Posts Tagged ‘ansiedad

30
Jun
15

Virtualidades 12

Tellevo Papeo




Al aumento de la integración entre personas y robots, le llaman “hibridación“.


Convivirán e interactuarán en cada vez más áreas; trabajarán codo con biela.


Se incorporarán prótesis robotizadas al cuerpo humano; piezas de recambio a falta de tornillos.


Habrá robots con forma de serpiente.


Con forma de araña.


O con forma de niño.




Miniyo




Dicen que no hay que fabricarlos demasiado parecidos a nosotros, porque cuando el robot se parece demasiado a un humano, la confiada aceptación se torna en abrupto rechazo.


Está por ver… porque el ser humano es muy adaptable.




Tokorto bakalao




Ya hay robots humanoides que son loados por mostrar una expresión facial.


Pero los seres humanos con mucho menos nos conformamos.


Taprieto Yteguta




En Japón se comercializa una “silla de los abrazos” para combatir la soledad.


No es tan siquiera un robot.


Es una muñeca que “se parece a una madre“.


Su contacto hace recordar lo que se sentía al recibir el “afectuoso abrazo” materno, algo que con el paso del tiempo “tiende a olvidarse“…


Todo un éxito de ventas… Especialmente, entre los ancianos que viven solos.


El fabricante sostiene que la mayoría de los pacientes que la han probado un tiempo prolongado, experimentaron una reducción de la ansiedad, el miedo y la ira.


No anda desencaminado.




Tesako Sonrisa




Está científicamente demostrado, como ya vimos, que dar y recibir abrazos ayuda al cuerpo a producir oxitocina, una hormona natural presente en la conducta sexual y en el sentimiento materno-filial, que calma el sistema nervioso y estimula las emociones positivas.


Así que no hace falta que las máquinas consigan replicar la calidad de las emociones humanas.


Nosotros llenamos la diferencia.


Somos tan adaptables, que nos autoengañamos con suma facilidad, para conseguir paz de espíritu.




Temiro Sitemueve


Que un bebé reconozca un ser de entre varios objetos, no suele deberse a la similitud visual con una persona… Los bebés reconocen como “humana” la capacidad de interactuar socialmente, no la apariencia.


Da igual lo humano que pueda parecer… Es la socialización del robot la que hace que el bebé le trate como a un ser.


Aunque “una vez que uno aprende cómo funciona un robot, ya sabe cómo funcionan todos“, su software no deja de avanzar para articular gestos, pestañear… Interactuar con el espacio que les rodea.


Les hacen más humanos.


Otra cosa es el “problema” de la conciencia de uno mismo, y la inteligencia.


El Test de Turing es una prueba propuesta en 1950 por Alan Turing para demostrar la existencia de inteligencia en una máquina.


Sea o no la prueba idónea, dado el aumento de su capacidad de procesamiento… es una cuestión de tiempo.


Al ritmo de los algoritmos.




Tekasko Lokesea




Ya hay programas que consiguen imitar conversaciones humanas (‘chatbots‘).


Y se saben chistes.


No es noticia que un programa inconsciente, sin ninguna inteligencia identificable, logre engañar a sus interrogadores.


No es que éstos sean ingenuos.


En el contexto apropiado, los humanos pondremos lo que falte para lograr socializar.


Aún se considera difícil que un robot tome conciencia de sí mismo… pero se le puede programar para que lo parezca.




Temiro Ynoveo


Conforme los robots entran por la puerta de la socialización, los humanos saltan por la ventana.


Un investigador japonés ha inventado unas gafas para fingir sentimientos; con ojos falsos, sirven para ocultar las emociones, evitando que los ojos delaten los sentimientos.


Perfectas para traducir la dicotomía entre lo que se muestra y lo que realmente se piensa.


Un robot podría pensar que se trata de humanos imitando ser humanos.


Pero no.


Es también un comportamiento humano genuino… En este caso, una sofisticada forma de adaptación defensiva frente a una sociedad agresiva construida para fomentar el lucro y la explotación de unos sobre otros.


Lo que, en el reino animal, viene a ser un mimetismo defensivo.




Tetoko Terompo


Se pregona por doquier que el ser humano es “el animal más inteligente“.


Está por ver. De momento, no acaba de usar la tecnología para preservar a todos y cada uno de los miembros de su propia especie.




Tusako Tepongo




Y si a alguien le choca que los robots puedan mejorar las relaciones humanas poco satisfactorias, puede reparar en las mascotas.


La función de las mascotas no es otra que sustituir a los seres humanos.


Sí. Como los robots.


Las mascotas ayudan a superar el anonimato y la falta de comunidad, haciendo mucho más llevadera la vida.


Proporcionan a muchísima gente un motivo, en forma de ser vivo, para volver a casa.


Reemplazan a maridos, esposas o hijos ausentes o poco cariñosos, llenan el vacío hogar y alivian la pesada carga de la soledad en las sociedades post-industriales; máxime, para la gente que vive sola, en las grandes ciudades y/o en la vejez.




Tesigo Alrato




Pueden entretenernos como consumados comediantes, formarnos en biología y robótica, ponernos en forma como entrenadores deportivos, relajarnos, querernos


Las mascotas pueden hacer todo esto sin imponer el maltrato y los castigos que propinan los seres humanos “reales” atrapados en relaciones altamente competitivas, estratificadas y explotadoras.


Por todo ello, a las “mascotas” se les llama “animales de compañía“.


Para sustituir del todo a los humanos, las mascotas tendrían que poder comunicarse, pero, afortunada o desafortunadamente, no pueden sostener realmente una conversación.


Pero escuchan, y, como bien saben psicoanalistas y sacerdotes católicos, las frustraciones y la angustia se alivian por el mero hecho de tener a alguien que nos escuche… o que aparente escucharnos.




Maskota Teamo




Los robots escuchan… pero también pueden hablar, y cada vez mejor.


Las razones para tener robots de compañía en casa podrían ser las mismas que para tener una mascota, con la ventaja de que no se esclaviza a un animal en una jaula de hormigón.


Teniendo en cuenta que las grandes ciudades ya no tienen espacio para las mascotas, no extraña que se agote en las tiendas y haya colas para adquirir un Pepper, el robot “con corazón“, capaz de comunicarse con personas y de interpretar sus emociones.


Para sustituir a los seres humanos reales en derredor, sus dueños les preferirán para llenar sus carencias sociales en relaciones cálidas, apoyo mutuo y amor.




Telate Porarte




Los robots no son la solución.


Son otra respuesta a un mismo problema.


¿ Miedo porquelas máquinas no tienen escrúpulos ?”


