Posts Tagged ‘alimentos

29
Oct
13

Publinformes 5

Liers

5. Nadalid



El adicto al juego es muy maniático.


Está llenos de rituales, rutinas y tics. Es una estrategia de concentración. Elabora una secuencia de conducta que le tranquiliza. Calma la ansiedad, al creer tenerlo todo “bajo control“.


Realiza las más increíbles compulsiones antes de jugar.


La limpieza, el calzado, el pelo, el agua, la ropa


Incluso, olisquear el dedo que traen de su ano… Otra curiosa forma de “pasar a los anales“.


Esas manías componen una conducta obsesiva, que, de no repetirse con exactitud, provoca malestar, e incluso, ansiedad.


Se trata de una neurosis obsesivo-compulsiva típica del jugador.


Todas estas arbitrariedades son, en realidad, conductas supersticiosas: en alguna ocasión se asociaron con la obtención de un premio. Por eso, además de ser difíciles de erradicar, se favorece su repetición.


Se le llama “correlación ilusoria“, y también, “pensamiento mágico”.




Poké


El adicto al juego presenta anomalías en su funcionamiento cerebral.


Y lo que aparece como “ejemplo para los jóvenes”, desuperación” y otros loables valores: constancia, esfuerzo, sacrificio, humildad, generosidad


En realidad, se trata sólo de eso.


Apariencia.


Porque los valores que difunde son otros… a juzgar, no por la propaganda patriótica, sino por los hechos.




3Pasa




El valor de ser un producto de laboratorio: el jugador automusculado de la era moderna, al que hacen jugar de zurdo pese a ser diestro, habiendo dejado de estudiar a temprana edad.


El valor de la instrucción, sacrificando íntegramente la niñez y la juventud por el afán de ganar (más) dinero.


El valor de la contención, admirando a los sangrientos gladiadores, y viendo películas violentas: «Comando», «Terminator», «Rocky», Van Damme


El valor de la falsahumildad“: “No es que sea humilde. Toda la gente debería saber su ubicación en el mundo. Y el mundo es suficientemente grande… A veces la gente exagera en este tema de la humildad. Yo creo que es más que un sentido de ubicación: tú sabes quien eres, tú sabes que el mundo seguirá exactamente igual sin ti…“. Eso no es humildad, es arrogancia: “No es humilde. El ya sabe cuál es su lugar en el mundo. Todos deberían conocer su lugar en el mundo.”


El valor de la insensibilidad: “Hay que encerrarse tras una armadura protectora, convertirse en un guerrero sin emociones.”


El valor de la hostilidad: “Para mí es importante ganar en todo. No me tomo las derrotas con buen humor“… Cuando empieza el juego, deja “a un lado” la amistad: “No es nada personal. Lo hago con todos los que me rodean, incluso con mi familia. En juego, soy otra persona.”


El valor del avasallador: “De pequeño detestaba perder en lo que fuera. Si perdía, me daban ataques de ira… Me irritaba muchísimo perder en cualquier juego, fuese al nivel que fuese… Y nunca quería parar… No quiero volver a sentirme así nunca más.”


El valor del soberbio divo: “No veo que los políticos pasen controles antidoping, ¿por qué nosotros sí hemos de hacerlos?.”


El valor del servilismo: “Siempre hace lo mismo: espaguetis con champiñones. Uno de los de su equipo confesó en voz baja: «Los hace muy bien pero, francamente, estamos hasta las narices de los champiñones».”


El valor de la enemistad: “Creo que intimida a sus rivales adrede… Los acobarda.”




Con pito




El valor de la avaricia: “Por la intensidad con que entrenaba, me daba cuenta de que era superambicioso y de que estaba desesperado (por subir)… En los momentos cruciales, es un asesino; su concentración es absoluta… Una ambición, sin límites. Yo gané un torneo de los grandes, y fui feliz, habia cumpliao la misión de mi vida… (Él) necesita ganar muchas veces, y nunca será suficiente.”


El valor de la hipocresía: “A primera vista, es muy sencillo, y también muy buena persona, pero es muy contradictorio. Aunque lo conozcas a fondo, ves que tiene cosas que no acaban de cuadrar.”


El valor de la inseguridad: “Está lleno de temores e inseguridades que la gente que no lo conoce ni se imaginaría. No le gusta la oscuridad, por ejemplo, y prefiere dormir con la luz o la tele encendidas. Tampoco le gustan los rayos ni los truenos… Si hay que salir a la calle a buscar algo, y hay tormenta, no deja que salgas.


El valor del inapetentecaprichoso: “No soporta el queso ni el tomate, ni el jamón… Es un poco raro“… ¿Alimentos, o adicmentos?: “Marisco y chocolate“.


El valor de la demagogia: dice negarse a volar en medios de transporte que 2 años antes no tuvo problemas en utilizar.


El valor de la sumisión al poderoso y al adinerado.


En fin.


Hay que tener valor para malinterpretar como valores las rutinas del adicto al juego.




Rififi




En cualquier “juego de suma cero“, para que haya un ganador, ha de haber al menos un perdedor.


Al fomentar socialmente ese tipo de juegos, se condicionan las pautas y fórmulas sociales para interaccionar con otras personas.


Se promueve aceptar la desigualdad, admitir como natural la derrota y la jerarquía, y tolerar la indefensión.


Por no hablar del materialismo del dinero.


Con el juego se puede obtener dinero, y, según dice la publicidad, la felicidad.


No obstante, numerosos estudios científicos muestran que, una vez superado un nivel mínimo de ingresos económicos para vivir con dignidad, no existe relación entre dinero y felicidad.


Incluso existen variables asociadas al materialismo que hacen que la relación pueda llegar a ser inclusonegativa.


Este sistema enfermo promueve admirar la obtención de dinero fácil


Bolsa, actividades financieras, actividades inmobiliarias especulativas, timos, robos, saqueo, malversación, estafa, etc… Y, mejor, lo proscrito ya prescrito.


En suma: rico a base de “pelotazos”.




Jua




El adicto al juego pierde la noción del dinero.


Toma “malas decisiones” en cuanto a su reconocimiento y su valoración.


Provoca afirmaciones del tipo “no sé exactamente cuánto dinero tengo”, mientras firma la compra de propiedades inmobiliarias de lujo en Manacor, México y la República Dominicana.


Hace gala del valor de la solidaridad, aunque tiene que pagar a Hacienda una cantidad cercana a los 9,5 millones de euros, porque 3 de sus sociedades se habrían beneficiado durante6 años de las ventajas del régimen fiscal de un sitio donde no vive.


Ante el revuelo, primero, niega las cifras.


Aduce que “la realidad dista mucho de lo que se ha publicado“.


Pero la realidad publicada es veraz, y el caso, verídico.


Luego, esgrime estar “mal aconsejado“… Pero ese consejo fue un “buen consejo“, mientras le benefició, porque había tributado sólo el 0’02% de lo ganado.


Vaya golpe con efecto.


Porque, pese a su escándalo fiscal, y a las múltiples contradicciones entre los valores que dicen fomentar y los que realmente está difundiendo… su imagen de esforzadosalvador de la patria” y de “yerno que toda suegra quiere”, no ha se ha visto dañada ni un ápice.


Otro más que no puede ser estigmatizado públicamente.




Dale no más




El presidente de la Federación de Jugadores de Azar Rehabilitados lanza su protesta:


Era un modelo de esfuerzo y entrenamiento diario… y aparece anunciando una página de juego de póker online… La gente se deja arrastrar por esta publicidad.”




Sólo en su país natal, España, el número de jugadores se ha disparado de 195.000 a más de 1.000.000 (un millón) desde que se concedieron las licencias de juego online en junio de 2012, con un gasto medio de 550 euros al año.


Ahí no se incluyen los juegos de quiniela y lotería nacional… Son cifras sólo de juegos online.


De ese millón de jugadores, un 2% se convertirá en adicto al juego.


