Posts Tagged ‘coches

28
Mar
14

Antropoceno 2

Coliticos



¿Podemos confiar en que los gobiernos reduzcan el CO2?



No.


Desde luego, no al ritmo que sería deseable para minimizar el cambio climático y sus consecuencias sobre los hábitats humanos.


Ya existen tecnologías eficientes, en términos de Coste/Beneficio, para disminuir las emisiones.


Sin embargo, la mayor parte de las inversiones se dirigen hacia el descubrimiento y desarrollo de más recursos fósiles, convencionales o no.


Un estudio de Greenpeace demuestra que el 98% de créditos del Banco Mundial (BM) van a proyectos que agravan el calentamiento del planeta.


En lugar de contemplar el problema desde una perspectiva global y responsable a medio plazo, los gobiernos, hasta ahora, abanderan intereses locales, materialistas y efímeros.


Ponen barreras institucionales, dan incentivos inadecuados, favorecen los intereses creados, evitan crear agencias reguladoras efectivas, y dan información inexacta, sesgada o falsa.




Emisiones de CO2 desde 1980




Los países que más CO2 emiten, EEUU y China, no se han comprometido a ninguna reducción en base al Protocolo de Kioto.


Tampoco se han comprometido otros países que han registrado un rápido desarrollo, como India, Brasil, Indonesia o Vietnam… Y, al no estar obligados a reducir sus emisiones, se han convertido en los destinos perfectos donde los países desarrollados externalizan sus operaciones industriales.


Gran Bretaña, Francia y Alemania pueden presumir de que sus economías se han vuelto “más ecológicas”, pero, en realidad, el trabajo sucio lo están haciendo por ellos los países en desarrollo, que de paso emiten más gases de efecto invernadero de los que es capaz de reducir Europa.


De forma que China, EEUU e India, sin ataduras, suman prácticamente el 50% de las emisiones de CO2 a la atmósfera.


Es más: gracias a una filtración, sabemos que EEUU, que alberga al 4% de la población mundial pero emite el 25% del CO2, llevó en su agenda para la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP19) de 2013 celebrada en Varsovia, los objetivos de:
Minimizar la importancia de los daños y pérdidas del calentamiento global, promover los intereses privados en el Fondo Verde para el Clima [un instrumento para financiar a las empresas multinacionales], y retrasar los plazos para reducir las emisiones“.




COP 19 Compromiso 0




Es fácil adivinar que la cumbre COP19 terminó en otro sonoro fracaso de la lucha contra el cambio climático para la transición hacia un futuro sostenible.


Por ello, organizaciones y movimientos como Greenpeace, OXFAM, CSI, ACTIONAID, AMIGOS DE LA TIERRA y WWF decidieron retirar a sus delegaciones del evento.


Europa lidera las intenciones de reducción de emisiones de CO2 en el mundo, en efecto… al estilo neoliberal.


Y han creado un mercado bursátil de “Bonos de CO2“, asignando cuotas de CO2 a las empresas. Si una empresa no agota su cuota, puede vender ese sobrante a las empresas que sí rebasaron el cupo que les fue asignado.


Al amparo de este esquema de asignación de cuotas, el Sistema Europeo de transacciones de Emisiones (ETS) se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos en materia de especulación financiera.


Casi todos los Bancos europeos importantes, y la mayoría de las grandes corporaciones multinacionales de la Unión Europea (UE), están involucrados en esta especulación con “Bonos de CO2“, también llamados “Derechos de Emisión“.


Por eso, no sorprende que la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (AICE; en inglés, IETA), el principal lobby de los especuladores del mercado mundial de “Bonos de CO2“, haya sido uno de los organismos con mayor presencia en todas las conferencias sobre el clima.




Bobos de carbobo




En 2003, se compraron y vendieron bonos que sumaron 78 millones de toneladas de CO2; en 2005, aumentó a 799 millones de toneladas, con un valor de 9401 millones de euros, y en 2006 se comercializaron 1600 millones de toneladas por 22500 millones de euros.


Los países europeos dominaron este mercado del CO2 con el 86% de las compras.


Y eso que es falso el postulado que lo sostiene, porque las reducciones de emisiones no son equivalentes, y no se pueden intercambiar los derechos a emitir gases invernadero entre agentes tan diferentes como una planta termoeléctrica, una siderúrgica o una granja de cerdos.


Por lo tanto, las reducciones de emisiones correspondientes no pueden ser iguales, ni desde el punto de vista de equidad, ni desde el punto de vista tecnológico.


La UE, nacida de un núcleo de países con intereses en el carbón y el acero (CECA) anuncia que abanderará la “lucha” contra el cambio climático… sólo si “es razonable“.


“Razonable”… para la patronal europea BusinessEurope, que ya ha afirmado que un recorte del 40% en las emisiones de CO2 para el año 2030 sería excesivo, porque el resto de socios internacionales de la UE no están haciendo esfuerzos “comparables”.


Por cierto… Las organizaciones ecologistas creen que ese objetivo del 40% ni siquiera es lo suficientemente ambicioso como para frenar el cambio climático.




Incómodo CO2 Cómodos impuestos




Otro problema de fondo en la lucha contra el calentamiento global causado por la acción humana, es la tentación de utilizar a los concienciados para convertirlos en “tontos útiles” al servicio del poder político y económico.


Todos sabemos que a medio plazo el petróleo se acaba, y con él, la principal fuente de energía de nuestra civilización. Hay que cambiar de combustible y de tecnología, y eso… cuesta dinero.


¿Qué hacer?… Fácil. Si convencemos a los suficientes millones de personas de que son culpables de la destrucción del planeta, serán éstos quienes cargarán con el coste del cambio tecnológico.


Y ya está en marcha.




GCF al rescate




Así es como se ha creado el Fondo Verde para el Clima (FVC, en inglés GCF), al que los países han de aportar dinero.


Una vez conseguido, buena parte del FVC se destinará a aplicar las tecnologías de almacenamiento geológico del CO2 (“captura de carbono”, algo similar al sísmico Proyecto Castor de gas), una tecnología ineficiente que luego analizaremos, pero que propicia la corrupción de gobernantes de países en desarrollo: por un poco de dinero, permiten que sus territorios y compatriotas carguen con el CO2.


El turismo del desecho ya tiene precedentes. Por ejemplo: en 2011, la asolada y maltratada Haití recibió los restos de la incineración de la basura de todo un año de la ciudad de Los Ángeles (California, EEUU), a cambio de “ayuda monetaria y humanitaria” tras el terremoto que sacudió este país caribeño.




CO2mentera




Como buen mercado, el mercado del CO2 es un negocio para las fábricas, y una ruina para el Estado.


En España, por ejemplo, entre 2008 y 2012, ha resultado un enorme negocio para la industria “pesada”: cementeras, azulejeras, ladrilleras, etc.


Como han funcionado a medio gas por la crisis, han vendido sus derechos de emisión de CO2 no usados por 1279 millones de euros.


No parece se haya destinado para mantener a sus plantillas fuera del paro.


Mientras, en el mismo periodo, el gobierno español debe compensar el exceso de emisiones de los ciudadanos (que se ve son los “culpables”), destinando 1250 millones a comprar Derechos de CO2 en el extranjero.


Una vez más, se aplica la regla de oro del capitalismo neoliberal: “privatizar las ganancias y socializar las pérdidas“.


No sorprende que, en 2009, de los 144000 millones de dólares que se destinaron a los mercados de
carbono, sólo el 0,2% se dirigiese a proyectos concretos… El grueso se destinó a gastos de intermediación, consultorías, estudios, inversiones estilo “compra con vocación ambiental de tierras”…


Estas cifras encajan con la estrategia de presión de los lobbies que actúan en representación de las multinacionales implicadas.




Emisiones mundiales de CO2 en 2010 por sectores de producción




Por ejemplo.


El transporte marítimo mueve el 80% del volumen, y un 70% del valor del comercio mundial.


A su vez, la aviación civil soporta el 8% de la actividad económica internacional y, con sólo un 0,5% del volumen, mueve más del 25% del valor del comercio mundial.


El Protocolo de Kioto permite, gracias a la redacción de su Artículo 2.2, que ninguna nación se vea obligada, de forma individual, a reducir ninguna de sus emisiones en los sectores del transporte marítimo y la aviación civil.


Las propuestas de reducción no prosperaron por ir en contra de los intereses de las navieras, las compañías aéreas, el sector turístico, el comercio


Sólo hubo acuerdo para implantar un impuesto internacional… que se aplica al pasajero aéreo.




Emisiones mundiales del transporte


No se quiso poner en peligro el lucro global de estas actividades, cuyo coste medioambiental podría reducirse con alternativas de consumo locales o más cercanas.


Y estos 2 sectores, transporte marítimo y aéreo, sólo son responsables del 5% de las emisiones de CO2 mundiales.


Así que es fácil suponer la presión que ejercerán los lobbies de las industrias petrolera, nuclear, agrícola y forestal, para evitar que se acuerden medidas de reducción de sus emisiones, que son las mayoritarias.




Coches futuros




En cuanto a la responsabilidad de los países, y asumiendo un trato igualitario, los estados en vías de desarrollo se niegan a adoptar medidas al mismo nivel que los países desarrollados.


El futuro, a medio plazo, se juega en Asia.


En 2030, la flota de automóviles de China habrá superado a la de EEUU (que, a su vez, se habrá incrementado en un 60%), y en 2050, China tendrá casi tantos coches como todo el mundo tiene en la actualidad. E India “avanzará” también con una flota de 367 millones, 45 veces el número en sus carreteras congestionadas hoy.


El número de automóviles en todo el mundo crecerá desde los 600 millones de 2005 a unos 2900 millones en 2050.


Más aceromás carbón.


Muchos de esos vehículos serán de bajo precio (‘low-cost’), con lo que su consumo de petróleo no será “muy refinado“.


Quizá, en este contexto, el previsible consiguiente aumento del precio del petróleo actúe como paulatino efecto disuasorio.




Volutas polutas




Pero, entretanto, da miedo pensar en la polución del aire.


O en el terreno que se ganará para construir carreteras y autopistas a costa de la agricultura tradicional.


O, incluso, en coches eléctricos recargados con energía procedentes de carbón “limpio”, de centrales nucleares y de otras fuentes no-renovables.




CACa




En paralelo, oiremos hablar de “soluciones” tecnológicas que no son efectivas, pero sobre las que nos desinformarán para hacernos creer que lo son… o que lo pueden ser pronto.


Por ejemplo, la captura y almacenamiento de CO2 (CAC, en inglés CCS).


Se anuncia como un método práctico y de bajo coste que ya está casi listo para reducir las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas.


Sin embargo, la mayoría de sus ensayos y proyectos piloto ya se han abandonado en (casi) todo el mundo.


¿Por qué?


Porque estos “prometedores” sistemas CAC consumen energía, lo que obliga a gastar más combustible, y por tanto, deviene en mayores emisiones de CO2 … En efecto: así, no tiene sentido aplicarlos.


Pero es útil divulgar su supuesta bondad: beneficia a quien lo va a desarrollar, y a quien podrá seguir emitiendo CO2 dando por sentado que en algún momento se conseguirá hacerlo viable.




CEO-dos




Ni el cambio climático es reversible… ni nos va a esperar.


Hay soluciones tecnológicas limpias, ya disponibles. Implementarlas, sólo requiere voluntad política.


Cabe pensar, parafraseando a Eduardo Galeano, que “si la naturaleza fuera un banco, ya la habrían salvado“.






(Continuará)



Anuncios
28
Feb
12

La otra cara de la moneda




Sólo 1 semana despúes de que el banquero Emilio Botín presionase para acometer ajustes laborales rápidamente, el nuevo gobierno de España aprobó una nueva reforma laboral.


Enhorabuena a los empresarios, porque ahora:

  • Si tu empresa presenta un balance económico negativos (o incluso una perspectiva negativa) en 3 trimestres, podrás despedir de forma procedente, con 20 días de indemnización y máximo de 12 mensualidades. Como en plena crisis, casi todas las empresas presentan perspectivas negativas, hazte a la idea de que podrás despedir con 20 días. Además, para el despido improcedente, la indemnización de 45 días pasa a ser de 33. Dicen que la medida no es retroactiva… pero en realidad sí que lo es (¿ e inconstitucional ?), ya que, para los contratos firmados antes de la reforma, se hará un doble cálculo para las indemnizaciones utilizando las nuevas condiciones.
  • Si quieres bajarle (o subirle) el sueldo a un empleado, o bajarle (o subirle) el número de horas de trabajo, ahora puedes.
  • Si tu empleado no acepta la bajada de sueldo o la subida del número de horas de trabajo, podrás despedirle… Simplemente, utiliza lo del balance económico negativo o la perspectiva negativa.
  • A partir de ahora el convenio de tu empresa primará por encima del sectorial. De este modo, tu postura estará por encima de la de los sindicatos. Y, además, tu empresa podrá ‘descolgarse‘ del convenio, es decir, no aplicar, cualquier parte del mismo.
  • Si tu empresa tiene menos de 50 trabajadores, tus contratos indefinidos alargarán el período de prueba hasta los 12 meses. Pasado ese año, podrás rescindir el contrato sin preaviso y sin indemnización.
  • Si tienes pensado ejecutar (perdón, realizar) un número considerable de despidos, ya sean definitivos (ERE) o temporales (ERTE), ahora podrás hacerlo más rápido: la reforma elimina la autorización previa por parte de la Administración, con lo que tu empresa evita esa supervisión.
  • Si alguien falta al trabajo justificadamente por enfermedad, entre 9 y 20 días en 2 meses, es motivo de despido.
  • Los despedidos tendrán que denunciar a sus compañeros para ser readmitidos: los propios trabajadores podrán denunciar a otros empleados por ser ellos los despedidos y no sus compañeros de trabajo.
  • Las personas contratadas “a tiempo parcial” podrán realizarhoras extras“… El trabajador va a estar más aún (si cabe) a tu merced.
  • Utiliza las Empresas de Trabajo Temporal (ETT). Al poder actuar como agencias de colocación, basta con “no renovar” la subcontratación para castigar quejas, embarazos, rechazo a horas extras, seguimiento de huelgas, etc.





Pero no todo está al gusto de todos.





La pequeña y mediana empresa de menos de 50 trabajadores representa el 95% del tejido productivo español, y prefieren el despido improcedente: como han movido mucho dinero negro, no pueden demostrar que ahora les va peor.


Y ven que la Banca se ha quedado con el dinero público, en lugar de ir a parar a la economía real… Las pequeñas y medianas empresas dependen del consumo de la población, pero si disminuyen los salarios y sigue aumentando el desempleo, el consumo no va despegar.


Estas empresas sufren, como los particulares, el problema del acceso al crédito de la Banca, y no se benefician de las posibles facilidades para el cobro de dinero público… En efecto, muy pocas tienen cobros pendientes por parte de la Administración, porque las trabas en la licitación pública siempre las han desanimado a presentarse, debido al desconocimiento, la burocracia, los avales que se piden, la falta de economías de escala al dar precios, la inflexibilidad en los tiempos de ejecución, las barreras lingüísticas y territoriales, y la falta de experiencia previa… Todo lo cual siempre les ha supuesto una gran inversión de tiempo y dinero que nunca han podido afrontar.


No van a contratar a alguien por 1 año sin indemnización, si no hay volumen nuevo de negocio. Y el creciente desempleo provoca que aparezcan más y más nuevas pequeñas y medianas empresas, aunque sean unipersonales (‘autoempleo‘)… es decir, más competencia en una ya precaria economía.


Así que, la nueva reforma laboral no está orientada a las pequeñas y medianas empresas. Sus escasos recursos, su escaso valor añadido y productividad, su concentración en el sector servicios y el comercio, su falta de innovación y posibilidad de acceder a nuevos mercados, las deja fuera, tanto del crecimiento, como del desarrollo.


El nuevo gobierno ha desoído las nefastas experiencias de ajuste, dado un paso más en la agenda de recortes para los trabajadores, y dado de lado a las pequeñas y medianas empresas.





Los beneficiados son otros.


Por ejemplo, la nueva reforma laboral abarata a la décima parte el coste del despido en la Banca… para su “proceso de transformación, que el propio gobierno calcula afectará a un 20% de los 250.000 empleados del sector.


Más ejemplos: el cierre de 500 empresas públicas, y el despido de decenas, quizá centenares de miles de funcionarios “interinos” y “personal laboral” subcontratado… facilitando la privatización, pese a que esas empresas puedan estar dando beneficios, hasta el punto incluso de vender a precio de saldo (hasta por 1 euro).


En cuanto a “flexibilizar” el mercado laboral, no hacía falta ninguna nueva reforma…


España ya concentra el 90% de los empleos temporales y el 40% de los empleos indefinidos destruidos en la Unión Europea (UE) entre 2007 y 2011.


En España se han perdido, durante ese periodo, 1.440.000 trabajos temporales y 1.696.500 indefinidos.


La tasa de temporalidad en España es del 60,8 para los jóvenes menores de 25 años, del 40,2% para los trabajadores entre 25 y 29 años, del 26,6% en la banda de 30 a 39 años, y del 19,5% entre los 40 y los 49 años.


¿ Cómo es posible que eso sean ‘ventajas‘, y justifiquen los ajustes y recortes sociales como los que recoge esta nueva reforma laboral ?


¿ A qué país le ha ido bien ?


En Europa, hay que mirar a Alemania.


Hay que volver la vista hacia Alemania… porque, en 8 años, han reducido el desempleo, desde 5 millones de parados, a tan sólo 3.


Un nuevo “milagro alemán“, que se propone como ejemplo y modelo a seguir.





En su programa “Salvados”, el periodista Jordi Évole viaja a Alemania para ver cómo les ha funcionado la reforma laboral que iniciaron hace varios años.


Para conocer de primera mano sus efectos.



Gordon Finkbeiner es un jefe de equipo en una multinacional alemana en Colonia.


Los trabajadores entran a las 8 de la mañana y se van a las 5 de la tarde… en una jornada laboral de 9 horas, porque comen en 15 minutos, en su puesto de trabajo, bien su propia comida, bien la que pueden adquirir en una furgoneta ambulante de bocadillos.


Y eso, si te va bien.


Sara González quería ser azafata de vuelo, y de momento trabaja en un restaurante, de camarera. Cobra 364 euros al mes, por 20 horas a la semana. Y tiene un segundo empleo similar; en total, cobra unos 650 euros, por 30 horas a la semana, sin contar el tiempo de los desplazamientos.


Esto es muy común en Alemania… porque es muy rentable para los empresarios.


Muchos españoles y franceses que llegan, se ven obligados a vivir bajo esas condiciones… Les mantienen “en movimiento“.


Y eso que han aprendido el idioma. Y que se esfuerzan mucho.


Sara González estima en un 5% los que consiguen buenas condiciones, pero el resto… Muchos ingenieros trabajan de mecánico o de camarero… y muchos otros han regresado a España: para malvivir en Alemania, prefieren volverse a casa de su madre.





El sociólogo Antonio Brettschneider explica el nuevo “milagro alemán“.


Hay 2 caras de la moneda.


Una, es la versión oficial que vende el Gobierno alemán: la reducción del paro.

La otra, la que no explican, es qué tipos de trabajo se han creado, ni de qué puestos de trabajo se trata.





Los españoles, como otros muchos ciudadanos europeos, se están “alemanizando”.

Reformando las pensiones para subir la edad legal de jubilación de los 65 a los 67 años… O reformando la antes “intocable” Constitución para introducir un techo a la Deuda Pública.

Todo eso, lo hizo Alemania hace 4 años, en 2007.

Las reformas en Alemania empezaron en el año 2003; entonces había 5 millones de parados (un 11 o 12%). La idea de fondo es que el trabajo tenía que ser más barato y más flexible… y lo que se hizo fue abaratar el trabajo y desrregularizar el mercado laboral.


La patronal española dice exactamente lo mismo… Es, literalmente, el mismo discurso de cualquier patronal en cualquier país.


Ahora, en Alemania, hay muchos más trabajos mal pagados, más desprotegidos y de mala calidad; y han aumentado las jornadas de trabajo 2 ó 3 horas semanales.


¿ Han aumentado los sueldos también ?… Pues no: trabajan más horas, por el mismo dinero.


¿ Por qué lo aceptan los trabajadores ?… La alternativa que se les ofreció era llevarse (‘deslocalizar‘) cada nueva fábrica a China o a la India. Como ejemplo, ponían el de la empresa Nokia, que trasladó una gran fábrica que antes daba empleo a 2000 empleados, a Rumanía.

Así que, vienen a decir: si queremos reducir el paro, tenemos que ponérselo más fácil a las empresas, para que no se marchen y se queden aquí. Tenemos que ofrecerles algo: trabajar más y cobrar lo mismo… o trabajar lo mismo y cobrar menos.

¿ No le han montado los sindicatos ninguna huelga general a Angela Merkel ?… Pues no… Porque, en otro “ejemplo a imitar”, en Alemania, no existe el concepto de “huelga general“… En Alemania no está permitido movilizar una huelga sectorial unilateralmente.



Eso sí que es una buena solución para ganar “competitividad”…


Entre los alemanes hay una cierta resignación… En cierto modo, ven que van copiando poco a poco el “estilo americano“… Un estilo anglosajón de mercado de trabajo desrregularizado, y de sociedad más individualista donde cada uno se busque la vida a cualquier coste.





Ahora se entiende el “milagro alemán“.

Consiste en crear puestos precarios, pero muchos de ellos.

Así, tienes más gente trabajando, pero en peores trabajos que nunca.

El precio que piden a España para reducir el 23% de desempleo, es seguir este “ejemplo” alemán: más contratos basura, más trabajos por menos de 1000/800/600/... euros, menos seguridad, más desigualdad

Estos campeones del mundo en ingeniería industrial, en fabricación y ensamblaje de máquinas, han exprimido la legislación laboral alemana, para pagar 15 días por año trabajado en los despidos procedentes, y 0 (cero) en los improcedentes.


Otra de las grandes reformas de su mercado laboral fue la reducción del periodo de prestación por desempleo (el “cobro del paro”), que pasó, de durar entre 24 y 36 meses, a ser ahora de sólo 12 meses.


Y cuando se acaban esos 12 meses, te dan un subsidio que consiste en que te pagan el alquiler del piso y la calefacción… sólo si vives en un piso pequeño (no mayor de 40 m²) y estás solo. Y una cantidad de 365 euros en metálico.


¿ Es fácil acceder al subsidio ?… No. Tienes que demostrar que no tienes recursos. Por ejemplo, si tienes un coche, te van a pedir que vendas tu coche. Tampoco puedes tener un piso y cobrar el subsidio… Antes, tienes que vender el piso, e irte de alquiler.


¿ Y si vives en pareja, y tu pareja tiene trabajo ?… Pues entonces, no te conceden el subsidio… Suponen que tu pareja te mantiene.


El subsidio es sólo para gente sola, que casi no tiene recursos.





Un ejemplo reciente: cierta persona cobraba el subsidio, y además de cobrar el subsidio, estaba mendigando por la calle. Un día, pasa a su lado un controlador de la Oficina de Empleo y se fija en que esa persona, además de cobrar el subsidio, está “ganando” dinero… el de las limosnas. El controlador calcula cuántas monedas había en su platillo, y que esa persona va a ganar 3 ó 4 ó 5 euros a la hora mendigando… así que… ¡vamos a recortarle la prestación!. Y le quitó una parte del subsidio.


¿ Suena familiar ?… La nueva reforma laboral en España no toca las prestaciones por desempleo, pero aplicará la norma actual con extrema rigidez: las personas en paro que rechacen 3 ofertas de trabajo, perderán su derecho a la prestación de desempleo… sean las ofertas las que sean… Como si te piden ir a trabajar a Laponia. Y el Ministerio de Empleo ha insistido también en que se controlará el cobro injustificado de prestaciones mediante el cruce de datos de diferentes organismos.


Así es el sistema. Esa es su lógica.


No es que los alemanes sean “cuadriculados”… Simplemente, les gusta la “exactitud”.





Ahora se ve la otra cara de la moneda.


La otra cara del euro.





El lado oscuro de la frase propagandística gubernamental “Ahora, en Alemania, somos más trabajadores que nunca … Gracias, Alemania”.


Sueldos de 2 euros la hora para fregar platos y limpiar suelos, agencias de empleo que demandan personal al que pagar menos de 60 céntimos la hora…


E “ingeniería alemana” al dar las cifras de empleo y paro: hay 3 millones de parados… pero 7 millones de empleados con ‘minijobsSegún la Oficina Federal de Estadísticas alemana, de 1999 a 2009, los ‘minijobs’ crecieron un 47%, los contratos a tiempo parcial un 28% y los temporales, ¡un 131%!… mientras que los contratos indefinidos sólo subían un 4%.


Discretamente, el gobierno alemán también recalificó a más de 200.000 parados de 58 años en adelante, quitándoles de las listas del paro sin explicar el por qué. El portavoz del Ministerio de Trabajo tuvo que reconocer que “sólo un 43% de los parados de edad madura estaban registrados en las listas oficiales”.


El director de una agencia del paro de Alemania ha manifestado al periódico conservador Die Welt: “La verdadera cifra no es 3 millones de parados, sino 9 millones de precarios”.


Bueno, más bien, 10 u 11 millones.


Aleccionados por la propaganda oficial alemana, a los alemanes les parece bien que Angela Merkel dirija Europa. Creen que es mejor que 2 ó 3 personas tomen las decisiones, en lugar de todos los socios europeos.





Alemania ya exportaba coches y máquinas… y ahora, está exportando el “modelo alemán”.


Y ese “modelo alemán” NO es un modelo de “estado de bienestar” al estilo de los países nórdicos… sino el conocido modelo neoliberal anglosajón.


Antonio Brettschneider recalca:
“Lo que os queda por sufrir, en Alemania lo hemos hecho ya. Hay menos paro, pero la sociedad NO ha mejorado en los últimos 10 años, para nada”.


Jordi Évole se sorprende de que, con esa realidad, no haya una revolución social en la calle… ¿ O es que no había más remedio ?


Brettschneider frunce el ceño y lo explica: eso es lo que nos han dicho. Que no hay más remedio. Y si lo vas repitiendo, y repitiendo, diciéndole a la gente que “no hay alternativa”, que “no hay más remedio”… la gente empieza a creerlo…


Nos han dicho: o más paro, o más desigualdad… Y se ha elegido tener más desigualdad.


Aunque ya sabemos lo que acarrea la desigualdad: deterioro de la salud y aumento de la violencia.


Sin contabilizar los efectos de esta nueva reforma laboral, 580.000 hogares españoles ya no perciben ingreso alguno, ni del trabajo, ni de prestaciones de desempleo ni de la Seguridad Social.


Pero la propaganda neoliberal insiste en que ‘no hay alternativa’.


“Eso es lo que dice el gobierno alemán. Eso es lo que va a decir vuestro gobierno. Eso lo vais a escuchar muchas veces en los próximos meses en España.”


El actual presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, avisa: “Las reformas no van a funcionar a corto plazo”.


Como gurú, no tiene precio.





Sin embargo, Angela Merkel fue más explícita.


Y también los grandes empresarios, la patronal de la gran empresa, al asegurar que:
“La reforma laboral es muy importante, busca flexibilidad y seguridad, y que miles de jóvenes tengan un contrato”.





Pero ha sido José María Aznar Botella, primogénito del ex-presidente del gobierno José María Aznar y de la actual alcaldesa de Madrid, Ana Botella, con la seguridad que da conocer los entresijos del poder, quien mejor ha interpretado los efectos de la nueva reforma laboral, así:


“Esta reforma laboral seguramente no resultará en una creación neta de puestos de trabajo en el corto plazo, pero sí que contribuirá a una renovación del mercado laboral, por la que un gran flujo de trabajadores saldrá del mismo y será reemplazado por otro más productivo. Naturalmente que esto no se hará sin traumas, pero a la larga nuestra economía se beneficiará y sobre todo… los jóvenes.”


Renovación. Reemplazo.


Unos salen y otros entran.


Para los que salen, no hay planes… ¿ O sí ?


Porque ahora cobra sentido que la mamá de Aznar Junior propusiese cubrir con voluntarios los servicios públicos que se queden sin atender, tras el despido de funcionarios interinos y laborales.


Y también se entiende mejor que Engracia Hidalgo, Secretaria de Estado de Empleo de España, afirme que “los perceptores de una prestación por desempleo que no estén haciendo un curso de formación se puedan utilizar para ofrecer un servicio a la comunidad. Este es un momento para que los desempleados que cobran su prestación por paro aporten ‘valor añadido’“…
Claro, no sea que ocupen su tiempo como parados buscando un trabajo decente.





Se trata de cambiar cromos usados por unos nuevos.


Unos salen, para que otros entren… haciendo más horas por menos sueldo y menos derechos sociales.


La culpa debe ser nuestra. Hasta ahora, y merced a un sistema público de salud, hemos tenido la fea costumbre de no morirnos, y mira que lo intentan.


Así que la reforma busca un “efecto de sustitución“.


Pero, ya puestos, si son el ejemplo y el modelo a eguir, habría que fijarse más en Alemania.





En la Alemania que proclama que los países del Sur de Europa gastaron por encima de sus posibilidades, cuando, para que un país venda, ha de haber otro que compre… aunque sean armas.


En la Alemania que exige a los países que reduzcan su déficit público al 3%, y que a la vez incumplió constantemente los límites de impuestos por el Tratado de Maastrichtsin ser sancionada.


En la Alemania que dice no poder haber previsto la futura crisis cuando se creó la Unión Europea (UE)… pese a que, en febrero de 1998, 155 economistas alemanes (algunos, asesores del mismísimo gobierno alemán) ya decían que ESTE euro llevaría a la ruina a España, Portugal, Grecia


En la Alemania que está forzando el fin de esta Unión Europea con el “visto bueno” de EEUU. En efecto: cuanto más débil esté el euro, mejor para Alemania (por su modelo exportador), mejor para EEUU (y su negocio de la espiral de la deuda), peor para China (la Unión Europea es su mayor socio exterior), y peor para España, Portugal, Grecia… (atacados por “los mercados financieros“).


En la Alemania que busca forzar la situación de países como España hasta su suspensión de pagos, pero, por supuesto, garantizando que la Banca alemana cobrará su deuda.





En 2012, vence el pago de la Deuda española por un montante de 130.000 millones de euros, es decir, como todo el presupuesto de gastos estatal.


Dado que dos tercios de estos vencimientos corresponden a la deuda a corto plazo, es muy probable que se trasladen a 2013… a través de más emisiones de deuda nueva a corto plazo.


Pues muy bien.


De acuerdo.


Vamos a fijarnos en Alemania.


En la Alemania que declara que “las deudas están para ser pagadas“, pero que no pagó en 1924 su deuda de 132.000 millones contraida en virtud del Tratado de Versalles.


No sacrifiquemos nuestros sueños a cambio de nada.


Sí que hay otras alternativas.






Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 65 seguidores

Anuncios