Depende de quien las controle. Depende de cómo se programen.


Como los perros guardianes… según su educación.


Como sus propios amos… según la ocasión.


La mayor amenaza para la especie humana no son los robots, ni tan siquiera los marcianos: es la propia raza humana.




Temiro Konmiedo




Nosotros hemos creado las armas de destrucción masiva… y los hemos puesto en manos de “androides” egoístas a los que no puedes distinguir, porque viven entre nosotros, piensan como nosotros… pero prefieren que sangremos nosotros, y no ellos.


Son como geminoids, marionetas de alta tecnología, de carne y hueso, guiadas por el control remoto del afán de lucro despreciativo del sufrimiento ajeno, insensibles enfermos por golpes cerebrales o por maltratos conductuales que se comportan como psicópatas desaprensivos.


No es nuestra “estupidez innata” ni nuestra “arrogancia irresponsable”.


Son los “intereses” de unos pocos los que deciden que las máquinas sirven para ahorrar trabajo humano, mientras se despreocupan de las consecuencias para quienes pierden su empleo.




Temiro Teveo




Los humanos somos, en efecto, “cíborgs tecnológicos”.


Pero aún parecemos máquinas idiotas, porque, ante la tesitura de “evitar el sufrimiento humano“, vemos cómo la decisión óptima elegida históricamente es “matar a la gente“.


Por qué los robots habrían de respetar las 3 leyes, cuando sus programadores humanos no las aplican entre sus congéneres…


Dan más miedo los humanos roboides (te roban la vida), que los robots humanoides.


Todos, máquinas.


Deambulantes.


Controladores, controlados y controlables.





Anuncios
29
Oct
13

Publinformes 5

Liers

5. Nadalid



El adicto al juego es muy maniático.


Está llenos de rituales, rutinas y tics. Es una estrategia de concentración. Elabora una secuencia de conducta que le tranquiliza. Calma la ansiedad, al creer tenerlo todo “bajo control“.


Realiza las más increíbles compulsiones antes de jugar.


La limpieza, el calzado, el pelo, el agua, la ropa


Incluso, olisquear el dedo que traen de su ano… Otra curiosa forma de “pasar a los anales“.


Esas manías componen una conducta obsesiva, que, de no repetirse con exactitud, provoca malestar, e incluso, ansiedad.


Se trata de una neurosis obsesivo-compulsiva típica del jugador.


Todas estas arbitrariedades son, en realidad, conductas supersticiosas: en alguna ocasión se asociaron con la obtención de un premio. Por eso, además de ser difíciles de erradicar, se favorece su repetición.


Se le llama “correlación ilusoria“, y también, “pensamiento mágico”.




Poké


El adicto al juego presenta anomalías en su funcionamiento cerebral.


Y lo que aparece como “ejemplo para los jóvenes”, desuperación” y otros loables valores: constancia, esfuerzo, sacrificio, humildad, generosidad


En realidad, se trata sólo de eso.


Apariencia.


Porque los valores que difunde son otros… a juzgar, no por la propaganda patriótica, sino por los hechos.




3Pasa




El valor de ser un producto de laboratorio: el jugador automusculado de la era moderna, al que hacen jugar de zurdo pese a ser diestro, habiendo dejado de estudiar a temprana edad.


El valor de la instrucción, sacrificando íntegramente la niñez y la juventud por el afán de ganar (más) dinero.


El valor de la contención, admirando a los sangrientos gladiadores, y viendo películas violentas: «Comando», «Terminator», «Rocky», Van Damme


El valor de la falsahumildad“: “No es que sea humilde. Toda la gente debería saber su ubicación en el mundo. Y el mundo es suficientemente grande… A veces la gente exagera en este tema de la humildad. Yo creo que es más que un sentido de ubicación: tú sabes quien eres, tú sabes que el mundo seguirá exactamente igual sin ti…“. Eso no es humildad, es arrogancia: “No es humilde. El ya sabe cuál es su lugar en el mundo. Todos deberían conocer su lugar en el mundo.”


El valor de la insensibilidad: “Hay que encerrarse tras una armadura protectora, convertirse en un guerrero sin emociones.”


El valor de la hostilidad: “Para mí es importante ganar en todo. No me tomo las derrotas con buen humor“… Cuando empieza el juego, deja “a un lado” la amistad: “No es nada personal. Lo hago con todos los que me rodean, incluso con mi familia. En juego, soy otra persona.”


El valor del avasallador: “De pequeño detestaba perder en lo que fuera. Si perdía, me daban ataques de ira… Me irritaba muchísimo perder en cualquier juego, fuese al nivel que fuese… Y nunca quería parar… No quiero volver a sentirme así nunca más.”


El valor del soberbio divo: “No veo que los políticos pasen controles antidoping, ¿por qué nosotros sí hemos de hacerlos?.”


El valor del servilismo: “Siempre hace lo mismo: espaguetis con champiñones. Uno de los de su equipo confesó en voz baja: «Los hace muy bien pero, francamente, estamos hasta las narices de los champiñones».”


El valor de la enemistad: “Creo que intimida a sus rivales adrede… Los acobarda.”




Con pito




El valor de la avaricia: “Por la intensidad con que entrenaba, me daba cuenta de que era superambicioso y de que estaba desesperado (por subir)… En los momentos cruciales, es un asesino; su concentración es absoluta… Una ambición, sin límites. Yo gané un torneo de los grandes, y fui feliz, habia cumpliao la misión de mi vida… (Él) necesita ganar muchas veces, y nunca será suficiente.”


El valor de la hipocresía: “A primera vista, es muy sencillo, y también muy buena persona, pero es muy contradictorio. Aunque lo conozcas a fondo, ves que tiene cosas que no acaban de cuadrar.”


El valor de la inseguridad: “Está lleno de temores e inseguridades que la gente que no lo conoce ni se imaginaría. No le gusta la oscuridad, por ejemplo, y prefiere dormir con la luz o la tele encendidas. Tampoco le gustan los rayos ni los truenos… Si hay que salir a la calle a buscar algo, y hay tormenta, no deja que salgas.


El valor del inapetentecaprichoso: “No soporta el queso ni el tomate, ni el jamón… Es un poco raro“… ¿Alimentos, o adicmentos?: “Marisco y chocolate“.


El valor de la demagogia: dice negarse a volar en medios de transporte que 2 años antes no tuvo problemas en utilizar.


El valor de la sumisión al poderoso y al adinerado.


En fin.


Hay que tener valor para malinterpretar como valores las rutinas del adicto al juego.




Rififi




En cualquier “juego de suma cero“, para que haya un ganador, ha de haber al menos un perdedor.