La Federación de Jugadores de Azar Rehabilitados ve con estupefacción la campaña publicitaria en la el “héroe nacional“, el “icono de la cultura del esfuerzo”, se ha prestado para convencer a la gente, “de manera responsable”, talonario de por medio, de que pueden “jugar”.


En los cientos de miles de adictos, guiados por el estandarte del héroe, se incluirán muchos niños y adolescentes.


Basta con conseguir un nº de tarjeta de crédito y mentir sobre su fecha de nacimiento.


El valor de la responsabilidad pública es saber es saber que son víctimas, tanto el ludópata, como las personas más allegadas de su entorno.


Pero un adicto al juego no se para a evaluar las consecuencias de sus actos.


Y el entorno es más que favorable… Y no sólo por el beneplácito de los que ocupan el poder.


Con la crisisactual, las perspectivas no son buenas, así que… ¿ por qué no buscarse la vida con el póker, sin salir de casa ?.


En realidad, ser un jugador de póker se parece a ser un broker.




Rifa




Y resulta que, intelectualmente, al juego “online” se le considera un “segmento clave” en el e-commerce ó Comercio electrónico.


Para remate.


Debe tratarse de la modalidad b2B… de tu bolsillo a su Business.


Un golpe maestro.




Valore$


De todos los personajes públicos que anuncian y participan en juegos online, el más importante en activo, con diferencia, resulta ser un adicto.


A la victoria.


Preferiblemente, con sufrimiento.


Un tipo raro y contradictorio en lo personal, se erige en nuevafachada del régimen oficial.


Un “rey de la arcilla“, ahora también “rey del ladrillo“, que desea ser “rey de la jungla“.


No un animal más… El mejor depredador. El genuino y legítimo “rey de la selva“.


Pero la leyenda construida alrededor de este “rey de la tierra” tiene los pies de barro.


Y no solo porque el hoy utilizado, admirado, ensalzado, idolatrado y elevado a los cielos por su juego, mañana pase a ser olvidado, despreciado, denostado y denigrado juguete roto arrojado al infierno.




Farra


Anunciar póker online es compartir sus “valores“… Especialmente, si se está dispuesto a pasar de lo virtual a lo real.


Pero, a la vez, es reconocer públicamente que tiene un problema.


Un problema que se esconde tras la imagen proyectada por el espejo mediático institucional.


Punto a punto:

  • ¿ Un tipo ultracompetitivo ?


  • ¿ Que prefiere la sensación de sufrimiento y de pelea continua, y elige no aliviar el sufrimiento de su rival, sino administrarle tortura ?


  • ¿ Que gana merced a un túnel de concentración en el que se instala… A un “espacio mental” en el que entra ?



  • ¿ Un tipo maniático y raro, con rutinas y rituales muy poco usuales, que no soportan el menor cambio, para no generarle inmediatamente una ansiedad insoportable ?


  • ¿ Con una genialidad equiparable a las de Albert Einstein, Isaac Newton, Bill Gates, Tim Burton o Steven Spielberg ?






Dr Eam




Se viene especulando con ello desde hace tiempo.


En algunos libros, se sugiere que padece padece del Síndrome o Trastorno Obsesivo-Compulsivo.


Pero podría tratarse de otro problema… Por máspistas“:

  • No le preocupan sus pensamientos ni comportamientos obsesivos.


  • Sus obsesiones le permiten llegar a sus objetivos.


  • Sus rituales reducen su ansiedad, y, si se interrumpen, le causan frustración.


  • Socialmente, no tienen fácil la interacción, pero no le importa lo que los demás piensen de su conducta.


  • Le ocurre desde pequeño.




Esta parte del “cuadro” supera lo Obsesivo-Compulsivo, para encajar bajo el Síndrome de Asperger.


Los desórdenes del Síndrome de Asperger forman parte de los trastornos del espectro autista.


De modo que es muy posible que se loe a un “héroe” al que le avergüenza reconocer públicamente que sus logros se deben a que su familia encauzó hacia el juego sus desórdenes psíquicos.


Es muy probable que el “mito del ganador” se haya construido sobre la obsesión de una mente enferma, y que la perfección eugenésica de su esfuerzo no sea más que un cuadro de tics ocultados hipócritamente.


Es verosímil que el adalid de nada constructivos “anti-valores” sociales, no sea sino un enfermo psíquico empujado a la adicción.


Qué “revés“.


Y qué paradoja, no exenta de ironía, cuando nace en un estado que falsifica a sus deportistas discapacitados, con tal de ganar medallas en los Juegos Paralímpicos.











31
Ene
11

Vuelve Volcker




Paul Volcker ofreció apoyo moral al presidente del gobierno español, José Luis Rodriguez Zapatero, en la presentación de su “Informe Económico 2010“.


El famoso economista ha sido consejero de economía del presidente de EEUU, Barack Obama, hasta la semana pasada.


Desde finales de 2008, Volcker ha estado al frente del Consejo Asesor para la Recuperación Económica, y desde este puesto, ha acometido el llamado “plan Volcker” (también conocido como “regla Volcker“), una regulación sobre las actividades de riesgo de los bancos estadounidenses, base de la reforma financiera del presidente Obama, que desató la ira de Wall Street, al punto  que algunos banqueros afirmaron Volcker había perdido el contacto con la realidad económica actual.


Y es que el “plan Volckerimpide a cualquier banco que capte depósitos, tener inversiones financieras de alto riesgo (‘hedge funds‘) ni fondos devaluados (‘private equity‘). A los bancos se les permite ofrecer servicios de inversión a los clientes, pero no usar sus depósitos para obtener beneficios financieros de riesgo.


Con su presencia, Zapatero quiere utilizar la figura de Volcker para reforzar su imagen ante el electorado de lucha contra la Banca, dando a entender su apoyo a una regulación como respuesta a la crisis actual creada por el sistema financiero.





En el acto de presentación de su “Informe Económico 2010“, asistieron, no sólo Volcker, sino también la flor y nata de la Banca española, así como representantes de los principales bancos de inversión que operan en España (Deutsche Bank, Nomura, Citi, UBS, Goldman Sachs, BNP Paribas y Societé Generale).


Delante de todos ellos, el presidente del gobierno español puso de manifiesto su intención de completar la reforma laboral, reformar las pensiones… y acelerar la “reestructuración” de las Cajas de Ahorro.

En efecto, pocos días después, se anuncia que las Cajas de Ahorro españolas, entidades financiaras sin accionistas, obligadas a destinar sus excedentes a fines sociales, y actualmente en crisis debido al riesgo asumido en la burbuja inmobiliaria, a su atomización y a la perversa utilización política, no van a ser nacionalizadas para la reconstrucción de una Banca Pública, sino que serán reflotadas con dinero público, para, una vez saneadas con cargo al bolsillo de todos, ser despojadas y privatizadas en pro del lucro de unos pocos: la Banca, especialmente la extranjera (a precio de saldo)… con lo que se consiente y premia la usura de esa Banca, que está prestando dinero incluso al 15% a los empresarios que quieren poner en marcha actividades económicas para crear riqueza y empleo.


Una medida que el Partido Popular (PP) en la oposición, aplaude íntimamente, dado que en 2009 ya abogaban por “limitar ” la participación pública en estas entidades.


Y, pocos días después, el gobierno español, las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME, y los sindicatos CCOO y UGT, llegan a un acuerdo para la reforma de las pensiones, consiguiendo que la media de reducción de las pensiones que percibirán los trabajadores jubilados sea de al menos un 25%, de forma que el estado dispondrá de 40000 millones de euros extra en los próximos años para engrosar el negocio de la Banca y los especuladores que operan para ella, en un penúltimo pacto social, innecesario y de dudosa responsabilidad.





Respaldados por el ideario de los neoliberales en la oposición, y la presencia de la Banca y de Volcker, los socioliberales del gobierno quieren hacernos creer que se trata de regulaciones necesarias en esos sectores, no de presiones de la Banca nacional e internacional.


Pero, si Volcker es partidario de la regulación financiera desde el estado, ¿ qué hacía en un acto de apoyo a la desregulación pública del estado ?


