Archivo para 30 junio 2013

30
Jun
13

Publinformes 1

TendenCia


Detrás de cada anuncio publicitario, hay muchos mensajes.


El informativo, el formativo y el comercial.


El aparente, el subliminal, el real.


El que captas y el que no.


Están presentes todos a la vez.


Siempre pueden redescubrirse, con tan sólo cambiar un poco la perspectiva.


Dándole una vuelta.



1. Autobänk



Devolution


Yo soy muy pijo.


O sea: pijo, fresa, cheto, gomelo, cuico, pirulo, pituco, bien, sifrino, pipi, pelucón, jevito, yeyé, preppie, caquero, fresón, plástico o fufurufo.


Pues eso.


Yo, que soy muy pijo, me quiero comprar un supercool, extracaro y megafrágil coche alemán.


Voy a mi banco, y le pido un crédito, poniendo como garantía mi casa, pues parece seguro que su precio a subir un 300% en los próximos 10 años.


Pero el dinero no va directamente desde mi banco a la cuenta del fabricante en un banco alemán.


Antes, mi banco iba al mercado de capitales y pedía un crédito, pongamos, al Credit Suisse.


Pero mi banco se ha endeudado temporalmente con la última burbuja inmobiliaria, y, pese a la inyección del rescate con dinero público, ahora no tiene acceso al flujo de capitales privados del mercado.


Bueno, tiene acceso, pero no se lo dan.


Así las cosas, ¿ quién le facilita el dinero ?


En la zona euro, es el banco central del estado.




Autobank


En la zona europea más afectada por la crisis inmobiliaria: si un español, un portugués, un griego, un irlandés o un italiano compra un coche importado de Alemania, el dinero que llega a Alemania lo pone el Banco de España, o el Banco de Portugal, el Τράπεζα της Ελλάδος, el Central Bank of Ireland o la Banca d’Italia.


Por ejemplo, es el Banco de España el que facilita los euros para que mi banco español cancele la deuda con el banco alemán, transfiriendo euros al banco central alemán, el Bundesbank, vía el sistema de transferencias transeuropeas de liquidez automática, sin límite y en tiempo real, llamado Target2.


El efecto de estos pagos-cobros privados que están garantizados por deuda pública es que el Banco de España reduce su ‘base monetaria’ y que el Bundesbank alemán aumenta la suya, al transferir dinero desde el sistema bancario español al alemán.


Así que voy a tener un coche alemán, y como mi banco necesita ayuda, el Banco de España va a aparecer como deudor en Target2.


Por eso, en la situación actual, el estado español no puede dejar de emitir deuda pública. Es la forma de proporcionarle dinero a mi banco privado. Esa es la garantía de pago.


En efecto. El Banco de España asume un riesgo endeudándose en el Target2 para ayudar a las entidades financieras españolas, y, si éstas no pagan, el dinero saldría del bolsillo del Banco de España.




Autobang


Esta es la forma por la cual las entidades financieras españolas están sobreviviendo.


Pero, en realidad, la garantía de esos préstamos a las entidades son… ustedes.


Si mi banco no paga… ustedes pagan.


Si hace falta, con una quita a su honrado depósito bancario.


Suma y sigue al plantel de “recortes” y “ajustesinsensatos mientras se fomenta el despilfarro.


Si mi banco español tiene un crédito con un banco aléman, y mi banco incurre en un impago, el responsable último del mismo es el Banco de España.


En realidad, da igual que se rescate puntualmente o no a las entidades, porque, al final la gente va a pagar sus deudas, de una forma u otra.


Pero aún hay más.


Si el Banco de España no pagara, el coste de la pérdida se repartiría entre todos los bancos nacionales del Eurosistema. El Bundesbank sólo perdería dinero si el mismísimo Banco Central Europeo (BCE), se negara a pagarle.


Y el BCE nunca se puede quedar sin dinero para prestar a las entidades financieras o a otros bancos centrales.


Así que es falso que el Bundesbank haya rescatado ni vaya a rescatar a EspañaAlemania no está “rescatando” ni “va a rescatar” a España, ni a Portugal, Grecia , Italia, ni a cualquier otro país europeo atrapado en la espiral de la deuda.


En cambio, el Banco de España está rescatando con deuda pública (con sus correspondientes intereses) a los bancos españoles privados, cada vez que sus habitantes compran un coche alemán.


No es de recibo que se irriten los alemanes… cuando sus economistas no lo están.


Así son las cosas bajo este euro.




Audit




Así pues, muchas gracias, amigos.


Mi coche lo pagáis vosotros.


Sólo lo evitaréis cuando, indignados, conforméis una amplia mayoría, y os neguéis a pagarlo.


En fin… Ya estáis tardando.


Pero…


Pero… a ver… ¿ a dónde vais?… ¡Que al concesionario se va por allí!








Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 62 seguidores