Al fomentar socialmente ese tipo de juegos, se condicionan las pautas y fórmulas sociales para interaccionar con otras personas.


Se promueve aceptar la desigualdad, admitir como natural la derrota y la jerarquía, y tolerar la indefensión.


Por no hablar del materialismo del dinero.


Con el juego se puede obtener dinero, y, según dice la publicidad, la felicidad.


No obstante, numerosos estudios científicos muestran que, una vez superado un nivel mínimo de ingresos económicos para vivir con dignidad, no existe relación entre dinero y felicidad.


Incluso existen variables asociadas al materialismo que hacen que la relación pueda llegar a ser inclusonegativa.


Este sistema enfermo promueve admirar la obtención de dinero fácil


Bolsa, actividades financieras, actividades inmobiliarias especulativas, timos, robos, saqueo, malversación, estafa, etc… Y, mejor, lo proscrito ya prescrito.


En suma: rico a base de “pelotazos”.




Jua




El adicto al juego pierde la noción del dinero.


Toma “malas decisiones” en cuanto a su reconocimiento y su valoración.


Provoca afirmaciones del tipo “no sé exactamente cuánto dinero tengo”, mientras firma la compra de propiedades inmobiliarias de lujo en Manacor, México y la República Dominicana.


Hace gala del valor de la solidaridad, aunque tiene que pagar a Hacienda una cantidad cercana a los 9,5 millones de euros, porque 3 de sus sociedades se habrían beneficiado durante6 años de las ventajas del régimen fiscal de un sitio donde no vive.


Ante el revuelo, primero, niega las cifras.


Aduce que “la realidad dista mucho de lo que se ha publicado“.


Pero la realidad publicada es veraz, y el caso, verídico.


Luego, esgrime estar “mal aconsejado“… Pero ese consejo fue un “buen consejo“, mientras le benefició, porque había tributado sólo el 0’02% de lo ganado.


Vaya golpe con efecto.


Porque, pese a su escándalo fiscal, y a las múltiples contradicciones entre los valores que dicen fomentar y los que realmente está difundiendo… su imagen de esforzadosalvador de la patria” y de “yerno que toda suegra quiere”, no ha se ha visto dañada ni un ápice.


Otro más que no puede ser estigmatizado públicamente.




Dale no más




El presidente de la Federación de Jugadores de Azar Rehabilitados lanza su protesta:


Era un modelo de esfuerzo y entrenamiento diario… y aparece anunciando una página de juego de póker online… La gente se deja arrastrar por esta publicidad.”




Sólo en su país natal, España, el número de jugadores se ha disparado de 195.000 a más de 1.000.000 (un millón) desde que se concedieron las licencias de juego online en junio de 2012, con un gasto medio de 550 euros al año.


Ahí no se incluyen los juegos de quiniela y lotería nacional… Son cifras sólo de juegos online.


De ese millón de jugadores, un 2% se convertirá en adicto al juego.


La Federación de Jugadores de Azar Rehabilitados ve con estupefacción la campaña publicitaria en la el “héroe nacional“, el “icono de la cultura del esfuerzo”, se ha prestado para convencer a la gente, “de manera responsable”, talonario de por medio, de que pueden “jugar”.


En los cientos de miles de adictos, guiados por el estandarte del héroe, se incluirán muchos niños y adolescentes.


Basta con conseguir un nº de tarjeta de crédito y mentir sobre su fecha de nacimiento.


El valor de la responsabilidad pública es saber es saber que son víctimas, tanto el ludópata, como las personas más allegadas de su entorno.


Pero un adicto al juego no se para a evaluar las consecuencias de sus actos.


Y el entorno es más que favorable… Y no sólo por el beneplácito de los que ocupan el poder.


Con la crisisactual, las perspectivas no son buenas, así que… ¿ por qué no buscarse la vida con el póker, sin salir de casa ?.


En realidad, ser un jugador de póker se parece a ser un broker.




Rifa




Y resulta que, intelectualmente, al juego “online” se le considera un “segmento clave” en el e-commerce ó Comercio electrónico.


Para remate.


Debe tratarse de la modalidad b2B… de tu bolsillo a su Business.


Un golpe maestro.




Valore$


De todos los personajes públicos que anuncian y participan en juegos online, el más importante en activo, con diferencia, resulta ser un adicto.


A la victoria.


Preferiblemente, con sufrimiento.


Un tipo raro y contradictorio en lo personal, se erige en nuevafachada del régimen oficial.


Un “rey de la arcilla“, ahora también “rey del ladrillo“, que desea ser “rey de la jungla“.


No un animal más… El mejor depredador. El genuino y legítimo “rey de la selva“.


Pero la leyenda construida alrededor de este “rey de la tierra” tiene los pies de barro.


Y no solo porque el hoy utilizado, admirado, ensalzado, idolatrado y elevado a los cielos por su juego, mañana pase a ser olvidado, despreciado, denostado y denigrado juguete roto arrojado al infierno.




Farra


Anunciar póker online es compartir sus “valores“… Especialmente, si se está dispuesto a pasar de lo virtual a lo real.


Pero, a la vez, es reconocer públicamente que tiene un problema.


Un problema que se esconde tras la imagen proyectada por el espejo mediático institucional.


Punto a punto:

  • ¿ Un tipo ultracompetitivo ?


  • ¿ Que prefiere la sensación de sufrimiento y de pelea continua, y elige no aliviar el sufrimiento de su rival, sino administrarle tortura ?


  • ¿ Que gana merced a un túnel de concentración en el que se instala… A un “espacio mental” en el que entra ?



  • ¿ Un tipo maniático y raro, con rutinas y rituales muy poco usuales, que no soportan el menor cambio, para no generarle inmediatamente una ansiedad insoportable ?


  • ¿ Con una genialidad equiparable a las de Albert Einstein, Isaac Newton, Bill Gates, Tim Burton o Steven Spielberg ?






Dr Eam




Se viene especulando con ello desde hace tiempo.


En algunos libros, se sugiere que padece padece del Síndrome o Trastorno Obsesivo-Compulsivo.


Pero podría tratarse de otro problema… Por máspistas“:

  • No le preocupan sus pensamientos ni comportamientos obsesivos.


  • Sus obsesiones le permiten llegar a sus objetivos.


  • Sus rituales reducen su ansiedad, y, si se interrumpen, le causan frustración.


  • Socialmente, no tienen fácil la interacción, pero no le importa lo que los demás piensen de su conducta.


  • Le ocurre desde pequeño.




Esta parte del “cuadro” supera lo Obsesivo-Compulsivo, para encajar bajo el Síndrome de Asperger.


Los desórdenes del Síndrome de Asperger forman parte de los trastornos del espectro autista.


De modo que es muy posible que se loe a un “héroe” al que le avergüenza reconocer públicamente que sus logros se deben a que su familia encauzó hacia el juego sus desórdenes psíquicos.


Es muy probable que el “mito del ganador” se haya construido sobre la obsesión de una mente enferma, y que la perfección eugenésica de su esfuerzo no sea más que un cuadro de tics ocultados hipócritamente.


Es verosímil que el adalid de nada constructivos “anti-valores” sociales, no sea sino un enfermo psíquico empujado a la adicción.


Qué “revés“.


Y qué paradoja, no exenta de ironía, cuando nace en un estado que falsifica a sus deportistas discapacitados, con tal de ganar medallas en los Juegos Paralímpicos.











20
Dic
10

8 de cada 10



El paro es la principal preocupación para 8 de cada 10 españoles.


Pese a que 8 de cada 10 españoles ya percibe que estar en la Unión Europea (UE) es perjudicial para la economía, es relevante que 8 de cada 10 entienda que la clase política no es un problema


O lógico, si asumimos que quien mueve los hilos es la Banca8 de cada 10 empresas ha tenido problemas para encontrar financiación. El dinero público que va al ámbito privado no vuelve si no es con intereses leoninos.


Y 8 de cada 10 percibe que al gobierno y a la oposición  mayoritaria, sólo le preocupan los intereses de la industria cultural… Como la llamada Ley Sinde, redactada tras intensa presión desde EEUU, cuya aprobación sólo depende de las exigencias de la derecha nacionalista tras el primer rechazo, o los nuevos canales televisivos neo-conservadores.


Nada de leyes para doblegar a la Banca… pero sí para legislar el grandísimo “interés cultural general” de las retransmisiones deportivas.





Y funciona. 8 de cada 10 espectadores vimos la final España-Holanda del Campeonato Mundial de Fútbol 2010 pagado por la Sudáfrica oculta.


Casi 8 de cada 10 ciudadanos consideran que la ciencia y la tecnología tienen más beneficios que perjuicios. Pensamos que las utilizarán para nuestro bien, que el papel de la tecnología era satisfacer nuestras necesidades y deseos… Luego resulta que las máquinas se suelen utilizar para reemplazar el trabajo humano, y no repercute el alza de la productividad lograda en mejorar gratuitamente el bienestar de la gente (por no hablar de los usos policiales y militares).




8 de cada 10 personas que tienen un familiar a su cargo sufre ansiedad y estrés. Eso no lo van a arreglar las máquinas. Pero los ahorros de costes podrían orientarse a un sistema público de atención sanitaria y domiciliaria universal que mejorase la vida de ancianos y enfermos, y de sus familiares.


Ese interés no interesa. Está claro.  “Cuando el lucro es la finalidad principal de las actividades tecnológicas, caso ampliamente mayoritario, el resultado inevitable es considerar a las personas como mercaderías“.


Así que, entre la espada y la pared, justo aquellos que debían preparar la sociedad para la siguiente generación (sobre todo, los que tienen entre 45 y 54 años), se afanan por llevar al límite una obsesión que afecta a casi 8 de cada 10 españoles: perder peso.


Peso físico, para acompañar al moral, que ya anda bajo. Vacíos, pero delgados. Superficiales, pero flacos.





Y pasamos a asumir como simple anécdota que al menos 8 de cada 10 adolescentes consigue alcohol sin dificultad, o que casi 8 de de cada 10 estudiantes españoles vivan en casa de sus padres, mientras que solo 1 de cada 10 lo hace en Suecia.


Asistimos impasibles al hecho de que 8 de cada 10 españoles respira aire perjudicial para su salud, o que 8 de cada 10 productos que contienen transgénicos no lo advierten en su etiquetado.


Mucho más lejos queda demandar medidas contra la deforestación que se extiende desde Ecuador a China, y de paso, reducir la extinción de 8 de 10 cada especies, haciendo frente al mercadeo del CO2 del Banco Mundial.


Nos deja impertérritos que 8 de cada 10 áreas marinas protegidas del mundo estén mal gestionadas.


O que 8 de cada 10 personas siguen obteniendo agua de recursos contaminados.


Nos resulta ajeno que 8 de cada 10 personas del mundo sufran la explotación de corporaciones privadas, y asistimos insensibles a nuevas olas de privatizaciones.


Bonita herencia. Gran legado.





Miramos al cielo en busca redención… pero el papa y sus seguidores, fieles a su subyugante epilepsia particular, nos devuelven de bruces a la tierra, afirmando que el rock causa los males del mundo.


Aunque casi 8 de cada 10 españoles se declara católico, también 8 de cada 10 cree que, cuando una pareja no es capaz de solucionar sus problemas conyugales, el divorcio es la mejor solución. Por una vez, cuanto más lejos esté un mito metomentodo, mejor.


Como a 8 de cada 10 le gusta” que el papa visite España, se deduce que agrada su llegada, pero no para “evangelizar“, sino sólo como atracción turística… Lo perverso es que también viene como jefe del estado vaticano, al cual, el estado español regala cada año 6000 millones de euros; con la de puestos de trabajo que se crearían para acometer obras de misericordia… como la asistencia domiciliaria universal a ancianos y enfermos.





Más que el rock, el culpable del “orden criminal del mundo“, sería el rich. Se condena al rock’n’roll, pero se alaba el rich’n’ god.


La fe en dios y en los mercados.


No hay más dios que el dinero, y la Banca es su profeta.





Ahora, los mercados vienen a por el dinero del sistema público de pensiones de España.


No vienen a preparar la asistencia domiciliaria universal para los ancianos presentes y futuros.


No vienen a corregir que 8 de cada 10 mayores que viven solos no llegan a ser ni ‘mileuristas‘… dado que la pensión media contributiva es menor de 800 euros.


Ni vienen a derogar la congelación de las pensiones, pese a que el ahorro de 1530 millones sea equivalente a la deuda de despilfarro de las televisiones autonómicas.


Vienen a desmontarlo.


Los llamados reaganomics/liberales/neo-conservadores/pro-Globalización/neoliberales y socioliberales (como los del monopartido bicéfalo PPSOE), no creen en lo público… porque obedecen a intereses para saquear lo público desde lo privado. Todo un robo, por más que quieran revestirlo de ideología.


Quien gana es… de nuevo, la Banca.


Poco importa que la actual crisis-burbuja de la Deuda provoque que 8 de cada 10 españoles no pueda ahorrar para su futuro.


Al endurecer las condiciones para su percepción íntegra y digna, la cuantía de las pensiones se reducirá, y la gente se verá obligada a aportar en planes de pensiones privados.


Así será, por mucho que su rentabilidad ya se esté derrumbando en plena crisis. El partícipe es un cliente cautivo: no puede sacar el dinero aunque el plan vaya mal, sólo traspasarlo a otro que no irá mucho mejor… porque cajas y bancos lo gestionan igual (de nefasto… para el partícipe).


Pese a ello, los ministros de Trabajo siguen recomendando invertir en ellos.


Y su derrumbe no ocurre sólo en España. La situación se repite en todas partes, y más crudamente, en los países de  Lationoamérica, donde los neoliberales camparon a sus anchas.


Y el objetivo final es privatizar totalmente las pensiones públicas.


Es un plan formalizado en 1994, cuando el Banco Mundial (BM) publicó un documento sobre el “futuro de las pensiones“, de amplio calado en la UE, donde se ha conformado otro euro-puzzle, ahora de pensiones.





Ese mismo año 1994, el presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) visitó España para criticar su sistema público de pensiones, haciéndose acompañar en su visita por una compañía de fondos privados de pensiones, lo cual decía mucho de su “honestidad intelectual“.


Y cuando caigan las gestoras que manejarán nuestras pensiones… no veremos ni un céntimo.


Acaba de ocurrir en Holanda: el pasado septiembre, los 5 principales fondos del país (incluido ABP, cuyo patrimonio de 229.000 millones es el del mundo) anunciaron… que se ven “obligados” a recortar las pensiones prometidas a sus jubilados.


Así de sencillo.


Por cierto, en Irlanda, año y medio antes de su “rescate financiero” (eufemismo para pérdida de soberanía), los fondos de pensiones privados se habían declaradoinsolventes“.


Y, previamente, en 2006, antes de la actual burbuja inmobiliaria, la quiebra de pensiones privadas afectó a EEUU por más de 600.000 millones de dólares.





La gestión privada del dinero de las pensiones públicas supone ganar un premio gordo en la lotería de las burbujas de la Deuda.


Es “para tapar agujeros”… Y, de paso, seguir lucrándose.


Por eso se crean alarmas infundadas sobre el actual sistema público de pensiones, y se realizan unas previsiones catastrofistas tan falsas como malintencionadas.


Quieren convertir un derecho en un negocio.


Qué más da que se forme otra burbuja, y cuando quiebre, el país pida otro préstamo, se malvendan sus recursos, y más de lo mismo… Otra (¿nueva?) burbuja de Deuda…. y luego, otra… y otra…




Y qué más da que, por el camino, 8 de cada 10 personas acabe viendo recortadas sus pensiones.




Pese a que 8 de cada 10 tiene momentos de introspección e interiorización, y sabe lo que es justo y lo que es injusto, nos quedamos boquiabiertos [ad]mirando de soslayo las movilizaciones francesas contra la reforma de las pensiones, ocupados como estamos en esperar, con la pueril ilusión de poder tener/mantener un trabajo, como el esclavo que aspira a recibir algún día una dádiva de su señor, y entretanto permanece tras la puerta para lo que guste.


El paro es la principal preocupación para 8 de cada 10 españoles.

29
Jul
10

Diíta



La coordinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la doctora Susana Monereo, pone de manifiesto que “sólo nos acordamos de los kilos de más cuando hay que quitarse la ropa, y esto es un gran error”.


Cierto. Un gran error. Porque no habría que acordarse nunca. Siempre es buen momento para el disfrute, sin importar los kilos estéticos.



Pero, en este caso, Monereo se refiere a la “operación bikini” típica de cada verano, y a los  efectos adversos de las dietas milagro, en esa o en cualquier otra estación del año, ya que pueden causar problemas sobre el metabolismo, además de producir un “efecto yó-yó”, que no se refiere al egocentrismo propio de la sociedad de consumo, sino al efecto de recuperar (e incluso superar) el peso perdido en un breve periodo de tiempo.  El 90% de las personas que empiezan una dieta recuperan el peso a los 5 años.





Es una curiosa y desafortunada paradoja que este problema afecte a las sociedades del primer y segundo mundo debido a factores de riesgo directamente relacionados con los hábitos de vida sedentaria, con la ingesta de alimentos hipercalóricos (ricos en grasas y azúcares, pero escasos en vitaminas, minerales y otros micronutrientes)… y con la TV. Mientras unos tienen que recorrer 20 kilómetros para llegar a los pozos de agua, para otros, mana de un grifo situado a pocos metros. Mientras unos solicitan donaciones de leche (como en Haití), otros la tiran. Mientras unos intentan prolongar su esperanza de vida más allá de los 45 años, otros se enfrentan a la obesidad, como su principal causa de “muerte previsible“. Así es este sistema de desigualdad sin sentido.

Según los dietistas-nutricionistas como Julio Basulto, verdaderos profesionales especializados del tema, las dietas saludables son sólo aquellas que son eficaces a medio y largo plazo, contribuyendo a prevenir la mayoría de enfermedades crónicas, y a ser un pilar de la salud.


Esto descarta todas aquellas que proclaman ser “rápidas y sin esfuerzo“, pero son perjudiciales, y, por tanto, fraudulentas, como las pobres en hidratos de carbono, las ricas en proteinas, las de ayuno y/o semiayuno, las de la sangre, las disociadas, la macrobiótica, las tóxicas, las orgánicas, de la sopa quemagrasas, del pomelo, del limón, la del calendario, la de la hora, la de los colores, la de la alcachofa


Son dietas peligrosas. Y todas cuestan dinero, bien en pastillas, zumos, jarabes y otros complementos.


Prometen ser naturales. Pero lo natural no siempre es lo recomendable. La coca y la cicuta también son naturales, pero no por ello son de ingesta habitual recomendable (sí… en ambos casos, está confirmado).



No hay una “educación nutricional“. Por qué iba a haberla… tampoco se enseña a cocinar (asignatura que debiera ser obligatoria en los colegios). Nada sorprendente en un sistema basado en el Dinero, donde no se explica a los niños por qué hay hambre en el mundo (ni a los mayores), donde no se forma a las parejas para ser padres (criar y educar), ni se evita que los que nacen desarrollen psicopatía (dado que 1 de cada 5 se comporta como tal de adulto).



¿ Es importante la “educación nutricional” , comparada con esos y otras posibles conocimientos ?



En principio, sí. Este tema, no sólo aglutina aspectos tan diversos como sanidad, industria agroalimentaria y desarrollo sostenible… de él, también depende la salud de cada uno. Sólo decíamos, “en principio”, porque, salvo que seas miembro del exclusivo club de los 144.000 que se salvarán en el Apocalipsis cristiano, no te queda por vivir más vida que ésta.





Y, por esa misma razón, hay quien se quiere aprovechar de ello. Como ya vimos, no una, ni dos, sino ya en varias ocasiones, se trata de un terreno abonado para que, al calor de la superstición, proliferen estafadores y timadores, cuando, en nuestro afán por mejorar nuestro peso (un 23% por salud, y un 73%… por estética), bajamos la guardia y nos convertimos en crédulos snobs,  suponiendo que “a nadie se le ocurriría mentir, engañar o robar con estas cosas“.


Y, bajo el amplio abanico de dietas, se esconden multitud de falacias sobre la alimentación.


Algunas mitos y verdades sobre la alimentación



No comas pan”.


Es una falacia. La revisión de estudios científicos realizada por el Grupo de Investigación de Nutrición de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, demuestra que una dieta rica en pan, y particularmente, integral, se asocia con un menor Indice de Masa Corporal y con una  menor circunferencia de cintura a lo largo del tiempo; en cambio, no se asocia a incrementos de la adiposidad.


Por cierto, los ‘hidratos de carbono’ (también llamados ‘glúcidos’‘carbohidratos’) del pan, arroz, pasta, legumbres y fruta deberían suponer al menos el 50% de nuestro aporte energético.


Reducir el consumo de fibra es pésimo para el intestino. Tomar muchas grasas saturadas, es quebrar la salud del corazón; máxime cuando casi el 70% de los adultos tenemos el colesterol elevado.


La Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2007, establecía: “Las dietas ricas en hidratos de carbono son cruciales para el control del sobrepeso y la obesidad“.


En agosto de 2000, la revista The Proceedings of the Nutrition Society, concluía: “Aconsejar un incremento del consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono, conduce a mejores resultados que aconsejar la disminución del consumo de alimentos grasos“.


Para llenar el estómago, si no comes lo que debes, es que estás comiendo lo que no debes (como dicen en Andalucía, “donde entra tajá, no entra rebaná“). Mejor rebanadas de pan, que lonchas de chicha.


“Los alimentos orgánicos son más nutritivos que los convencionales”


En agosto de 2008, un estudio llevado a cabo por investigadores del Departamento de Nutrición Humana de la Universidad de Copenhague, y publicado en la revista Journal of the Science of Food and Agriculture, concluyó que no existen razones científicas para sostener que la comida orgánica es mejor que la que ha crecido con pesticidas y productos químicos. Los expertos analizaron zanahorias, coles, guisantes, manzanas y patatas tras su cultivo en 3 medios: ‘tierra con poco estiércol’, ‘estiércol con pesticidas’, y ‘tierra con fertilizantes minerales y pesticidas’. No hubo diferencias nutricionales tras la cosecha.


A continuación, alimentaron con estas cosechas durante 2 años a 3 grupos de animales, y tampoco detectaron diferencias. Por tanto, las conclusiones desautorizan la creencia de que los alimentos cultivados de forma orgánica contengan más nutrientes que aquellos cultivados de forma convencional.


Por supuesto, lo anterior no exime de lavar los alimentos, no legitima el uso de cualquier pesticida, ni tampoco sirve de excusa para cultivar transgénicos. Pero no merece la pena pagar 3 veces más, por lo mismo.


“El calcio es bueno para la osteoporosis”


Eso es un mito. El calcio, tomado de manera aislada, no ha demostrado efecto significativo sobre la incidencia de fracturas en mujeres con osteoporosis posmenopáusica, según concluyó la Sociedad Española de Reumatología en 2006. Una extensa revisión de la literatuta científica publicada en diciembre de 2007 en la revista The American Journal of Clinical Nutrition confirmó que los suplementos de calcio (pastillas o similares) podrían aumentar el riesgo de fracturarnos la cadera. Al parecer, tomar calcio poor encima de las recomendaciones, hacen más frágiles nuestros huesos.


Demasiados productos lácteos, especialmente en la forma desnaturalizada que se venden en los supermercados, pueden ser el origen de muchos problemas de salud; los problemas de calcio se evitan mejor manteniendo una dieta equilibrada. Enfermedades como la osteoporosis, están íntimamente relacionadas con factores como la mala alimentación, el sobrepeso y el estrés.


“La miel es maravillosa, porque brinda un sinfín de propiedades medicinales”


Otra falacia. La cantidad de nutrientes que contiene la miel es irrisoria. Legalmente, para que un alimento sea “fuente” de una vitamina o mineral, debe aportar al menos un 15% de las recomendaciones de ese nutriente por cada 100 gramos de alimento ingerido. Pero, 100 gramos de miel contienen un 0% (nada) de tiamina (vitamina B1), y un 0,121% de niacina (vitamina B3)… Habría que tomar 2 Kg de miel diarios para cubrir el 15% de niacina recomendada. Mejor que no.


La miel tampoco tiene propiedades antioxidantes, ni cura quemaduras, ni actúa como antibiótico, ni mejora los constipados… Es un mero azúcar, que aporta calorías “vacías“… y produce mucha más caries que el azúcar
refinado
.


“Las legumbres no son saludables, porque inhiben o bloquean a otros nutrientes más importantes, y por eso hay que comerlas con mucha moderación… Es más, las lentejas son tóxicas.”


Todo lo contrario. Las legumbres son un alimento básico en una dieta sana y equilibrada. Son fuente de hidratos de carbono y de proteínas de buena calidad, aportan minerales esenciales como hierro -algunas de ellas, incluso más que la carne-, calcio, zinc, potasio, fósforo y magnesio, y algunas vitaminas, como la B y la E. Son un lujo nutritivo, a un precio inmejorable.


Puede que el intestino se “resista” un poco a la comida sana… pero, según el Colegio Americano de Gastroenterología.. emitir unos 14 gases al día es una prueba de salud intestinal. Aún así, hay trucos para evitar los gases: comer 6 veces al día en lugar de 2 ó 3; comer despacio; masticar bien; beber agua; cocinar bien las legumbres y luego dejarlas reposar 1 hora en el agua de la cocción… Las sustancias responsables del mal olor de los gases se encuentran, sobre todo, en huevos, carne, coliflor, ajo y cebolla. Pero, por cierto, comparativamente, ¿ qué provoca más flatulencias ?… Pues las bebidas carbonatadas, como refrescos y cerveza (por las burbujas… otra razón para beber agua), y el fumar (por tragar el aire).


“El Omega-3 debe ser una de la principales armas para tener un corazón sano”


Falso. La publicación British Medical Journal afirma que no se ha demostrado un efecto claro de los Omega-3 sobre la mortalidad general, sobre los eventos cardiovasculares combinados, sobre el  cáncer ni sobre la demencia (). Tampoco mejoran ni el rendimiento intelectual ni el físico, según queda registrado en la base de datos médica http://www.pubmed.gov.


No comas fruta después de las comidas principales, porque produce malas digestiones y genera obesidad”


Otro mito. El orden en que se ingieren los alimentos no importa, porque la cantidad de calorías es la misma. Tampoco es cierto el mito que afirma que si se toma la fruta después de las comidas, ésta fermenta en el estómago: la fruta no fermenta en el estómago, independientemente de que se tome antes o después de comer; el estómago no es un departamento dividido en diferentes alturas, por lo que el hecho de que la fruta se tome al final de la comida no significa que ésta quede en la parte superior del estómago y vaya a fermentar. Por cierto, es conveniente tomar todos los días al menos 3 piezas de fruta para poder llevar a cabo una dieta sana y equilibrada que favorezca nuestro estado de salud.


“El limón es bueno como depurativo del ácido úrico”


No ha podido demostrarse el supuesto efecto del limón sobre la fatiga, la acidez gástrica, la hipertensión, la insuficiencia renal o la gota. Y, especialmente en verano, es conveniente saber que un granizado de limón lleva 16 terrones de azúcar.


“La valeriana te relaja para dormir bien”


Pues no. En junio de 2007, investigadores de la Universidad de Washington concluyeron que las evidencias no apoyan la eficacia clínica de la valeriana como una ayuda para dormir o para tratar el insomnio; un placebo, sirve igual.



“El ajo es muy eficaz en la reducción del colesterol y triglicéridos en sangre”
Es otra falacia. Según los estudios de Archives of Internal Medicine de 2007, ni el ajo baja el colesterol, ni mejora otros parámetros sanguíneos relacionados con el riesgo cardiovascular.



“Los frutos secos engordan



Sin embargo, los estudios muestran que incorporar frutos secos en la alimentación no sólo no conduce a un aumento de peso, sin que, incluso, podría ayudar a su control. La clave está, en parte, en el consumo razonable. En este sentido, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) recomienda consumir entre 1 y 5 raciones por semana de frutos secos al natural, de los que haya que pelar, entendiéndose como ración el equivalente de 25 gramos de frutos secos (peso sin cáscara).


Según los resultados del estudio PREDIMED, las personas que suplementaron su dieta con aceite de oliva tenían una disminución del 8% en los indicadores de inflamación en las arterias; para las personas que suplementaron su dieta con frutos secos, la cifra mejoró: disminuyó el 9%.



“La ingesta de leche y de productos lácteos
no fomenta el colesterol, ni aumenta los riesgos cardiovasculares”


La principal fuente de grasas saturadas en Occidente son los cárnicos y los lácteos. Le siguen los pescados y los huevos. Tres vasos de leche entera contienen tanta grasa saturada como 150 gramos de beicon, y eso que sólo contienen un 3% de materia grasa. Y con los quesos es aún peor: el “curado” suele tener en torno al 60%, y el “fresco“, un 15%. Escoge lácteos desnatados.


“La leche artificial puede sustituir a la leche materna”
La artifical es la peor opción. A veces, es inevitable administrarla, sobre todo, si la madre trabaja fuera y otra persona ha de alimentar al bebé. Pero habrá que asumir varias cosas. Es sabido que la leche artificial no contribuye a la defensa contra las infecciones, a prevenir alergias y a proteger contra diversas afecciones crónicas, como lo hace la materna. Pero existe un efecto menos conocido… La leche artificial favorece que se tenga obesidad en la edad adulta. Eso es así porque en la leche materna hay presentes hormonas, como la lectina, que facilitan que el niño/la niña vayan regulando el quilibrio entre hambre, saciedad y grasa corporal, de forma correcta.


El estado de ánimo

A pesar de que el cerebro sólo representa un 3% del peso corporal total, es responsable del consumo del 20% de la energía que extraemos de los alimentos. Su funcionamiento requiere  oxígeno y de glucosa, pero, además, son necesarios otros nutrientes para el desarrollo de funciones de la mente, como la memoria, la concentración y el pensamiento.


Una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de vitaminas o minerales que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración, e incluso depresión.


En las personas bulímicas, la depresión aparece como causa y como consecuencia. Casi en la mitad de los casos, tienen o han tenido un trastorno afectivo. Otras alteraciones psíquicas que pueden estar presentes son: intentos de suicidio, consumo de drogas o alcoholtrastornos de pánicoansiedad (previo o posterior al esporádico,  voraz e impulsivo atracón), fobia social (porque no se gustan), puede ser la causa definitiva de abandono del trabajo o estudios, irritabilidadalteraciones del sueño, alteraciones de la personalidad… incluso cleptomanía (el impulso obsesivo e incontrolable de robar objetos sin ningún valor monetario ni sentimental).





La psicopatología de la bulimia se basa en la profunda, arraigada, pero errada, idea de que sólo a través de la delgadez y su “atractivo“, se podrá triunfar en la sociedad. La bulimia suele presentarse junto con un fuerte sentimiento de inseguridad y con problemas graves en la autoestima, en relación directa con el peso o con la imagen corporal (‘autoimagen’).


Pues bien. Varios estudios han demostrado que las personas con bulimia presentan una disminución en la función de la serotonina, lo cual explicaría la ausencia de saciedad y las consiguientes comilonas, sobre todo a base de azúcares.


Cuando éstos se encuentran en niveles bajos en el organismo, puede desencadenar episodios de tristeza, ansiedad, irritabilidad, insomnio… y todo el cuadro bulímico. De ahí la apetencia e ingesta excesiva, sobre todo de azúcares industriales (pasteles, golosinas, galletas y repostería en general), y particularmente por el chocolate, el alimento preferido para favorecer la síntesis cerebral de serotonina.


La serotonina es importante…. porque hace la felicidad. Es una hormona que influye en el humor, regula el sueño, la presión sanguínea… y el apetito.


Es una paradoja que comer equilibrado sea vital para regular la hormona que sacia el apetito por comer. Pero así es.


Tradicionalmente, la bulimia se consideraba una enfermedad mental.


La doctora Sabine Naessén, que trabaja en el Instituto Karolinska, descubrió que algunas mujeres con bulimia tienen también un desequilibrio hormonal que consiste en la sobreproducción de testosterona; este enfoque aún requiere más estudios…


Pero, entretanto, ¿ no tiene más sentido cuidar la alimentación, para así favorecer la regulación correcta de serotonina ?


Digo yo.




En la salud, no hay (tampoco) milagros



No existen “dietas milagro” ni “dietas rápidas”… Sólo existen “dietas para vaciar tu bolsillo con una rapidez milagrosa“.


Veamos 9 pistas para detectar esas dietas fraudulentas:

  1. Prometen resultados rápidos
  2. Profetizan resultados asombrosos, mágicos
  3. Prohíben el consumo de un alimento, o de un grupo de alimentos
  4. Contienen listados de alimentos buenos y malos
  5. Exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente
  6. Incluyen o se basan en el consumo de preparados que, casualmente, vende quien promueve el tratamiento dietético
  7. Los preparados (productos dietéticos o similares) son carísimos… comparados con el coste de los alimentos comunes que sí que reportarían los mismos resultados prometidos
  8. Incluyen relatos, historias o testimonios para aportar credibilidad
  9. Contienen afirmaciones que contradicen a la comunidad científica



Es más. Hablando de los productos basados en “hierbas naturales” para adelgazar, la Food and Drug Administration (FDA), tras analizar 28 de ellos, comprobó que contienen sustancias tóxicas y prohibidas, como la sibutramina, el ribonamant, la fenitoína, la fenoftaleína y la bumetanida.
Y en lo que respecta a los “complementos de última generación“, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha verificado que carecen de ensayos clínicos que los avalen y, en este sentido, citan como ejemplo varios estudios presentados en el Congreso Internacional de Obesidad, que se celebró en Estocolmo, que demuestran que su consumo no es eficaz. Entre estas sustancias, se encuentra algunas tan ‘populares’ como L-Carnitina, la fibra soluble, el polvo de guaraná, el té verde, el chitosán, el ácido linoleico conjugado (CLA), la goma guar y el glucomanano.




No más dieta: haz tu diíta

  • Ninguna dieta saludable requiere comprar botes, pastillas o suplementos.
  • Los nutrientes, de forma “aislada“, no producen maravillas; vender productos con ese anuncio no es ético, ni científico… y además es ilegal y denunciable (por el Real Decreto 1275/2003).
  • Comer de todo ó “comer variado” no son lo mismo que “comer equilibrado“: las proporciones de cada tipo de alimento son cruciales. Comer equilibrado significa, sencillamente, escoger más cantidad de unos alimentos que de otros. Los que debemos seleccionar y priorizar, según todas las organizaciones sanitarias, son a los que no necesitan anunciarse para que sepamos que son sanos, y que están recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS): “tu dieta” debe estar basada en alimentos de origen vegetal:
    Frutas enteras
    Hortalizas (espinacas, acelgas, apio, alcachofa, guisante, cebolla, nabo, puerro, zanahoria, remolacha, patata, berenjena, lechuga, pimiento, tomate, coliflor, remolacha, rábano…)
    Legumbres (garbanzos, lentejas, alubias, habas, guisantes…)
    – Frutos secos
    Cereales integrales (pan integral, arroz integral, pasta integral…)
  • La “dieta mediterránea” no significa atiborrarse de paella, sino en el consumo habitual de esos alimentos, más el pescado y el aceite de oliva. Como hemos comentado, son muy importantes los hidratos de carbono. Pero fijaros que se recomiendan los hidratos de carbonocomplejos“, de “combustión lenta”: una verdura, un fruta…Lo que no tiene sentido es tomar aspirinas para prevenir los infartos, en lugar de dejar de comer hamburguesas con queso.
  • La regla de oro para poder adelgazar es no tener hambre. Comer 6 veces ó más al día, disminuye el riesgo de padecer afecciones cardíacas entre un 10 y un 20%, en comparación con quien come 1 ó 2 veces al día.
  • Restringe el consumo de carne roja y de embutidos. En 2009Archives of Internal Medicine publicó, sobre una base de 500.000 individuos, que el descenso del consumo de carne roja podría evitar la muerte por enfermedades cardiovasculares y cáncer del 11% de varones y del 16% de las mujeres, debido a su alto contenido en grasas saturadas (3 veces mayor que en las carnes blancas). Por cierto, esas grasas saturadas se acumulan en la zona abdominal
  • Entonces, ¿ cuánto de grasas saturadas ?… Lo mínimo posible, huye de ellas. Sólo precisamos el 7% de ese tipo de nutriente, y está ya tan extendido…
  • Los lácteos, desnatados.
  • Bebe agua… La cantidad: según tu sed.
  • Toma poca sal
  • Nada de azúcares “simples”, de “absorción rápida”, presentes en los refrescos, así como los zumos de fruta, mermeladas y bollería industriales… como ya vimos.
  • Del alcohol y tabaco, ni hablamos.






Finalmente, no hay una buena dieta sin ejercicio físico. Quien te diga lo contrario, miente. La revista Obesity Review pulicó en febrero de 2006 una investigación relacionada con la costumbre de subir en ascensor en vez de por las escaleras, llegando a la siguiente conclusión: un incremento del 2,8% en el uso de escaleras en lugar del ascensor, se traduce en una pérdida de peso (y/o prevención de ganancia de peso) de 300 gramos al año. Si te parece poco, aumenta el porcentaje y el número de años, y verás.


Eso de que hay gente que come de todo y no engorda es un mito… Hay excepciones, pero la mayoría de los que no engordan, cuando analizas lo que comen durante un buen periodo, averiguas que ajustan lo que comen, con lo que gastan.


El tener alimentos industriales a nuestro alcance, combinado con un actividad física muy baja, hacen que, como no hagamos un esfuerzo continuo para cuidar el peso, éste aumente sin remedio.


El 71% de los españoles –el 68,5% de los hombres y el 73,7% de las mujeres- no realizan ningún tipo de actividad física en su tiempo libre.


Qué casualidad más causal, que las cifras coincidan con las del número de personas que han hecho o hacen dieta.


Las ventajas y beneficios de realizar de manera sistemática ejercicio físico, incluyen la mejoría del sistema respiratorio, circulatorio, nervioso, óseo, endocrino, etc, sin olvidar los muchos condicionantes positivos que tiene sobre nuestro estado mental… Todo eso, si haces,  al menos, 30 minutos diarios andando a buen ritmo.





En suma, para mejorar nuestra salud y además perder peso: una dieta sensata y más ejercicio físico.


La fecha objetivo, que sea también realista: mínimo, a 6 meses.


Sin tomarlo como un “esfuerzo“, sino, como una “costumbre“.


En lugar de dieta de choque temporal,  hagamos dieta saludable cada día.


Sería hacer… en lugar de tu dieta, tu diíta.





Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 62 seguidores