Posts Tagged ‘Argentina

27
Sep
12

Pararratos 3




Rodrigo Rato, al frente del FMI, y con la ventaja del idioma, realiza varias giras por Hispanoamérica entre 2004 y 2006 para cambiar la percepción de la gente sobre el FMI y su responsabilidad en las desastrosas políticas macroeconómicas apadrinadas en la región.


Entre bambalinas, no duda en alentar a sus políticos a, en palabras del presidente argentino Néstor Kichner, “cambiar el bienestar del pueblo por el pago de deuda a terceros“.




Pero Rato no consigue contener la ola de cancelaciones anticipadas de la deuda contraida por muchos países con el FMI.


Lejos de aplaudir la decisión de pagar las deudas pendientes, Rato intenta convencer a los mandatarios para que “no cancelen la hipoteca“.





Lula da Silva, presidente de Brasil, narra la conversación con Rato sobre terminar de pagar la deuda pendiente:

Y ellos, los del Fondo, no querían. El titular del FMI, que era el español Rodrigo Rato, me decía: «Lula, no, no. No hace falta que nos pague, no lo necesitamos». Y yo les respondí: «, yo quiero pagarles, y les voy a pagar»“.



Como director gerente del FMI, Rato avala personalmente el propósito de la organización: actuar de prestamista, que, además de lucrarse, empobrece a los países para acceder fácilmente a sus recursos.




Eso es lo que hacen el FMI ó el Banco Mundial.


En palabras de John Perkins, un ex-francotirador financiero subcontratado como asesor por el propio FMI:

Mi verdadero trabajo era ofrecer préstamos a países… Préstamos tan enormes, que sería imposible devolverlos.

Por ejemplo, se concedían 1000 millones de dólares a Indonesia o Ecuador, con la condición de dedicar el 90% del préstamo a contratar a empresas estadounidenses... Empresas de infraestructuras, como Halliburton o Bechtel...

Esas empresas construirían estaciones eléctricas, ó puertos, ó autopistas…

Eso beneficia a unas pocas familias ricas del país... Los pobres se quedan con una enorme deuda, que no podrán pagar jamás.”







Cansados de verse inmersos en una espiral de pago de la deuda que les impide el crecimiento y acarrea la injerencia de terceros en su soberanía, ya nadie quiere recibir los préstamos del FMI.


Bolivia se rebela contra la subida del privatizado suministro de agua.


Ecuador realiza una auditoría de su deuda con el FMI, y descubre que se trata, en realidad, de deuda ilegítima, y declara el cese de pagos del 70% de su deuda en bonos.


Brasil, Argentina, Serbia, Indonesia, Uruguay, Filipinas y muchos otros, renegocian su deuda con el FMI, algunos amenazando con el impago (‘default‘), y anticipan la cancelación total de la misma.


Brasil se proclama liberado del FMI, pero Rato sigueaconsejando“: más autonomía al Banco Central, supresión de barreras comerciales





Néstor Kichner, presidente de Argentina, también se queja de que, pese a ya haber cancelado la deuda con el FMI, su director gerente Rodrigo Rato siga insistiendo en que se sigan las políticas económicas dictadas desde el FMI:

Voy a contestarle al presidente del Fondo Monetario Internacional, que ya no nos puede indicar lo que tenemos que hacer, que ya vimos cómo nos fueYa vimos cómo nos fue.”







El FMI se queda al borde de la insolvencia, al perder la mayor parte de sus ingresos, provenientes de los altos intereses de esos préstamos.


Turquía es el único cliente de importancia que le queda.


Rato empieza a considerar considerar mecanismos de financiación alternativos.


Ante la perspectiva de no poder justificar su existencia, y ni tan siquiera costear su propia estructura como organización, el FMI se orientará a dejar de prestar a los países de bajos ingresos.


Es una forma que decir que pone el punto de mira en sitios… como la vieja Europa.


El shock de la crisis subprime lo propicia.


El FMI retomará su papel de inversor bursátil y financiero, pero en países “viables“, en los que sea factible realizar operaciones de envergadura… en el futuro.


Porque, de momento, las arcas están vacías.







Y, en esas, el 27 de junio de 2007, tres años después de llegar al FMI para un mandato de cinco, Rato anuncia su dimisión del puesto de Director Gerente.


Alega: “he tomado esta decisión por razones personales“, y añadecircunstancias y responsabilidades familiares, en particular la educación de mis hijos“.


En el FMI, la postura oficial es de “sorpresa” y “nadie se lo esperaba“.


Tras abandonar de forma efectiva el FMI el 31 de octubre de 2007, Rato vuelve a España.







Apenas un mes después, el 4 de diciembre de 2007, un banco de inversión en horas bajas, Lazard, anuncia que Rato se incorpora a su estructura internacional a partir del 1 de febrero de 2008 en calidad de Director General Sénior.


Bruce Wasserstein, presidente ejecutivo del grupo Lazard, reconoce que Rato aporta abundantes relaciones en los sectores público y privado por su perfil en altos cargos financieros, y admite que su función será:

Abrir puertas, asesorar grandes fusiones y adquisiciones, aprovechar una agenda llena de políticos, banqueros y empresarios de todo el mundo.”





Además, el 11 de enero de 2008, el Banco Santander anuncia el fichaje de Rato para incorporarle a su consejo asesor internacional.

Lejos queda el caso judicial “Aguas de Fuensanta”, nombre de una empresa de Rato quebrada en 1999, por la que Botín pagó en lugar de ejecutar el preceptivo embargo tras la quiebra.







Consecuentemente, Caruana deja el FMI en la primavera de 2009, y se centra en el BIS, donde alcanza la cúpula al ser ascendido a Director General.