¿ Es el mismo Volcker que, en septiembre de 2009, dijo que “el sistema financiero de EEUU es insolvente y está quebrado” ?


¿ Cómo Volcker se queja de que el gobierno de EEUU haya tenido que nacionalizar la banca financiera privada para reflotarla, y avala con su presencia un acto donde el presidente del gobierno de España anuncia una medida similar ?


Si Zapatero presume de que la fortaleza bancaria española se debe a estar regulada, e invita a Volcker por ser un defensor de las regulaciones, ¿ por qué Volcker apoya con su imagen un acto donde se anuncia que se van a privatizar las Cajas de Ahorro, que concentran el 51% del ahorro de los españoles, exponiéndolo a manos de una Banca internacional con regulaciones menos rígidas o en pañales ?





¿ Bebe Volcker demasiado Johnnie Walker ?




La “solución Volcker”



Debido a que las reservas de oro de EEUU eran insuficientes para que el dólar jugase el papel de la única moneda “pilar” mundial en pleno despliegue de la superioridad militar de EEUU, el presidente Nixon anunció a un sorprendido mundo el 15 de agosto de 1971 que, desde ese día, EEUU incumpliría sus obligaciones respecto a los tratados internacionales de Bretton Woods, que obligaban a que la oferta monetaria (esto es, imprimir billetes de dólar) precisase del respaldo del oro.


Fue la culminación de un proceso histórico que, desde la época romana (“dinero” proviene del término latino “denario“), había venido devaluando el valor de la moneda en relación al oro, el metal precioso por antonomasia… Nerón realizó la primera devaluación, y Nixon acabó con la convertibilidad del dólar en oro.


Así que, desde 1971, el valor del dólar, ni se corresponde con las reservas de oro, ni está garantizado por el estado: es una moneda privada, emitida por los Bancos privados que componen la Reserva Federal (FED), la cual presta al estado para luego recuperarlo con intereses, eso sí, con cargo a nuestro bolsillo.


Entre los asesores más cercanos de Nixon, estaba un funcionario llamado Paul Volcker, entonces Secretario del Tesoro para Asuntos Monetarios Internacionales, que llevaba largo tiempo asociado a la familia Rockefeller.


Volcker fue el padre de la idea. La “solución Volcker” de desligar el dólar del oro, trataba de reconvertir a EEUU, de mayor prestamista del mundo, a ser el mayor deudor del mundo… y sin límite . Así, las finanzas estadounidenses y el dólar dominarían las finanzas mundiales.





Luego, fue fácil. Simplemente, la FED cerró el grifo del dinero, con lo que las monedas del mundo entraron en una fluctuación libre por la incertidumbre, acudiendo al dólar como moneda refugio. Pero el dólar ya no estaba respaldado por oro, sino sólo la por la “plena fe y confianza” en el gobierno de EEUU.


La “solución Volcker” fue tan simple, como destructiva para la salud de la economía mundial… pero perfecta para desplegar el complejo capitalista-militar de EEUU: la necesidad de dólares hizo que los países comprasen deuda estadounidense, a la par que EEUU se podía permitir endeudarse más y más…


Pero
a mayor déficit, mayor inflación.


Fue tan alta la inflación causada por la “solución Volcker“, que, ante el desplome exterior de la “confianza” en el dólar, en agosto de 1979, el presidente Jimmy Carter se vio obligado por los grandes bancos de Wall Street a aceptar… en efecto, al mismísmo Paul Volcker, como nuevo presidente de la FED, con la orden taxativa de preservar al dólar como moneda de referencia.


Volcker ejerció como presidente de la FED entre 1979 y 1987, bajo la presidencia del demócrata Jimmy Carter, y luego fue reelegido para el cargo en 1983 por el presidente republicano Ronald Reagan.


¿ Agradecidos, a ambos lados de la plutocracia ?… Pero, ¿ no era Volcker un regulador anti-Banca ?




El “plan Volcker”



Desde 2009 hasta su reciente dimisión, Volcker ha diseñado las lineas maestras de la reforma financiera auspiciada por el presidente Obama. Con el “plan Volcker“, ha intentado que los grandes bancos no utilicen los sistemas de protección de depósitos como plataforma para sus operaciones especulativas.


Pero el “plan Volcker” tiene agujeros por los cuales podría pasar un elefante:

  • Para empezar, sólo se aplica a las instituciones que manejan depósitos. Goldman Sachs o Morgan Stanley, por ejemplo, podrían eludir el “plan Volcker” y seguir adelante con sus operaciones especulativas si se deshacen de la pequeña base de depósitos que mantienen en la actualidad.


  • En realidad, el “plan Volcker” da permiso a los Bancos para mantener inversiones financieras de alto riesgo (‘hedge funds‘) y amplía el plazo hasta el año 2019 para gestionarlos como deseen, lo que significa que tendrán 9 años más de sustanciosos beneficios antes de tener que cerrar esa fábrica de riesgo. Enhorabuena a Citigroup, Morgan Stanley, JP Morgan, Goldman Sachs y Merrill Lynch.


  • Por otra parte, los Bancos van a poder seguir siendo dueños de fondos de cobertura y de otros fondos de títulos financieros, siempre y cuando las operaciones se hagan a nombre y por cuenta de sus clientes (en lugar de ser vehículos de inversión especulativa con recursos propios del Banco). Pero esto es peligroso. La crisis demostró que la línea divisoria entre operaciones a nombre de los clientes y con recursos propios de un banco, es muy tenue: en la crisis, muchos bancos grandes acabaron rescatando a clientes poderosos que habían salido “trasquilados” en operaciones de dudosa calidad. Ahora, los bancos podrán eludir el “plan Volcker” con tan sólo retirar su capital de los fondos de cobertura que manejan: de ese modo siempre podrán argumentar que todas las operaciones son de sus clientes.


  • De igual manera, el “plan Volckerno impedirá a los Bancos realizar operaciones especulativas en los mercados de futuros, de materias primas y ‘commodities‘. Sólo tienen que demostrar que se trata de operaciones por cuenta de sus clientes. De hecho, las empresas especializadas en este tipo de transacciones (como Trafigura, Glencore o Vitol), se verán beneficiadas por la exclusión de los Bancos en este sector. Muchos analistas piensan que, en la lucha por apropiarse de mayores parcelas de mercado, la volatilidad va a arreciar. No hay que olvidar que las alzas en precios de aceites y cereales hace 2 años estuvieron relacionadas con la actividad especulativa de Bancos, fondos, aseguradoras y otros grandes agentes en los mercados de futuros… La crisis por los altos precios de los alimentos puede agravarse próximamente.



La desregulación es sin duda una de las raíces de la crisis bancaria actual, pero también les ha hecho enormemente ricos. Así que, por diseño, la reforma que propone el “plan Volcker” debe ser tímida, demasiado como para que alguien piense que en algún momento contrarrestará el alud especulativo sin fin (especialmente, de la economía estadounidense)…


Como mucho, lo reconducirá. Y, en cuanto a  asumir menor riesgo… Bueno, en realidad, da igual que ahora se exija aumentar la provisión de capital (fondos propios y reservas, ‘core capital‘) al 8%… Con cualquier cifra menor del 100%,  siempre se estarán “apalancando“, siempre estarán jugando con el dinero de los demás, porque esa es la base de su negocio.


Las regulaciones de Volcker, el “sargento de hierro“, son dúctiles como el plomo… ¿ Está fuera de lugar decir “como era de esperar” ?.




Re-Volcker



En España, la economía se dirige a un estancamiento por crecimiento nulo y desempleo alto, al que se viene a sumar, por si fuera poco… una inflación alta, es decir, un aumento de los precios. En 2010 la inflación ha sido del 3%, debido sobre todo al aumento de los precios del petróleo y las materias primas, y las subidas impositivas (del IVA en julio y del tabaco en diciembre). Ya han subido, o se espera que suban, o sigan subiendo: energía (luz, gas, propano, gasolina, gas-oil), transportes, alimentos, seguros (son más caros, porque hay más robos)…


La palabra que define esta situación económica, es una palabra tabú para los economistas: estanflación.


