Archivo para 23 abril 2013

23
Abr
13

Filipinos

Felipe II en la explanada de la Almudena, en 2008


El ayuntamiento de Madrid ha lanzado una consulta popular para valorar la iniciativa de trasladar una estatua de Felipe II a la Plaza de la Villa.


El consistorio argumenta que el traslado “supone dar mayor visibilidad a la figura de un monarca imprescindible en la historia de nuestra ciudad“.


Y tanto, porque la estatua se encuentra desde 2006 en un depósito municipal.


Anteriormente, adornaba la Plaza de la Armería, entre el Palacio de Oriente y la Catedral de la Almudena, con vistas a la zona verde de la Casa de Campo, y con el paisaje de fondo de la Sierra de Guadarrama.


Un sitio ideal.


El más apropiado para un monarca que siempre se mantuvo demasiado ocupado por los problemas religiosos y de política exterior como para preocuparse por Madrid, y cuyas iniciativas monumentales se dirigieron hacia 2 proyectos que no forman parte de la ciudad: el monasterio de El Escorial, y el palacio y los jardines de Aranjuez.


Estatua de Felipe II


La estatua en sí, no es una obra nueva, ni siguiera original.


Es una copia en bronce de una obra de los hermanos Leone y Pompeo Leoni que se conserva en el Museo del Prado.


Su nuevo emplazamiento obligaría a desplazar la magnífica estatua de Alvaro de Bazán, original, obra de Mariano Benlliure, realizada en 1888 con motivo del tercer centenario de la muerte del navegante, y sufragada con fondos provenientes de un concierto en el Teatro de la Zarzuela y de la suscripción popular.


Difícil de creer… PPero así es.


Un ayuntamiento que realiza un sufragio para contradecir la voluntad plasmada en una obra costeada por sufragio popular.


Su frágil memoria borraría 124 años de paisaje urbano consolidado en la historia de la ciudad.


Estatuas de ida y vuelta


Se anunció que, tras la votación, si se aprobaba el traslado, este se llevaría cabo después del verano de 2013. Caso de no obtener el apoyo popular, la estatua volvería a su ubicación original en la Plaza de la Armería.


Pero esa hipotética vuelta a la explanada parece difícil.


El impacto del Museo de Colecciones Reales en La Cornisa - 2010


Máxime, cuando no ha sido prevista, dado que el ayuntamiento, tras destrozar la vista de la cornisa desde la Casa de Campo por la construcción de un Museo de Colecciones Reales, va a señalizar su ubicación colocando, con grandes caracteres, de unos 2 metros de altura, la palabra “MUSEO” en el subsuelo de la explanada, justo debajo del lugar donde estaba la estatua de Felipe II.


La vuelta de la estatua sería un problema.


Igual le está traicionando el subconsciente al ayuntamiento, considerando que un rey llamado Felipe deba apartarse del rico patrimonio atesorado en su museo.


Y se hace eco de las voces que reclaman al alejamiento de lo monárquico.


En cualquier caso, el concejo está en un aprieto si la votación no aprueba su propuesta de traslado, porque ya ha decido sacar la dichosa estatua de los almacenes.


Publiconsulta


El ayuntamiento anuncia un periodo de votaciones desde el jueves 7 de febrero al domingo 31 de marzo de 2013.


Todas las personas que lo deseen, pueden depositar su voto en una urna del Salón de Actos de la Junta Municipal de Centro, calle Mayor nº 72, durante los meses de febrero y marzo, en horario de lunes a jueves, de 9:00 a 16:30h, y los viernes de 9:00 a 14:30h.


Horarios populares.


Que la urna esté enfrente de la Plaza de la Villa, apoya la iniciativa de trasladar allí la estatua.


Esta es la recreación virtual de cómo quedaría:


Recreación virtual de la estatua de Felipe II en la plaza de la Villa


La Plaza de la Villa alberga la Casa de la Villa, una de las sedes del ayuntamiento.


No pasa desapercibido que esta estatua de bronce daría lugar a una clarísima y muy sintomática fusión y confusión entre los poderes estatal y municipal.




Feliportal de votaciones


También se puede participar en la votación de forma online, accediendo a la aplicación web de la consulta, donde además se puede comprobar día a día el resultado de las votaciones.


Así es como marcha el escrutinio a fecha 25 de marzo, pocos días antes de finalizar el periodo electoral:


Encuesta Estatua Felipe II Plaza de la Villa (25mar2013)


El día 15 de abril, 15 días después de haber finalizado el período de votaciones, aún se podían consultar en la web de seguimiento del ayuntamiento los resultados finales de la votación:


Encuesta Estatua Felipe II Plaza de la Villa (15abr2013)


A tenor de los mismos, los votantes han rechazado la iniciativa:


Eco del resultado de la votación en prensa


Sorpresivamente, el ayuntamiento saca una nota de prensa el 19 de abril, anunciando que “tras la consulta popular, se han iniciado ya los trámites para su nueva ubicación“:




Nota de prensa del ayuntamiento (19abr2013)


La nota de prensa afirma que la propuesta se sometió a “consulta popular no vinculante“.


Vaya.


¿Dónde quedó aquello de “Si la consulta es negativa, la segunda opción sería reponer la imagen en su lugar original“?


A tenor de la propaganda oficial sobre la votación, cualquiera hubiese dicho que el concejo pedía consejo.


Pues no.


Como justificación para el traslado, el comunicado de prensa aporta estas cifras:


La votación, que ha contado con la participación de 4.581 madrileños, arroja un resultado del 54,1% a favor de la recuperación e instalación de la estatua de Felipe II en la plaza de la Villa, y del 45,9% (en contra)…“.


Esas cifras no cuadran con las publicadas en el portal web de la votación el 15 de abril, porque falta añadir los resultados de la votación presencial en la urna electoral.


Uniendo las cifras publicadas en el portal internet y en la nota de prensa, tenemos:


Calculos en la votación para el traslado de la estatua de Felipe II 1


Sólo hay que desvelar los datos que faltan.


El detalle de votos totales se obtiene de los porcentajes y de la participación total aportados en la nota de prensa:


Calculos en la votación para el traslado de la estatua de Felipe II 2


Este cálculo coincide con el realizado por medios de comunicación controlados o afines al partido que gobierna el ayuntamiento.


Ya sólo falta restar los votantes de internet del total, para saber cómo fue la votación presencial.


Y… ¡oh, sorpresa!


El resultado de la votación presencial rompe cualquier probabilidad estadística.


Uno esperaría ver una victoria mayoritaria o reñida, a favor o en contra de la propuesta.


Y lo que uno encuentra es una paradoja:


Calculos en la votación para el traslado de la estatua de Felipe II 3


Eso es unanimidad.


¿Sólo 27 personas, de entre 1055, se personaron para votar no al traslado?


La intención de voto, caso de celebrarse elecciones en estas fechas, contradice que la población esté tan contenta, convencida o adoctrinada, como para dar ese apoyo del 97,5% al actual poder municipal.


Es un porcentaje propio de dictaduras.


Estadísticamente, inconcebible.


Materialmente, imposible.


No hay tema que en un plebiscito poblacional alcance esa “unanimidad“.


Se debe tratar, o bien de un error, o bien de un fraude electoral.


El pariente del de Telefónica


Si es lo primero, el titular del pomposo “Area de Gobierno de Las Artes, Deportes y Turismo” del ayuntamiento de Madrid, Fernando Villalonga Campos, un diplomático de carrera valenciano reclutado (que no votado) para la política por un tipo al que sus amigos censuraban por acudir a la política para lucrarse, debe pedir disculpas, y dar marcha atrás al traslado de la estatua, como se comprometió.


Si es lo segundo, este mariscal municipal de la cultura, que admite “me gusta provocar“, que propone “más fomentar y menos hacer”, y que pregona que “la cultura no es gratis, la cultura hay que pagarla“, debe dimitir.


O ser cesado, ante tamaña falta de legitimidad para “gestionar” lo público.


Claro, que es una legitimidad similar a la de quien gobierna su ayuntamiento: alguien no elegido en urnas, y cuyo mayor mérito político es haber acompañado a su consorte cuando éste ejercía la presidencia de gobierno del estado.


Este desaguisado es perfectamente entendible como guinda del pastel que han cocido el anterior y el actual corregidor de Madrid, y sus nefastas recetas neoliberales.


Para ser político en democracia, no hace falta que uno sea demócrata, pero debería, cuanto menos, parecerlo.


En este caso, dando las oportunas explicaciones.


Y aportando un acta notarial.


Filiparás


Porque, con el traslado de la estatua de Felipe II, el ayuntamiento puede haber llegado a un “punto filipino”.


Así cabe referirse, con cierta benevolencia, al comportamiento pícaro.


Pero, mientras que en el siglo XVI, el pícaro era sinónimo de “nacido en la pobreza“, que roba para comer con astucia y disimulo, el de los siglos XX y XXI engaña a los demás por un puro ánimo de saqueo y lucro, abanderando la huida hacia adelante de este capitalismo deshonesto, desvergonzado, malintencionado e inmoral.


De capital.








Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 62 seguidores