El 10 de enero de 2011, la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) del FMI publica un análisis del comportamiento de esta institución durante el periodo de gestación de la crisis, titulado «El desempeño del FMI en el periodo previo a la crisis financiera y económica: la supervisión del FMI de 2004 a 2007».


Precisamente, los años de gestión de Rato al frente del FMI.


El resultado es una crítica devastadora, denunciando el nulo papel de la institución:

El FMI no previo la crisis, ni el momento en que se produciría, ni su magnitud (…)


He aquí el resumen:


Esta evaluación concluye que el FMI proporcionó pocas señales claras de advertencia sobre los riesgos y vulnerabilidades vinculados a la crisis inminente antes de que esta estallara. El mensaje general fue de continuo optimismo tras más de una década de condiciones económicas benignas y un bajo nivel de inestabilidad macroeconómica.


La creencia de que los mercados financieros eran fundamentalmente sólidos y de que las grandes instituciones financieras podrían sobrellevar cualquier problema que pudiera surgir, disminuyeron la necesidad urgente de hacer frente a los riesgos o la preocupación por la posibilidad de serias consecuencias adversas.


Tampoco se prestó la suficiente atención en la supervisión a los riesgos de contagio o propagación de una crisis en las economías avanzadas (…), pese a las discusiones internas y a las solicitudes presentadas a tal efecto por miembros del Directorio y otros.


Algunos de los riesgos que posteriormente se materializaron, fueron identificados en diferentes momentos, pero se presentaron en términos generales… sin una evaluación de la magnitud de los problemas, y quedaron oscurecidos por el tono en general positivo de la evaluación global presentada.


Estos riesgos no quedaron reflejados en el informeWorld Economic Outlook” (‘Perspectivas económicas mundiales’), ni en las declaraciones públicas del FMI.


El FMI vio la urgencia de hacer frente a los grandes desequilibrios mundiales en la balanza de pagos por cuenta corriente, que podrían desencadenar una recesión mundial, pero no estableció una vinculación entre estos desequilibrios y los riesgos sistémicos que se estaban acumulando en los sistemas financieros.”







¿Por qué el FMI fue incapaz de detectar los eslabones de la crisis, y actuar en consecuencia?




Los auditores señalan:


La capacidad del FMI para identificar correctamente los crecientes riesgos se vio obstaculizada por un alto grado de pensamiento de grupo, una tendencia general a pensar que era improbable una fuerte crisis financiera en las grandes economías avanzadas, y unos enfoques analíticos inadecuados.


Un débil régimen de gobierno interno, la falta de incentivos para integrar el trabajo de las distintas unidades y plantear opiniones contrarias, y un proceso de revisión que no lograba atar cabos o asegurar que se siguieran todos los pasos necesarios, también jugaron un papel importante.







Dicho de otra manera… unos “intereses creados” que obstaculizan, dificultan e ignoran el análisis de economistas e inspectores.


A pesar de cubrir los años de gestión de Rodrigo Rato como director gerente del FMI, el estudio no le nombra directamente, pero su presencia al frente de la institución durante el periodo analizado resulta obvia.





Rodrigo Rato no hizo un seguimiento a los análisis e inquietudes planteadas por Raghu Rajan en 2005 y 2006, pese a su cargo (Consejero Económico y Director de Investigación del FMI), a sus expertas objeciones y a los documentos (argumentarios, estadísticas y gráficas) aportados por él y sus colaboradores.


Como Consejero Económico y Director de Investigación, Raghu Rajan, dependía directamente, según el organigrama del FMI, del Director Gerente, Rodrigo Rato.


Esas opiniones no influyeron en el programa de trabajo del FMI ni en los documentos emblemáticos difundidos por la organización.


El informe es demoledor.


Pero Rato hace ya idem que ha puesto tierra de por medio, y no oye los truenos.


La publicación del informe pilla a Rodrigo Rato bien cubierto, al frente de la entidad financiera Caja Madrid desde hace un año.


(Continuará)

Anuncios
18
Nov
11

Koo Vadis






Richard Koo, economista jefe de la más grande consultora de Japón, Nomura Research Institute, y antiguo miembro del consejo de directores de la Reserva Federal (FED) de EEUU, ha visitado recientemente España, en vísperas de sus elecciones generales.


Quizá como contrapunto a la temeridad de instalar centrales nucleares en zona sísmica, Koo ha hecho gala de una proverbial sabiduría japonesa, que lamentablemente ha tenido escasa repercusión en los medios de comunicación locales.


Vino a decir que las políticas de recorte no funcionan, aportando el ejemplo de su país, Japón, donde se vivió una crisis similar a la actual.





En los años 80‘, Japón padeció una extraordinaria burbuja inmobiliaria… Y el estallido de aquella burbuja sumió al país en un período de estancamiento económico pero con inflación… Una “estanflación” al mejor estilo Volcker.


Koo ha estudiado a fondo la llamada “ushinawareta jūnen“, la década perdida japonesa.


Hay un juego de palabras entre “jūnen” (década) y “yume” (esperanza).


Koo avisa, no es traidor…





España, como EEUU, y como antes Japón, sufre un tipo de recesión que ocurre cada 50 ó 70 años por el estallido de una burbuja especulativa nacional.


Ya pasó en 1929… Cuando se produce una recesión de este tipo, familias y empresas sólo piensan en ahorrar y reducir sus deudas. Nadie pide prestado, y nadie presta, porque no se fía. La economía no responde a la bajada de tipos de interés, ni aunque lleguen a casi el cero.


Koo es claro:“La política monetaria es la primera víctima: pierde efectividad, la economía se reduce y se reduce, y la única manera de frenar la recesión es que el Estado tome prestado dinero y lo inyecte de nuevo en el sistema”.


Justo lo contrario de lo que se propugna en Europa.


Cada vez que Japón puso por delante la reducción del déficit, la economía volvió a recaer, y eso es exactamente lo mismo está ocurriendo en España… con el agravante de que España tiene mucho más paro y es mucho menos industrial que Japón.


En base a la experiencia de Japón, ¿cuánto puede durar esta crisis?


Koo responde: “Si el gobierno intenta recortar el déficit presupuestario cuando el sector privado aún se está desendeudando, que es el error que Japón cometió en 1997, entonces la recesión se alarga al 5 años más, por lo menos…”





La “década perdida” japonesa no duró 10 años, sino 15… al menos, porque hay quien sostiene que, 2 décadas después, aún no se vislumbra el final del estancamiento.


El problema es que España pertenece al euro (no al revés), y eso, como vimos, penaliza la capacidad del Estado para endeudarse y tirar de la economía, a diferencia de lo que ocurre en Japón, en EEUU ó Gran Bretaña.


La Unión Europea (UE) dice esperar que las medidas de ajuste conseguirán que los países se recuperen.


No es verdad.





Y no hace falta remitirse al caso de Japón, para demostrarlo:

  • Grecia recibió un préstamo de 110.000 millones de euros inicial, seguido de otro comprometido por 109.000 millones, a cambio de recortes en salarios y gastos, y aún así, el déficit ha empeorado un 15%. El objetivo inicial de déficit de 17.000 millones para todo el 2011 se ha tenido que aumentar hasta 22.000 millones…hasta la próxima revisión.


  • En Portugal, las medidas de ajuste por los 78.000 millones recibidos también fracasaron: se consiguió reducir el déficit en 2.200 millones y el gobierno declaró que “estaba sentando un ejemplo recortando gasto en la Administración”… Pero 6 meses después, el gobierno anunciaba un déficit extra del 1,1%, una reducción en los pedidos de sus fábricas del 16% y un aumento de las necesidades de las entidades al Banco Central Europeo(BCE) del 17%.


  • Irlanda recibió un préstamo de 85.000 millones de euros, y pese a sus fuertes exportaciones hacia EEUU y Gran Bretaña, se estima (optimistamente) que su PIB crecerá en 2012 un ridículo 1,1%… Y eso que han reducido el coste laboral medio de cada trabajador un 5%… Toda una “devaluación interna“.


  • En la España que ha visitado Koo, el crecimiento del PIB ronda el 0%, y se han perdido 326.000 empleos tras la reforma laboral de hace un año, el paro ronda los 5 millones, la crisis del débil tejido industrial se agrava… Y es firme candidata para un “rescate“.



Los políticos achacan los problemas económicos a la gran deuda pública.


Pero las cifras lo desmienten.







La deuda pública es muy inferior a la deuda privada contraída por Bancos, empresas y ciudadanos.









Pero todavía no hay ningún Rafael Correa entre los políticos, que, desde el poder, anteponga el patrimonio público a los intereses de la Banca privada.


Los países “rescatados“, fueron, más bien, “entregados” a un futuro incierto por castas socio-liberales y neo-liberales que se alternan en los sucesivos mandatos.


Y, en el caso de España, los “guardianes del statu quo capitalista” gobiernan, tanto a nivel estatal (PPSOE) como autonómico (CiU, EAJ-PNV, CC),  explotando el miedo y ocultando la realidad de las cifras.







“El euro fue mal diseñado”, dice Richard Koo.


Eso es ser muy magnánimo… como poco.


En realidad, este euro era una trampa, a sabiendas de ser inviable para algunos países…


De hecho, ya lo advirtieron, en febrero de 1998, nada menos que 155 (sí… ciento cincuenta y cinco) economistas alemanes, al afirmar que este euro llevaría a la ruina a Grecia, Portugal... y España, entre otros.





Este euro fue un diseño deliberado… Un engaño con himno y bandera.


Y sólo así se explica cuán lamentable es que la UE se tenga que financiar al tipo de interés que la Banca impone, mientras que EEUU lo hace gratis a través de la Reserva Federal (FED).


O que los “mercadosataquen, no a uno ni a dos, sino a 12 de los 17 países que componen la Zona Euro.


La Banca quiere enriquecerse a costa de lo público, para que no peligre lo que ya posee en privado.


Es una vergüenza tener los medios para solucionar la crisis y no usarlos… salvo que en realidad se trate de subyugar a los países utilizando el libro de estilo del FMI


Porque, cómo no… En efecto, el FMI ha participado en los rescates financieros de los países europeos a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF), e incluso se plantea el rescate directo… ¡ subvencionado por el propio BCE !.


Y la tragedia griega de países latinoamericanos como Ecuador y Argentina, podría repetirse por toda Europa.


Koo vino a recordar dónde, con este sistema, iremos a parar.


A un “harakiri” global.


Los políticos que defienden las medidas de ajuste y los recortes sociales, con la excusa de luchar contra el déficit público, están sirviendo a la Banca, no al pueblo.


No les votes… ¡ Bótales !




31
Ago
11

Tragedias griegas – 1 – Espejos






Presentamos el primer capítulo del documental “DEUDOCRACIA“, de Aris Hatzistefanou y Katerina Kitidi, en el que se abordan los efectos que provocan las políticas de ajuste neoliberales en la población de cualquier país.


Aborda, como ejemplo, el caso de Grecia, un espejo real donde mirarse,  porque esta moderna tragedia griega llega ahora a Europa, tras escenificarse en otros hemisferios, plena de actualidad.


¿ Pensábamos que la desigualdad provenía del Olimpo ?… Zeus es poderoso, pero no tanto.


El documental está en idioma griego, español e inglés, con nuevos subtítulos en español revisados y actualizados.


Este es el enlace para el visionado:     Deudocracia


[ DEUDOCRACIA ]




“Como diría un médico: hemos escayolado al enfermo.”
(Georgios Papadopoulos, ex-dictador griego)


“No cuestiones al médico… Aunque no te gusten sus medicinas, viene para ayudarte.”
(Dominique Strauss-Kahn, ex-Director del FMI)




Es sabido que la historia tiene la fea costumbre de ser una farsa que se repite.


El papel de médico puede ser representado por un dictador, o por el FMI




“Todo el mundo tiene que apretarse el cinturón y ser consciente de que, o la nación acaba con su enorme deuda, o esa enorme deuda acabará con la nación.”
(Andreas Papandreu, Primer Ministro de Grecia entre 19811990 y 19931996)


“Este año, la política salarial será austera e inflexible. No habrá subidas de sueldo.”
(Constantinos Mitsotakis, Primer Ministro de Grecia entre 19901993)


“Se acabaron los beneficios y las deducciones de impuestos.”
(Costas Simitis, Primer Ministro de Grecia entre 19962004)


“Tenemos que reducir el gasto público, y poner orden en la casa. En un momento de crisis como éste, no caben vuestras promesas vacías de repartir el dinero y los privilegios.”
(Costas Karamanlis, Primer Ministro de Grecia entre 20042009)


“Lamentablemente, nuestro país está en la UCI. El estancamiento económico de la nación amenaza nuestra soberanía, por primera vez, desde 1974.”
(Giorgos Papandreou, Primer Ministro de Grecia, 2010– )





En los últimos 40 años, 2 partidos políticos y 3 familias de políticos, junto a ciertos hombres de negocios, llevaron al país a la bancarrota.


Declararon la “suspensión de pagos al pueblo”, para poder salvar a sus acreedores.


Tras décadas de continua austeridad, los Zares de la economía pregonaron que Grecia era una superpotencia financiera regional…




“Hemos hecho un gran trabajo. Hemos sido los primeros en resolver los problemas económicos.”
(Yannos Papantoniou, Ministro de Economía entre 19942001)


“Una vez más, se demostrará que nuestra economía es nuestro activo más valioso.”
(Nicos Christodoulakis, Ministro de Economía entre 20012004)


“Nuestra economía dio un salto de calidad, y subió de segunda a primera división.”
(Yannos Papantoniou, Ministro de Economía entre 19942001)




Cuando su falacia se derrumbó, estas mismas personas salieron diciendo que, debido a algún trastorno genético, éramos incapaces de gestionar nuestra economía…sin ayuda externa.


“Tal vez a los estadounidenses les parezca difícil de entender, pero Grecia carece de actitud y aptitud para la firmeza y la disciplina.”
(Yannos Papantoniou, Ministro de Economía entre 19942001)





Nuestro gobierno nos llamó vagos, y nuestros prestamistas, ‘cerdos’ PIIGS»), para referirse a todos los países de la periferia de la UE.


Y nuestros ministros intentaron convencernos de que todos éramos culpables…


“Reconozco que hemos fallado, pero seamos justos: todos tenemos la culpa.”
(Brian Lenihan, Ministro de Economía de Irlanda entre 20082011)


“La respuesta a la denuncia ciudadana de «¿Adonde ha ido el dinero? », es
«¡A haceros funcionarios públicos! »… ¡Todos somos culpables!”
(Theodoros Pangalos, Vice-Presidente del gobierno griego)




¿Así que somos las ovejas negras en la exitosa y perfecta economía global de Europa?


¿O el sistema ya tenía problemas estructurales desde mucho antes?


(Habla Costas Lapavitsas, profesor de Economía)


Ha habido 2 etapas en la economía capitalista de posguerra.


En los primeros 25 años tras la II Guerra Mundial, la tasa de crecimiento fue alta, los salarios y el consumo aumentaron.


Era algo novedoso en la historia del Capitalismo.


Joe es el rey, porque con su salario puede comprar más que cualquier otro trabajador…”







(Habla David Harvey, científico social)


No existe un «Capitalismo sin crisis». Tiene que haber crisis en alguna parte.


(Habla Costas Lapavitsas, profesor de Economía)


Este período terminó a mediados de los años 70‘.


Desde entonces, entramos en un período de bajo crecimiento, crisis frecuentes, descenso de los salarios reales y alto desempleo.


A los países capitalistas maduros, les resultaba difícil acumular riqueza.


La crisis afectó, fundamentalmente, al poder adquisitivo de los trabajadores, que por entonces era muy fuerte en regiones capitalistas como Europa y EEUU.


El resultado fue una gran presión sobre los salarios.


Los trabajadores estaban organizados, tenían un gran poder político como fuerza, y a nivel electoral.


Y eso era un gran problema para el Capital.


Así que el Capital tuvo que “disciplinar” a los trabajadores.





Y lo hizo de diferentes maneras.


Abrió los mercados nacionales a la competición global.


El Capital accedió a los recursos públicos de los trabajadores.


Y apareció China.


Este período se caracterizó por un enorme crecimiento del sistema financiero, la llamada “financialización“.


La “financialización” creó más y más graves crisis.


El Capital podía moverse por donde quisiera, y acceder a mano de obra barata.


Pero entonces surgió el problema del descenso generalizado del porcentaje del salario respecto a la renta nacional.


Se precisa salario para consumir en el mercado.


Ante el problema de vender bienes sin haber poder adquisitivo para comprarlos… la solución fue… Dar préstamos a todo el mundo.


Y así surgió la “economía del crédito“, que tuvo su apogeo en los años 80‘ y 90‘, para aumentar el poder adquisitivo ante el descenso de los salarios reales.


Pero, ya a finales de los 90‘ y principios del 2000, mucha gente empezó a ver que este sistema era insostenible.


En realidad, la salida que se dio a la crisis de los años 70‘, sentó las bases de la crisis actual.





Y cuando la burbuja inmobiliaria pinchó en EEUU, el sistema financiero estuvo cerca del colapso total.


Como resultado, se vio afectada la economía real, que tenía sus propios problemas estructurales.


Los estados realizaron “rescates“.





Utilizaron el dinero de los contribuyentes para salvar a los Bancos, y restaurar la demanda.


Así, la “crisis financiera” se convirtió en una “crisis fiscal“.


Y esos mismos bancos que fueron salvados por los contribuyentes, decidieron morder la mano que les ayudó, apostando por la bancarrota de los estados.


La especulación empeora las cosas, y también en Grecia.


Sólo que, esta vez, el problema es aún más grave.


A la Zona Euro le toca pagar. El Rey Euro es débil, sobre todo, porque es un rey sin estado.


(Habla Samir Amin, economista)


No puede haber una moneda sin estado.


Pese a sus debilidades, una gran ventaja del dólar estadounidense, es que sirve a un estado, llamado EEUU.


Europa no existe como entidad política.





No hay un poder político legítimo que conecte sus estados.


En mi opinión, la Zona Euro no es viable.


A diferencia de EEUU, donde el gobierno federal y la Reserva Federal (FED) intervienen y atenúan las desigualdades entre los estados, la Zona Euro acentúa la desigualdad entre estados.


Así es como surgen los parientes pobres de la UE, los ‘cerdos’ (“PIIGS“).


La Zona Euro está claramente dividida en estados centrales y periféricos.


La crisis es más grave en los estados periféricos.


Quienes ganan con el euro son los estados del centro, especialmente, Alemania.


Se ha disparado la diferencia de competitividad entre los países de la UE.


La competitividad de los países periféricos ha caído persistente y sistemáticamente.


Por culpa del euro.


(Habla Éric Toussaint, presidente del Comité para la Abolición de la Deuda del Tercer Mundo-CADTM)


La crisis en la UE es consecuencia de cómo se realizó la integración europea.


Es como echar a pelear a un boxeador de peso pluma, como es Grecia, contra un Cassius Clay, campeón mundial de los pesos pesados, diciéndoles: “Vamos, luchad, a ver quién gana”.


Pero, ¿por qué los países de la periferia tienen peor competitividad?


Y, sobre todo, ¿por qué va a peor?


La diferencia de productividad no se debe a una “periferia perezosa” ni a una Alemania industriosa“.





Se debe, simplemente, a que los gobiernos de Alemania declararon la guerra a sus propios trabajadores, y les congelaron sus salarios durante una década.


(Habla Sahra Wagenknecht, Vice-Presidenta de “Die Linke”)


Estos últimos años, el aumento nominal de los salarios en Alemania fue del 7%, mientras que en la Zona Euro fue de un 27%.





Con esta brecha, es lógico que los demás países tengan peor competitividad.


Los salarios bajan en un país, mientras que suben en todos los demás.


Por eso la competitividad de la economía alemana ha aumentado respecto a otros países.


Pero éstos, por ser países de la Zona Euro, no pueden actuar devaluando su moneda.


De ahí, la situación actual.


(Habla Costas Lapavitsas, profesor de Economía)


La pérdida de competitividad se manifestó de 2 maneras que fueron decisivas en la crisis.


En primer lugar, se produjeron grandes déficits por cuenta corriente. Y Grecia tuvo el mayor déficit de todos.


Cuando no puedes competir al comerciar con el resto del mundo, incurres en déficit.





Y el déficit de Grecia es enorme, igual como en otros países periféricos.


Eso conlleva un aumento de la deuda.


Debes equilibrar el déficit de alguna manera.


En la Unión Europea, Grecia es el pariente pobre.


Grecia pertenece a los países semi-periféricos del continente europeo.





Como otros, Grecia estaba obligada a acumular deuda pública, dadas las circunstancias de su integración en los mercados europeos.


No tiene sentido mencionar siquiera la cuestión de si los griegos son ‘perezosos’.


Eso es racismo puro.


La Zona Euro destruye el sistema inmunológico de los países periféricos de la UE, dejándolos expuestos a la crisis global.


El talón de Aquiles de estos países son el déficit y la deuda.


En el caso del estado griego, la deuda viene de largo.


(Habla Manolis Glezos, histórico de la izquierda griega)


Grecia comenzó a pedir préstamos tras la Revolución de 1821, y ha seguido pidiendo préstamos desde entonces, con una excepción.


Sólo hubo un, digamos, “feliz” periodo en que Grecia pasó a ser prestamista.


Durante la ocupación alemana, Grecia prestó a Alemania.


Los alemanes se llevaron los recursos, forzando a Grecia a ser “prestamista” en vez de deudor.


Después de la ocupación alemana, el país volvió a su rol tradicional de deudor.


La deuda creció en los 80‘.


Los altos niveles de endeudamiento nacional de Grecia se deben a su estructura social en clases y a la forma que la economía griega ha adoptado en las últimas décadas.





Gracias a la sistemática insistencia del estado griego para evitar poner en práctica un sistema eficaz y justo de impuestos.


Historia de la deuda pública griega:

  1. Andreas Papandreou creó el reclamado “estado de bienestarsin aumentar los impuestos de las empresas ni de las rentas altas. Salvó puestos de trabajo, nacionalizando empresas privadas deficitarias… pero, sobre todo, salvó a los propietarios de esas empresas. El déficit y la deuda pública aumentaron de forma espectacular.


  1. El gobierno de Mitsotakis siguió pidiendo préstamos. El Tratado de Maastricht impuso que se delegase en el mercado mundial, evitando establecer un mecanismo de control del déficit y prohibiendo cualquier otra forma de creación de dinero. La deuda se disparó con tasas récord en la historia griega.


  1. Kostas Simitis tuvo más suerte, gracias a una “contabilidad creativa“, a la caída de los tipos de interés europeos y al crecimiento económico. De esta manera, pudo ocultar la bomba que él mismo colocó sobre la deuda. Durante su mandato, el porcentaje de deuda parece disminuir ligeramente.


  1. Kostas Karamanlis redujo los impuestos sobre el capital un 10%. Así, aceleró la caída de la economía, disparando de nuevo la deuda.


  1. Georgios Papandreou accedió al poder para dejar al país en manos de los prestamistas extranjeros. Al final de su mandato, la deuda pública ascendía al 167% del PIB.



A la mayoría de países en una situación similar, les visitó el Fondo Monetario Internacional (FMI)…





Pero nadie lo pagó tan caro como Argentina, el espejo del otro lado del Atlántico donde, a su vez, puede mirarse Grecia.


(“No tengo casa y les pido una pequeña ayuda, gracias.”)


Argentina cayó en la misma trampa de la deuda en la misma época que Grecia, en 1824, con los primeros préstamos británicos.


Pero el nudo se apretó a finales del siglo XX.





Los dirigentes argentinos anclaron su moneda al dólar con una convertibilidad 1 a 1.


Eso impidió a Argentina utilizar una política monetaria contra la deuda.


Lo mismo que la Zona Euro.


Sólo que, en lugar de mandar Berlín, manda Washington.




“Argentina entra en el nuevo siglo con una base muy sólida.”
(Michel Camdessus, Presidente del FMI, 19872000)





El FMI hizo del país otro laboratorio experimental del neoliberalismo.


(Imágenes del documental “La ocupación”)



“El FMI jugó un papel fundamental en la creación de la crisis argentina, prestando e imponiendo políticas de ajuste y privatización que aumentan los beneficios de las empresas, pero destruyen la economía del estado.”    (Avi Lewis, cineasta)


“El FMI defiende a las claras los intereses de EEUU en el mundo, como también defiende a las claras al neoliberalismo, lo cual significa que defiende a las clases altas.”     (Gerard Dumenil, economista)





Su objetivo era aumentar sus beneficios, y lo consiguieron, pero llevándonos a la crisis actual.


Tras el colapso económico de Argentina en 2001, el FMI y sus teorías neoliberales se convirtieron en el hazmerreír de los economistas de todo el mundo.


Pero algunos monstruos nunca mueren.


El FMI es una institución de “zombis“: no lo puedes matar.


El FMI ha vuelto a aparecer “en escena”, ‘salvando’ países con problemas, prestando e imponiendo sus medidas de austeridad, ahora, en toda Europa, y, de forma especialmente terrible y malévola, en Grecia.


A esta institución nunca le importó lo que le sobrevino al pueblo argentino.


“Por favor, tengo 3 hijos, tienen que ir al cole, no tengo trabajo, ayúdenme con lo que puedan, gracias”



Grecia pagará un alto precio con la “intervención” (préstamos) del FMI.


Quieren cobrar… incluso, por adelantado.


“Es irónico que, con este nuevo reglamento, Grecia deba contribuir con 2500 millones de dólares (al fondo de reserva del FMI)… Vaya estafa de sistema monetario global, si Grecia debe salvarse a sí misma, o a otros…”.
(Ron Paul, congresista estadounidense)


Pero, mientras que Argentina sólo se tuvo que enfrentar al FMI Grecia tenía que servir a 2 amos.





Porque, en Europa, las teorías neoliberales también las promueve el Banco Central Europeo (BCE).


El BCE es una mera herramienta para imponer una política neoliberal en Europa.


Irónicamente, en el caso de Grecia… la UE causó más daño que el FMI.


Las medidas del gobierno griego, en colaboración con el FMI, el BCE y la UE no sólo son injustas y peligrosas para el pueblo griego.


También están condenadas al fracaso, desde el principio.


Tienen un trágico impacto en la calidad de vida de la gente, incluso, en su vida cotidiana, y no mejoran, ni la economía, ni la deuda pública.



28
Sep
10

SPQR




Desde el año de 508 aC, en que fue fundada la República de Roma, todos los monumentos que los romanos elevaron, llevaron las siglas latinas SPQR, que significaban “el Senado y el Pueblo de Roma”.


La palabra “Pueblo” no se correspondía en absoluto con lo que pudiéramos entender hoy día, porque Roma no incluía dentro del término “Pueblo” a toda la ciudadanía, sino tan sólo dos clases sociales: la de los patricios y la de los caballeros (‘equites’).

  • Los patricios eran los descendientes de los fundadores de la ciudad: un centenar de familias, que, naturalmente, acapararon las mejores propiedades, y que se consideraban algo así como “los dueños de la casa” con respecto al montón de gente que vino después, la clase de los plebeyos.


  • Con el tiempo, de los plebeyos se diferenció un pequeño grupo que se puede asimilar a la alta burguesía o clase media, muy fuertes desde el punto de vista financiero: los caballeros (‘equites’).



Cuando el último rey fue desalojado del poder, y se instauró la República, los patricios comprendieron que no podían quedarse solos contra todos los demás, y pensaron en tomar por aliados a los ricos caballeros, que, en el fondo, y como todos los burgueses de todos los tiempos, no aspiraban sino a formar parte de la aristocracia, es decir, del Senado (si los nobles franceses del siglo XVIII hubiesen hecho otro tanto, se habrían salvado de la guillotina).


El pueblo lo constituían, pues, solamente estos dos órdenes: patricios y caballeros. Todo el resto era plebe, y no contaba. Los plebeyos eran agricultores, artesanos, pequeños comerciantes, empleaduchos, y esclavos liberados (“libertos“)… pero no eran “Pueblo de Roma”; carecían de poder e influencia.


Con este planteamiento, es fácil prever que el primer siglo de la República de Roma estuvo enteramente ocupado por las luchas sociales entre los que querían ampliar el concepto de “Pueblo” y los que querían mantenerlo restringido para las aristocracias (la de la ‘sangre’ y la de ‘carteras llenas’).


Así, esa lucha comenzó en 494 aC, es decir, sólo 14 años después de la proclamación de la República, cuando Roma, atacada por todas partes, había perdido todo lo conquistado bajo la monarquía y, reducida a casi ‘cabeza de partido’, tuvo que conformarse con ser miembro de la Liga Latina en pie de igualdad con todas las demás ciudades.


Al final de aquella ruinosa guerra, la plebe, que había proporcionado la mano de obra para llevarla a cabo, se encontró en condiciones desesperadas. Muchos habían perdido los campos, que quedaron en territorios ocupados por el enemigo. Y todos, para mantener a la familia mientras estaban en filas, se habían cargado de Deudas.


En efecto, en Roma, existían el dinero, la inflación, los préstamos y, por ende, las crisis económicas planificadas.


¿ Qué podían hacer aquellos plebeyos para reclamar un poco de justicia ?


Comenzaron a agitarse por calles y plazas, pidiendo por boca de los más desenvueltos, que sabían hablar, la anulación de las Deudas, un nuevo reparto de tierras que les permitiese reemplazar la propiedad perdida y el derecho de elegir magistrados propios.


Pero las clases privilegiadas y su Senado hicieron oídos sordos a estas demandas.





Así que, grandes masas de plebeyos decidieron cruzarse de brazos, retirarse al Monte Sacro, a unos 5 kilómetros de la ciudad, y proclamar que, a partir de aquel momento, no aportarían ni un bracero a la tierra, ni un obrero a las industrias…y, lo más dañino… ni un soldado al ejército.


Estaban en huelga.


Finalmente, el Senado capituló. Canceló Deudas, restituyó la libertad a quienes habían caído en la esclavitud por ellas, y puso a la plebe bajo la protección de 2 tribunos y de 3 ediles elegibles por ésta cada año.


Fue la primera gran conquista del proletariado romano, la que le dio el instrumento legal para alcanzar también las demás por el camino de la justicia social.





No mucho después, Roma lograba la ley de las Doce Tablas“.


Fue otro éxito de los plebeyos: tras volver del Monte Sacro, no cejaron en pedir que las leyes no fuesen dejadas más en manos de la Iglesia,  que a su vez era monopolio de los patricios, sino que se publicasen, de modo que cada uno supiese cuáles eran sus deberes y cuáles las penas en que incurrirían en caso de infringirlas.


Hasta aquel momento, las normas en que se basaba el magistrado que juzgaba habían sido secretas, reunidas en textos que los sacerdotes conservaban celosamente, y mezcladas con ritos religiosos con los que se pretendía indagar la voluntad de los dioses. Si el dios estaba de buen humor, un asesino podía salir de apuros; si el dios tenía mal día, un pobre ladronzuelo de gallinas podía terminar en la horca. Dado que quienes interpretaban su voluntad, magistrados y sacerdotes, eran patricios, los plebeyos se sentían en clara indefensión.


Así, el Senado encargó a una comisión de 10 legisladores que redactasen el código o ley de las Doce Tablas, que constituyó la base, escrita y pública, nada más y nada menos, que del Derecho Romano, que es la base de los ordenamientos jurídicos contemporáneos.


Esta otra conquista lleva la fecha del año 451 aC, sólo 57 años después de la fundación de la República.


La letra P de las siglas SPQR comenzaba a tener otro significado.





Toda huelga general tiene como objetivo extenderse a todas las actividades laborales, y afectar al conjunto de trabajadores e incluso a otros estamentos sociales (estudiantes, jubilados, etc.).


La convocada el 29-S en España, surge como respuesta a la reciente reforma laboral.


Se puede argumentar, con razón, que llega un poco tarde.


Porque la reforma laboral ya está aprobada.


Solo podrá modificarse si otro gobierno la deroga o altera.


Es lícito pensar que tiene más sentido esperar y expresarse en las siguientes Elecciones Generales, previstas para 2012.





Claro que, con la actual ley electoral, el sistema consigue que votar a partidos de implantación nacional que no sean los 2 mayoritarios, minusvalore el voto del resto.


Pero, en realidad, la huelga general no se plantea contra las decisiones de este o cualquier otro gobierno títere de la dictadura de los mercados, sino contra los mercados mismos, y más concretamente, contra la que es hoy su principal arma contra la clase trabajadora española, europea y mundial: el sistema financiero.


Vista la delegación de la soberanía de España a manos del euro, la Unión Europea (UE) y la Banca, la huelga general del 29-S se justificaría no sólo en defensa de derechos económicos, sociales y laborales, sino frente a la tergiversación de la Democracia.


Así, la huelga ya no es una lucha exclusivamente obrera, sino una lucha de todos, porque, directa o indirectamente, a todos van a afectar las reformas, que, por cierto, forman parte de un paquete de medidas neoliberales que la UE trata de implementar vía Fondo Monetario Internacional (FMI). Con dicho conjunto de medidas, similar a los “planes de ajuste estructural” que el FMI imponía a los países latinoamericanos en los años 80’ del siglo pasado para sojuzgar a los países, tratan de imponer duros sacrificios, y hacer pagar al Pueblo por una crisis que éste no ha provocado, y que ya le está afectando seriamente.





Esta crisis no ha sido provocada por la inmensa mayoría de la población, sino por una pequeña minoría de especuladores ligados a la gran Banca que, con el pretexto del estallido de la “burbujainmobiliaria y financiera, la han trasladado a la economía real vía saqueo de las arcas públicas (con la colaboración de gobiernos cómplices) y la supresión drástica del crédito a empresas y familias, provocando miles de quiebras, y millones de parados.


El rescatar a la Banca no lo va a pagar la propia Banca. Quieren que lo paguen el Pueblo.



La reforma laboral es el primero de los ejes del ataque a la población.


De entrada, esa reforma mina el papel de los sindicatos.


Además, y en paralelo, se ha orquestado una brutal campaña de propaganda contra los sindicatos, en prensa e Internet.


Los especuladores que han creado la crisis exigen recortar salarios y derechos sociales, diciendo que los trabajadores vivían “por encima de sus posibilidades“. Los gobiernos aplican planes de ajuste contra los trabajadores… Pero la campaña se forma sólo cuando los sindicatos convocan una huelga general contra esos recortes.


Y es cierto que los sindicatos han actuado de forma excesivamente complaciente, firmando ‘pactos sociales’ que libraban de responsabilidad al gobierno de turno por las mermas sociales, pactando ERE’s a nivel autonómico o nacional, y beneficiándose de la gestión de la formación para desempleados.


Pero la explicación de los ataques tiene que ver con la hipótesis de una ofensiva en toda la UE contra el (muy básico en el caso de España) estado del bienestar.


El Partido Popular (PP) ya tiene puesta la vista más allá de la huelga general: espera ganar las próximas elecciones. Ese hipotético gobierno del PP sería el encargado de profundizar en el desmantelamiento del estado del bienestar y en el recorte aún más grave de los derechos laborales. Y para esa política, con un PSOE en la oposición después de haber dado los primeros pasos en esa línea, sólo queda un enemigo a tener en cuenta: los sindicatos.





Porque, hoy por hoy… los sindicatos son los únicos que pueden movilizar y sacar al Pueblo a la calle para defender sus derechos.


La campaña contra los sindicatos quiere facilitar las cosas a los que se aprovechan de la clase trabajadora, desmoralizar a los propios trabajadores, y dejarles sin armas de organización colectiva para responder a los recortes salariales y sociales.





Los otros 2 grandes aglutinadores de masas: los clubes de fútbol, y la Iglesia y cofradías católicas no han puesto el menor interés por defender al ciudadano, ni lo van a poner.


Y los sindicatos tienen tanta legitimidad para hacerlo como el que más. Suman tantos afiliados como los partidos políticos que dicen representar al conjunto de los españoles. Si 3’5 millones de afiliados son suficientes como aval de los partidos para presentarse a unas elecciones, 3’5 millones de afiliados también avalan a los sindicatos para representar así a los trabajadores.


Y es desde los sindicatos desde surge la mejor posibilidad de reconstrucción de la “izquierda social“, como salida política.


De ahí la importancia del éxito de la huelga general, como resistencia frente el ajuste neoliberal actual y previsible.





En España, uno de los colectivos de trabajadores más reivindicativos, con permiso de las organizaciones agrarias y ganaderas, viene siendo el de los mineros del carbón.


Resulta clarificador…


Los mineros son trabajadores de un sector “obsoleto.


Pero es que sectoresobsoletos” lo son todos los del país, porque se pide competir en cada momento con quien ofrezca, a nivel mundial (por aquello de la ‘Globalización‘), el menor coste de mano de obra, sin asumir responsabilidad alguna por el medio ambiente, cuando hay beneficios, ni por las consecuencias para las personas, cuando deja de haberlos.


Y, por eso mismo, todos los trabajadores de España y la UE ya están obsoletos. Hoy se ofrecen mejores costes de mano de obra para productos y servicios desde China, Argentina, Brasil… Pero, cuando dejen de ofrecerse desde esos países, aparecerán otros: India y Vietnam… Y luego, otros…



Y el rastro que se irá dejando es de pobreza y miseria, las raíces de los males del mundo.


Tendremos un mundo globalmente pobre.





En paralelo con el paro y los recortes de derechos sociales, asistiremos a otra oleada de privatizaciones, con la excusa de tapar el agujero de la Deuda.


Los gobiernos volverán a recurrir a la malventa de activos públicos para sanear las cuentas… que irán a parar a los de siempre, administrándolos gestores más preocupados por el lucro que por el servicio prestado.





En España, una vez avanzadas las privatizaciones en las áreas de salud y enseñanza, quedan, como bocados muy apetitosos, AENA (gestor de aeropuertos); el 20% de Red Eléctrica, el transporte de mercancías de RENFE (e incluso el ADIF, gestor de las infraestructuras ferroviarias), las cajas de ahorro (proceso ya iniciado), el agua (la Comunidad Autónoma de Madrid sacará próximamente a Bolsa el Canal de Isabel II), la lotería del Estado

Mientras tanto, el gobierno de EEUU nacionaliza empresas para salvarlas de la quiebra: la aseguradora AIG, el banco Citigroup, las automovilísticas General Motors y Chrysler… en contraste con las políticas que se aplican dentro de la UE. Estos romanos están locos.




En tiempos de la República de Roma, el Pueblo lo componían sólo los nobles y los ricos. En el Capitalismo actual, el Pueblo somos la Plebe: todos, menos los nobles y los ricos.


Los privilegios surgidos en ambas épocas son análogos, pues en ambas se lucha por el status basado en el juego de Dinero y poder.


Por eso, del mismo modo, los plebeyos de Roma se negaron a reconocer ninguna pertenencia natural a una casta inferior, e hicieron huelga.


De hecho, negarse a trabajar ha sido siempre la  única arma disponible para la Plebe.


Al menos, tenían una. Porque, por debajo en la jerarquía social, utilizados como la mano de obra más barata posible, y como base del sistema productivo, estaban los esclavos.


Los esclavos eran alojados, vestidos y alimentados por sus amos. Pero, en el Capitalismo actual, los esclavos pagan su propia manutención.




“La esclavitud posibilita la propiedad sobre el trabajo, pero obliga a tener que cuidar de los obreros, mientras que… el Capital controla el trabajo, gracias al control de los salarios. Y eso se puede conseguir, controlando el Dinero” (circular interbancaria de julio de 1862, contra el greenback, una nueva moneda libre de Deuda para EEUU).





Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 64 seguidores

Anuncios