Posts Tagged ‘esperanza de vida

30
Nov
14

Virtualidades 5

Tekito Lagusa




No es que Japón se haya hecho abstinente, o se le haya pasado el arroz de repente.


El sexo figura, junto al hambre, entre las principales motivaciones de la acción humana, y es una fuerza importante de la evolución cultural.


Al igual que el hambre, el sexo conjuga, a la vez, pulsión y apetito.


Los efectos perniciosos de una privación sexual prolongada no son tan graves como los de un ayuno prolongado, pero, caso de no haber penuria alimenticia, el sexo se impone como deseo.


Es un hecho que los humanos bien alimentados no tienen problema en demorar los placeres de la mesa por los del lecho.


Su carencia se convierte en otra forma de “pasar hambre“.




Asako Tekomo




Los desvelos parentales, las iras conyugales, los espionajes policiales y los mandamientos eclesiales podrán desalentar o desviar el comportamiento apareatorio humano, pero nunca extinguir completamente la pulsión y el apetito de placer y alivio sexuales.


Es un instinto básico.


No como la guerra.


Come amor. Que es mejor hacer el amor, y no la guerra.


Hay una estrecha semejanza entre la búsqueda del placer sexual y la adicción a las drogas psicotrópicas: las endorfinas generadas son sustancias análogas al opio.


De modo que ni los japoneses ni nadie carece de motivación para hacer el amor.




Culturismo




La selección natural ha apostado porque obtengamos el placer más intenso al estimular los órganos que inician el proceso de la reproducción.


Sin embargo, la evolución cultural ha roto el vínculo que se suponía “natural” entre placer sexual y reproducción.


De hecho, también ha roto el vínculo entre el placer y el acto sexuales… ¿Qué, si no, hacen las drogas y los psicofármacos?




Preservativo prehistórico (Combarelle, Francia)




La desconexión entre el sexo y sus consecuencias reproductoras es muy anterior a la reciente era de técnicas avanzadas en materia de aborto y anticoncepción.


Las parejas de cualquier época pre-industrial recurrían a los efectos anticonceptivos de una lactancia prolongada para espaciar los nacimientos, utilizaban prácticas sexuales no reproductoras como la masturbación, la homosexualidad y el coitus interruptus; practicaban métodos abortivos, y aplicaban a los nacidos métodos indirectos de infanticidio, como dejarles morir de hambre lentamente, descuido físico y psicológico, y “accidentes“.


Japón no ha sido una excepción.




Madera japonesa sobre el aborto




El antropólogo G. William Skinner estudió los registros de nacimientos de dos aldeas japonesas del siglo XIX, y calculó que un tercio de todos los matrimonios mataba a su primer hijo.


A su vez, la historiadora Susan Hanley pudo afirmar que el infanticidio era tan corriente en el Japón premoderno, que se hizo costumbre no felicitar a la familia por el nacimiento de un hijo, hasta saber si iba o no a ser criado… Si la respuesta era negativa, nada se decía; si era afirmativa, se ofrecían las felicitaciones y regalos acostumbrados.


Todo esto sería imposible si el vínculo entre padres e hijos fuera el resultado “natural” del embarazo y el parto.




Nosako Toito




Los padres y madres humanos no están “programados de fábrica“, ni para procrear, ni para hacer todo lo posible por aumentar la esperanza de vida de su descendencia.


No es la selección natural, sino la cultural, la que determina el número de niños que los padres deciden, no ya procrear, sino criar.


Es fundamental comprender el crucial papel que juegan la cultura o el entorno en nuestra conducta; la Biología evolutiva darwiniana juega un papel muy limitado en comparación con las fuerzas de la evolución cultural.




Makina Degenes




La influencia de los genes como mera base biológica de la conducta estaba implícita en los escritos de pioneros del neo-darwinismo en el siglo XX, como R. A. Fisher en la década de los años 30′, W. D. Hamilton y G. C. Williams en la década de los 60′, y en la de los 70′ con John Maynard Smith y Robert Trivers, hasta alumbrarse en la obra de Richard Dawkins.


Su mensaje central es ya ortodoxia en los libros de texto.


Los robots son máquinas que contribuyen a nuestra supervivencia, pero, a una medida y complejidad mayor, los seres vivientes somos máquinas de supervivencia evolutiva para los genes.


Los cerebros pueden ser considerados, en este sentido, análogos a las computadoras: generan información de salida tras procesar la información de entrada y la memoria almacenada… Y tienen la capacidad para simular situaciones y predecir el futuro.


Los genes controlan la síntesis de las proteínas, pero es un proceso lento de manipular el mundo; así que, no pueden modificar el comportamiento diario de los seres vivos de forma directa, pero sí les preparan para ser flexibles y adaptables.


Los genes daninstrucciones” a sus máquinas de supervivencia, no de manera específica, sino en términos de estrategias generales y trucos válidos para el asunto de vivir.


Eso nos incluye sobremanera.


Haciendo un símil con la programación robótica para jugar al ajedrez: los genes programaron a los robots humanos para aprender a adaptarse a cualquier situación de la partida de la vida.




Notoke Misako




Reproducirse no está determinado genéticamente.


Nada lo está, en el sentido de que algo obligatoriamente ocurrirá sólo por la existencia de uno o varios genes; los genes no se expresan si no se dan unas circunstancias particulares.


Perpetuarse no es obligatorio.




Inversión parental




En realidad, es un problema de bienestar. De coste-beneficio. De salud de los hijos. De procreación futura.


El biólogo Robert Trivers lo definió como un problema de inversión parental, referida al gasto energético y de tiempo por parte de los padres para beneficiar a sus crías a expensas de sus propias expectativas.


Benjamin White mostró que los padres son capaces de criar más niños si ello significa un saldo de beneficios, aunque sean mínimos.




Kampesino Kakato




Los padres de la era industrial actual han olvidado lo útiles que pueden ser los niños en casa.


En otras épocas, en cambio, los adultos sabían que la vida iba a ser extraordinariamente dura si no conseguían criar cierto número de hijos. Se esperaba que los niños se “ganasen su sustento” con pleno sentido material.


En las sociedades agrícolas y pre-industriales, los niños se hacen cargo de la mitad, aproximadamente, de todo el trabajo que realizan los miembros de la unidad doméstica.


Los niños comienzan a realizar faenas domésticas apenas echan a andar… A los 6 años, ayudan a recolectar leña para el fuego y transportan agua para cocinar y lavar; cuidan de sus hermanos menores; plantan, escardan y recogen la cosecha; muelen los cereales; llevan la comida a los adultos en los campos; barren el suelo; hacen recados


A la edad de 12 años, los niños varones, en promedio físicamente más fuertes, empiezan a producir más de lo que consumen.


En la adolescencia, están ya en condiciones de preparar la comida, trabajar a jornada completa en los campos, fabricar recipientes y pucheros, confeccionar esteras y redes, así como cazar, pastorear, pescar, o hacer, aún con menos eficacia, prácticamente todo lo que hacen los adultos.


A los 15, ya han compensado todos los años en que no se autosustentaban.


Como confirmó el antropólogo Marvin Harris, la relación entre el número de hijos y los ingresos ayuda a explicar por qué tantos países subdesarrollados han parecido contrarios al control de la población mediante planificación familiar: donde los beneficios netos de criar hijos exceden los costes, la familia que logre criar más hijos vivirá ligeramente mejor que sus vecinos… aunque disminuya el nivel de vida de la población general.




Yahize Yare




Cuando el modo de vida es, típicamente, la caza, la recolección o la agricultura, al envejecer los padres y abandonarles las fuerzas, los hijos resultan más valiosos.


O, más modernamente, cuando los padres envejecen y no pueden contar con pensiones, pagas, subsidios o asignaciones de beneficencia.


Es decir: cuando sólo pueden contar con sus hijos.




Tusako Telleno




La decisión de criar más o menos descendencia, también se extiende al sexo de la misma.


La preferencia por los hijos varones es mayor donde, por su dureza, el suelo deba desbrozarse mediante un arado manual y una yunta de bestias escasamente dispuestas a cooperar.


Pero, en los arrozales, las operaciones más importantes son el transplante y la escarda; son actividades que las mujeres pueden realizar con idéntica eficacia que los hombres por no depender de la fuerza física, con lo que, en esas regiones, los padres carecen de prejuicios contra la descendencia de sexo femenino, y tienen tantas hijas como hijos.




Kampesinado




La población agraria del Japón fue, en su momento, la más eficaz reguladora del proceso de reproducción de todo el mundo: durante el siglo XIX, los matrimonios campesinos ajustaban matemáticamente el tamaño y la composición sexual de su prole al tamaño y fertilidad de sus tierras.


Además, en Japón aún es popular el dicho de “primero la chica, después el chico“… Intentaban tener primero una hija, para que, como hermana mayor, pudiera ocuparse del varón o varones más pequeños.




Kinota Kisako




Los padres adaptan su inversión procreadora para maximizar la contribución neta de los hijos a su bienestar.


Cuanto más rápido pasen los niños de consumir más de lo que producen, a producir más de lo que consumen, mayor será el número de hijos que los padres tratarán de criar.


La reducción del valor del trabajo infantil en la agricultura o en la industria artesanal, provoca una reducción de la tasa de natalidad.


Y ésta tiende a cero, si al mismo tiempo, se obtiene mejor rendimiento invirtiendo en la cara educación intelectual impuesta por la intensificación de la mecanización y la automatización.


La industrialización elevó los costes de la procreación, pero la posterior transformación de las economías, desde la producción de bienes a la producción de información y servicios, los ha disparado.


Y van a más, en una sociedad de economía virtual.




Tuanime Desanima




Las tasas de éxito reproductor pueden aumentar o disminuir según satisfagan los deseos, necesidades, instintos, límites de tolerancia, vulnerabilidades y demás componentes biopsicológicos conocidos de la naturaleza humana.


Las personas procuran aumentar al máximo su tasa de éxito reproductor, no porque los impulse un deseo irresistible de tener muchos hijos, sino porque, bajo sus circunstancias, contar con una descendencia numerosa permite acceder a más sexo, ocio, comida, riqueza, aliados, apoyo en la vejez u otros beneficios que aumentan la calidad de vida.


Sólo si incrementan ese bienestar biopsicológico, la gente tiene más hijos.


Y, si incrementan su bienestar biopsicológico teniendo menos, tienen menos.




Mizumo Tafrio




Pedirle a los japoneses que tengan más hijos, no va resultar fácil.


Por lo menos… a las japonesas.




(Continuará)



Anuncios
04
Sep
11

Tragedias griegas – 2 – Odisea






Presentamos el capítulo del documental “DEUDOCRACIA“, de Aris Hatzistefanou y Katerina Kitidi.


Aborda el concepto de “deuda odiosa“, entendiendo como tal aquella deuda que se contrae por los gobernantes de un país de forma ilegítima, ilegal y/o inconstitucional, contraviniendo por tanto los fundamentos del Derecho.


Aplicándolo, la Deuda deja de ser “eterna“.


La Banca presenta un “punto débil“.


Y, por eso, sus mercados emiten “cantos de sirena” de apaciguamiento, y se apresuran a conseguir que sus políticos impongan, en la Constitución de cada país, la obligación de pagar la Deuda, sea cual sea el origen y destino de ésta.





El documental está en idioma griego, español e inglés, con nuevos subtítulos en español revisados y actualizados.


Este es el enlace para el visionado: Deudocracia


[DEUDOCRACIA – 2ª PARTE]





Al igual que en Argentina, el objetivo no es salvar la economía sino, más bien, a los Bancos y a las grandes empresas.





El FMI ejerció una gran presión sobre Argentina para que pagase sus deudas.


Muchas de las deudas estaban infladas, porque fueron transferidas de grandes empresas y de algunos de los Bancos más grandes del mundo, al Tesoro público, en un proceso agilizado por el FMI.


Se han adoptado medidas de “estabilización” para evitar que Grecia quiebre y deje de pagar la deuda.


Esas NO son medidas para reducir la deuda.


Es más que evidente que la deuda seguirá aumentando rápidamente, no sólo a pesar de esas medidas, sino, además, como consecuencia de las mismas.


Las medidas buscan claramente proteger a los prestamistas, proteger a los Bancos.


En pocos meses, el Gobierno griego dará a los Bancos 108.000 millones de euros, que es casi la cuantía total de los paquetes de rescate que recibió del FMI y de la UE.


(Extracto del documental “Genocidio social“)


Cuando Argentina se enfrentó a una situación similar… varios de los responsables fueron castigados.





La imagen de los presidentes que abandonan el palacio presidencial en helicóptero aún atormenta al FMI y a sus cómplices.


(Consigna: “Igual que en Argentina, una mágica noche, veremos quién es el primero en subirse al helicóptero.”)


(Graffiti: “Rebelión contra el Empobrecimiento”)


Un año después de la intervención del FMI, Grecia desplegó un intenso programa de “simplificación“, “racionalización” y “limpieza“.


Los delegados del FMI, la UE y el BCE se establecieron en Atenas de forma permanente, dictando sus políticas con un documento inconstitucional.


(Habla Dominique Strauss-Kahn, Presidente del FMI)


“La reforma de las pensiones fue un hito, pero ahora debemos ajustar los salarios a la productividad.”


Hoy día, ¿qué es Grecia?





¿Un país libre?… Si.


¿Independiente?… No.


Nos han reducido a meros vasallos.


Libertad es una cosa, soberanía nacional es otra.


El problema es que nuestro país ha perdido su soberanía nacional.


(Titular: “Hambre y pobreza para 20 años”)





(Titular: “Cierran 1.056 colegios”)


En estrecha colaboración con sus prestamistas extranjeros, el gobierno se vuelve contra los ciudadanos, al adoptar duras medidas de austeridad.


El resultado es: pobreza, cierres y desempleo.


(Habla Nikitas Kanakis, presidente de “Médicos del Mundo – Grecia”)


Lo que ocurre en en el centro de Atenas es una crisis humanitaria.


Tiene todos los rasgos distintivos: personas que padecen hambre ó están sin hogar, que carecen de medicamentos y atención médica… Personas que sólo dan vueltas por las plazas…


No es muy distinto de lo que vemos en los países del Tercer Mundo.


Y eso que nosotros sólo tratamos con los más pobres entre los pobres.





Hay personas que aún mantienen algunos derechos de la Seguridad Social, pero que son insuficientes.


Como decía una mujer jubilada: “O comida, o medicina… Pero no puedo pagar las dos”.


Las medidas del gobierno no sólo empeoran las condiciones de vida de los ciudadanos.


Además, suponen una amenaza directa e inmediata para sus vidas.


(Habla Panos Papanikolaou, neurocirujano)


“Hasta ahora, TODOS los países ‘apoyados’ por el FMI han sufrido una brutal caída de la ‘esperanza media de vida’, es decir, del número medio de años que viven las personas.


Hay países donde, tras la terrible experiencia del FMI, el promedio de vida se redujo entre 5 y 10 años.


Con los recortes a los que enfrentamos ahora, es seguro que nuestra esperanza de vida se reducirá considerablemente.”





Los ciudadanos reaccionan.


El gobierno está rompiendo los más elementales principios de la democracia.


La penalización del uso de capucha, las detenciones injustificadas, y por policías que llevan capucha… son medidas propias de un régimen paramilitar.


(Pancarta:  “Esta <<liberalización del gas lacrimógeno>> nos deja sin dinero para la educación gratuita.”)


(Habla Alain Badiou, filósofo)


Las crisis siempre desembocan en medidas antisociales y antipopulares, que pueden ser especialmente duras.


Así es como el Capitalismo controla la situación.


Por supuesto, el Capitalismo debe conseguir que estas medidas sean aceptadas.





Para ello, emplea la violencia.


En respuesta a la alerta de tormenta financiera, la Democracia deja paso a la Deudocracia.


(Graffiti:  “Pobres, no os comáis unos a otros… ¡Comeos a los ricos, están más gordos!”)


La crisis capitalista provoca una devaluación general.


La devaluación del valor se debe a la especulación financiera.


Alguien tiene que pagar esta devaluación.


Sin embargo, los capitalistas no tienen la menor intención de pagarla.


No son, para nada, altruistas.


Pero, si los que causaron la crisis no están dispuestos a pagar, ¿por qué deberíamos pagar nosotros?


En el pasado, docenas de países han logrado rechazar las deudas no contraídas por sus ciudadanos, ateniéndose a normas del Derecho Internacional, tales como el concepto de “deuda odiosa“.





(“La historia de la deuda odiosa“)


Retrocedamos a los años 20′, con Alexander Sack.


Sack era ministro, y especialista en derecho de la Rusia zarista.


Tras la Revolución de 1917, dio clases en universidades de Europa y EEUU.


En 1927, se le ocurrió una idea brillante: el concepto de “deuda odiosa“.


Una deuda es “odiosa” si concurren 3 requisitos previos:

1. El gobierno del país recibe un préstamo sin el conocimiento ni la aprobación de los ciudadanos.

2. El préstamo se destina a actividades no beneficiosas para el pueblo.

3. El prestamista está informado de esta situación, pero se hace el tonto.





Las propuestas de Sack suenan progresistas, incluso revolucionarias…


Pero, en realidad, ese concepto ya había sido usado antes para servir a los intereses de una superpotencia emergente: los EEUU de América.





EEUU ya habían usado el concepto de “deuda odiosa” en 1898, cuando ganaron la guerra hispano-estadounidense, y se anexionaron Cuba.


Su problema era que, junto con Cuba, iba la deuda contraída por el régimen colonial español.


Y, dado que el colonialismo español había durado 4 siglos, desde 1492, cuando Colón llegó a América, hasta 1898… la deuda era muy elevada.


Por supuesto, los EEUU no tenían ninguna intención de pagar por los errores de regímenes anteriores, así que declararon que la deuda de Cuba era “odiosa“, y, simplemente, se negaron a pagarla.


Pero lo mismo había sucedido en México, unas décadas antes.


Cuando los republicanos derrocaron al emperador Maximiliano I, declararon que su deuda era “odiosa“.


Maximiliano había pedido enormes sumas de dinero, a tipos de interés excesivamente altos, para hacer frente a la sublevación contra él.





Como debía mucho a sus prestamistas, pero, sobre todo, al pueblo de México, fue condenado a muerte, y fusilado.


La mayoría de declaraciones de “deuda odiosa” de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, la realizaron países subdesarrollados del continente americano.


En realidad, detrás de todas esas declaraciones de cese de pagos, se encontraba la misma superpotencia emergente: EEUU.


Y esta misma superpotencia trajo el concepto de “deuda odiosa” al siglo XXI.





Diciembre de 2002: la Casa Blanca está dando los últimos retoques a los planes de invasión y ocupación de Irak.


Pero, antes de iniciar del ataque, los estadounidenses se preparan para el día después de la caída de Saddam Hussein.


El Departamento de Estado sabe que tendrá que lidiar con la enorme deuda nacional de Irak.


Por eso, buscan declarar tal deuda como “odiosa“.


Un comité secreto propone que el primer gobierno provisional de Irak declare el cese de los pagos, con el pretexto de que el pueblo iraquí no tiene por qué pagar la “deuda odiosa” contraída por el régimen iraquí.


Ahora sí que está todo listo para el ataque





“Queridos ciudadanos, en estos momentos, las Fuerzas Armadas de los EEUU y sus aliados están llevando a cabo la primera fase de una operación militar para desarmar a Irak, liberar su pueblo y defender al mundo de un gran peligro.”




(Habla Éric Toussaint, presidente del Comité para la Abolición de la Deuda del Tercer Mundo-CADTM)


En marzo de 2003, EEUU y sus aliados invadieron Irak.


Tres semanas después, el Secretario del Tesoro de EEUU convocó una cumbre de sus homólogos del G-8 en Washington, y declaró que la deuda de Sadam Hussein era “odiosa“.


Dijo: “El régimen de Sadam es dictatorial, y su deuda debe ser rechazada…El nuevo gobierno de Irak debe quedar libre de la deuda de Sadam.”





“Las operaciones militares de campo han terminado. En la batalla de Irak, EEUU y sus aliados han salido vencedores.”


George W. Bush había ordenado al ex-Secretario de Estado, James Baker, que convenciese a la comunidad internacional de que la deuda de Irak era “odiosa“.


Baker reiteró que Saddam Hussein había malgastado el dinero de su pueblo en la construcción de palacios y en la compra de armas.


Los diplomáticos estadounidenses comprobaron que Irak debía miles de millones de dólares a Francia y Rusia por la compra de misiles Exocet y aviones de combate Mirage F1 y MIG.


En realidad, el proceder de Sadam Hussein no era muy diferente al de muchos líderes occidentales.


Para el mundo árabe, los palacios son como los Juegos Olímpicos para Occidente: una demostración de dominio económico y geopolítico.





La diplomacia estadounidense consiguió que se declarase “odiosa” la deuda de Irak, y el pueblo iraquí quedó exonerado de pagarla.


Sin embargo, Washington se dio cuenta de que había sentado un peligroso precedente.


Por primera vez en el siglo XXI, la mayor superpotencia había legitimado el concepto de “deuda odiosa“.





Así que decidieron ocultar este caso bajo la alfombra.


Los otros países respondieron:


“OK, vamos a reducir la deuda de Irak un 40% a través del Club de París, pero el concepto de “deuda odiosa” no debe volver a ser utilizado oficialmente, porque otros países podrían reclamar ese derecho.”


Por ejemplo, el Congo rechazaría la deuda de Mobutu, Filipinas se negaría a pagar la deuda de la dictadura de Marcos, y Sudáfrica se negaría a pagar la deuda del régimen del apartheid


Para evitar que se extendiera el concepto de “deuda odiosa” al siglo XXI, acordaron llamarlo “decisión especial sobre Irak.


Sin embargo, es obvio que se utilizó el concepto de “deuda odiosa“.




“Creo que sería un error que Irak siguiese endeudada por los pecados de un dictador derrocado”   (Obama, 22 de julio de 2009).


EEUU siguió ayudando a Irak a cancelar viejas deudas.


Pero nadie en Washington quería ni oír hablar de la expresión “deuda odiosa“.


Irak logró eliminar una gran parte de su deuda, con el apoyo de un imperio.


Pero hubo otro país que decidió alzarse, y enfrentarse al FMI, y a sus otros grandes prestamistas.


Consiguió demostrar que su deuda no sólo era “odiosa”, sino también ilegítima e inconstitucional.





Bienvenidos a Ecuador.




Ecuador podría haber sido uno de los países más ricos de Sudamérica.


Pero, desde el momento en que se descubrió petróleo, el país sólo conoció dictadores, pobreza, deudas y “francotiradores financieros“.





(Habla John Perkins, ex-francotirador financiero)


“Mi verdadero trabajo era ofrecer préstamos a países…


Préstamos tan enormes, que sería imposible devolverlos.


Y, por ejemplo, se concedían 1000 millones de dólares a Indonesia o Ecuador, con la condición de dedicar el 90% del préstamo a contratar a empresas estadounidenses.


Empresas de infraestructuras, como Halliburton o Bechtel.


Esas empresas construirían estaciones eléctricas, ó puertos, ó autopistas…


Eso da servicio a unas pocas familias ricas del país.


Los pobres se quedan con una enorme deuda, que no podrán pagar jamás.”




En 1982, Ecuador fue visitado por el FMI y por un “comité de sabios” que representaba a los grandes acreedores.


Ecuador se había visto forzado a pedir más y más préstamos para poder pagar los préstamos anteriores.





(Habla Hugo Arias, director del Comité Auditor de Ecuador)


Ecuador ha sido continuamente saqueado por el Norte.


Por ejemplo, desde los 80‘ hasta el año 2005, casi el 50% del presupuesto del estado fue utilizado para pagar la Deuda, y sólo el 4% se destinó a la atención de la salud400 millones para salud, 800 millones de dólares para educación, y 4000 mil millones de dólares para Deuda.


Estábamos matando a nuestra población.”







El pueblo ecuatoriano se sublevó.


Cuando Lucio Gutiérrez llega al poder, la política parece tomar otro rumbo.


Gutiérrez prometió beneficios sociales.


Se presenta casi como socialista, pero, en cuanto asume el cargo, pacta un nuevo acuerdo con el FMI y aplica medidas de extrema austeridad.





El pueblo le fuerza a irse en el mismo medio de transporte que usaron los presidentes argentinos: en helicóptero.


Cuando el Vice-Presidente Palacio sube al poder, comienza con buenas intenciones, pero pronto se somete a Washington.


Así que la gente acude al único político que se resiste a ceder a la presión internacional: Rafael Correa.





Correa había estudiado economía en Europa y EEUU, y sabía muy bien cómo se puede manejar al Banco Mundial y al FMI cuando se tiene voluntad política.


Ya como Ministro de Economía, en 2005, Correa había declarado que no era normal que los ingresos del petróleo se destinaran a pagar la Deuda.


Era injusto para la población.


Anunció que el 80% de los ingresos del petróleo se destinaría a mejoras sociales como la educación, la salud, y la creación de empleo, y sólo el 20% iría al pago de la deuda.


Entonces, el Banco Mundial declaró que, si esa ley se aprobaba, dejaría de hacer más préstamos a Ecuador.


Se trataba de una intromisión evidente del Banco Mundial en la política interna de Ecuador.


Correa declaró que no se aceptarían las imposiciones del Banco Mundial.


Correa optó por dimitir, en lugar de someterse.


Esta decisión le hizo muy popular.


La gente dijo:

“Este hombre decidió dimitir de ministro para defender la dignidad y los intereses del pueblo”.






Correa fue elegido Presidente en 2006.


Una de sus primeras decisiones fue expulsar al representante del Banco Mundial y pedir a la delegación del FMI que abandonara las oficinas del Banco Central de Ecuador.


Funcionarios del FMI, como Bob Traa, que más adelante llegaría a Grecia, ya habían sido tachados de “indeseables” por el pueblo del Ecuador.


(Habla Rafael Correa, Presidente de Ecuador, 2006- )

“Esta burocracia internacional… incompetente y deshonesta, tendrá que respetar a nuestro país…Por eso hemos expulsado al representante del Banco Mundial del país, y nos reservamos el derecho de iniciar las acciones legales pertinentes por los perjuicios causados al país… Además, nos reservamos el derecho de calificar como “ilegal” la Deuda que tenemos con el Banco Mundial.”






Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 62 seguidores

Anuncios