma que subyace tras los mitos religiosos.


La superstición, como huida de una realidad… para caer en otra peor: en las manos de  estafadores.


$u €stafa, gracia$


Un sacacuartos, no exento de cierto esnobismo.


Habrá personas que den fe de lo mucho que han mejorado desde que llevan las pulseras de marras.


Pura autosugestión.


Valdría cualquier pulsera, de plástico, hilo, papel… o imaginaria.

Cerebration



Los imanes que sí son útiles son los que se utilizan para realizar resonancias magnéticas.  Generan campos magnéticos enormemente más potentes que los de cualquier imán comercial de “teletienda”… pero no curan.  Ojalá lo hicieran… Pero no curan, y ya sabemos por qué.


Puede que, algún día, cuando se desarrollen los medicamentos nanotecnológicos, los imanes moleculares sirvan para guiarlos directamente hasta el órgano afectado.


Pero, hoy por hoy…

Tu Frigorífico Tiene El Poder



No creer en supercherías, no significa que no tengamos una mente “abierta“.


Sigue abierta para las cosas que mejoran nuestra vida… como, por ejemplo, para denunciar los abusos ante la Administración y ante la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol).

Anuncios

3 Responses to “Imanes para la eternidad”


  1. 1 david carbajal
    diciembre 29, 2011 en 16:36

    Asi es, yo también lo creo, el magnetismo es fabuloso; pero científicamente deben de hacerse sus aplicaciones. Que todavía le faltan.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 62 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: