Posts Tagged ‘devaluación

04
Sep
11

Tragedias griegas – 2 – Odisea






Presentamos el capítulo del documental “DEUDOCRACIA“, de Aris Hatzistefanou y Katerina Kitidi.


Aborda el concepto de “deuda odiosa“, entendiendo como tal aquella deuda que se contrae por los gobernantes de un país de forma ilegítima, ilegal y/o inconstitucional, contraviniendo por tanto los fundamentos del Derecho.


Aplicándolo, la Deuda deja de ser “eterna“.


La Banca presenta un “punto débil“.


Y, por eso, sus mercados emiten “cantos de sirena” de apaciguamiento, y se apresuran a conseguir que sus políticos impongan, en la Constitución de cada país, la obligación de pagar la Deuda, sea cual sea el origen y destino de ésta.





El documental está en idioma griego, español e inglés, con nuevos subtítulos en español revisados y actualizados.


Este es el enlace para el visionado: Deudocracia


[DEUDOCRACIA – 2ª PARTE]





Al igual que en Argentina, el objetivo no es salvar la economía sino, más bien, a los Bancos y a las grandes empresas.





El FMI ejerció una gran presión sobre Argentina para que pagase sus deudas.


Muchas de las deudas estaban infladas, porque fueron transferidas de grandes empresas y de algunos de los Bancos más grandes del mundo, al Tesoro público, en un proceso agilizado por el FMI.


Se han adoptado medidas de “estabilización” para evitar que Grecia quiebre y deje de pagar la deuda.


Esas NO son medidas para reducir la deuda.


Es más que evidente que la deuda seguirá aumentando rápidamente, no sólo a pesar de esas medidas, sino, además, como consecuencia de las mismas.


Las medidas buscan claramente proteger a los prestamistas, proteger a los Bancos.


En pocos meses, el Gobierno griego dará a los Bancos 108.000 millones de euros, que es casi la cuantía total de los paquetes de rescate que recibió del FMI y de la UE.


(Extracto del documental “Genocidio social“)


Cuando Argentina se enfrentó a una situación similar… varios de los responsables fueron castigados.





La imagen de los presidentes que abandonan el palacio presidencial en helicóptero aún atormenta al FMI y a sus cómplices.


(Consigna: “Igual que en Argentina, una mágica noche, veremos quién es el primero en subirse al helicóptero.”)


(Graffiti: “Rebelión contra el Empobrecimiento”)


Un año después de la intervención del FMI, Grecia desplegó un intenso programa de “simplificación“, “racionalización” y “limpieza“.


Los delegados del FMI, la UE y el BCE se establecieron en Atenas de forma permanente, dictando sus políticas con un documento inconstitucional.


(Habla Dominique Strauss-Kahn, Presidente del FMI)


“La reforma de las pensiones fue un hito, pero ahora debemos ajustar los salarios a la productividad.”


Hoy día, ¿qué es Grecia?





¿Un país libre?… Si.


¿Independiente?… No.


Nos han reducido a meros vasallos.


Libertad es una cosa, soberanía nacional es otra.


El problema es que nuestro país ha perdido su soberanía nacional.


(Titular: “Hambre y pobreza para 20 años”)





(Titular: “Cierran 1.056 colegios”)


En estrecha colaboración con sus prestamistas extranjeros, el gobierno se vuelve contra los ciudadanos, al adoptar duras medidas de austeridad.


El resultado es: pobreza, cierres y desempleo.


(Habla Nikitas Kanakis, presidente de “Médicos del Mundo – Grecia”)


Lo que ocurre en en el centro de Atenas es una crisis humanitaria.


Tiene todos los rasgos distintivos: personas que padecen hambre ó están sin hogar, que carecen de medicamentos y atención médica… Personas que sólo dan vueltas por las plazas…


No es muy distinto de lo que vemos en los países del Tercer Mundo.


Y eso que nosotros sólo tratamos con los más pobres entre los pobres.





Hay personas que aún mantienen algunos derechos de la Seguridad Social, pero que son insuficientes.


Como decía una mujer jubilada: “O comida, o medicina… Pero no puedo pagar las dos”.


Las medidas del gobierno no sólo empeoran las condiciones de vida de los ciudadanos.


Además, suponen una amenaza directa e inmediata para sus vidas.


(Habla Panos Papanikolaou, neurocirujano)


“Hasta ahora, TODOS los países ‘apoyados’ por el FMI han sufrido una brutal caída de la ‘esperanza media de vida’, es decir, del número medio de años que viven las personas.


Hay países donde, tras la terrible experiencia del FMI, el promedio de vida se redujo entre 5 y 10 años.


Con los recortes a los que enfrentamos ahora, es seguro que nuestra esperanza de vida se reducirá considerablemente.”





Los ciudadanos reaccionan.


El gobierno está rompiendo los más elementales principios de la democracia.


La penalización del uso de capucha, las detenciones injustificadas, y por policías que llevan capucha… son medidas propias de un régimen paramilitar.


(Pancarta:  “Esta <<liberalización del gas lacrimógeno>> nos deja sin dinero para la educación gratuita.”)


(Habla Alain Badiou, filósofo)


Las crisis siempre desembocan en medidas antisociales y antipopulares, que pueden ser especialmente duras.


Así es como el Capitalismo controla la situación.


Por supuesto, el Capitalismo debe conseguir que estas medidas sean aceptadas.





Para ello, emplea la violencia.


En respuesta a la alerta de tormenta financiera, la Democracia deja paso a la Deudocracia.


(Graffiti:  “Pobres, no os comáis unos a otros… ¡Comeos a los ricos, están más gordos!”)


La crisis capitalista provoca una devaluación general.


La devaluación del valor se debe a la especulación financiera.


Alguien tiene que pagar esta devaluación.


Sin embargo, los capitalistas no tienen la menor intención de pagarla.


No son, para nada, altruistas.


Pero, si los que causaron la crisis no están dispuestos a pagar, ¿por qué deberíamos pagar nosotros?


En el pasado, docenas de países han logrado rechazar las deudas no contraídas por sus ciudadanos, ateniéndose a normas del Derecho Internacional, tales como el concepto de “deuda odiosa“.





(“La historia de la deuda odiosa“)


Retrocedamos a los años 20′, con Alexander Sack.


Sack era ministro, y especialista en derecho de la Rusia zarista.


Tras la Revolución de 1917, dio clases en universidades de Europa y EEUU.


En 1927, se le ocurrió una idea brillante: el concepto de “deuda odiosa“.


Una deuda es “odiosa” si concurren 3 requisitos previos:

1. El gobierno del país recibe un préstamo sin el conocimiento ni la aprobación de los ciudadanos.

2. El préstamo se destina a actividades no beneficiosas para el pueblo.

3. El prestamista está informado de esta situación, pero se hace el tonto.





Las propuestas de Sack suenan progresistas, incluso revolucionarias…


Pero, en realidad, ese concepto ya había sido usado antes para servir a los intereses de una superpotencia emergente: los EEUU de América.





EEUU ya habían usado el concepto de “deuda odiosa” en 1898, cuando ganaron la guerra hispano-estadounidense, y se anexionaron Cuba.


Su problema era que, junto con Cuba, iba la deuda contraída por el régimen colonial español.


Y, dado que el colonialismo español había durado 4 siglos, desde 1492, cuando Colón llegó a América, hasta 1898… la deuda era muy elevada.


Por supuesto, los EEUU no tenían ninguna intención de pagar por los errores de regímenes anteriores, así que declararon que la deuda de Cuba era “odiosa“, y, simplemente, se negaron a pagarla.


Pero lo mismo había sucedido en México, unas décadas antes.


Cuando los republicanos derrocaron al emperador Maximiliano I, declararon que su deuda era “odiosa“.


Maximiliano había pedido enormes sumas de dinero, a tipos de interés excesivamente altos, para hacer frente a la sublevación contra él.





Como debía mucho a sus prestamistas, pero, sobre todo, al pueblo de México, fue condenado a muerte, y fusilado.


La mayoría de declaraciones de “deuda odiosa” de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, la realizaron países subdesarrollados del continente americano.


En realidad, detrás de todas esas declaraciones de cese de pagos, se encontraba la misma superpotencia emergente: EEUU.


Y esta misma superpotencia trajo el concepto de “deuda odiosa” al siglo XXI.





Diciembre de 2002: la Casa Blanca está dando los últimos retoques a los planes de invasión y ocupación de Irak.


Pero, antes de iniciar del ataque, los estadounidenses se preparan para el día después de la caída de Saddam Hussein.


El Departamento de Estado sabe que tendrá que lidiar con la enorme deuda nacional de Irak.


Por eso, buscan declarar tal deuda como “odiosa“.


Un comité secreto propone que el primer gobierno provisional de Irak declare el cese de los pagos, con el pretexto de que el pueblo iraquí no tiene por qué pagar la “deuda odiosa” contraída por el régimen iraquí.


Ahora sí que está todo listo para el ataque





“Queridos ciudadanos, en estos momentos, las Fuerzas Armadas de los EEUU y sus aliados están llevando a cabo la primera fase de una operación militar para desarmar a Irak, liberar su pueblo y defender al mundo de un gran peligro.”




(Habla Éric Toussaint, presidente del Comité para la Abolición de la Deuda del Tercer Mundo-CADTM)


En marzo de 2003, EEUU y sus aliados invadieron Irak.


Tres semanas después, el Secretario del Tesoro de EEUU convocó una cumbre de sus homólogos del G-8 en Washington, y declaró que la deuda de Sadam Hussein era “odiosa“.


Dijo: “El régimen de Sadam es dictatorial, y su deuda debe ser rechazada…El nuevo gobierno de Irak debe quedar libre de la deuda de Sadam.”





“Las operaciones militares de campo han terminado. En la batalla de Irak, EEUU y sus aliados han salido vencedores.”


George W. Bush había ordenado al ex-Secretario de Estado, James Baker, que convenciese a la comunidad internacional de que la deuda de Irak era “odiosa“.


Baker reiteró que Saddam Hussein había malgastado el dinero de su pueblo en la construcción de palacios y en la compra de armas.


Los diplomáticos estadounidenses comprobaron que Irak debía miles de millones de dólares a Francia y Rusia por la compra de misiles Exocet y aviones de combate Mirage F1 y MIG.


En realidad, el proceder de Sadam Hussein no era muy diferente al de muchos líderes occidentales.


Para el mundo árabe, los palacios son como los Juegos Olímpicos para Occidente: una demostración de dominio económico y geopolítico.





La diplomacia estadounidense consiguió que se declarase “odiosa” la deuda de Irak, y el pueblo iraquí quedó exonerado de pagarla.


Sin embargo, Washington se dio cuenta de que había sentado un peligroso precedente.


Por primera vez en el siglo XXI, la mayor superpotencia había legitimado el concepto de “deuda odiosa“.





Así que decidieron ocultar este caso bajo la alfombra.


Los otros países respondieron:


“OK, vamos a reducir la deuda de Irak un 40% a través del Club de París, pero el concepto de “deuda odiosa” no debe volver a ser utilizado oficialmente, porque otros países podrían reclamar ese derecho.”


Por ejemplo, el Congo rechazaría la deuda de Mobutu, Filipinas se negaría a pagar la deuda de la dictadura de Marcos, y Sudáfrica se negaría a pagar la deuda del régimen del apartheid


Para evitar que se extendiera el concepto de “deuda odiosa” al siglo XXI, acordaron llamarlo “decisión especial sobre Irak.


Sin embargo, es obvio que se utilizó el concepto de “deuda odiosa“.




“Creo que sería un error que Irak siguiese endeudada por los pecados de un dictador derrocado”   (Obama, 22 de julio de 2009).


EEUU siguió ayudando a Irak a cancelar viejas deudas.


Pero nadie en Washington quería ni oír hablar de la expresión “deuda odiosa“.


Irak logró eliminar una gran parte de su deuda, con el apoyo de un imperio.


Pero hubo otro país que decidió alzarse, y enfrentarse al FMI, y a sus otros grandes prestamistas.


Consiguió demostrar que su deuda no sólo era “odiosa”, sino también ilegítima e inconstitucional.





Bienvenidos a Ecuador.




Ecuador podría haber sido uno de los países más ricos de Sudamérica.


Pero, desde el momento en que se descubrió petróleo, el país sólo conoció dictadores, pobreza, deudas y “francotiradores financieros“.





(Habla John Perkins, ex-francotirador financiero)


“Mi verdadero trabajo era ofrecer préstamos a países…


Préstamos tan enormes, que sería imposible devolverlos.


Y, por ejemplo, se concedían 1000 millones de dólares a Indonesia o Ecuador, con la condición de dedicar el 90% del préstamo a contratar a empresas estadounidenses.


Empresas de infraestructuras, como Halliburton o Bechtel.


Esas empresas construirían estaciones eléctricas, ó puertos, ó autopistas…


Eso da servicio a unas pocas familias ricas del país.


Los pobres se quedan con una enorme deuda, que no podrán pagar jamás.”




En 1982, Ecuador fue visitado por el FMI y por un “comité de sabios” que representaba a los grandes acreedores.


Ecuador se había visto forzado a pedir más y más préstamos para poder pagar los préstamos anteriores.





(Habla Hugo Arias, director del Comité Auditor de Ecuador)


Ecuador ha sido continuamente saqueado por el Norte.


Por ejemplo, desde los 80‘ hasta el año 2005, casi el 50% del presupuesto del estado fue utilizado para pagar la Deuda, y sólo el 4% se destinó a la atención de la salud400 millones para salud, 800 millones de dólares para educación, y 4000 mil millones de dólares para Deuda.


Estábamos matando a nuestra población.”







El pueblo ecuatoriano se sublevó.


Cuando Lucio Gutiérrez llega al poder, la política parece tomar otro rumbo.


Gutiérrez prometió beneficios sociales.


Se presenta casi como socialista, pero, en cuanto asume el cargo, pacta un nuevo acuerdo con el FMI y aplica medidas de extrema austeridad.





El pueblo le fuerza a irse en el mismo medio de transporte que usaron los presidentes argentinos: en helicóptero.


Cuando el Vice-Presidente Palacio sube al poder, comienza con buenas intenciones, pero pronto se somete a Washington.


Así que la gente acude al único político que se resiste a ceder a la presión internacional: Rafael Correa.





Correa había estudiado economía en Europa y EEUU, y sabía muy bien cómo se puede manejar al Banco Mundial y al FMI cuando se tiene voluntad política.


Ya como Ministro de Economía, en 2005, Correa había declarado que no era normal que los ingresos del petróleo se destinaran a pagar la Deuda.


Era injusto para la población.


Anunció que el 80% de los ingresos del petróleo se destinaría a mejoras sociales como la educación, la salud, y la creación de empleo, y sólo el 20% iría al pago de la deuda.


Entonces, el Banco Mundial declaró que, si esa ley se aprobaba, dejaría de hacer más préstamos a Ecuador.


Se trataba de una intromisión evidente del Banco Mundial en la política interna de Ecuador.


Correa declaró que no se aceptarían las imposiciones del Banco Mundial.


Correa optó por dimitir, en lugar de someterse.


Esta decisión le hizo muy popular.


La gente dijo:

“Este hombre decidió dimitir de ministro para defender la dignidad y los intereses del pueblo”.






Correa fue elegido Presidente en 2006.


Una de sus primeras decisiones fue expulsar al representante del Banco Mundial y pedir a la delegación del FMI que abandonara las oficinas del Banco Central de Ecuador.


Funcionarios del FMI, como Bob Traa, que más adelante llegaría a Grecia, ya habían sido tachados de “indeseables” por el pueblo del Ecuador.


(Habla Rafael Correa, Presidente de Ecuador, 2006- )

“Esta burocracia internacional… incompetente y deshonesta, tendrá que respetar a nuestro país…Por eso hemos expulsado al representante del Banco Mundial del país, y nos reservamos el derecho de iniciar las acciones legales pertinentes por los perjuicios causados al país… Además, nos reservamos el derecho de calificar como “ilegal” la Deuda que tenemos con el Banco Mundial.”



Anuncios
31
Ene
11

Vuelve Volcker




Paul Volcker ofreció apoyo moral al presidente del gobierno español, José Luis Rodriguez Zapatero, en la presentación de su “Informe Económico 2010“.


El famoso economista ha sido consejero de economía del presidente de EEUU, Barack Obama, hasta la semana pasada.


Desde finales de 2008, Volcker ha estado al frente del Consejo Asesor para la Recuperación Económica, y desde este puesto, ha acometido el llamado “plan Volcker” (también conocido como “regla Volcker“), una regulación sobre las actividades de riesgo de los bancos estadounidenses, base de la reforma financiera del presidente Obama, que desató la ira de Wall Street, al punto  que algunos banqueros afirmaron Volcker había perdido el contacto con la realidad económica actual.


Y es que el “plan Volckerimpide a cualquier banco que capte depósitos, tener inversiones financieras de alto riesgo (‘hedge funds‘) ni fondos devaluados (‘private equity‘). A los bancos se les permite ofrecer servicios de inversión a los clientes, pero no usar sus depósitos para obtener beneficios financieros de riesgo.


Con su presencia, Zapatero quiere utilizar la figura de Volcker para reforzar su imagen ante el electorado de lucha contra la Banca, dando a entender su apoyo a una regulación como respuesta a la crisis actual creada por el sistema financiero.





En el acto de presentación de su “Informe Económico 2010“, asistieron, no sólo Volcker, sino también la flor y nata de la Banca española, así como representantes de los principales bancos de inversión que operan en España (Deutsche Bank, Nomura, Citi, UBS, Goldman Sachs, BNP Paribas y Societé Generale).


Delante de todos ellos, el presidente del gobierno español puso de manifiesto su intención de completar la reforma laboral, reformar las pensiones… y acelerar la “reestructuración” de las Cajas de Ahorro.

En efecto, pocos días después, se anuncia que las Cajas de Ahorro españolas, entidades financiaras sin accionistas, obligadas a destinar sus excedentes a fines sociales, y actualmente en crisis debido al riesgo asumido en la burbuja inmobiliaria, a su atomización y a la perversa utilización política, no van a ser nacionalizadas para la reconstrucción de una Banca Pública, sino que serán reflotadas con dinero público, para, una vez saneadas con cargo al bolsillo de todos, ser despojadas y privatizadas en pro del lucro de unos pocos: la Banca, especialmente la extranjera (a precio de saldo)… con lo que se consiente y premia la usura de esa Banca, que está prestando dinero incluso al 15% a los empresarios que quieren poner en marcha actividades económicas para crear riqueza y empleo.


Una medida que el Partido Popular (PP) en la oposición, aplaude íntimamente, dado que en 2009 ya abogaban por “limitar ” la participación pública en estas entidades.


Y, pocos días después, el gobierno español, las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME, y los sindicatos CCOO y UGT, llegan a un acuerdo para la reforma de las pensiones, consiguiendo que la media de reducción de las pensiones que percibirán los trabajadores jubilados sea de al menos un 25%, de forma que el estado dispondrá de 40000 millones de euros extra en los próximos años para engrosar el negocio de la Banca y los especuladores que operan para ella, en un penúltimo pacto social, innecesario y de dudosa responsabilidad.





Respaldados por el ideario de los neoliberales en la oposición, y la presencia de la Banca y de Volcker, los socioliberales del gobierno quieren hacernos creer que se trata de regulaciones necesarias en esos sectores, no de presiones de la Banca nacional e internacional.


Pero, si Volcker es partidario de la regulación financiera desde el estado, ¿ qué hacía en un acto de apoyo a la desregulación pública del estado ?


¿ Es el mismo Volcker que, en septiembre de 2009, dijo que “el sistema financiero de EEUU es insolvente y está quebrado” ?


¿ Cómo Volcker se queja de que el gobierno de EEUU haya tenido que nacionalizar la banca financiera privada para reflotarla, y avala con su presencia un acto donde el presidente del gobierno de España anuncia una medida similar ?


Si Zapatero presume de que la fortaleza bancaria española se debe a estar regulada, e invita a Volcker por ser un defensor de las regulaciones, ¿ por qué Volcker apoya con su imagen un acto donde se anuncia que se van a privatizar las Cajas de Ahorro, que concentran el 51% del ahorro de los españoles, exponiéndolo a manos de una Banca internacional con regulaciones menos rígidas o en pañales ?





¿ Bebe Volcker demasiado Johnnie Walker ?




La “solución Volcker”



Debido a que las reservas de oro de EEUU eran insuficientes para que el dólar jugase el papel de la única moneda “pilar” mundial en pleno despliegue de la superioridad militar de EEUU, el presidente Nixon anunció a un sorprendido mundo el 15 de agosto de 1971 que, desde ese día, EEUU incumpliría sus obligaciones respecto a los tratados internacionales de Bretton Woods, que obligaban a que la oferta monetaria (esto es, imprimir billetes de dólar) precisase del respaldo del oro.


Fue la culminación de un proceso histórico que, desde la época romana (“dinero” proviene del término latino “denario“), había venido devaluando el valor de la moneda en relación al oro, el metal precioso por antonomasia… Nerón realizó la primera devaluación, y Nixon acabó con la convertibilidad del dólar en oro.


Así que, desde 1971, el valor del dólar, ni se corresponde con las reservas de oro, ni está garantizado por el estado: es una moneda privada, emitida por los Bancos privados que componen la Reserva Federal (FED), la cual presta al estado para luego recuperarlo con intereses, eso sí, con cargo a nuestro bolsillo.


Entre los asesores más cercanos de Nixon, estaba un funcionario llamado Paul Volcker, entonces Secretario del Tesoro para Asuntos Monetarios Internacionales, que llevaba largo tiempo asociado a la familia Rockefeller.


Volcker fue el padre de la idea. La “solución Volcker” de desligar el dólar del oro, trataba de reconvertir a EEUU, de mayor prestamista del mundo, a ser el mayor deudor del mundo… y sin límite . Así, las finanzas estadounidenses y el dólar dominarían las finanzas mundiales.





Luego, fue fácil. Simplemente, la FED cerró el grifo del dinero, con lo que las monedas del mundo entraron en una fluctuación libre por la incertidumbre, acudiendo al dólar como moneda refugio. Pero el dólar ya no estaba respaldado por oro, sino sólo la por la “plena fe y confianza” en el gobierno de EEUU.


La “solución Volcker” fue tan simple, como destructiva para la salud de la economía mundial… pero perfecta para desplegar el complejo capitalista-militar de EEUU: la necesidad de dólares hizo que los países comprasen deuda estadounidense, a la par que EEUU se podía permitir endeudarse más y más…


Pero
a mayor déficit, mayor inflación.


Fue tan alta la inflación causada por la “solución Volcker“, que, ante el desplome exterior de la “confianza” en el dólar, en agosto de 1979, el presidente Jimmy Carter se vio obligado por los grandes bancos de Wall Street a aceptar… en efecto, al mismísmo Paul Volcker, como nuevo presidente de la FED, con la orden taxativa de preservar al dólar como moneda de referencia.


Volcker ejerció como presidente de la FED entre 1979 y 1987, bajo la presidencia del demócrata Jimmy Carter, y luego fue reelegido para el cargo en 1983 por el presidente republicano Ronald Reagan.


¿ Agradecidos, a ambos lados de la plutocracia ?… Pero, ¿ no era Volcker un regulador anti-Banca ?




El “plan Volcker”



Desde 2009 hasta su reciente dimisión, Volcker ha diseñado las lineas maestras de la reforma financiera auspiciada por el presidente Obama. Con el “plan Volcker“, ha intentado que los grandes bancos no utilicen los sistemas de protección de depósitos como plataforma para sus operaciones especulativas.


Pero el “plan Volcker” tiene agujeros por los cuales podría pasar un elefante:

  • Para empezar, sólo se aplica a las instituciones que manejan depósitos. Goldman Sachs o Morgan Stanley, por ejemplo, podrían eludir el “plan Volcker” y seguir adelante con sus operaciones especulativas si se deshacen de la pequeña base de depósitos que mantienen en la actualidad.


  • En realidad, el “plan Volcker” da permiso a los Bancos para mantener inversiones financieras de alto riesgo (‘hedge funds‘) y amplía el plazo hasta el año 2019 para gestionarlos como deseen, lo que significa que tendrán 9 años más de sustanciosos beneficios antes de tener que cerrar esa fábrica de riesgo. Enhorabuena a Citigroup, Morgan Stanley, JP Morgan, Goldman Sachs y Merrill Lynch.


  • Por otra parte, los Bancos van a poder seguir siendo dueños de fondos de cobertura y de otros fondos de títulos financieros, siempre y cuando las operaciones se hagan a nombre y por cuenta de sus clientes (en lugar de ser vehículos de inversión especulativa con recursos propios del Banco). Pero esto es peligroso. La crisis demostró que la línea divisoria entre operaciones a nombre de los clientes y con recursos propios de un banco, es muy tenue: en la crisis, muchos bancos grandes acabaron rescatando a clientes poderosos que habían salido “trasquilados” en operaciones de dudosa calidad. Ahora, los bancos podrán eludir el “plan Volcker” con tan sólo retirar su capital de los fondos de cobertura que manejan: de ese modo siempre podrán argumentar que todas las operaciones son de sus clientes.


  • De igual manera, el “plan Volckerno impedirá a los Bancos realizar operaciones especulativas en los mercados de futuros, de materias primas y ‘commodities‘. Sólo tienen que demostrar que se trata de operaciones por cuenta de sus clientes. De hecho, las empresas especializadas en este tipo de transacciones (como Trafigura, Glencore o Vitol), se verán beneficiadas por la exclusión de los Bancos en este sector. Muchos analistas piensan que, en la lucha por apropiarse de mayores parcelas de mercado, la volatilidad va a arreciar. No hay que olvidar que las alzas en precios de aceites y cereales hace 2 años estuvieron relacionadas con la actividad especulativa de Bancos, fondos, aseguradoras y otros grandes agentes en los mercados de futuros… La crisis por los altos precios de los alimentos puede agravarse próximamente.



La desregulación es sin duda una de las raíces de la crisis bancaria actual, pero también les ha hecho enormemente ricos. Así que, por diseño, la reforma que propone el “plan Volcker” debe ser tímida, demasiado como para que alguien piense que en algún momento contrarrestará el alud especulativo sin fin (especialmente, de la economía estadounidense)…


Como mucho, lo reconducirá. Y, en cuanto a  asumir menor riesgo… Bueno, en realidad, da igual que ahora se exija aumentar la provisión de capital (fondos propios y reservas, ‘core capital‘) al 8%… Con cualquier cifra menor del 100%,  siempre se estarán “apalancando“, siempre estarán jugando con el dinero de los demás, porque esa es la base de su negocio.


Las regulaciones de Volcker, el “sargento de hierro“, son dúctiles como el plomo… ¿ Está fuera de lugar decir “como era de esperar” ?.




Re-Volcker



En España, la economía se dirige a un estancamiento por crecimiento nulo y desempleo alto, al que se viene a sumar, por si fuera poco… una inflación alta, es decir, un aumento de los precios. En 2010 la inflación ha sido del 3%, debido sobre todo al aumento de los precios del petróleo y las materias primas, y las subidas impositivas (del IVA en julio y del tabaco en diciembre). Ya han subido, o se espera que suban, o sigan subiendo: energía (luz, gas, propano, gasolina, gas-oil), transportes, alimentos, seguros (son más caros, porque hay más robos)…


La palabra que define esta situación económica, es una palabra tabú para los economistas: estanflación.


En “estanflación” se combinan los términos “recesión” (estancamiento) e “inflación“, porque se trata de la situación económica que indica la simultaneidad del alza de precios, el estancamiento económico y el alto desempleo.





En economía clásica, la inflación se opone al desempleo: a mayor inflación, menor desempleo, situación que se describe con la curva de Phillips. La estanflación supone la ruptura de esa “ley económica“, porque coexisten el aumento de la inflación con el alto desempleo.


La estanflación, si ocurre, solo se da en situaciones económicas críticas… Es, digamos, “casi lo peor” que le puede pasar a una economía capitalista, y puede preceder a una época de “hiperinflación” , que se supone es “lo peor” que puede sucederle a esa economía. Al llegar la “hiperinflación“, se dan casos de acumulación y acaparación de bienes, principalmente, los bienes básicos para la pura subsistencia.


La estanflación se convierte en un arma de destrucción masiva dirigidas a los medios de subsistencia, no sólo de los pensionistas y de aquellos con ingresos fijos, sino también de los estudiantes, los desempleados, las familias, y casi todos los que tienen un empleo en la economía de producción.


Qué casualidad que aparezca Volcker.





Porque el mayor hito de la carrera de Volcker, por lo que mejor se le recuerda, tuvo lugar cuando era presidente de la FED.


Volcker se enfrentó a la estanflación.


Para reducir la galopante inflación provocada por las medidas adoptadas desde la etapa Nixon, subió escalofriantemente los tipos de interés hasta el 21,5%, aumentando así el valor del dólar, aunque ello impactase directamente sobre los países en desarrollo (latinoamericanos, africanos… España…). El aumento de los tipos ocasionó el incremento de los intereses que se cobraban por las deudas que habían contraido empresas y estados de todo el mundo, siendo común en la época recurrir a créditos para poder hacer frente a los pagos de préstamos anteriores… Este fenómeno recibió el nombre de “espiral de la Deuda”.


El efecto fue devastador. En los 80′, la subidas de los tipos de interés de Volcker provocaron la peor recesión de EEUU desde la década de los 30′, para las vidas de millones de estadounidenses de clase media y baja. Además, esta política supuso una sobreafluencia de capital a EEUU, dificultando enormemente la competencia de otros países, que pasaron a disponer de un menor capital.


Los más afectados por estas políticas fueron los estados latinoamericanos, que se vieron obligados a aceptar las políticas del Consenso de Washington si querían ser rescatados de esta “espiral” o “crisis de la Deuda” (otra más) que la subida de tipos originó, y se vieron sometidos a los terribles Planes de Ajuste Estructural (¿ suena familiar ?): la subida de interés no sólo allanaba el camino al neoliberalismo, sino que además, ampliaba el terreno sobre el que aplicarlo.


En este mismo sentido, los países africanos registraron un importante retroceso: en el año 2000, 24 países africanos tenían un PIB per cápita menor que 25 años antes.


Volcker causó la peor recesión desde la Gran Depresión… pero preservó el sistema capitalista y la primacía financiera estadounidense.





No parece casual que Zapatero invite al luchador anti-estanflacionista Volcker… porque estanflación es lo que se espera en España.


La subida de los tipos de interés “made in Volcker” puede volver a aplicarse.  Sabemos a quién sirve… y las consecuencias.


España no puede devaluar la peseta ni actuar con “Planes de Estabilización” porque nos metieron en el euro, sólo nos dejan actuar sobre la productividad, reducir las emisiones de Deuda, y alguna otra medida para maquillar nuestros ratios en la Unión Europea (UE). El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, al comparar los problemas de Deuda de Islandia con los de Irlanda, dijo: ”A Islandia le ha beneficiado el hecho de que, a diferencia de Irlanda, sigue teniendo su propia moneda; la devaluación de la corona islandesa ha hecho que las exportaciones de Islandia sean más competitivas, y ha limitado la gravedad de la crisis”… En el caso español, la salida del euro, más que una posibilidad, sería una necesidad.


De modo que España, tampoco puede subir los tipos de interés unilateralmente, al estar la soberanía en su política monetaria entregada al Banco Central Europeo (BCE).



Pero cuando los suba EEUU... arrastrará a todo el mundo. Y es factible: en la situación actual, una vez sobresaturados los mercados globales, ya inundados de dólares, se puedan elevar las tasas de interés y los rendimientos de los bonos de Tesoro , para provocar una fuga masiva de capitales hacia EEUU y hacer estallar las burbujas de activos en los mercados emergentes.  De paso, provocaría además que las economías en desarrollo se viesen en la necesidad de aumentar aún más su Deuda… En fin, toda una reedición de la “espiral de la Deuda”.


Para más inri, se espera que el propio BCE suba los tipos de interés en la zona euro, porque dicha subida sería bienvenida en Alemania o Francia: el corazón del euro goza de buena salud en el empleo, está cerca de alcanzar el objetivo de déficit presupuestario de la Unión Europea (UE) y, tras un año de fuerte expansión de las exportaciones, se vaticina una sensible mejora del consumo doméstico…. Pero para el resto de países del euro, supondría una mala noticia, porque aumentaría su Deuda y la consiguiente refinanciación (Irlanda, Grecia, PortugalEspaña…). Cuando hace una década se vivió una situación inversa, y Alemania y Francia tenían apuros para salir de la recesión, además de dar pie a las primeras infracciones en el Pacto de Estabilidad, forzaron al BCE a mantener una política de tipos de interés favorable para ambas potencias, pero demasiado laxa para economías como la española o la irlandesa, inmersas entonces en un fulgurante despegue de la inversión (inmobiliaria, principalmente) y el consumo privado. La UE y el euro sirven a quienes sirven.


Ya suba los tipos EEUU, o la UE de Alemania-Francia, empeorará la vida de la clase trabajadora del resto del mundo. Pero la Banca seguirá ganando.


La solución a la estanflación es recuperar el suministro de materias primas. La estanflación se mitiga, bien por encontrar un sustituto a la falta de recursos, o bien aumentando la productividad económica y la eficiencia energética de manera se consiga una mayor producción con menos coste de recursos.


Por ejemplo, a finales de los 70′ ‘y principios de los 80′, la escasez de petróleo fue superada por el aumento de la eficiencia energética y el aumento de la producción mundial de petróleo. Este factor, más que los ajustes en la política monetaria, fue crucial para terminar con la estanflación.


Teniendo en cuenta que toda estanflación ocurre cuando hay especulación con las materias primas, que la especulación hace que el petróleo no deje de subir, que China e India precisan de  energía y materias primas, que el “plan Volcker” permite a la Banca realizar operaciones especulativas en los mercados de futuros, materias primas y ‘commodities‘, que las multinacionales de la alimentación manejan la producción y el acopio de alimentos para especular también con los precios (el propio Volcker forma parte del consejo de administración de la multinacional Nestlé), que España no puede devaluar su (inexistente) propia moneda ni competir en productividad con China… En el marco actual, no hay escapatoria a la estanflación.





La única salida sería salirse de este perverso sistema económico basado en el Dinero, e ir hacia una economía basada en Recursos.



La alternativa de gastar menos” no funciona, no ante el poder de una Globalización que opera a nivel mundial: es imposible competir a nivel global en bienes y servicios con países que sometan a seres humanos a trabajar por menos de un dólar al día. Así que no es de recibo adoptar reformas locales que tienden a reducir el de por sí precario ‘estado de bienestar‘ de la gente, sin además reducir el despilfarro… salvo que se persiga perpetuar el actual poder de unos pocos sobre la gran mayoría. Es más, cuando los “mercados” decidan ir a por este o aquel estado, por muchas reformas anti-sociales prometidas o en curso, no llamarán a la puerta… Simplemente, la derribarán… Tal es el poder de la Banca, y del sistema financiero que ha creado.


Y España no es sino otro caso más: la estanflación se repite en cada vez más países del mundo.


Objetivamente, el Capitalismo empuja hacia la estanflación: el empleo no se puede recuperar porque se fabrica en otra parte, pero la inflación amenaza siempre, aunque provenga de fuera por la especulación con las materias primas y los alimentos. Esta política de tierra quemada‘ sólo continúa adelante merced a la apertura de nuevos mercados y suministros de mano de obra, es decir… a través de la Globalización.


Visto así, la Globalización es una respuesta adaptativa temporal de la Banca para mantener su estatus… Unos se arrogan el papel de paraíso financiero. A otros, les toca, bien producir a coste irrisorio, y al resto, ser dejados de lado enfrentados a la estanflación, o directamente depredados.




Con V de Volcker



Volcker ha recibido críticas de Wall Street, que se revuelve con uñas y dientes ante cualquiera que ose insinuar poner coto a su depredación… No se paran a pensar que el veterano luchador es uno de los suyos. El dinero, ciega.


Volcker viene de ‘tour‘ a España buscando redención, el acercamiento y la reconciliación con Wall Street, y por eso apoya privatizaciones como las de las Cajas de Ahorro, y los encargos de estudios de “evaluación de políticas” y viabilidad financiera para el estado y para las desiguales autonomías españolas: son filones que engrosarán las arcas de las consultoras y la Banca estadounidenses, que vendrán, gustosamente, a ‘hacer Caja‘.





Volcker dimite, dolido, porque ya no precisan de sus consejosObama le sustituye por Jeff Immelt, republicano y presidente ejecutivo de General Electric (rescatada por el gobierno federal), para encabezar el panel de asesoría económica centrado en promover el crecimiento de la inversión empresarial.


El tal Immelt es, por cierto, un firme partidario de la externalización de los procesos de manufactura, pese a su terrible impacto en la clase trabajadora local. Pero Obama le prefiere en lugar de Volcker, porque así se atrae a sus críticos en un momento crucial: calentando los motores electorales, muestra al dividido país y al empresariado un sentido pragmático y menos ideológico, y, además, une a sus filas a alguien que puede ayudarle en sus relaciones con los republicanos en el Congreso.


La Banca mueve sus hilos para poner a cargo de las instituciones a sus presidentes, y así, pueden expander o contraer la oferta monetaria (fabricar o cerrar el flujo de dinero), y crear, abolir y modificar las normativas, según les convenga, para perpetuar y ahondar el saqueo y la soberanía de sus propios ciudadanos y de los del resto de países… desde Irán, a Haití… en una auténtica guerra contra la (verdadera) democracia.


Cuando Volcker afirma que “estamos en un sistema financiero dependiente del gobierno, nunca pensé que viviría para verlo… tenemos que luchar para salir de esa situación“, se refiere a que no cree que el estado deba rescatar Bancos de la quiebra por haberse expuesto excesivamente al riesgo.


Pero Volcker no quiere ser un aguafiestas, sólo defiende que la Banca financiera no corra riesgos para no poner en peligro la Banca comercial tradicional.





Puede que sea un veterano luchador, pero este no es el mesías-libertador que pone su coraje, saber y experiencia al servicio de presidentes que luchan contra la Banca: desde su más tierna juventud, era un acólito de la familia Rockefeller, y sigue a su servicio. Sólo quiere que no corran riesgos innecesarios que les pongan en peligro, y apoya retomar la función clásica de la Banca.


Porque cree en el Capitalismo… Además de economista, y de ex-presidente de la Reserva Federal estadounidense, es ya casi un banquero: trabajó en el Banco de la Reserva de Nueva York a los 25 años, y fue miembro fundador de la Trilateral.


Como protegido de la familia Rockefeller, ha trabajado largos años en el Chase Bank, y en el  Comité Fiduciario del Rockefeller Group, Inc. (RGI).


Y después de salir de la FED en 1987, se convirtió en presidente de la importante firma de banca de inversión y asesoramiento empresarial de Nueva York J. Rothschild, Wolfensohn & Co. (dirigida por James D. Wolfensohn, quien más tarde se convirtió en presidente del Banco Mundial. Desde octubre de 2006, es el Presidente de la influyente Junta de Síndicos, con sede en Washington. Actualmente, es presidente de la Junta de Consejeros de la Cámara Internacional de Manhattan.


Y, desde hace muchos años, Volcker asiste a las reuniones del grupo Bilderberg.


Dese su lucha por una Banca menos arriesgada, Volcker nos recuerda que las crisis se han planificado y las regulaciones modificado (con su propia participación), para que esa Banca pueda expandir sus beneficios, ramificándose y diversificándose como una hiedra se adosa a su huésped para extraerle el jugo.


Porque el Dinero es un veneno, y, el ánimo de lucro a corto plazo recorre todo el cuerpo social, así enfermo, buscando cualquier nuevo punto débil donde atacar…


Volcker teme que el ansia de dinero acabe con el enfermo, y quiere sacarlo de la UVI… pero no sanarlo.


La medicina que nos cure no se habrá de limitar a aliviar los síntomas.







Las aguas se calmarán.


Y, un día, Wall Street reconocerá que nunca podrá estar lo suficientemente agradecida a Volcker por hacer ganar dinero a sus mecenas, por lograr que el dólar fuese la referencia de la Deuda mundial, y por acometer una reforma tan liviana, que no evitará nuevas burbujas y crisis de contracción de crédito bancario… y le homenajearán.


Hoy por hoy, en este “teatrillo del dinero“, están actuando como una panda de arrogantes jovenzuelos desagradecidos.


Si Volcker no les infunde “confianza“, imaginemos lo que piensan del resto de nosotros.




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores

Anuncios