Posts Tagged ‘déficit

22
Jul
13

Publinformes 2

Seguro

2. Como motos



Seguro.


La demencia se incrementará un 125% en los próximos años.


Brrrum… Brrrrrrruuuummmm…


Cada vez más, se oirá: “Me mantiene mi padre, de 93 años


Acelerando.


El presidente de la patronal, tras dar el banderazo de salida, advierte no obstante que el país todavía no acaba de ir “como una moto“… Que “(aún) hay que hacer muchas reformas”.


Eso no es descolgarse en plena curva.


Ni salirse de la trazada.


Ni circular en sentido contrario.


Habla cual manager representando a su piloto: un gobierno neoliberal.


Enciende la chispa para prender el combustible.


Y trae una nueva caja de cambios.


Más reformas laborales.


Y, preferentemente, más reformas… de las pensiones.


Sí, ese engranaje social que nunca se modificaría… pero que va de dulce cuando se toca porque parece no chirriar.


Sobrerrevolucionando modelos viejos, con el casco mal abrochado y chasis sin carenado, sin suspensión ni freno.


Poniendo en peligro la estabilidad.


En una etapa de su carrera en que gripar les deja a las puertas del desguace.


Sofado


En la Europa social, las pensiones son el único circuito económico que aún no ha sido privatizado.


Así que van a por todas.


Para la transmisión, nombran un comité de sabios que oportunamente les da la razón.


8 de los 12 expertos del comité de sabios, están a sueldo de la Banca y las aseguradoras privadas… Los que más tienen que ganar.


Marcianos


Así que, el comité de sabios no es un “consejo de ancianos” altruista y pionero, sino más bien un “cortejo de marcianos” a la conquista del dinero.


Su informe omite que el problema de la sostenibilidad de las pensiones no está en el factor demográfico, sino en la desigual carga fiscal, que recae sobre la rentas del trabajo, dejando fuera del pago de las pensiones a las rentas del capital.


Su paradójica conclusión: a mayor crisis… menores pensiones para los mayores.


Y un cambio de ritmo brutal.


Proponen pasar de un sistema de “reparto“, a un sistema de “capitalización“.


Guia del pensionista


Un sistema público por mandato constitucional… ¿ puede ser compatible con una custodia y gestión privados ?


Veamos.


¿ Priman en lo gestión privada los principios de igualdad y transparencia ?


No. Ni se fomentan ni se protegen.


¿ Prima el bienestar poblacional sobre el ánimo de lucro ?


No. Se busca una rentabilidad, no un bien social.


¿ Priman en lo gestión privada la eficiencia y el ahorro de costes sobre la gestión pública ?


No. Ni son más eficientes ni más baratos.


Desde luego, prima el espectáculo… por bochornoso que resulte.


Y, al final, gracias a este euro, lo que prima es la prima de riesgo.


Guay


Se inventan índices para que las pensiones suban por debajo del coste de la vida… un mínimo electoralmente calculado.


Perder poder adquisitivo equivale a bajar las pensiones y los sueldos.


Lo cual sólo sería viable… si, a la vez, bajasen los precios.


Al no ser así, esta situación de estanflación económica conlleva empobrecimiento.


Muy Grandes


De tanto pensar en tu pensión, ya desde los 30 años, te volverás majareta


Serás un piensionista a ultranza.


Años cotizados para acceder a la jubilación anticipada voluntaria, para acceder a la jubilación anticipada forzosa, para acceder a la jubilación parcial, para poder cobrar la prestación por desempleo… Los coeficientes reductores… La renta de los últimos N años… Las desgravaciones… La rentabilidad… El rescate… Los impuestos… A qué edad… Hasta cuándo…


Pensiones no contributivas… Pensiones contributivas… El régimen general… El régimen especial


Pero, con un denominador común: más años cotizados para jubilarse, más cotización y menos pensión.


En la hoja de ruta, equivale a un recorte de las pensiones.




Piensionistas


Asegurarán que esas pensiones han de ir forzosamente complementadas… Suscribiendo planes privados de pensiones.


Que son fondos de pensiones ya en déficit, expuestos a pérdidas del 20%, del 33% ó del 70%, porque son meras acciones que cotizan en Bolsa, y están sometidas a todo tipo de avatares productivos, financieros e, incluso, geopolíticos.


Las pérdidas de los fondos privados de pensiones se han desbocado.


Quizá de tanto hacer el caballito.


No se trata de inseguridad, sino de certeza: ninguna entidad financiera privada puede prever el valor final de las cantidades aportadas por el suscriptor de un plan de jubilación, salvo que se prometan rendimientos menores.


Y, a diferencia de lo que ocurre con los depósitos bancarios, no existe un fondo de garantía ante insolvencia de la aseguradora.


Y, en los modelos de fondos vinculados a la empresa, si la empresa quiebra, arrastra al fondo de pensiones vinculado a ella.


Vaya derrapada.




Regañaos


Muchas familias viven y vivirán de las pensiones de los abuelos.


Son pensiones bajas, pese a que debían cubrir las necesidades de manutención y asistenciales de los ancianos.


Ahora, los gobernantes del estado eluden su responsabilidad, y la red de seguridad familiar debe hacerse cargo de jubilados, hijos y nietos parados, en edad de trabajar y activos, enfermos y sanos.




Viajes PP




Quemando rueda y abriendo gas.


Cuando los malos humos y las deudas les asfixien, este estado neoliberal del bien-está, del todo-lo-vé-pero-ná-le-mueve, les conducirá a su sitio aireado favorito.


A la calle.


Con viento fresco.


Gran concentración.


Nada de pensión completa.


Nada de media pensión.


Es como para volverse motos.





Anuncios
18
Nov
11

Koo Vadis






Richard Koo, economista jefe de la más grande consultora de Japón, Nomura Research Institute, y antiguo miembro del consejo de directores de la Reserva Federal (FED) de EEUU, ha visitado recientemente España, en vísperas de sus elecciones generales.


Quizá como contrapunto a la temeridad de instalar centrales nucleares en zona sísmica, Koo ha hecho gala de una proverbial sabiduría japonesa, que lamentablemente ha tenido escasa repercusión en los medios de comunicación locales.


Vino a decir que las políticas de recorte no funcionan, aportando el ejemplo de su país, Japón, donde se vivió una crisis similar a la actual.





En los años 80‘, Japón padeció una extraordinaria burbuja inmobiliaria… Y el estallido de aquella burbuja sumió al país en un período de estancamiento económico pero con inflación… Una “estanflación” al mejor estilo Volcker.


Koo ha estudiado a fondo la llamada “ushinawareta jūnen“, la década perdida japonesa.


Hay un juego de palabras entre “jūnen” (década) y “yume” (esperanza).


Koo avisa, no es traidor…





España, como EEUU, y como antes Japón, sufre un tipo de recesión que ocurre cada 50 ó 70 años por el estallido de una burbuja especulativa nacional.


Ya pasó en 1929… Cuando se produce una recesión de este tipo, familias y empresas sólo piensan en ahorrar y reducir sus deudas. Nadie pide prestado, y nadie presta, porque no se fía. La economía no responde a la bajada de tipos de interés, ni aunque lleguen a casi el cero.


Koo es claro:“La política monetaria es la primera víctima: pierde efectividad, la economía se reduce y se reduce, y la única manera de frenar la recesión es que el Estado tome prestado dinero y lo inyecte de nuevo en el sistema”.


Justo lo contrario de lo que se propugna en Europa.


Cada vez que Japón puso por delante la reducción del déficit, la economía volvió a recaer, y eso es exactamente lo mismo está ocurriendo en España… con el agravante de que España tiene mucho más paro y es mucho menos industrial que Japón.


En base a la experiencia de Japón, ¿cuánto puede durar esta crisis?


Koo responde: “Si el gobierno intenta recortar el déficit presupuestario cuando el sector privado aún se está desendeudando, que es el error que Japón cometió en 1997, entonces la recesión se alarga al 5 años más, por lo menos…”





La “década perdida” japonesa no duró 10 años, sino 15… al menos, porque hay quien sostiene que, 2 décadas después, aún no se vislumbra el final del estancamiento.


El problema es que España pertenece al euro (no al revés), y eso, como vimos, penaliza la capacidad del Estado para endeudarse y tirar de la economía, a diferencia de lo que ocurre en Japón, en EEUU ó Gran Bretaña.


La Unión Europea (UE) dice esperar que las medidas de ajuste conseguirán que los países se recuperen.


No es verdad.





Y no hace falta remitirse al caso de Japón, para demostrarlo:

  • Grecia recibió un préstamo de 110.000 millones de euros inicial, seguido de otro comprometido por 109.000 millones, a cambio de recortes en salarios y gastos, y aún así, el déficit ha empeorado un 15%. El objetivo inicial de déficit de 17.000 millones para todo el 2011 se ha tenido que aumentar hasta 22.000 millones…hasta la próxima revisión.


  • En Portugal, las medidas de ajuste por los 78.000 millones recibidos también fracasaron: se consiguió reducir el déficit en 2.200 millones y el gobierno declaró que “estaba sentando un ejemplo recortando gasto en la Administración”… Pero 6 meses después, el gobierno anunciaba un déficit extra del 1,1%, una reducción en los pedidos de sus fábricas del 16% y un aumento de las necesidades de las entidades al Banco Central Europeo(BCE) del 17%.


  • Irlanda recibió un préstamo de 85.000 millones de euros, y pese a sus fuertes exportaciones hacia EEUU y Gran Bretaña, se estima (optimistamente) que su PIB crecerá en 2012 un ridículo 1,1%… Y eso que han reducido el coste laboral medio de cada trabajador un 5%… Toda una “devaluación interna“.


  • En la España que ha visitado Koo, el crecimiento del PIB ronda el 0%, y se han perdido 326.000 empleos tras la reforma laboral de hace un año, el paro ronda los 5 millones, la crisis del débil tejido industrial se agrava… Y es firme candidata para un “rescate“.



Los políticos achacan los problemas económicos a la gran deuda pública.


Pero las cifras lo desmienten.







La deuda pública es muy inferior a la deuda privada contraída por Bancos, empresas y ciudadanos.









Pero todavía no hay ningún Rafael Correa entre los políticos, que, desde el poder, anteponga el patrimonio público a los intereses de la Banca privada.


Los países “rescatados“, fueron, más bien, “entregados” a un futuro incierto por castas socio-liberales y neo-liberales que se alternan en los sucesivos mandatos.


Y, en el caso de España, los “guardianes del statu quo capitalista” gobiernan, tanto a nivel estatal (PPSOE) como autonómico (CiU, EAJ-PNV, CC),  explotando el miedo y ocultando la realidad de las cifras.







“El euro fue mal diseñado”, dice Richard Koo.


Eso es ser muy magnánimo… como poco.


En realidad, este euro era una trampa, a sabiendas de ser inviable para algunos países…


De hecho, ya lo advirtieron, en febrero de 1998, nada menos que 155 (sí… ciento cincuenta y cinco) economistas alemanes, al afirmar que este euro llevaría a la ruina a Grecia, Portugal... y España, entre otros.





Este euro fue un diseño deliberado… Un engaño con himno y bandera.


Y sólo así se explica cuán lamentable es que la UE se tenga que financiar al tipo de interés que la Banca impone, mientras que EEUU lo hace gratis a través de la Reserva Federal (FED).


O que los “mercadosataquen, no a uno ni a dos, sino a 12 de los 17 países que componen la Zona Euro.


La Banca quiere enriquecerse a costa de lo público, para que no peligre lo que ya posee en privado.


Es una vergüenza tener los medios para solucionar la crisis y no usarlos… salvo que en realidad se trate de subyugar a los países utilizando el libro de estilo del FMI


Porque, cómo no… En efecto, el FMI ha participado en los rescates financieros de los países europeos a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF), e incluso se plantea el rescate directo… ¡ subvencionado por el propio BCE !.


Y la tragedia griega de países latinoamericanos como Ecuador y Argentina, podría repetirse por toda Europa.


Koo vino a recordar dónde, con este sistema, iremos a parar.


A un “harakiri” global.


Los políticos que defienden las medidas de ajuste y los recortes sociales, con la excusa de luchar contra el déficit público, están sirviendo a la Banca, no al pueblo.


No les votes… ¡ Bótales !




31
Ago
11

Tragedias griegas – 1 – Espejos






Presentamos el primer capítulo del documental “DEUDOCRACIA“, de Aris Hatzistefanou y Katerina Kitidi, en el que se abordan los efectos que provocan las políticas de ajuste neoliberales en la población de cualquier país.


Aborda, como ejemplo, el caso de Grecia, un espejo real donde mirarse,  porque esta moderna tragedia griega llega ahora a Europa, tras escenificarse en otros hemisferios, plena de actualidad.


¿ Pensábamos que la desigualdad provenía del Olimpo ?… Zeus es poderoso, pero no tanto.


El documental está en idioma griego, español e inglés, con nuevos subtítulos en español revisados y actualizados.


Este es el enlace para el visionado:     Deudocracia


[ DEUDOCRACIA ]




“Como diría un médico: hemos escayolado al enfermo.”
(Georgios Papadopoulos, ex-dictador griego)


“No cuestiones al médico… Aunque no te gusten sus medicinas, viene para ayudarte.”
(Dominique Strauss-Kahn, ex-Director del FMI)




Es sabido que la historia tiene la fea costumbre de ser una farsa que se repite.


El papel de médico puede ser representado por un dictador, o por el FMI




“Todo el mundo tiene que apretarse el cinturón y ser consciente de que, o la nación acaba con su enorme deuda, o esa enorme deuda acabará con la nación.”
(Andreas Papandreu, Primer Ministro de Grecia entre 19811990 y 19931996)


“Este año, la política salarial será austera e inflexible. No habrá subidas de sueldo.”
(Constantinos Mitsotakis, Primer Ministro de Grecia entre 19901993)


“Se acabaron los beneficios y las deducciones de impuestos.”
(Costas Simitis, Primer Ministro de Grecia entre 19962004)


“Tenemos que reducir el gasto público, y poner orden en la casa. En un momento de crisis como éste, no caben vuestras promesas vacías de repartir el dinero y los privilegios.”
(Costas Karamanlis, Primer Ministro de Grecia entre 20042009)


“Lamentablemente, nuestro país está en la UCI. El estancamiento económico de la nación amenaza nuestra soberanía, por primera vez, desde 1974.”
(Giorgos Papandreou, Primer Ministro de Grecia, 2010– )





En los últimos 40 años, 2 partidos políticos y 3 familias de políticos, junto a ciertos hombres de negocios, llevaron al país a la bancarrota.


Declararon la “suspensión de pagos al pueblo”, para poder salvar a sus acreedores.


Tras décadas de continua austeridad, los Zares de la economía pregonaron que Grecia era una superpotencia financiera regional…




“Hemos hecho un gran trabajo. Hemos sido los primeros en resolver los problemas económicos.”
(Yannos Papantoniou, Ministro de Economía entre 19942001)


“Una vez más, se demostrará que nuestra economía es nuestro activo más valioso.”
(Nicos Christodoulakis, Ministro de Economía entre 20012004)


“Nuestra economía dio un salto de calidad, y subió de segunda a primera división.”
(Yannos Papantoniou, Ministro de Economía entre 19942001)




Cuando su falacia se derrumbó, estas mismas personas salieron diciendo que, debido a algún trastorno genético, éramos incapaces de gestionar nuestra economía…sin ayuda externa.


“Tal vez a los estadounidenses les parezca difícil de entender, pero Grecia carece de actitud y aptitud para la firmeza y la disciplina.”
(Yannos Papantoniou, Ministro de Economía entre 19942001)





Nuestro gobierno nos llamó vagos, y nuestros prestamistas, ‘cerdos’ PIIGS»), para referirse a todos los países de la periferia de la UE.


Y nuestros ministros intentaron convencernos de que todos éramos culpables…


“Reconozco que hemos fallado, pero seamos justos: todos tenemos la culpa.”
(Brian Lenihan, Ministro de Economía de Irlanda entre 20082011)


“La respuesta a la denuncia ciudadana de «¿Adonde ha ido el dinero? », es
«¡A haceros funcionarios públicos! »… ¡Todos somos culpables!”
(Theodoros Pangalos, Vice-Presidente del gobierno griego)




¿Así que somos las ovejas negras en la exitosa y perfecta economía global de Europa?


¿O el sistema ya tenía problemas estructurales desde mucho antes?


(Habla Costas Lapavitsas, profesor de Economía)


Ha habido 2 etapas en la economía capitalista de posguerra.


En los primeros 25 años tras la II Guerra Mundial, la tasa de crecimiento fue alta, los salarios y el consumo aumentaron.


Era algo novedoso en la historia del Capitalismo.


Joe es el rey, porque con su salario puede comprar más que cualquier otro trabajador…”







(Habla David Harvey, científico social)


No existe un «Capitalismo sin crisis». Tiene que haber crisis en alguna parte.


(Habla Costas Lapavitsas, profesor de Economía)


Este período terminó a mediados de los años 70‘.


Desde entonces, entramos en un período de bajo crecimiento, crisis frecuentes, descenso de los salarios reales y alto desempleo.


A los países capitalistas maduros, les resultaba difícil acumular riqueza.


La crisis afectó, fundamentalmente, al poder adquisitivo de los trabajadores, que por entonces era muy fuerte en regiones capitalistas como Europa y EEUU.


El resultado fue una gran presión sobre los salarios.


Los trabajadores estaban organizados, tenían un gran poder político como fuerza, y a nivel electoral.


Y eso era un gran problema para el Capital.


Así que el Capital tuvo que “disciplinar” a los trabajadores.





Y lo hizo de diferentes maneras.


Abrió los mercados nacionales a la competición global.


El Capital accedió a los recursos públicos de los trabajadores.


Y apareció China.


Este período se caracterizó por un enorme crecimiento del sistema financiero, la llamada “financialización“.


La “financialización” creó más y más graves crisis.


El Capital podía moverse por donde quisiera, y acceder a mano de obra barata.


Pero entonces surgió el problema del descenso generalizado del porcentaje del salario respecto a la renta nacional.


Se precisa salario para consumir en el mercado.


Ante el problema de vender bienes sin haber poder adquisitivo para comprarlos… la solución fue… Dar préstamos a todo el mundo.


Y así surgió la “economía del crédito“, que tuvo su apogeo en los años 80‘ y 90‘, para aumentar el poder adquisitivo ante el descenso de los salarios reales.


Pero, ya a finales de los 90‘ y principios del 2000, mucha gente empezó a ver que este sistema era insostenible.


En realidad, la salida que se dio a la crisis de los años 70‘, sentó las bases de la crisis actual.





Y cuando la burbuja inmobiliaria pinchó en EEUU, el sistema financiero estuvo cerca del colapso total.


Como resultado, se vio afectada la economía real, que tenía sus propios problemas estructurales.


Los estados realizaron “rescates“.





Utilizaron el dinero de los contribuyentes para salvar a los Bancos, y restaurar la demanda.


Así, la “crisis financiera” se convirtió en una “crisis fiscal“.


Y esos mismos bancos que fueron salvados por los contribuyentes, decidieron morder la mano que les ayudó, apostando por la bancarrota de los estados.


La especulación empeora las cosas, y también en Grecia.


Sólo que, esta vez, el problema es aún más grave.


A la Zona Euro le toca pagar. El Rey Euro es débil, sobre todo, porque es un rey sin estado.


(Habla Samir Amin, economista)


No puede haber una moneda sin estado.


Pese a sus debilidades, una gran ventaja del dólar estadounidense, es que sirve a un estado, llamado EEUU.


Europa no existe como entidad política.





No hay un poder político legítimo que conecte sus estados.


En mi opinión, la Zona Euro no es viable.


A diferencia de EEUU, donde el gobierno federal y la Reserva Federal (FED) intervienen y atenúan las desigualdades entre los estados, la Zona Euro acentúa la desigualdad entre estados.


Así es como surgen los parientes pobres de la UE, los ‘cerdos’ (“PIIGS“).


La Zona Euro está claramente dividida en estados centrales y periféricos.


La crisis es más grave en los estados periféricos.


Quienes ganan con el euro son los estados del centro, especialmente, Alemania.


Se ha disparado la diferencia de competitividad entre los países de la UE.


La competitividad de los países periféricos ha caído persistente y sistemáticamente.


Por culpa del euro.


(Habla Éric Toussaint, presidente del Comité para la Abolición de la Deuda del Tercer Mundo-CADTM)


La crisis en la UE es consecuencia de cómo se realizó la integración europea.


Es como echar a pelear a un boxeador de peso pluma, como es Grecia, contra un Cassius Clay, campeón mundial de los pesos pesados, diciéndoles: “Vamos, luchad, a ver quién gana”.


Pero, ¿por qué los países de la periferia tienen peor competitividad?


Y, sobre todo, ¿por qué va a peor?


La diferencia de productividad no se debe a una “periferia perezosa” ni a una Alemania industriosa“.





Se debe, simplemente, a que los gobiernos de Alemania declararon la guerra a sus propios trabajadores, y les congelaron sus salarios durante una década.


(Habla Sahra Wagenknecht, Vice-Presidenta de “Die Linke”)


Estos últimos años, el aumento nominal de los salarios en Alemania fue del 7%, mientras que en la Zona Euro fue de un 27%.





Con esta brecha, es lógico que los demás países tengan peor competitividad.


Los salarios bajan en un país, mientras que suben en todos los demás.


Por eso la competitividad de la economía alemana ha aumentado respecto a otros países.


Pero éstos, por ser países de la Zona Euro, no pueden actuar devaluando su moneda.


De ahí, la situación actual.


(Habla Costas Lapavitsas, profesor de Economía)


La pérdida de competitividad se manifestó de 2 maneras que fueron decisivas en la crisis.


En primer lugar, se produjeron grandes déficits por cuenta corriente. Y Grecia tuvo el mayor déficit de todos.


Cuando no puedes competir al comerciar con el resto del mundo, incurres en déficit.





Y el déficit de Grecia es enorme, igual como en otros países periféricos.


Eso conlleva un aumento de la deuda.


Debes equilibrar el déficit de alguna manera.


En la Unión Europea, Grecia es el pariente pobre.


Grecia pertenece a los países semi-periféricos del continente europeo.





Como otros, Grecia estaba obligada a acumular deuda pública, dadas las circunstancias de su integración en los mercados europeos.


No tiene sentido mencionar siquiera la cuestión de si los griegos son ‘perezosos’.


Eso es racismo puro.


La Zona Euro destruye el sistema inmunológico de los países periféricos de la UE, dejándolos expuestos a la crisis global.


El talón de Aquiles de estos países son el déficit y la deuda.


En el caso del estado griego, la deuda viene de largo.


(Habla Manolis Glezos, histórico de la izquierda griega)


Grecia comenzó a pedir préstamos tras la Revolución de 1821, y ha seguido pidiendo préstamos desde entonces, con una excepción.


Sólo hubo un, digamos, “feliz” periodo en que Grecia pasó a ser prestamista.


Durante la ocupación alemana, Grecia prestó a Alemania.


Los alemanes se llevaron los recursos, forzando a Grecia a ser “prestamista” en vez de deudor.


Después de la ocupación alemana, el país volvió a su rol tradicional de deudor.


La deuda creció en los 80‘.


Los altos niveles de endeudamiento nacional de Grecia se deben a su estructura social en clases y a la forma que la economía griega ha adoptado en las últimas décadas.





Gracias a la sistemática insistencia del estado griego para evitar poner en práctica un sistema eficaz y justo de impuestos.


Historia de la deuda pública griega:

  1. Andreas Papandreou creó el reclamado “estado de bienestarsin aumentar los impuestos de las empresas ni de las rentas altas. Salvó puestos de trabajo, nacionalizando empresas privadas deficitarias… pero, sobre todo, salvó a los propietarios de esas empresas. El déficit y la deuda pública aumentaron de forma espectacular.


  1. El gobierno de Mitsotakis siguió pidiendo préstamos. El Tratado de Maastricht impuso que se delegase en el mercado mundial, evitando establecer un mecanismo de control del déficit y prohibiendo cualquier otra forma de creación de dinero. La deuda se disparó con tasas récord en la historia griega.


  1. Kostas Simitis tuvo más suerte, gracias a una “contabilidad creativa“, a la caída de los tipos de interés europeos y al crecimiento económico. De esta manera, pudo ocultar la bomba que él mismo colocó sobre la deuda. Durante su mandato, el porcentaje de deuda parece disminuir ligeramente.


  1. Kostas Karamanlis redujo los impuestos sobre el capital un 10%. Así, aceleró la caída de la economía, disparando de nuevo la deuda.


  1. Georgios Papandreou accedió al poder para dejar al país en manos de los prestamistas extranjeros. Al final de su mandato, la deuda pública ascendía al 167% del PIB.



A la mayoría de países en una situación similar, les visitó el Fondo Monetario Internacional (FMI)…





Pero nadie lo pagó tan caro como Argentina, el espejo del otro lado del Atlántico donde, a su vez, puede mirarse Grecia.


(“No tengo casa y les pido una pequeña ayuda, gracias.”)


Argentina cayó en la misma trampa de la deuda en la misma época que Grecia, en 1824, con los primeros préstamos británicos.


Pero el nudo se apretó a finales del siglo XX.





Los dirigentes argentinos anclaron su moneda al dólar con una convertibilidad 1 a 1.


Eso impidió a Argentina utilizar una política monetaria contra la deuda.


Lo mismo que la Zona Euro.


Sólo que, en lugar de mandar Berlín, manda Washington.




“Argentina entra en el nuevo siglo con una base muy sólida.”
(Michel Camdessus, Presidente del FMI, 19872000)





El FMI hizo del país otro laboratorio experimental del neoliberalismo.


(Imágenes del documental “La ocupación”)



“El FMI jugó un papel fundamental en la creación de la crisis argentina, prestando e imponiendo políticas de ajuste y privatización que aumentan los beneficios de las empresas, pero destruyen la economía del estado.”    (Avi Lewis, cineasta)


“El FMI defiende a las claras los intereses de EEUU en el mundo, como también defiende a las claras al neoliberalismo, lo cual significa que defiende a las clases altas.”     (Gerard Dumenil, economista)





Su objetivo era aumentar sus beneficios, y lo consiguieron, pero llevándonos a la crisis actual.


Tras el colapso económico de Argentina en 2001, el FMI y sus teorías neoliberales se convirtieron en el hazmerreír de los economistas de todo el mundo.


Pero algunos monstruos nunca mueren.


El FMI es una institución de “zombis“: no lo puedes matar.


El FMI ha vuelto a aparecer “en escena”, ‘salvando’ países con problemas, prestando e imponiendo sus medidas de austeridad, ahora, en toda Europa, y, de forma especialmente terrible y malévola, en Grecia.


A esta institución nunca le importó lo que le sobrevino al pueblo argentino.


“Por favor, tengo 3 hijos, tienen que ir al cole, no tengo trabajo, ayúdenme con lo que puedan, gracias”



Grecia pagará un alto precio con la “intervención” (préstamos) del FMI.


Quieren cobrar… incluso, por adelantado.


“Es irónico que, con este nuevo reglamento, Grecia deba contribuir con 2500 millones de dólares (al fondo de reserva del FMI)… Vaya estafa de sistema monetario global, si Grecia debe salvarse a sí misma, o a otros…”.
(Ron Paul, congresista estadounidense)


Pero, mientras que Argentina sólo se tuvo que enfrentar al FMI Grecia tenía que servir a 2 amos.





Porque, en Europa, las teorías neoliberales también las promueve el Banco Central Europeo (BCE).


El BCE es una mera herramienta para imponer una política neoliberal en Europa.


Irónicamente, en el caso de Grecia… la UE causó más daño que el FMI.


Las medidas del gobierno griego, en colaboración con el FMI, el BCE y la UE no sólo son injustas y peligrosas para el pueblo griego.


También están condenadas al fracaso, desde el principio.


Tienen un trágico impacto en la calidad de vida de la gente, incluso, en su vida cotidiana, y no mejoran, ni la economía, ni la deuda pública.



31
Ene
11

Vuelve Volcker




Paul Volcker ofreció apoyo moral al presidente del gobierno español, José Luis Rodriguez Zapatero, en la presentación de su “Informe Económico 2010“.


El famoso economista ha sido consejero de economía del presidente de EEUU, Barack Obama, hasta la semana pasada.


Desde finales de 2008, Volcker ha estado al frente del Consejo Asesor para la Recuperación Económica, y desde este puesto, ha acometido el llamado “plan Volcker” (también conocido como “regla Volcker“), una regulación sobre las actividades de riesgo de los bancos estadounidenses, base de la reforma financiera del presidente Obama, que desató la ira de Wall Street, al punto  que algunos banqueros afirmaron Volcker había perdido el contacto con la realidad económica actual.


Y es que el “plan Volckerimpide a cualquier banco que capte depósitos, tener inversiones financieras de alto riesgo (‘hedge funds‘) ni fondos devaluados (‘private equity‘). A los bancos se les permite ofrecer servicios de inversión a los clientes, pero no usar sus depósitos para obtener beneficios financieros de riesgo.


Con su presencia, Zapatero quiere utilizar la figura de Volcker para reforzar su imagen ante el electorado de lucha contra la Banca, dando a entender su apoyo a una regulación como respuesta a la crisis actual creada por el sistema financiero.





En el acto de presentación de su “Informe Económico 2010“, asistieron, no sólo Volcker, sino también la flor y nata de la Banca española, así como representantes de los principales bancos de inversión que operan en España (Deutsche Bank, Nomura, Citi, UBS, Goldman Sachs, BNP Paribas y Societé Generale).


Delante de todos ellos, el presidente del gobierno español puso de manifiesto su intención de completar la reforma laboral, reformar las pensiones… y acelerar la “reestructuración” de las Cajas de Ahorro.

En efecto, pocos días después, se anuncia que las Cajas de Ahorro españolas, entidades financiaras sin accionistas, obligadas a destinar sus excedentes a fines sociales, y actualmente en crisis debido al riesgo asumido en la burbuja inmobiliaria, a su atomización y a la perversa utilización política, no van a ser nacionalizadas para la reconstrucción de una Banca Pública, sino que serán reflotadas con dinero público, para, una vez saneadas con cargo al bolsillo de todos, ser despojadas y privatizadas en pro del lucro de unos pocos: la Banca, especialmente la extranjera (a precio de saldo)… con lo que se consiente y premia la usura de esa Banca, que está prestando dinero incluso al 15% a los empresarios que quieren poner en marcha actividades económicas para crear riqueza y empleo.


Una medida que el Partido Popular (PP) en la oposición, aplaude íntimamente, dado que en 2009 ya abogaban por “limitar ” la participación pública en estas entidades.


Y, pocos días después, el gobierno español, las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME, y los sindicatos CCOO y UGT, llegan a un acuerdo para la reforma de las pensiones, consiguiendo que la media de reducción de las pensiones que percibirán los trabajadores jubilados sea de al menos un 25%, de forma que el estado dispondrá de 40000 millones de euros extra en los próximos años para engrosar el negocio de la Banca y los especuladores que operan para ella, en un penúltimo pacto social, innecesario y de dudosa responsabilidad.





Respaldados por el ideario de los neoliberales en la oposición, y la presencia de la Banca y de Volcker, los socioliberales del gobierno quieren hacernos creer que se trata de regulaciones necesarias en esos sectores, no de presiones de la Banca nacional e internacional.


Pero, si Volcker es partidario de la regulación financiera desde el estado, ¿ qué hacía en un acto de apoyo a la desregulación pública del estado ?


¿ Es el mismo Volcker que, en septiembre de 2009, dijo que “el sistema financiero de EEUU es insolvente y está quebrado” ?


¿ Cómo Volcker se queja de que el gobierno de EEUU haya tenido que nacionalizar la banca financiera privada para reflotarla, y avala con su presencia un acto donde el presidente del gobierno de España anuncia una medida similar ?


Si Zapatero presume de que la fortaleza bancaria española se debe a estar regulada, e invita a Volcker por ser un defensor de las regulaciones, ¿ por qué Volcker apoya con su imagen un acto donde se anuncia que se van a privatizar las Cajas de Ahorro, que concentran el 51% del ahorro de los españoles, exponiéndolo a manos de una Banca internacional con regulaciones menos rígidas o en pañales ?





¿ Bebe Volcker demasiado Johnnie Walker ?




La “solución Volcker”



Debido a que las reservas de oro de EEUU eran insuficientes para que el dólar jugase el papel de la única moneda “pilar” mundial en pleno despliegue de la superioridad militar de EEUU, el presidente Nixon anunció a un sorprendido mundo el 15 de agosto de 1971 que, desde ese día, EEUU incumpliría sus obligaciones respecto a los tratados internacionales de Bretton Woods, que obligaban a que la oferta monetaria (esto es, imprimir billetes de dólar) precisase del respaldo del oro.


Fue la culminación de un proceso histórico que, desde la época romana (“dinero” proviene del término latino “denario“), había venido devaluando el valor de la moneda en relación al oro, el metal precioso por antonomasia… Nerón realizó la primera devaluación, y Nixon acabó con la convertibilidad del dólar en oro.


Así que, desde 1971, el valor del dólar, ni se corresponde con las reservas de oro, ni está garantizado por el estado: es una moneda privada, emitida por los Bancos privados que componen la Reserva Federal (FED), la cual presta al estado para luego recuperarlo con intereses, eso sí, con cargo a nuestro bolsillo.


Entre los asesores más cercanos de Nixon, estaba un funcionario llamado Paul Volcker, entonces Secretario del Tesoro para Asuntos Monetarios Internacionales, que llevaba largo tiempo asociado a la familia Rockefeller.


Volcker fue el padre de la idea. La “solución Volcker” de desligar el dólar del oro, trataba de reconvertir a EEUU, de mayor prestamista del mundo, a ser el mayor deudor del mundo… y sin límite . Así, las finanzas estadounidenses y el dólar dominarían las finanzas mundiales.





Luego, fue fácil. Simplemente, la FED cerró el grifo del dinero, con lo que las monedas del mundo entraron en una fluctuación libre por la incertidumbre, acudiendo al dólar como moneda refugio. Pero el dólar ya no estaba respaldado por oro, sino sólo la por la “plena fe y confianza” en el gobierno de EEUU.


La “solución Volcker” fue tan simple, como destructiva para la salud de la economía mundial… pero perfecta para desplegar el complejo capitalista-militar de EEUU: la necesidad de dólares hizo que los países comprasen deuda estadounidense, a la par que EEUU se podía permitir endeudarse más y más…


Pero
a mayor déficit, mayor inflación.


Fue tan alta la inflación causada por la “solución Volcker“, que, ante el desplome exterior de la “confianza” en el dólar, en agosto de 1979, el presidente Jimmy Carter se vio obligado por los grandes bancos de Wall Street a aceptar… en efecto, al mismísmo Paul Volcker, como nuevo presidente de la FED, con la orden taxativa de preservar al dólar como moneda de referencia.


Volcker ejerció como presidente de la FED entre 1979 y 1987, bajo la presidencia del demócrata Jimmy Carter, y luego fue reelegido para el cargo en 1983 por el presidente republicano Ronald Reagan.


¿ Agradecidos, a ambos lados de la plutocracia ?… Pero, ¿ no era Volcker un regulador anti-Banca ?




El “plan Volcker”



Desde 2009 hasta su reciente dimisión, Volcker ha diseñado las lineas maestras de la reforma financiera auspiciada por el presidente Obama. Con el “plan Volcker“, ha intentado que los grandes bancos no utilicen los sistemas de protección de depósitos como plataforma para sus operaciones especulativas.


Pero el “plan Volcker” tiene agujeros por los cuales podría pasar un elefante:

  • Para empezar, sólo se aplica a las instituciones que manejan depósitos. Goldman Sachs o Morgan Stanley, por ejemplo, podrían eludir el “plan Volcker” y seguir adelante con sus operaciones especulativas si se deshacen de la pequeña base de depósitos que mantienen en la actualidad.


  • En realidad, el “plan Volcker” da permiso a los Bancos para mantener inversiones financieras de alto riesgo (‘hedge funds‘) y amplía el plazo hasta el año 2019 para gestionarlos como deseen, lo que significa que tendrán 9 años más de sustanciosos beneficios antes de tener que cerrar esa fábrica de riesgo. Enhorabuena a Citigroup, Morgan Stanley, JP Morgan, Goldman Sachs y Merrill Lynch.


  • Por otra parte, los Bancos van a poder seguir siendo dueños de fondos de cobertura y de otros fondos de títulos financieros, siempre y cuando las operaciones se hagan a nombre y por cuenta de sus clientes (en lugar de ser vehículos de inversión especulativa con recursos propios del Banco). Pero esto es peligroso. La crisis demostró que la línea divisoria entre operaciones a nombre de los clientes y con recursos propios de un banco, es muy tenue: en la crisis, muchos bancos grandes acabaron rescatando a clientes poderosos que habían salido “trasquilados” en operaciones de dudosa calidad. Ahora, los bancos podrán eludir el “plan Volcker” con tan sólo retirar su capital de los fondos de cobertura que manejan: de ese modo siempre podrán argumentar que todas las operaciones son de sus clientes.


  • De igual manera, el “plan Volckerno impedirá a los Bancos realizar operaciones especulativas en los mercados de futuros, de materias primas y ‘commodities‘. Sólo tienen que demostrar que se trata de operaciones por cuenta de sus clientes. De hecho, las empresas especializadas en este tipo de transacciones (como Trafigura, Glencore o Vitol), se verán beneficiadas por la exclusión de los Bancos en este sector. Muchos analistas piensan que, en la lucha por apropiarse de mayores parcelas de mercado, la volatilidad va a arreciar. No hay que olvidar que las alzas en precios de aceites y cereales hace 2 años estuvieron relacionadas con la actividad especulativa de Bancos, fondos, aseguradoras y otros grandes agentes en los mercados de futuros… La crisis por los altos precios de los alimentos puede agravarse próximamente.



La desregulación es sin duda una de las raíces de la crisis bancaria actual, pero también les ha hecho enormemente ricos. Así que, por diseño, la reforma que propone el “plan Volcker” debe ser tímida, demasiado como para que alguien piense que en algún momento contrarrestará el alud especulativo sin fin (especialmente, de la economía estadounidense)…


Como mucho, lo reconducirá. Y, en cuanto a  asumir menor riesgo… Bueno, en realidad, da igual que ahora se exija aumentar la provisión de capital (fondos propios y reservas, ‘core capital‘) al 8%… Con cualquier cifra menor del 100%,  siempre se estarán “apalancando“, siempre estarán jugando con el dinero de los demás, porque esa es la base de su negocio.


Las regulaciones de Volcker, el “sargento de hierro“, son dúctiles como el plomo… ¿ Está fuera de lugar decir “como era de esperar” ?.




Re-Volcker



En España, la economía se dirige a un estancamiento por crecimiento nulo y desempleo alto, al que se viene a sumar, por si fuera poco… una inflación alta, es decir, un aumento de los precios. En 2010 la inflación ha sido del 3%, debido sobre todo al aumento de los precios del petróleo y las materias primas, y las subidas impositivas (del IVA en julio y del tabaco en diciembre). Ya han subido, o se espera que suban, o sigan subiendo: energía (luz, gas, propano, gasolina, gas-oil), transportes, alimentos, seguros (son más caros, porque hay más robos)…


La palabra que define esta situación económica, es una palabra tabú para los economistas: estanflación.


En “estanflación” se combinan los términos “recesión” (estancamiento) e “inflación“, porque se trata de la situación económica que indica la simultaneidad del alza de precios, el estancamiento económico y el alto desempleo.





En economía clásica, la inflación se opone al desempleo: a mayor inflación, menor desempleo, situación que se describe con la curva de Phillips. La estanflación supone la ruptura de esa “ley económica“, porque coexisten el aumento de la inflación con el alto desempleo.


La estanflación, si ocurre, solo se da en situaciones económicas críticas… Es, digamos, “casi lo peor” que le puede pasar a una economía capitalista, y puede preceder a una época de “hiperinflación” , que se supone es “lo peor” que puede sucederle a esa economía. Al llegar la “hiperinflación“, se dan casos de acumulación y acaparación de bienes, principalmente, los bienes básicos para la pura subsistencia.


La estanflación se convierte en un arma de destrucción masiva dirigidas a los medios de subsistencia, no sólo de los pensionistas y de aquellos con ingresos fijos, sino también de los estudiantes, los desempleados, las familias, y casi todos los que tienen un empleo en la economía de producción.


Qué casualidad que aparezca Volcker.





Porque el mayor hito de la carrera de Volcker, por lo que mejor se le recuerda, tuvo lugar cuando era presidente de la FED.


Volcker se enfrentó a la estanflación.


Para reducir la galopante inflación provocada por las medidas adoptadas desde la etapa Nixon, subió escalofriantemente los tipos de interés hasta el 21,5%, aumentando así el valor del dólar, aunque ello impactase directamente sobre los países en desarrollo (latinoamericanos, africanos… España…). El aumento de los tipos ocasionó el incremento de los intereses que se cobraban por las deudas que habían contraido empresas y estados de todo el mundo, siendo común en la época recurrir a créditos para poder hacer frente a los pagos de préstamos anteriores… Este fenómeno recibió el nombre de “espiral de la Deuda”.


El efecto fue devastador. En los 80′, la subidas de los tipos de interés de Volcker provocaron la peor recesión de EEUU desde la década de los 30′, para las vidas de millones de estadounidenses de clase media y baja. Además, esta política supuso una sobreafluencia de capital a EEUU, dificultando enormemente la competencia de otros países, que pasaron a disponer de un menor capital.


Los más afectados por estas políticas fueron los estados latinoamericanos, que se vieron obligados a aceptar las políticas del Consenso de Washington si querían ser rescatados de esta “espiral” o “crisis de la Deuda” (otra más) que la subida de tipos originó, y se vieron sometidos a los terribles Planes de Ajuste Estructural (¿ suena familiar ?): la subida de interés no sólo allanaba el camino al neoliberalismo, sino que además, ampliaba el terreno sobre el que aplicarlo.


En este mismo sentido, los países africanos registraron un importante retroceso: en el año 2000, 24 países africanos tenían un PIB per cápita menor que 25 años antes.


Volcker causó la peor recesión desde la Gran Depresión… pero preservó el sistema capitalista y la primacía financiera estadounidense.





No parece casual que Zapatero invite al luchador anti-estanflacionista Volcker… porque estanflación es lo que se espera en España.


La subida de los tipos de interés “made in Volcker” puede volver a aplicarse.  Sabemos a quién sirve… y las consecuencias.


España no puede devaluar la peseta ni actuar con “Planes de Estabilización” porque nos metieron en el euro, sólo nos dejan actuar sobre la productividad, reducir las emisiones de Deuda, y alguna otra medida para maquillar nuestros ratios en la Unión Europea (UE). El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, al comparar los problemas de Deuda de Islandia con los de Irlanda, dijo: ”A Islandia le ha beneficiado el hecho de que, a diferencia de Irlanda, sigue teniendo su propia moneda; la devaluación de la corona islandesa ha hecho que las exportaciones de Islandia sean más competitivas, y ha limitado la gravedad de la crisis”… En el caso español, la salida del euro, más que una posibilidad, sería una necesidad.


De modo que España, tampoco puede subir los tipos de interés unilateralmente, al estar la soberanía en su política monetaria entregada al Banco Central Europeo (BCE).



Pero cuando los suba EEUU... arrastrará a todo el mundo. Y es factible: en la situación actual, una vez sobresaturados los mercados globales, ya inundados de dólares, se puedan elevar las tasas de interés y los rendimientos de los bonos de Tesoro , para provocar una fuga masiva de capitales hacia EEUU y hacer estallar las burbujas de activos en los mercados emergentes.  De paso, provocaría además que las economías en desarrollo se viesen en la necesidad de aumentar aún más su Deuda… En fin, toda una reedición de la “espiral de la Deuda”.


Para más inri, se espera que el propio BCE suba los tipos de interés en la zona euro, porque dicha subida sería bienvenida en Alemania o Francia: el corazón del euro goza de buena salud en el empleo, está cerca de alcanzar el objetivo de déficit presupuestario de la Unión Europea (UE) y, tras un año de fuerte expansión de las exportaciones, se vaticina una sensible mejora del consumo doméstico…. Pero para el resto de países del euro, supondría una mala noticia, porque aumentaría su Deuda y la consiguiente refinanciación (Irlanda, Grecia, PortugalEspaña…). Cuando hace una década se vivió una situación inversa, y Alemania y Francia tenían apuros para salir de la recesión, además de dar pie a las primeras infracciones en el Pacto de Estabilidad, forzaron al BCE a mantener una política de tipos de interés favorable para ambas potencias, pero demasiado laxa para economías como la española o la irlandesa, inmersas entonces en un fulgurante despegue de la inversión (inmobiliaria, principalmente) y el consumo privado. La UE y el euro sirven a quienes sirven.


Ya suba los tipos EEUU, o la UE de Alemania-Francia, empeorará la vida de la clase trabajadora del resto del mundo. Pero la Banca seguirá ganando.


La solución a la estanflación es recuperar el suministro de materias primas. La estanflación se mitiga, bien por encontrar un sustituto a la falta de recursos, o bien aumentando la productividad económica y la eficiencia energética de manera se consiga una mayor producción con menos coste de recursos.


Por ejemplo, a finales de los 70′ ‘y principios de los 80′, la escasez de petróleo fue superada por el aumento de la eficiencia energética y el aumento de la producción mundial de petróleo. Este factor, más que los ajustes en la política monetaria, fue crucial para terminar con la estanflación.


Teniendo en cuenta que toda estanflación ocurre cuando hay especulación con las materias primas, que la especulación hace que el petróleo no deje de subir, que China e India precisan de  energía y materias primas, que el “plan Volcker” permite a la Banca realizar operaciones especulativas en los mercados de futuros, materias primas y ‘commodities‘, que las multinacionales de la alimentación manejan la producción y el acopio de alimentos para especular también con los precios (el propio Volcker forma parte del consejo de administración de la multinacional Nestlé), que España no puede devaluar su (inexistente) propia moneda ni competir en productividad con China… En el marco actual, no hay escapatoria a la estanflación.





La única salida sería salirse de este perverso sistema económico basado en el Dinero, e ir hacia una economía basada en Recursos.



La alternativa de gastar menos” no funciona, no ante el poder de una Globalización que opera a nivel mundial: es imposible competir a nivel global en bienes y servicios con países que sometan a seres humanos a trabajar por menos de un dólar al día. Así que no es de recibo adoptar reformas locales que tienden a reducir el de por sí precario ‘estado de bienestar‘ de la gente, sin además reducir el despilfarro… salvo que se persiga perpetuar el actual poder de unos pocos sobre la gran mayoría. Es más, cuando los “mercados” decidan ir a por este o aquel estado, por muchas reformas anti-sociales prometidas o en curso, no llamarán a la puerta… Simplemente, la derribarán… Tal es el poder de la Banca, y del sistema financiero que ha creado.


Y España no es sino otro caso más: la estanflación se repite en cada vez más países del mundo.


Objetivamente, el Capitalismo empuja hacia la estanflación: el empleo no se puede recuperar porque se fabrica en otra parte, pero la inflación amenaza siempre, aunque provenga de fuera por la especulación con las materias primas y los alimentos. Esta política de tierra quemada‘ sólo continúa adelante merced a la apertura de nuevos mercados y suministros de mano de obra, es decir… a través de la Globalización.


Visto así, la Globalización es una respuesta adaptativa temporal de la Banca para mantener su estatus… Unos se arrogan el papel de paraíso financiero. A otros, les toca, bien producir a coste irrisorio, y al resto, ser dejados de lado enfrentados a la estanflación, o directamente depredados.




Con V de Volcker



Volcker ha recibido críticas de Wall Street, que se revuelve con uñas y dientes ante cualquiera que ose insinuar poner coto a su depredación… No se paran a pensar que el veterano luchador es uno de los suyos. El dinero, ciega.


Volcker viene de ‘tour‘ a España buscando redención, el acercamiento y la reconciliación con Wall Street, y por eso apoya privatizaciones como las de las Cajas de Ahorro, y los encargos de estudios de “evaluación de políticas” y viabilidad financiera para el estado y para las desiguales autonomías españolas: son filones que engrosarán las arcas de las consultoras y la Banca estadounidenses, que vendrán, gustosamente, a ‘hacer Caja‘.





Volcker dimite, dolido, porque ya no precisan de sus consejosObama le sustituye por Jeff Immelt, republicano y presidente ejecutivo de General Electric (rescatada por el gobierno federal), para encabezar el panel de asesoría económica centrado en promover el crecimiento de la inversión empresarial.


El tal Immelt es, por cierto, un firme partidario de la externalización de los procesos de manufactura, pese a su terrible impacto en la clase trabajadora local. Pero Obama le prefiere en lugar de Volcker, porque así se atrae a sus críticos en un momento crucial: calentando los motores electorales, muestra al dividido país y al empresariado un sentido pragmático y menos ideológico, y, además, une a sus filas a alguien que puede ayudarle en sus relaciones con los republicanos en el Congreso.


La Banca mueve sus hilos para poner a cargo de las instituciones a sus presidentes, y así, pueden expander o contraer la oferta monetaria (fabricar o cerrar el flujo de dinero), y crear, abolir y modificar las normativas, según les convenga, para perpetuar y ahondar el saqueo y la soberanía de sus propios ciudadanos y de los del resto de países… desde Irán, a Haití… en una auténtica guerra contra la (verdadera) democracia.


Cuando Volcker afirma que “estamos en un sistema financiero dependiente del gobierno, nunca pensé que viviría para verlo… tenemos que luchar para salir de esa situación“, se refiere a que no cree que el estado deba rescatar Bancos de la quiebra por haberse expuesto excesivamente al riesgo.


Pero Volcker no quiere ser un aguafiestas, sólo defiende que la Banca financiera no corra riesgos para no poner en peligro la Banca comercial tradicional.





Puede que sea un veterano luchador, pero este no es el mesías-libertador que pone su coraje, saber y experiencia al servicio de presidentes que luchan contra la Banca: desde su más tierna juventud, era un acólito de la familia Rockefeller, y sigue a su servicio. Sólo quiere que no corran riesgos innecesarios que les pongan en peligro, y apoya retomar la función clásica de la Banca.


Porque cree en el Capitalismo… Además de economista, y de ex-presidente de la Reserva Federal estadounidense, es ya casi un banquero: trabajó en el Banco de la Reserva de Nueva York a los 25 años, y fue miembro fundador de la Trilateral.


Como protegido de la familia Rockefeller, ha trabajado largos años en el Chase Bank, y en el  Comité Fiduciario del Rockefeller Group, Inc. (RGI).


Y después de salir de la FED en 1987, se convirtió en presidente de la importante firma de banca de inversión y asesoramiento empresarial de Nueva York J. Rothschild, Wolfensohn & Co. (dirigida por James D. Wolfensohn, quien más tarde se convirtió en presidente del Banco Mundial. Desde octubre de 2006, es el Presidente de la influyente Junta de Síndicos, con sede en Washington. Actualmente, es presidente de la Junta de Consejeros de la Cámara Internacional de Manhattan.


Y, desde hace muchos años, Volcker asiste a las reuniones del grupo Bilderberg.


Dese su lucha por una Banca menos arriesgada, Volcker nos recuerda que las crisis se han planificado y las regulaciones modificado (con su propia participación), para que esa Banca pueda expandir sus beneficios, ramificándose y diversificándose como una hiedra se adosa a su huésped para extraerle el jugo.


Porque el Dinero es un veneno, y, el ánimo de lucro a corto plazo recorre todo el cuerpo social, así enfermo, buscando cualquier nuevo punto débil donde atacar…


Volcker teme que el ansia de dinero acabe con el enfermo, y quiere sacarlo de la UVI… pero no sanarlo.


La medicina que nos cure no se habrá de limitar a aliviar los síntomas.







Las aguas se calmarán.


Y, un día, Wall Street reconocerá que nunca podrá estar lo suficientemente agradecida a Volcker por hacer ganar dinero a sus mecenas, por lograr que el dólar fuese la referencia de la Deuda mundial, y por acometer una reforma tan liviana, que no evitará nuevas burbujas y crisis de contracción de crédito bancario… y le homenajearán.


Hoy por hoy, en este “teatrillo del dinero“, están actuando como una panda de arrogantes jovenzuelos desagradecidos.


Si Volcker no les infunde “confianza“, imaginemos lo que piensan del resto de nosotros.




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 65 seguidores

Anuncios