En “estanflación” se combinan los términos “recesión” (estancamiento) e “inflación“, porque se trata de la situación económica que indica la simultaneidad del alza de precios, el estancamiento económico y el alto desempleo.





En economía clásica, la inflación se opone al desempleo: a mayor inflación, menor desempleo, situación que se describe con la curva de Phillips. La estanflación supone la ruptura de esa “ley económica“, porque coexisten el aumento de la inflación con el alto desempleo.


La estanflación, si ocurre, solo se da en situaciones económicas críticas… Es, digamos, “casi lo peor” que le puede pasar a una economía capitalista, y puede preceder a una época de “hiperinflación” , que se supone es “lo peor” que puede sucederle a esa economía. Al llegar la “hiperinflación“, se dan casos de acumulación y acaparación de bienes, principalmente, los bienes básicos para la pura subsistencia.


La estanflación se convierte en un arma de destrucción masiva dirigidas a los medios de subsistencia, no sólo de los pensionistas y de aquellos con ingresos fijos, sino también de los estudiantes, los desempleados, las familias, y casi todos los que tienen un empleo en la economía de producción.


Qué casualidad que aparezca Volcker.





Porque el mayor hito de la carrera de Volcker, por lo que mejor se le recuerda, tuvo lugar cuando era presidente de la FED.


Volcker se enfrentó a la estanflación.


Para reducir la galopante inflación provocada por las medidas adoptadas desde la etapa Nixon, subió escalofriantemente los tipos de interés hasta el 21,5%, aumentando así el valor del dólar, aunque ello impactase directamente sobre los países en desarrollo (latinoamericanos, africanos… España…). El aumento de los tipos ocasionó el incremento de los intereses que se cobraban por las deudas que habían contraido empresas y estados de todo el mundo, siendo común en la época recurrir a créditos para poder hacer frente a los pagos de préstamos anteriores… Este fenómeno recibió el nombre de “espiral de la Deuda”.


El efecto fue devastador. En los 80′, la subidas de los tipos de interés de Volcker provocaron la peor recesión de EEUU desde la década de los 30′, para las vidas de millones de estadounidenses de clase media y baja. Además, esta política supuso una sobreafluencia de capital a EEUU, dificultando enormemente la competencia de otros países, que pasaron a disponer de un menor capital.


Los más afectados por estas políticas fueron los estados latinoamericanos, que se vieron obligados a aceptar las políticas del Consenso de Washington si querían ser rescatados de esta “espiral” o “crisis de la Deuda” (otra más) que la subida de tipos originó, y se vieron sometidos a los terribles Planes de Ajuste Estructural (¿ suena familiar ?): la subida de interés no sólo allanaba el camino al neoliberalismo, sino que además, ampliaba el terreno sobre el que aplicarlo.


En este mismo sentido, los países africanos registraron un importante retroceso: en el año 2000, 24 países africanos tenían un PIB per cápita menor que 25 años antes.


Volcker causó la peor recesión desde la Gran Depresión… pero preservó el sistema capitalista y la primacía financiera estadounidense.





No parece casual que Zapatero invite al luchador anti-estanflacionista Volcker… porque estanflación es lo que se espera en España.


La subida de los tipos de interés “made in Volcker” puede volver a aplicarse.  Sabemos a quién sirve… y las consecuencias.


España no puede devaluar la peseta ni actuar con “Planes de Estabilización” porque nos metieron en el euro, sólo nos dejan actuar sobre la productividad, reducir las emisiones de Deuda, y alguna otra medida para maquillar nuestros ratios en la Unión Europea (UE). El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, al comparar los problemas de Deuda de Islandia con los de Irlanda, dijo: ”A Islandia le ha beneficiado el hecho de que, a diferencia de Irlanda, sigue teniendo su propia moneda; la devaluación de la corona islandesa ha hecho que las exportaciones de Islandia sean más competitivas, y ha limitado la gravedad de la crisis”… En el caso español, la salida del euro, más que una posibilidad, sería una necesidad.


De modo que España, tampoco puede subir los tipos de interés unilateralmente, al estar la soberanía en su política monetaria entregada al Banco Central Europeo (BCE).



Pero cuando los suba EEUU... arrastrará a todo el mundo. Y es factible: en la situación actual, una vez sobresaturados los mercados globales, ya inundados de dólares, se puedan elevar las tasas de interés y los rendimientos de los bonos de Tesoro , para provocar una fuga masiva de capitales hacia EEUU y hacer estallar las burbujas de activos en los mercados emergentes.  De paso, provocaría además que las economías en desarrollo se viesen en la necesidad de aumentar aún más su Deuda… En fin, toda una reedición de la “espiral de la Deuda”.


Para más inri, se espera que el propio BCE suba los tipos de interés en la zona euro, porque dicha subida sería bienvenida en Alemania o Francia: el corazón del euro goza de buena salud en el empleo, está cerca de alcanzar el objetivo de déficit presupuestario de la Unión Europea (UE) y, tras un año de fuerte expansión de las exportaciones, se vaticina una sensible mejora del consumo doméstico…. Pero para el resto de países del euro, supondría una mala noticia, porque aumentaría su Deuda y la consiguiente refinanciación (Irlanda, Grecia, PortugalEspaña…). Cuando hace una década se vivió una situación inversa, y Alemania y Francia tenían apuros para salir de la recesión, además de dar pie a las primeras infracciones en el Pacto de Estabilidad, forzaron al BCE a mantener una política de tipos de interés favorable para ambas potencias, pero demasiado laxa para economías como la española o la irlandesa, inmersas entonces en un fulgurante despegue de la inversión (inmobiliaria, principalmente) y el consumo privado. La UE y el euro sirven a quienes sirven.


Ya suba los tipos EEUU, o la UE de Alemania-Francia, empeorará la vida de la clase trabajadora del resto del mundo. Pero la Banca seguirá ganando.


La solución a la estanflación es recuperar el suministro de materias primas. La estanflación se mitiga, bien por encontrar un sustituto a la falta de recursos, o bien aumentando la productividad económica y la eficiencia energética de manera se consiga una mayor producción con menos coste de recursos.


Por ejemplo, a finales de los 70′ ‘y principios de los 80′, la escasez de petróleo fue superada por el aumento de la eficiencia energética y el aumento de la producción mundial de petróleo. Este factor, más que los ajustes en la política monetaria, fue crucial para terminar con la estanflación.


Teniendo en cuenta que toda estanflación ocurre cuando hay especulación con las materias primas, que la especulación hace que el petróleo no deje de subir, que China e India precisan de  energía y materias primas, que el “plan Volcker” permite a la Banca realizar operaciones especulativas en los mercados de futuros, materias primas y ‘commodities‘, que las multinacionales de la alimentación manejan la producción y el acopio de alimentos para especular también con los precios (el propio Volcker forma parte del consejo de administración de la multinacional Nestlé), que España no puede devaluar su (inexistente) propia moneda ni competir en productividad con China… En el marco actual, no hay escapatoria a la estanflación.





La única salida sería salirse de este perverso sistema económico basado en el Dinero, e ir hacia una economía basada en Recursos.



La alternativa de gastar menos” no funciona, no ante el poder de una Globalización que opera a nivel mundial: es imposible competir a nivel global en bienes y servicios con países que sometan a seres humanos a trabajar por menos de un dólar al día. Así que no es de recibo adoptar reformas locales que tienden a reducir el de por sí precario ‘estado de bienestar‘ de la gente, sin además reducir el despilfarro… salvo que se persiga perpetuar el actual poder de unos pocos sobre la gran mayoría. Es más, cuando los “mercados” decidan ir a por este o aquel estado, por muchas reformas anti-sociales prometidas o en curso, no llamarán a la puerta… Simplemente, la derribarán… Tal es el poder de la Banca, y del sistema financiero que ha creado.


Y España no es sino otro caso más: la estanflación se repite en cada vez más países del mundo.


Objetivamente, el Capitalismo empuja hacia la estanflación: el empleo no se puede recuperar porque se fabrica en otra parte, pero la inflación amenaza siempre, aunque provenga de fuera por la especulación con las materias primas y los alimentos. Esta política de tierra quemada‘ sólo continúa adelante merced a la apertura de nuevos mercados y suministros de mano de obra, es decir… a través de la Globalización.


Visto así, la Globalización es una respuesta adaptativa temporal de la Banca para mantener su estatus… Unos se arrogan el papel de paraíso financiero. A otros, les toca, bien producir a coste irrisorio, y al resto, ser dejados de lado enfrentados a la estanflación, o directamente depredados.




Con V de Volcker



Volcker ha recibido críticas de Wall Street, que se revuelve con uñas y dientes ante cualquiera que ose insinuar poner coto a su depredación… No se paran a pensar que el veterano luchador es uno de los suyos. El dinero, ciega.


Volcker viene de ‘tour‘ a España buscando redención, el acercamiento y la reconciliación con Wall Street, y por eso apoya privatizaciones como las de las Cajas de Ahorro, y los encargos de estudios de “evaluación de políticas” y viabilidad financiera para el estado y para las desiguales autonomías españolas: son filones que engrosarán las arcas de las consultoras y la Banca estadounidenses, que vendrán, gustosamente, a ‘hacer Caja‘.





Volcker dimite, dolido, porque ya no precisan de sus consejosObama le sustituye por Jeff Immelt, republicano y presidente ejecutivo de General Electric (rescatada por el gobierno federal), para encabezar el panel de asesoría económica centrado en promover el crecimiento de la inversión empresarial.


El tal Immelt es, por cierto, un firme partidario de la externalización de los procesos de manufactura, pese a su terrible impacto en la clase trabajadora local. Pero Obama le prefiere en lugar de Volcker, porque así se atrae a sus críticos en un momento crucial: calentando los motores electorales, muestra al dividido país y al empresariado un sentido pragmático y menos ideológico, y, además, une a sus filas a alguien que puede ayudarle en sus relaciones con los republicanos en el Congreso.


La Banca mueve sus hilos para poner a cargo de las instituciones a sus presidentes, y así, pueden expander o contraer la oferta monetaria (fabricar o cerrar el flujo de dinero), y crear, abolir y modificar las normativas, según les convenga, para perpetuar y ahondar el saqueo y la soberanía de sus propios ciudadanos y de los del resto de países… desde Irán, a Haití… en una auténtica guerra contra la (verdadera) democracia.


Cuando Volcker afirma que “estamos en un sistema financiero dependiente del gobierno, nunca pensé que viviría para verlo… tenemos que luchar para salir de esa situación“, se refiere a que no cree que el estado deba rescatar Bancos de la quiebra por haberse expuesto excesivamente al riesgo.


Pero Volcker no quiere ser un aguafiestas, sólo defiende que la Banca financiera no corra riesgos para no poner en peligro la Banca comercial tradicional.





Puede que sea un veterano luchador, pero este no es el mesías-libertador que pone su coraje, saber y experiencia al servicio de presidentes que luchan contra la Banca: desde su más tierna juventud, era un acólito de la familia Rockefeller, y sigue a su servicio. Sólo quiere que no corran riesgos innecesarios que les pongan en peligro, y apoya retomar la función clásica de la Banca.


Porque cree en el Capitalismo… Además de economista, y de ex-presidente de la Reserva Federal estadounidense, es ya casi un banquero: trabajó en el Banco de la Reserva de Nueva York a los 25 años, y fue miembro fundador de la Trilateral.


Como protegido de la familia Rockefeller, ha trabajado largos años en el Chase Bank, y en el  Comité Fiduciario del Rockefeller Group, Inc. (RGI).


Y después de salir de la FED en 1987, se convirtió en presidente de la importante firma de banca de inversión y asesoramiento empresarial de Nueva York J. Rothschild, Wolfensohn & Co. (dirigida por James D. Wolfensohn, quien más tarde se convirtió en presidente del Banco Mundial. Desde octubre de 2006, es el Presidente de la influyente Junta de Síndicos, con sede en Washington. Actualmente, es presidente de la Junta de Consejeros de la Cámara Internacional de Manhattan.


Y, desde hace muchos años, Volcker asiste a las reuniones del grupo Bilderberg.


Dese su lucha por una Banca menos arriesgada, Volcker nos recuerda que las crisis se han planificado y las regulaciones modificado (con su propia participación), para que esa Banca pueda expandir sus beneficios, ramificándose y diversificándose como una hiedra se adosa a su huésped para extraerle el jugo.


Porque el Dinero es un veneno, y, el ánimo de lucro a corto plazo recorre todo el cuerpo social, así enfermo, buscando cualquier nuevo punto débil donde atacar…


Volcker teme que el ansia de dinero acabe con el enfermo, y quiere sacarlo de la UVI… pero no sanarlo.


La medicina que nos cure no se habrá de limitar a aliviar los síntomas.







Las aguas se calmarán.


Y, un día, Wall Street reconocerá que nunca podrá estar lo suficientemente agradecida a Volcker por hacer ganar dinero a sus mecenas, por lograr que el dólar fuese la referencia de la Deuda mundial, y por acometer una reforma tan liviana, que no evitará nuevas burbujas y crisis de contracción de crédito bancario… y le homenajearán.


Hoy por hoy, en este “teatrillo del dinero“, están actuando como una panda de arrogantes jovenzuelos desagradecidos.


Si Volcker no les infunde “confianza“, imaginemos lo que piensan del resto de nosotros.

23
Ago
10

La paradoja de Hawking

Stephen Hawking cree que habrá que colonizar el espacio en 200 años para sobrevivir.


El científico declaró recientemente:  “Creo que el futuro a largo plazo de la raza humana está en el espacio. Será difícil evitar una catástrofe en el planeta Tierra en los próximos dos siglos; nuestra especie se salvará si nos desplegamos en el espacio”.


Hawking, de 68 años, conocido por sus trabajos sobre el universo y la gravedad, y por ser el autor de ‘Una breve historia del tiempo‘, uno de los mayores éxitos de la literatura científica, propone una carrera espacial… pero no entre dos superpotencias con destinos imperiales.


Se trata de salir a la carrera con destino a las estrellas.


Ya en 2006, Hawking abogaba por la conquista del espacio“La vida en la Tierra está en un creciente riesgo de ser destruida por un desastre, como el calentamiento de la atmósfera, una guerra atómica, un virus modificado por medio de la ingeniería genética u otros factores, y no creo que la raza humana tenga futuro a menos que se vaya al espacio”.


Habla de colonizar el espacio.


Se dice pronto.


Bueno, en menos de 200 años. Ese sería el plazo para evitar la extinción de la especie humana.


Viendo cómo va la Humanidad en el planeta Tierra, no sería de extrañar.


Al menos,  Hawking da más margen para la salvación que la supuesta profecía maya del Fin del Mundo en 2012, que en realidad es un mero cálculo de la entrada del Sol en la Era de Acuario, debido al fenómeno natural de la ‘precesión de los equinoccios’. No es un caso único: la Biblia también lo malinterpreta, por un error de traducción, asociándolo con el Fin del Mundo. La palabra Mundo debía haberse traducido correctamente como Era o Edad; en realidad, Jesús era un mito astrológico que personificaba al Sol en la Era de Aries, y que moría al entrar el Sol en la Era de Piscis actual; lo que vino después, fue una re-fabricación de ese mito, para unificar y controlar mentes y voluntades.


Serán, pues, 200 años. En marcha.



La gran evasión



No parecerá obvio, pero salir del planeta ya constituye todo un problema.


En primer lugar, la selección del pasaje. Hawking podría ocupar una butaca en tanto científico. Los ingenieros, también. Los políticos, los militares y los evangelizadores de todas las religiones dirán ser imprescindibles, y no faltarán. Y los terrícolas millonarios, a los que Richard Branson ya vende pasajes para turismo espacial orbitando alrededor de la Tierra, seguro que también se apuntan a cualquier precio.


Por muchas naves que se construyesen, se quedará fuera, al menos, el 99,9% de la población mundial: casi 7000 millones de seres humanos.


Enhorabuena a los premiados. Pero todo el proceso será clasificado como Top Secret; mejor no revelar nada a la gran mayoría que se queda, no sienta bien extinguirse, al menos la primera vez.



Desde abajo, veremos partir esas naves fuera del arco del cielo (con permiso de los que siguen asumiendo que la tierra es plana). Ese día habrá final del Mundial de Fútbol, de la Super-Bowl, del la Series Mundiales de béisbol, una carrera de Formula 1, ó cualquier otro evento que nos distraiga, de modo que a algunos les parecerá haber visto ovnis elevándose. En realidad, nos habrán dejado a nuestra suerte. Poco amable el no haberse despedido, por otro lado. Como habitualmente, no se lo tendremos en cuenta.





Habrá que ver la reacción de la gente cuando vea que algunas de esas naves, se hacen añicos, y vuelven a la atmósfera como bolas de fuego para acabar de desintegrarse.


Y no porque no estén construidas pasando estrictos controles de calidad.



Es que tendrán que atravesar una verdadera nube de chatarra espacial.


Basura que todas las misiones y satélites enviados al espacio han ido dejando en órbitas próximas a la Tierra. De los unos 6.000 satélites puestos en órbita en los últimos 50 años, sólo quedan operativos 500; al resto, se les ha ido dando por vencida su fecha de garantía, pero sus restos permanecen como desechos que, pese a estar en órbita, alcanzan una velocidad relativa muy grande, de unos 52000 kilómetros por hora. A esas velocidades podría causar grandes problemas, o, directamente, una catástrofe.


Desde 1991, se han registrado al menos 3 colisiones en la órbita terrestre por culpa de la basura espacial.  La Estación Espacial Internacional (EEI) debe realizar, de vez en cuando, maniobras de evasión para evitar colisionar con restos espaciales. La NASA ha confirmado que los transbordadores espaciales son golpeados habitualmente por esta chatarra, y que más de 80 ventanas han tenido que ser reemplazadas, con los años; el programa de transbordadores espaciales finaliza en 201180 ventanas de 132 lanzamientos son una buena razón para dejarlo.


Pero las colisiones con/entre la basura espacial se van a ir multiplicando, con lo que, a su vez, aumentarán los objetos peligrosos en órbita. La progresión matemática que calculan los expertos, cifra en más de 18 choques anuales el número de accidentes producidos por esta chatarra dentro de 200 años, justo al tiempo límite que propone Hawking para abandonar el planeta. En realidad, en sí ya es una buena razón para salir pitando.  Será más probable que te caiga un trozo de materia desde el cielo, que ganar a la lotería.





De modo que en mitad de evento deportivo, ignorantes de la gran evasión, si levantamos la cabeza hacia el cielo, veremos que algunas naves se incendian y caen como bolas de fuego. La mayoría hará la ola pensando que son fuegos artificiales, y parte del espectáculo. Algunos pensarán que es una señal del Apocalipsis. Muy pocos, los que estén en el secreto, pero no fueron sido seleccionados para la aventura, a duras penas disimularán la risa.

Planteando planetas


Supongamos que la mayoría de naves que albergan a la exigua minoría de escogidos, consiguen sortear el cinturón de chatarra.


La misión que han emprendido no consiste en ir a la Luna a formar una base con un banco para preservar la
biodiversidad. A la biodiversidad, que la den. Además, el material genético base estaría precontaminado por pesticidas y antibióticos, y el banco de semillas, por transgénicos.


Tampoco se trata de terraformar Marte: para construir una atmósfera se tardarían 200 años, y estaríamos ya fuera del plazo de Hawking, que es precisamente de 2 siglos.


La misión va de salvar sus bonitos y caros culos. Se dirigirán hacia un planeta habitable.


Y el mejor candidato es el planeta Gliese 581 c.




Los estudios indican que podría poseer hidrógeno y oxígeno en su atmósfera, denotando la existencia de agua. Es, además, el primero que se descubre que posee temperaturas entre y 40º, que permitan mantener agua líquida en su superficie.


Es el planeta Gliese 581 c.


Es lo más parecido
a la Tierra que se conoce hasta ahora.


Sólo hay un problema. Está a 20,5 años luz de distancia.


El Apolo 10 ostenta el récord de velocidad más alta alcanzada por un vehículo tripulado, viajando a 39897 km/h.


Con él, tardarían más de 27000 años en llegar a Gliese 581 c.





La NASA propone utilizar el novedoso sistema Mag-Beam, que conlleva la instalación de una estación espacial alrededor de la Tierra que genere un chorro de iones magnetizados, los cuales interactuarán con una vela magnética desplegada en la nave que va a viajar. Ya es problema que, para impulsar una flotilla de naves, haya que instalar una estación por cada una, pero teniendo en cuenta que fueron muchos los llamados, pero pocos los elegidos, seguirá llegando la luz del sol a los que se quedaron “en Tierra“.


Con el sistema Mag-Beam, la NASA asegura se podría viajar al doble de velocidad del Apolo 10.


Vano consuelo: serían 13500 años de viaje hasta Gliese 581 c.


Da igual, la NASA nunca ha llegado a probar ese sistema; aún es sólo teoría.


Ante la exasperante (por lo que tiene de mortal) lentitud de la expedición, Stephen Hawking propone otro sistema de propulsión para que los “colonos” espaciales puedan adentrarse en la última frontera: construir un cohete cuyos motores viajen muy cerca de la velocidad de la luz (300000 km/seg).


Se pueden acelerar partículas hasta un 99,99% de la velocidad de la luz, pero, por mucha más potencia que se les suministre, no se puede hacer que vayan más allá de ese límite. Lo mismo aplica a las naves espaciales.



Pero, por ejemplo, el diámetro de  nuestra galaxia, la Via Láctea, es de unos 100000 años luz. Eso significa 100000 años de viaje a una velocidad cercana a la de la luz. Y la Via Láctea pertenece a un grupo de 30 galaxias llamado Grupo Local, de 4 millones de años luz de diámetro… En suma, la exploración intensiva de nuestra galaxia o de otras vecinas, supuesto moverse a casi la velocidad de la luz, sería inviable.


Y esa es la habitual, porque el Espacio es Enorme: la distancia media entre estrellas es de 3o millones de millones de kilómetros. Son distancias fantásticas, descomunales, incluso a velocidades próximas a la de la luz.  Para llegar al centro de nuestra galaxia, sería necesario mucho más tiempo del que llevamos existiendo como especie.


Sin embargo, para llegar a Gliese 581 c en 20’4 años, el sistema que propone Hawking podría valer…


Aunque sólo aparentemente.


Supongamos que, ajustando un euro por aquí, y un dólar por allá, se construyese en tiempo récord el mecanismo que permite a un grupo de naves viajar a casi la velocidad de la luz. La fuerza centrífuga de un leve giro realizado a esa velocidad, sometería a los tripulantes de la nave a aceleraciones muy superiores a su límite biológico. Pero, aún suponiendo una trayectoria rectilínea a velocidad constante, sin aceleraciones, queda el peligro de las partículas de materia estelar contra las cuales chocaría la nave, y que pueden suponer una catástrofe.


Incluso, aunque la nave se moviese a sólo la décima parte de la velocidad de la luz, una partícula de un microgramo impactando contra la nave, liberaría una energía de 450 millones de julios, equivalente a 10 toneladas colisionando a más de 1000 kilómetros por hora. El choque contra simples átomos a esa velocidad supondría la erosión del casco y el someter a la tripulación a altas dosis de radiación. La utilización de escudos aliviaría estos efectos, pero resultarían insuficientes si se impactase con algo más grande que una partícula de polvo estelar.


En fin, parece que llegar a Gliese 581 c no sería posible así, ni en 20’4, ni en 204 años.


Esto descarta, definitivamente, los viajes espaciales rápidos.


Sin embargo, existe otra posibilidad.


Ante el problema, Stephen Hawking sugiere doblar el espacio-tiempo de tal manera que haya un atajo; sugiere crear un agujero de gusano, un tubo estrecho de espacio-tiempo que conecte dos regiones distantes casi planas.





Lamentablemente estos túneles en realidad sólo miden un millón de billones de trillones de decimales respecto a la longitud de un centímetro. Ultrapequeños para que un humano los atraviese, y más para una nave.


Aunque difícil de creer, supongamos que se consigue crear, en tiempo récord, un agujero de gusano, por ejemplo, a partir de un campo electromagnético , o de un rayo láser. Y supongamos que sabemos también cómo plegar el espacio-tiempo, para no darnos de bruces contra una roca en el otro extremo.


Hawking y otros científicos creen que sería posible agrandar ese agujero de gusano billones y billones de veces, para que sea lo suficientemente grande para que puedan cruzarlo.


Como la nave necesitaría ser lo suficientemente grande para llevar una enorme cantidad de combustible (o encontrar un incierto “combustible cósmico” aprovechable),  Hawking propone que el mejor combustible, ocupando menor espacio, sería la antimateria.





La antimateria tiene la misma apariencia que la materia, pero con algunas propiedades diferentes, como por ejemplo la carga eléctrica, que es exactamente la opuesta a la de la materia que compone el universo en que vivimos. En el mundo de la antimateria, los protones son negativos y los electrones tienen carga positiva.


Cuando la antimateria entra en contacto con la materia, se produce una reacción violenta (‘aniquilación‘) que desprende gran cantidad de energía, fotones gamma (inútiles para la propulsión) y piones (partículas subatómicas de corta vida). Estos piones se mueven a velocidades cercanas a la de la luz, y sí que podrían ser utilizados como propulsión.


Viajando por un agujero de gusano, por ser éste un atajo, la nave podría ser  propulsada a una velocidad lenta, soslayando el problema de catástrofe ante choque con una partícula de polvo por querer viajar rápido.


Sin embargo, hasta ahora sólo se han podido producir unos pocos miles de átomos de antimateria, y a un precio desorbitado; esa ha sido la mayor barrera que ha impedido el desarrollo de esta tecnología, porque no existe antimateria en el universo conocido, y tendría que fabricarse…


Ese es un tremendo inconveniente, pero ni mucho menos el único. Dado que el simple contacto de la antimateria con la materia normal produce su aniquilación en un fogonazo de radiación y energía, el principal problema de un motor de antimateria sería la separación entre ambas, es decir, el confinamiento de la antimateria.  Y, por su fuera poco, al entrar en contacto y aniquilarse mutuamente, esta reacción energética actualmente no se puede regular: es un todo, o nada.


Pero, aún así, supongamos que, en muy breve plazo, y gracias a la intensa investigación, los costes de producción de campos electromagnéticos y de antimateria bajan, y el agujero de gusano gigante y el motor de antimateria se hacen realidad.





Supongamos también que, emulando los imaginarios “cristales de dilitio” de los motores de la nave Enterprise en la serie de ciencia ficción Star Trek, se consigue regular el proceso físico de aniquilación, entre materia y antimateria.


Añadiendo a todo ello que el plegamiento espacio-tiempo vaya perfecto cual aterrizaje de un avión en un día despejado sobre pista asfaltada, las naves espaciales que abandonaron la Tierra, llegarían a su destino.


No inmediatamente, por supuesto. Las distancias a través de los agujeros de gusano podrían ser de sólo unos pocos millones de kilómetros (en lugar de los millones de millones de kilómetros de distancia a través del espacio ordinario), pero también hay que recorrerlos. Viajar por un agujero de gusano posibilitará que el viaje no dure una eternidad, pero sí años.


Con todo, supongamos que el viaje dura pocos años. Menos de una generación, por ejemplo.


Ya han llegado a Gliese 581 c, como podrían haber elegido llegar a otra  parte del Universo.





Misión cumplida.


Sería para dar la enhorabuena, de nuevo, a los premiados.


Pero lo más seguro es que las naves no trasporten ninguno vivo. A los pocos supervivientes, si los hay, no les quedará mucho de vida.


El frío espacio


El presidente Bush I de EEUU, en un momento de atolondramiento pasajero, solicitó que se enviase una misión tripulada a Marte. El proyecto se desechó de inmediato cuando alguien averiguó que, además del alto coste en dinero, la misión acabaría, con gran probabilidad, con la muerte de todos los tripulantes. Y eso que Marte está, como quien dice, a un tiro de piedra… la ida estaba previsto durase menos de 3 años.




Su ADN se haría pedazos por la acción de las partículas solares de alta energía del espacio. La Tierra, además de proveer de lo necesario para la subsistencia, posee un campo magnético que nos mantiene literalmente con vida, protegiendo nuestro ADN de la radiación, de origen tanto solar como de otras fuentes del espacio


Los rayos cósmicos son partículas cargadas (protones, electrones, etc.) que viajan por el espacio a una velocidad cercana a la de la luz. Los hay de 2 tipos: de baja energía, originados en el Sol, y los de alta energía, menos frecuentes y procedentes de supernovas y otras fuentes emisoras en el espacio. Estos rayos cósmicos, de no haber protección magnética, atravesarían nuestro cuerpo y dejarían nuestro ADN hecho trizas, aumentando la tasa de mutación de los cromosomas del ser humano y, por tanto, el riesgo de cáncer.


En la Tierra, nuestras cuerpos reparan las pequeñas roturas que sufre nuestro ADN debidas a la luz solar ultravioleta y a los rayos X, pero los rayos cósmicos de alta energía producen interrupciones múltiples en ambas cadenas de la hélice de ADN para los que no hemos evolucionado mecanismos naturales de reparación.


El campo magnético de la Tierra impide que esos rayos lleguen a la superficie, conduciéndolos a 2 zonas del espacio próximo, denominadas Cinturones Van Allen.


Más allá del campo magnético terrestre, a tan sólo unos 450 km de la Tierra, los astronautas sólo pueden contar con la protección de su nave.


Y los materiales conocidos con que se construirían no sirven para asegurar la supervivencia de la tripulación, aunque el viaje dure pocos años.


La acción de la radiactividad hace que, a mayor tiempo en el espacio, mayor el riesgo de padecer cáncer.


Los estudios sobre astronautas, como los realizados sobre los habitantes de la Estación Espacial MIR, que apenas hacen órbitas muy cerca de la Tierra, son ilustrativas: el número de roturas cromosómicas estaba en directa relación con el nivel de radiación que habían sufrido en el espacio. Por ejemplo, el riesgo de cáncer para los astronautas de una viaje a Marte de 3 años se estima en 140% superior al nivel considerado aceptable para los humanos.


Además, los rayos cósmicos causarían mutaciones peligrosas en las bacterias y hongos que normalmente colonizan nuestra piel, boca e intestino, así como los que habitan en el ambiente de la nave espacial.


Los alimentos y medicamentos expuestos a más de 6 meses de viaje espacial, pierden parte de su eficacia nutricional. Parece ser también efecto de la radiación: las partículas de alta velocidad de la radiación espacial,al chocar contra las moléculas de los nutrientes o de los medicamentos, las daña, y impidiendo funcionen correctamente.


Asimismo, los investigadores han expuesto ratones a estas partículas de alta energía, y han encontrado también cambios significativos en la dopamina cerebral, con los consiguientes cambios de comportamiento, como la apatía y la disminución de la memoria.


Por si fuera poco, la ausencia de gravedad terrestre provoca otras secuelas fisiológicas típicamente encontradas tras las estancias fuera de la Tierra:


– la debilitación del sistema inmunitario


atrofia y pérdida de masa muscular, y osteoporosis, al no encontrar resistencia al movimiento y carecer los objetos de peso. Tiene una fuerte incidencia en el sistema cardiovascular, y empieza a producirse apenas 2 semanas después del inicio del vuelo. Los tripulantes pierden entre el 1 y el 1,5% de masa ósea cada mes; incluso los tendones y los ligamentos van deteriorándose progresivamente… Cualquier mínima tensión podría provocar que rotura de ligamentos y/o muscular, como si se arrancara una hoja de papel; de hecho, el riesgo de fractura ósea durante una misión de 3 años a Marte se estima entre el 20 y el 30%. Es como estar en cama, con reposo absoluto, y escayolado de cuerpo entero. los miembros de la tripulación de la Estación Espacial han tratado de evitar este proceso mediante ejercicios físicos, sin éxito.


Exceso de sangre en la cabeza,  proveniente de piernas y torso, que puede ocasionar  hinchazón de la cara y rigidez facial, dificultando  la comunicación con otros tripulantes. A su vez, el corazón late rápidamente para expulsar el exceso de entrada de sangre. Por ello, el cuerpo cree tener un excedente de líquido, y libera 1 litro de agua cada 2 ó 3 tres días; como resultado de ello, rápidamente se deshidrata, lo cual hace que la sangre se espese, lo que, a su vez, provoca que el cuerpo deje de producir glóbulos rojos, y sufra anemia.


pérdidas funcionales psicomotoras: algunos movimientos voluntarios se ralentizan y se vuelven imprecisos, y la ejecución de tareas simultáneas se hacen más difíciles


trastornos del sueño


– el aislamiento durante las misiones puede provocar un estado de astenia: mayor pasividad, fallos de atención, sensación de agotamiento, irritabilidad, depresión, etc. A nivel colectivo, las condiciones especiales de la vida en el espacio pueden provocar tensiones y conflictos, a los que añadir las diferencias culturales para generar problemas en el grupo… Mal sitio para romper un cristal.


– Ante una emergencia en el espacios, cualquier cirugía será arriesgada. El bisturí, las pinzas y otros instrumentos no tienen ningún peso en las manos del cirujano. Los tejidos pierden su densidad. Al ser la tensión sanguínea, la cicatrización de las heridas, y los efectos de la anestesia diferentes, los médicos no podrían basarse en su experiencia de la cirugía en la Tierra.


En 1997, la NASA revisó los expedientes de los 279 hombres y mujeres que habían participado en misiones espaciales entre 1988 y 1995. Descubrieron que todos menos 3 de ellos sufrieron algún tipo de enfermedad durante el viaje, e identificaron 175 riesgos biomédicos.


Los vuelos espaciales nos salieron bien debido a la arrogancia y a la suerte, y porque a los astronautas se les envía en muy buena forma. Pero, en realidad, llevamos individuos sanos a un entorno de enfermedades“, dijo el Dr. John Charles, fisiólogo de la NASA.





Cuando partieron, los “colonos espaciales” ya sabían que se embarcaban en un viaje sólo de ida. Que, una vez iniciado, no podían volver a la Tierra. Hawking preavisaba de que sólo se pueden hacer viajes al futuro, no al pasado… y viajar en el tiempo es lo que han hecho, por atravesar un agujero de gusano. Otro precio por viajar lento pero lejos.


En fin, por una cosa u otra, antes o después… se trata de un Viaje Sin Supervivientes.


Mejor así. No habría sido fácil la reaclimatación a condiciones de gravedad, y, en la superficie del planeta, tendrían que haberse enfrentado a un par de retos a muy corto plazo: “Qué comeremos” (excluyendo el canibalismo), y “Cómo defenderse de un ambiente hostil” con bacterias, virus y organismos desconocidos (típicos de todo “Nuevo Mundo“).


¿ Valía la pena ?


Lo que vale la pena



No es que haya muchos peligros, costes, incertidumbres y problemas con los viajes espacio-tiempo y la tecnología.


Es que, fuera de la Tierra, el ser humano no puede sobrevivir.


Cuando dice que “no creo que la raza humana tenga futuro a menos que se vaya al espacio“, Hawking no envía un mensaje de esperanza a la Humanidad, la envía a la extinción … Y, además:

  • Legitima el “sigamos esquilmando la Tierra” porque, cuando se agoten sus recursos, hace técnicamente “viable” que podamos irnos a otro sitio “a por más“. Visto el reparto de la riqueza actual, en realidad, estamos esquilmando a nuestros congéneres.


  • Denota que es nuestro destino ir hacia las estrellas… El fundamentalismo científico puede llegar a ser igual de peligroso que el religioso cuando afirma la “predestinación“, niega cualquier problema de “mala conciencia“, y encima, asigna una “recompensa futura


  • Omite que la supervivencia fuera de la Tierra, ya en el espacio, ya en otros planetas, es imposible. Los seres humanos somos seres terráqueos, por mucho que consigamos trasplantarnos órganos artificiales. Para los viajes espaciales, están los robots.


  • Sabe que no podríamos ir todos, con lo que acabará diferenciando a los que pueden/merecen ir ó no, por razón de status, clase social, constitución física, profesión, acceso a cierto tipo de educación… Equivale a un  “vayamos, pero sólo unos pocos, los que ahora nos autoconsideramos mejores y más preparados“. En fin, otro caso de ideología de superioridad, y de supremacía de unos pocos individuos sobre el resto.


  • También viene a decir “vayamos a por otros planetas, somos una potencia colonial“. No en vano se la llama “la conquista del espacio”. Sin embargo, visto lo felices que el colonialismo ha hecho a los subyugados en el pasado, es harto dudoso que sirva de modelo para el futuro, sea donde sea.



Y, al partir, las naves espaciales de colonos no abandonan la Tierra… abandonan a la gente.


Hawking no da esperanza alguna para la Humanidad.


(FOTO: Todos somos de la misma especie)



Pero sí que la hay. El futuro y el bienestar de la raza humana no pasan por salir de este planeta; pasa por compartir los recursos entre todos, haciéndolo sostenible, para todos por igual.


Que el mundo sufra miseria, conflictos, brutalidad, destrucción y agresión, parece encajar con la naturaleza del ser humano, pero el ser humano NO es así. El ser humano no es brutal, ni violento, ni agresivo, ni posesivo, ni competitivo… No lo es por naturaleza, pero sí lo es EN ESTA SOCIEDAD”  (J. Krishnamurti)


Es POSIBLE acabar con la pobreza, la guerra, el hambre, la explotación y la contaminación. El mundo no tiene que ser tal como es ahora. Hay una propuesta para que la sociedad no se base en el Dinero: una economía basada en RECURSOS. No es la “solución perfecta”: la humanidad siempre se enfrentará a problemas que resolver. Pero sí que es MUCHO MEJOR QUE EL CAPITALISMO, un fundamentalismo que sólo sirve al lucro de quien adora y sirve al dios/césar Sistema-Monetario-Bancario.


El aire que respiramos está al alcance de todos (y por igual). El espacio estelar, no lo está ni lo estará.


Cuanto antes lo asumamos Hawking y todos, antes nos concienciaremos y actuaremos para que las cosas cambien.


Hay que poner la Ciencia y la Tecnología al servicio del bienestar de todos, no para el lucro de unos pocos.





Es difícil sustraerse a la difícil condición física que sufre Stephen Hawking, y hasta comprensible que quiera escapar de la cárcel que su cuerpo le supone, “fuera del planeta“, “mejorando la raza humana“. La baja gravedad puede tener aplicaciones en la salud tales como permitir a los discapacitados físicos disfrutar una vida más activa.





En 2007, a bordo de un avión modificado, Hawking experimentó por primera vez la caída libre, flotando fuera de su silla de ruedas cibernética. Una experiencia maravillosa para alguien que confiesa que aunque no me puedo mover y tengo que hablar a través de un ordenador, en mi mente soy libre”.


Esa maravillosa experiencia tuvo lugar en la Tierra, rodeado de gente que también era feliz, que compartía y ayudaba, que puso a su disposición una tecnología para mejorar su bienestar.


Qué paradoja.



Sin salir de casa.





Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores