Posts Tagged ‘dios

30
May
13

Antropodos

Chichas de las chinches




La FAO ha encontrado una solución al hambre en el mundo: comer insectos.


Este organismo, dependiente de la ONU, y especializado en la alimentación, afirma que muchas especies de insectos aportan tantas proteínas como la carne, y que su producción es barata.


Anima, pues, a su consumo, tanto por animales (pienso) como por seres humanos (luego existo).


El informe de la FAO dibuja un futuro prometedor:


En los países en desarrollo, los miembros más pobres de la sociedad pueden participar en la recolección, el cultivo, el procesamiento y la venta de insectos“.


Así que, pese a ser “tan saludable y nutritivo“… NO es para ricos.


Y tienes que ser rico, cuando, sólo en 2010, los alimentos se encarecieron un 39%, y la subida del precio de cereales, aceites y grasas, alimentos básicos, superó el 71%.


La FAO ve el hambre como una fatalidad inevitable, sin relación con causas políticas e intereses especulativos.


Para la FAO, que no puedas pagar un alimento básico, no es un problema… ¡Come otra cosa!.


La llave de la alimentación


Puedes comer botones, monedas, cepillos de dientes, imanes, llaves, pilas, hebillas, anillos, chicles, cristales


La FAO viene insistiendo desde 2004, en que aporta más comer insectos.


Es la misma FAO que en 2011 anunciaba que el planeta, hoy poblado por 7.000 millones de personas, ya produce comida suficiente para 12.000 millones.


Se ve que lo sostenible no es compartir, sino que los pobres dejen de aspirar a lo que ya tienen los ricos.


Por eso, se publicita que el menú propuesto por la entomofagia es variado y abundante.


Artrópodos como escarabajos, orugas, abejas, hormigas, grillos, cigarras, saltamontes, libélulas, chinches, moscas, pulgones


Todos son alimentables con residuos orgánicos.


Miseria inmisericorde


Un incentivo para vivir junto al lodo, entre las favelas miserables que rodean la ‘city‘ de muchas ciudades.


Los escarabajos proliferan en el estiércol.


Hay chinches en cualquier vivienda sucia y descuidada.


Las plagas de langostas, saltamontes o chapulines, se convierten así en un maná, y consumiendo de paso haces una obra social, protegiendo de la devastación las cosechas de cereales de los países ricos.


Los desempleados ya tienen recompensa por pasarse el día “ matando moscas“.


Es fácil imaginar el tránsito, de ser exterminadores de insectos, a su caza, recolección y cría.


El proceso es de sobra conocido.


Mascotas comestibles


Nuevas tiendas, y nuevas estanterías en las ya existentes.


El éxito de ventas provoca una regulación contra los fraudes y contra el uso de pesticidas.


Cotos, licencias, permisos y certificaciones son otorgados por la autoridad administrativa.


Se popularizan las dietas de insectos, para evitar la obesidad.


La secta de los insectos


Ahora, el insecto provoca un efecto de afecto.


El “buggy buggyes el ritmo de moda.


El “vuelo del moscardónde Rimski-Kórsakov se interpreta con asiduidad.


“La metaforfosis” de Kafka vuelve a la lista de libros más leídos.


Como es de mal gusto jugar con la comida, dejan de emitirse las antes llamadas películasde bichos“: Abejas asesinas, Ant Bully, Antz, Arac Attack, Aracnofobia, Arañas asesinas, Avispas asesinas, Bee movie, Bichos, Cuando ruge la marabunta, Hormigas asesinas, Men in Black, Mimic, Plaga letal, Spiderman, Starship Troopers, Tarantula


La plaga de langosta sufrida por Egipto en el Antiguo Testamento, no se afirma literalmente, sino que se interpreta y contextualiza en los sermones.


Los fallos de los programas de ordenadores dejan de llamarse “BUGS“, y se le renombra “PIGS“.


Para evitar las conexiones con el caos, el efecto mariposa pasa a denominarse efecto gaviota.


Planeta insecto


Tras el aprecio generalizado, llega la escalada de precios.


Las insecultoras pasan a cotizar en la Bolsa de Comercio de Chicago, CBOT (“Chicago Board of Trade“) especializada desde 1848 en la negociación de productos primarios, así como en los mercados de futuros de Londres, París, Amsterdam y Francfort.


Khepri


Es la locura de la insecultura.


¡Todo se come y se comercia!


Las multinacionales compran terrenos en todos los continentes para la cría industrializada.


Las colmenas de abejas que están desprotegidas, son asaltadas.


Los señores de la guerra de las zonas subtropicales se atacan entre ellos, subvencionados por las multinacionales, creando nuevos “estados fallidos“.


En las zonas depredadas se registran secuestros de personas, para servir de cebo en trampas con las que cazar insectos grandes.


Viviendo en una burbuja


Se adopta como producto de inversión.


La banca financiera crea nuevos complejos productos estructurados derivados CDS/CDO, no regulados ni supervisados, y a la vez, como seguros que apuestan a que las cosechas de insectos se perderán.


Las agencias de calificación otorgan esos CDO con las notas más altas.


Se venden esos productos por doquier, como acciones preferentes, a miles de cautos inversores que no son conscientes de lo que están comprando.


Gracias a unos bajos tipos de interés, los préstamos inundan el sistema.


Se asiste al aumento desproporcionado y aparentemente ilimitado de los beneficios.


Dependencia de la polinización


Se agravan los problemas en la polinización natural y agrícola.


Las heces y la madera muerta de los bosques no se degradan.


Los suelos pierden fertilidad.


Las plantas crecen sin control.


La cadena trófica se resquebraja.


En las granjas, se suministra a los insectos un cóctel de antibióticos, que al ser ingeridos por el ser humano, provocan la resistencia bacteriana.


Un virus salta de especie, provocando una “gripe metamórfica“, por lo que la OMS lanza una alerta mundial de pandemia. Algunas empresas privadas, en cuyas cúpulas figuran ex-altos cargos políticos, ya disponen de la vacuna; los estados se pertrechan sin reparar en gastos. Poco después, se desvela el desmesurado e innecesario alarmismo creado.


Más subida de precios, inversión, locura colectiva, y endeudamiento.


Bugbuja


Estallido de la “bugbuja” especulativa.


Desplome de precios.


Crash de la Bolsa.


Hundimiento de las microempresas de insecultura.


Un puñado de multinacionales acaparan el sector a precio de saldo, y operan como un oligopolio.


Apadrina un banco


Rescate de los bancos privados vinculados a la crisis, con cargo al dinero público.


Aumento de la prima de riesgo.


Pago de los intereses de la deuda a la banca exterior, a base de recortes a la población interior.


Paralización repentina y duradera del crédito.


Sucesivos aumentos de impuestos no progresivos y disminución de subsidios y prestaciones sociales.


Con la política indiscriminada de ajustes, llegan los desahucios, los suicidios y la represión.


Magnificación de los éxitos deportivos en los medios de comunicación.


Escándalos de adulteración de la carne de insecto, sustituyéndola por carne de caballo.


Para aliviar el stress, la desconsideracion, el menosprecio y los complejos que sufren los pobres, la iglesia forma con carácter urgente nuevos cuerpos de exorcistas.


Insecto controlado por chip


Los científicos insertan mecanismos electrónicos en los insectos para controlarlos en remoto, por su utilidad para volar e infiltrarse en cualquier recoveco.


Las aplicaciones de espionaje y militares son calificadas de alto secreto; para escapar a las leyes de “transparencia” gubernamentales, se desarrollan por empresas privadas del sector.


Las asociaciones de defensa de los derechos de los animales cuestionan que se utilice tecnología para anular la libre voluntad de los seres vivos.


Decapitalismo


Entre la utopía idealista y la distopía apocalíptica, está la lutopía: la negra realidad impuesta por un sistema que, al no haber cambiado, operará de igual manera frente a un mismo estímulo: el del dinero.


El hambre es consustancial al capitalismo.


Bajo este sistema, la propuesta de la FAO se descontrolará, agravando aún más la especulación alimentaria, y provocando nuevos problemas ecológicos y mediombientales.


Más miseria y destrucción, sin soluciones reales.


La FAO propone que los pobres coman y mercadeen con insectos, evitando la tentación de emular y de enfrentarse a los ricos… Algo inevitable, porque los ricos, tarde o temprano, verán esa actividad como un bocado apetecible.


La desigualdad, la segregación, la discriminación y el esclavismo persistirán en cualquier mundo donde unos crean tener más derecho a vivir que otros.


Ese es el caso de este mundo capitalista.


Un mundo hiperglobalizado e hiperconectado para ser hipercompetitivo.


Para que nadie crea tener derecho alguno por el simple hecho de vivir… Como proclama el presidente de EEUU, Barak Obama: “Nadie te da lo que tú no te ganes“… Mientras, se abandera la doctrina de la “desigualdad natural del hombre“: los de “buena posición“, tienen derechos sobre los demás.


Para que interiorices que, si no eres rico y famoso, no eres nadie, y mereces ser tratado como tal.


Pero otro mundo es posible.


Este planeta puede dar cabida a todos, si se hace un uso justo e inteligente de los recursos.




Crujiente mercado


En México, los insectos tienen una gran aceptación.


Un enclave donde la falta de megafauna para cazar, y de mesofauna para domesticar, llevó a sus élites, hace 700 años, a conservar el control político utilizando carne humana para recompensar a grupos selectos.


En efecto. Canibalismo.


Es lo que esconde cualquier sistema donde unos pocos tejan una red para beberse, gota a gota, la vida de la gran mayoría de sus congéneres.


Los insectos pequeños quedan prendidos en ella; los grandes, la rompen.


La red del capitalismo da cobijo a comehombres.


Antrópodos practicando la antropofagia.


Uno es lo que come.


Y las élites siempre han comido carne.


Cuca TV


Las cucarachas acaban de evolucionar.


Evolucionar, en el sentido individual de resistencia… Por no morir.


Sobreviven cuando huyen de lo dulce, porque ese es el sabor del veneno en el cebo de sus exterminadores.


Son criaturas muy sociales, que reconocen a los miembros de sus propias familias; de hecho, las diferentes generaciones de una misma familia viven juntas.


No les gusta que las dejen solas, y sufren problemas de salud cuando lo están.


Forman sociedades igualitarias con una estrecha relación, con estructuras y normas.


Las comunidades de cucarachas son incluso capaces de tomar decisiones colectivas por el bien común.




En TV, no paran de repetir la propuesta de la FAO.


Las élites tienen más hambre.





Anuncios
28
Jun
12

Golidaridad




El fútbol es la economía número 17 del mundo, con un PIB de 500.000 millones de dólares. Sólo 25 países del mundo producen anualmente un PIB mayor.


Es un mercado fácil para el “blanqueo de capitales“, como ya mencionamos, lo cual le coloca bajo el prisma de los aprovechados y las mafias.


Eso incluye la compraventa de partidos, la compra oscura de clubs… y hasta su propiaburbuja económica“: impuestos reducidos para los jugadores en comparación al ciudadano de a pie, tributaciones reducidas e incluso incluso exenciones totales en el cobro de primas, deudas enormes del clubs al fisco sin conllevar cierre empresarial, adoctrinamiento en la educación…


Esta especial encubrimiento, cuando no protección a las claras, favorecen que el espectáculo del fútbol nos mantenga entretenidos, para no desviar nuestra atención hacia la cruda realidad que también nos imponen.


Como deporte, el fútbol es un “juego de suma cero“: sólo gana uno.


¿ Cómo podrían ganar todos los contendientes de un juego ?


Cooperando.


Sin embargo, se fomenta la difusión de “deportes de competición“, en los que el “premio al esfuerzo” consiste en vencer al resto de participantes, a los que se considera oponentes, rivalesenemigos.


Todo está engranado para empujarnos hacia ese tipo de juegos.


Pero, en realidad, muchas situaciones de la vida son equivalentes a “juegos de suma no cero“.


La naturaleza es el tapiz de juego sobre el que los individuos pueden beneficiarse del éxito ajeno.


No deben vencer a los rivales para beneficiarse ellos mismos.


La cooperación, la ayuda mutua y el altruísmo recíproco pueden prosperar, como ya vimos.


Pero, en su lugar, nos proyectan un espectáculo cruel de vencedores y vencidos, que luego damos por bueno en la vida diaria.





Cuando se gana, es fácil olvidar las crisis durante unos minutos,  reforzar nuestro ego personal, concebir un éxito colectivo… pero se trata de una gloria en el triunfo,  de una solidaridad de la victoria.


Cuando se pierde, asumimos que “la vida es así“, que algunos clubs tienen más dinero que otros, que el árbitro está comprado, que nada puede hacerse… Y que, en fin, cambiarlo sería ir en contra de la “pureza del fútbol“.


Pan y circo.


Más bien, poco pan y mucho circo.


Los protagonistas del fútbol son gladiadores patrocinados por multinacionales.





El único respeto que es fomenta es el respeto a la marca publicitaria.


Las normas emitidas por la empresa privada FIFA, prohiben a los jugadores levantar su camiseta para mostrar al público ropa interior con lemas o publicidad que compitan con la “oficial“.


Así que los jugadores muestran dedicatorias de otra índole.





Por un lado, las destinadas a recordar a compañeros que están lesionados ó que han fallecido recientemente.


Siempre, dentro del gremio.







También están las celebraciones dedicadas a dios.


A veces, sin especificar cuál.







Incluso, hay quien le felicita el cumpleaños a su mamá.


Que debe ser especial, no como las otras.


Muy pocos casos contienen un mensaje solidario “para todos“.


Pero qué casos.





Está el de Kanouté, que fue sancionado en 2009 por mostrar una camiseta interior de apoyo a Palestina.


Y un caso especial





Robbie Fowler, de 21 años de edad, al marcar el segundo gol del Liverpool contra el equipo noruego Brann Bergen en marzo de 1995, se volvió hacia el público, se quitó la camiseta oficial, y dejó ver bajo ella otra, también de color rojo, con la inscripción “500 estibadores de Liverpool despedidos desde 1995“.


Los estibadores llevaban años en huelga para protestar contra los cientos de despidos y la precariedad de los contratos temporales.


Fowler, que había nacido en Liverpool, decidió dar publicidad a la causa ante los ojos del mundo.


Le pareció natural: «Creí que era una declaración y nada más».


Por supuesto, que era algo más.


El club “Liverpool FC“, ante el temor a dejar de percibir ingresos por la publicidad que figura en las camisetas oficiales de los jugadores, se apresuró a cortar de raíz cualquier acción semejante, declarando: “Hacemos saber a todos los jugadores que en el rectángulo de juego no se pueden hacer comentarios sobre temas ajenos al fútbol“.


Y, para asegurarse de que el único mensaje que figurara en las camisetas de los deportistas fuera uno comercial, la UEFA, el organismo privado del fútbol europeo, castigó a Fowler con una multa de 2000 francos suizos.





La historia tuvo un capítulo posterior.


La camiseta que mostró Fowler no sólo contenía un eslogan de actualidad, sino que también era un golpe publicitario: las letras c y k de la palabra inglesa correspondiente a “estibadores” (‘dockers‘) figuraban en mayúsculas, pareciéndose al logo de la marca Dockers del diseñador Calvin Klein… Y cuando todos los periódicos británicos publicaron las fotografías de la camiseta, Calvin Klein amenazó con un pleito por violación de su marca comercial.


Claro que no resulta fácil… Incluso, ni barato


Pero,  ¿ quién, si no las estrellas del fútbol, tiene un acceso permanente a los medios de comunicación ?





No estaría de más que, cuando marquen un gol alguno de los futbolistas que se pasean bajo himno y banderas, o que besan los escudos de sus camisetas con fruición, lo celebrasen con dedicatorias para la gente de a pie que lo está pasando mal.


Deberían ofrecerles el tanto a esa gente.


Se lo deben.


Y tanto.

20
Dic
10

8 de cada 10



El paro es la principal preocupación para 8 de cada 10 españoles.


Pese a que 8 de cada 10 españoles ya percibe que estar en la Unión Europea (UE) es perjudicial para la economía, es relevante que 8 de cada 10 entienda que la clase política no es un problema


O lógico, si asumimos que quien mueve los hilos es la Banca8 de cada 10 empresas ha tenido problemas para encontrar financiación. El dinero público que va al ámbito privado no vuelve si no es con intereses leoninos.


Y 8 de cada 10 percibe que al gobierno y a la oposición  mayoritaria, sólo le preocupan los intereses de la industria cultural… Como la llamada Ley Sinde, redactada tras intensa presión desde EEUU, cuya aprobación sólo depende de las exigencias de la derecha nacionalista tras el primer rechazo, o los nuevos canales televisivos neo-conservadores.


Nada de leyes para doblegar a la Banca… pero sí para legislar el grandísimo “interés cultural general” de las retransmisiones deportivas.





Y funciona. 8 de cada 10 espectadores vimos la final España-Holanda del Campeonato Mundial de Fútbol 2010 pagado por la Sudáfrica oculta.


Casi 8 de cada 10 ciudadanos consideran que la ciencia y la tecnología tienen más beneficios que perjuicios. Pensamos que las utilizarán para nuestro bien, que el papel de la tecnología era satisfacer nuestras necesidades y deseos… Luego resulta que las máquinas se suelen utilizar para reemplazar el trabajo humano, y no repercute el alza de la productividad lograda en mejorar gratuitamente el bienestar de la gente (por no hablar de los usos policiales y militares).




8 de cada 10 personas que tienen un familiar a su cargo sufre ansiedad y estrés. Eso no lo van a arreglar las máquinas. Pero los ahorros de costes podrían orientarse a un sistema público de atención sanitaria y domiciliaria universal que mejorase la vida de ancianos y enfermos, y de sus familiares.


Ese interés no interesa. Está claro.  “Cuando el lucro es la finalidad principal de las actividades tecnológicas, caso ampliamente mayoritario, el resultado inevitable es considerar a las personas como mercaderías“.


Así que, entre la espada y la pared, justo aquellos que debían preparar la sociedad para la siguiente generación (sobre todo, los que tienen entre 45 y 54 años), se afanan por llevar al límite una obsesión que afecta a casi 8 de cada 10 españoles: perder peso.


Peso físico, para acompañar al moral, que ya anda bajo. Vacíos, pero delgados. Superficiales, pero flacos.





Y pasamos a asumir como simple anécdota que al menos 8 de cada 10 adolescentes consigue alcohol sin dificultad, o que casi 8 de de cada 10 estudiantes españoles vivan en casa de sus padres, mientras que solo 1 de cada 10 lo hace en Suecia.


Asistimos impasibles al hecho de que 8 de cada 10 españoles respira aire perjudicial para su salud, o que 8 de cada 10 productos que contienen transgénicos no lo advierten en su etiquetado.


Mucho más lejos queda demandar medidas contra la deforestación que se extiende desde Ecuador a China, y de paso, reducir la extinción de 8 de 10 cada especies, haciendo frente al mercadeo del CO2 del Banco Mundial.


Nos deja impertérritos que 8 de cada 10 áreas marinas protegidas del mundo estén mal gestionadas.


O que 8 de cada 10 personas siguen obteniendo agua de recursos contaminados.


Nos resulta ajeno que 8 de cada 10 personas del mundo sufran la explotación de corporaciones privadas, y asistimos insensibles a nuevas olas de privatizaciones.


Bonita herencia. Gran legado.





Miramos al cielo en busca redención… pero el papa y sus seguidores, fieles a su subyugante epilepsia particular, nos devuelven de bruces a la tierra, afirmando que el rock causa los males del mundo.


Aunque casi 8 de cada 10 españoles se declara católico, también 8 de cada 10 cree que, cuando una pareja no es capaz de solucionar sus problemas conyugales, el divorcio es la mejor solución. Por una vez, cuanto más lejos esté un mito metomentodo, mejor.


Como a 8 de cada 10 le gusta” que el papa visite España, se deduce que agrada su llegada, pero no para “evangelizar“, sino sólo como atracción turística… Lo perverso es que también viene como jefe del estado vaticano, al cual, el estado español regala cada año 6000 millones de euros; con la de puestos de trabajo que se crearían para acometer obras de misericordia… como la asistencia domiciliaria universal a ancianos y enfermos.





Más que el rock, el culpable del “orden criminal del mundo“, sería el rich. Se condena al rock’n’roll, pero se alaba el rich’n’ god.


La fe en dios y en los mercados.


No hay más dios que el dinero, y la Banca es su profeta.





Ahora, los mercados vienen a por el dinero del sistema público de pensiones de España.


No vienen a preparar la asistencia domiciliaria universal para los ancianos presentes y futuros.


No vienen a corregir que 8 de cada 10 mayores que viven solos no llegan a ser ni ‘mileuristas‘… dado que la pensión media contributiva es menor de 800 euros.


Ni vienen a derogar la congelación de las pensiones, pese a que el ahorro de 1530 millones sea equivalente a la deuda de despilfarro de las televisiones autonómicas.


Vienen a desmontarlo.


Los llamados reaganomics/liberales/neo-conservadores/pro-Globalización/neoliberales y socioliberales (como los del monopartido bicéfalo PPSOE), no creen en lo público… porque obedecen a intereses para saquear lo público desde lo privado. Todo un robo, por más que quieran revestirlo de ideología.


Quien gana es… de nuevo, la Banca.


Poco importa que la actual crisis-burbuja de la Deuda provoque que 8 de cada 10 españoles no pueda ahorrar para su futuro.


Al endurecer las condiciones para su percepción íntegra y digna, la cuantía de las pensiones se reducirá, y la gente se verá obligada a aportar en planes de pensiones privados.


Así será, por mucho que su rentabilidad ya se esté derrumbando en plena crisis. El partícipe es un cliente cautivo: no puede sacar el dinero aunque el plan vaya mal, sólo traspasarlo a otro que no irá mucho mejor… porque cajas y bancos lo gestionan igual (de nefasto… para el partícipe).


Pese a ello, los ministros de Trabajo siguen recomendando invertir en ellos.


Y su derrumbe no ocurre sólo en España. La situación se repite en todas partes, y más crudamente, en los países de  Lationoamérica, donde los neoliberales camparon a sus anchas.


Y el objetivo final es privatizar totalmente las pensiones públicas.


Es un plan formalizado en 1994, cuando el Banco Mundial (BM) publicó un documento sobre el “futuro de las pensiones“, de amplio calado en la UE, donde se ha conformado otro euro-puzzle, ahora de pensiones.





Ese mismo año 1994, el presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) visitó España para criticar su sistema público de pensiones, haciéndose acompañar en su visita por una compañía de fondos privados de pensiones, lo cual decía mucho de su “honestidad intelectual“.


Y cuando caigan las gestoras que manejarán nuestras pensiones… no veremos ni un céntimo.


Acaba de ocurrir en Holanda: el pasado septiembre, los 5 principales fondos del país (incluido ABP, cuyo patrimonio de 229.000 millones es el del mundo) anunciaron… que se ven “obligados” a recortar las pensiones prometidas a sus jubilados.


Así de sencillo.


Por cierto, en Irlanda, año y medio antes de su “rescate financiero” (eufemismo para pérdida de soberanía), los fondos de pensiones privados se habían declaradoinsolventes“.


Y, previamente, en 2006, antes de la actual burbuja inmobiliaria, la quiebra de pensiones privadas afectó a EEUU por más de 600.000 millones de dólares.





La gestión privada del dinero de las pensiones públicas supone ganar un premio gordo en la lotería de las burbujas de la Deuda.


Es “para tapar agujeros”… Y, de paso, seguir lucrándose.


Por eso se crean alarmas infundadas sobre el actual sistema público de pensiones, y se realizan unas previsiones catastrofistas tan falsas como malintencionadas.


Quieren convertir un derecho en un negocio.


Qué más da que se forme otra burbuja, y cuando quiebre, el país pida otro préstamo, se malvendan sus recursos, y más de lo mismo… Otra (¿nueva?) burbuja de Deuda…. y luego, otra… y otra…




Y qué más da que, por el camino, 8 de cada 10 personas acabe viendo recortadas sus pensiones.




Pese a que 8 de cada 10 tiene momentos de introspección e interiorización, y sabe lo que es justo y lo que es injusto, nos quedamos boquiabiertos [ad]mirando de soslayo las movilizaciones francesas contra la reforma de las pensiones, ocupados como estamos en esperar, con la pueril ilusión de poder tener/mantener un trabajo, como el esclavo que aspira a recibir algún día una dádiva de su señor, y entretanto permanece tras la puerta para lo que guste.


El paro es la principal preocupación para 8 de cada 10 españoles.

03
Feb
09

La superstición amenaza a los albinos en Tanzania



Ellos también, pero va de seres humanos

A ellos también, pero va de seres humanos




 En Tanzania, las piernas, brazos, piel, lengua y cabello de las personas albinas valen miles de dólares para los hechiceros locales, por ser ingredientes de “pociones mágicas”. Los hechiceros utilizan los órganos y huesos de los albinos para hacer brebajes con los que adivinar dónde encontrar diamantes y los pescadores tejen sus redes con cabellos albinos con la esperanza de aumentar sus capturas en el lago Victoria.


 Es real, y una prueba más de que la realidad supera la ficción. Ningún guionista se atrevería a urdir una trama con estos mimbres… Así que quizá debiera abordarse en un documental específico sobre el tema; en su banda sonora supongo estaría  “Superstition” de Stevie Wonder (versionada por cierto, últimamente, por los Jonas Brothers). En apoyo a esta propuesta, hablemos un poco de… SUPERSTICIONES.

 

Superstición es la creencia en hechos sobrenaturales. Surge cuando se atribuyen poderes extraordinarios a ciertos objetos y se busca en ellos la explicación a algunos sucesos sorprendentes, como las coincidencias. 



Las prácticas y las creencias supersticiosas son comunes en situaciones que implican un alto riesgo, azar o incertidumbre, así como en momentos de tensiones ó crisis tanto personales como sociales, cuando los acontecimientos parecen escapar al control humano. Para el individuo supersticioso, la superstición cumple un papel positivo de estabilidad mental, sirviendo de mecanismo de defensa.


 La diferencia entre conceder importancia sentimental a los objetos y creer en la religión, la magia o lo paranormal, son sólo grados de superstición



Casi todas las religiones poseen rituales, ceremonias o liturgias  que supuestamente ponen a las personas en relación con las fuerzas espirituales. En realidad, son supersticiones tanto el degollamiento de una gallina como la señal de la cruz, y el evitar derramar sal como el bautismo ó la misa.


La palabra española «superstición» corresponde al verbo latino ‘super-stare’ (‘permanecer sobre’), que para los romanos tenía el sentido figurado de «ser testigo» o «sobrevivir»:





“Se llama supersticiosos a quienes rezan u ofrecen sacrificios todos los días para que sus hijos les sobrevivan”   ( Cicerón: ‘De natura deorum’, II-28 )



Noble (e inútil) empeño.


Tal vez hubiera que buscar las causas de la superstición, de ese afán por trascender y superar  la frecuente adversidad de la realidad, en los valores que el Dios Dinero ha transmitido de sociedad en sociedad, y que se han materializado asimismo en guerras coloniales, corrupción, leyes opresivas, estratificación social, destrucción del medio ambiente, y una despótica e insensible clase gobernante, ávida de ganancias y de poder, que prefiere mantener a la gente en la ignorancia para hacerlos dóciles y productivos.


Para desembarazarnos del yugo, sólo podemos contar con nuestra voluntad y con la Tecnología, creada gracias al genio y la creatividad de técnicos humanos, no gracias al Dinero, los Políticos ó la Religión…  Esas otras instituciones son… cómo decirlo… son  ‘falsos ídolos’.


 “Hemos pasado de la Alquimia a la Química, de un universo geocéntrico a uno heliocéntrico, de creer que los demonios causan las enfermedades, a la medicina moderna. Este desarrollo no tiene visos de interrumpirse, y nos estimula a seguir la senda del crecimiento y del progreso” (Peter Joseph, ‘Zeitgeist Addendum’, 2008).


Creo que este tipo de verdades son las que realmente nos harán libres.


 Pincha aquí para sentirte feliz de no ser un albino tanzano (conocido)





Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 64 seguidores

Anuncios