Posts Tagged ‘héroe

31
Dic
13

Publinformes 7

Sweet shirts

7. Mandelamancha




Cuando Mandela muera, será cuando todos los sudafricanos dejen a un lado sus diferencias políticas, unan sus manos, y honren juntos al que, probablemente, sea el más grande sudafricano de la historia
(Frederik Willem de Klerk, último presidente blanco del régimen de apartheid de Sudáfrica en el siglo XX)






En 1998, tras dejar atrás 27 años de prisión y 5 de gobierno del país, el periodista John Pilger recordó a Mandela su promesa electoral de 1990 de “tomar el control” de la economía:


La política del Congreso Nacional Africano, es nacionalizar las minas, los bancos y las industrias, y resulta inconcebible cambiar o modificar nuestro punto de vista al respecto. El emprendimiento económico negro es un objetivo que plenamente apoyamos y alentamos, pero, en nuestra situación actual, el control estatal de varios sectores de la economía es inevitable“.




Pero la economía mixta con sectores nacionalizados y sectores de libre mercado, nunca ocurrió.




Unos años antes, durante la década de los 80′, el régimen de segregación racial (‘apartheid‘) presidido por P. W. Botha, ofreció generosos préstamos a empresarios negros, permitiéndoles crear empresas fuera de los territorios asignados a la mayoría negra por la minoría blanca.


Rápidamente emergió una burguesía negra, pareja a un creciente clientelismo.


Unos pocos negros redujeron las diferencias de nivel de vida con los blancos, pero aumentándolas con la gran mayoría negra.


En paralelo, Mandela realizaba negociaciones secretas. En 1982, fue trasladado, junto con la cúpula de su partido, el ANC, desde la prisión de Robben Island a la de Pollsmoor, donde podían mantener entrevistas.


El régimen de apartheid quería separar del entorno más joven y radical a los viejos “moderados” del ANC: Mandela, Thabo Mbeki y Oliver Tambo), con los cuales “se podía negociar“.


Además, la élite del ANS en el exilio se reunió con la élite afrikaner en Mells Park House (cerca de Bath, Inglaterra). Asistieron las mismas grandes empresas sudafricanas que habían apoyado y sustentado el régimen de apartheid.


El 5 de julio de 1989, el “Gran Cocodrilo“, P.W. Botha, sirvió un té a Mandela fuera de los muros de su prisión.


El 11 de febrero de 1990, Mandela era liberado.




Biz bis




Para las empresas extranjeras, incluir un rostro negro en el consejo de administración de las empresas venía a significar que nada había cambiado.


Los jefes del ANC, incluido el propio Mandela, se mudaron a mansiones y resorts con campo de golf.


Con las elecciones democráticas de 1994, el apartheid racial terminaba, pero el apartheid económico se mantenía, con un nuevo rostro al frente.


En la mismísima apertura del Parlamento, en 1995, Mandela soltóEl gobierno literalmente carece del dinero para acometer las demandas propuestas“, añadiendo que, respecto a la política social: “Hay que terminar con la cultura de dar por hecho que el gobierno está obligado a hacer sin demora lo que se le demanda“.


En 1996, la fraseNo queremos enfadar a las grandes empresas, y que vuelen y se lleven su dinero“, quedaba desmentida por las medidas para permitir a los empresarios sacar su dinero del país, y a las empresas trasladar su sede al extranjero, casi siempre a Londres y Nueva York.


Poco tiempo después, Mandela afirmaba: “Puede llamarme Thatcherita, pero, para este país, la privatización es la política fundamental“.


Como resultado, en 2001, el especulador George Soros anunciaba en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza): “Sudáfrica está en manos del capital internacional.”




Bailongo




Las frases de que la riqueza y la creación de empleo llegarían como un “goteo“, se olvidaron en la firma de acuerdos de fusión y reestructuraciones amiguistas que costaron cientos de miles de puestos de trabajo.


En los arrabales, la gente volvía a padecer los desalojos de la era del apartheid, y veía cómo las incipientes mejoras eran socavadas por los excesos y la corrupción del “neoliberalismo” al que el ANC se consagró.


La agenda incluyó todos los servicios: agua, teléfonos, salud, transporte, electricidad, vivienda, medio ambiente


Reaparecieron los crímenes de estado, como la masacre de 34 mineros de Lonmin (Marikana) en 2012, que evocaban la infame matanza de Sharpeville más de medio siglo antes… En ambos casos, con motivo de manifestaciones que clamaban justicia.


El 70% de los jóvenes negros y el 50% de los adultos negros está desempleado. En muchas zonas aún faltan no sólo electricidad y agua potable, sino unas mínimas condiciones higiénicas.


Una familia blanca promedio gana 6 veces más que una negra; el 98% del 60% de niños que pasan hambre son de piel negra; el 17% de toda la población mundial afectada con el virus del VIH (SIDA) es sudafricana.


Decenas de miles mueren cada año por falta de atención médica.


Mandela fomentó el amiguismo con los empresarios blancos ricos, incluidos los que se habían beneficiado con el apartheid.


Lo veía natural, como parte de la “reconciliación“.


La Comisión para la Verdad y la Reconciliación proporcionó impunidad a criminales confesos.


Tampoco hubo compensaciones para las víctimas.


En esta “reconciliación”, sólo una de las partes realizó sacrificios.


Otratransición modélica“… Otro traspaso no rupturista… Otrademocracia de baja intensidad“.






Mariondela




27 años en prisión.


Muchos… o pocos… para según qué lucha.


Suficientes para convertir el objetivo de vencer, en un mero contemporizar.


Para convertir al rebelde en negociador.


Reconocía lo que un sistema puede hacer, al manifestar que muchos de sus carceleros se habían convertido en animales debido al “sistema“.


Conocía lo que el sistema entrañaba, porque era abogado y había leído a Marx.


Le montaron un préstamo del Banco Mundial, y cedió.


Le montaron un movimiento terrorista nacionalista (‘Inkatha‘) enfrente, y cedió.


Le montaron un fraude electoral en las elecciones de 1994 y cedió.


Sabía la importancia de llevar cabo una política de nacionalizaciones en 1990.


Sabía la importancia de abandonar una política de nacionalizaciones, y abordar un política neoliberal en 1995.


Por eso, cuando llegó al poder, prohibió las manifestaciones y huelgas contra su régimen.


No declaró ilegítima y “odiosa” la deuda financiera contraída por el apartheid, y dio prioridad a la política de privatizaciones para pagar esa deuda, en lugar de dedicar los recursos a programas de desarrollo social.


Invadió Lesotho para asegurarse agua barata que luego cobraba cara al pueblo.


El Producto Interior Bruto (PIB) neto ha llegado a cifras per capita con valor “negativo“.




Flores decorativas




Más que vencer, se propuso conquistar a los defensores del apartheid a base de carisma y sonrisas.


Le llamaron “genio político” por su talento para reducir la política al mero arte de la persuasión.


Por ganarse a la gente.


Por su capacidad para seducir al otro.


Por avanzar de obstáculo en obstáculo, venciendo cada uno de ellos, no por ser más fuerte que sus enemigos, sino por ser “más seductor” y “más listo“.


Y creérselo.


Y suponer que los demás se lo creían.


No le importó que le estuvieran manipulando.


Que sus carceleros le fueran abriendo las puertas.


Que fuera transigiendo en cada etapa de transición.


Ir rodeado de neoliberales educados en su propio partido.


Todo ello sólo es posible cuando te da igual la manera de llegar al poder.




Mande




27 años.


Demasiados para un ser humano.


Era un preso conciliador con sus carceleros, aun enfrentándose a sus compañeros, que les consideraban “menos que humanos“, porque cualquiera que hiciese ese trabajo, no podía tener respeto por la humanidad.


No era un revolucionario; sólo un reformador, un negociador.


Al fin y al cabo, conocía de primera mano la adulación.


Era un aristócrata, un miembro de la casa real de Eastern Cape, de modales británicos.


Con sangre real, con envergadura y ademanes de rey.


Un dandy mesiánico cuyo destino de gobernar vio ya trazado de antemano.


Sólo emprendió la lucha cuando se interpusieron en su camino de grandeza.


Cuando le ofendieron a él.


Le llevó muchos años comprender que el apartheid también había ofendido al pueblo.


Ya, desde pequeño, carecía de opinión propia:
A menudo, mi propia opinión simplemente resume lo oído en una discusión“.




Siempre iba en la misma dirección que su adversario.


En prisión, vivía protegido en una burbuja.


Renunciaba a la dignidad cada vez que intercambiaba colaboración por privilegios.


Y eso que la mayoría de privilegios provenían de las huelgas de hambre de los jóvenes presos.


Esos a los que luego daría la espalda al negociar el nuevo régimen.


Prefería vivir de rodillas a morir de pie.


Siempre en la misma dirección que sus rivales.




Popgrama




Y, tras ser liberado, iba a seguirsonriendo“:


“Saliendo hacia mi libertad, sabía que, de no dejar atrás mi amargura y mi odio, hubiera seguido en prisión.”




Y por qué no. Esa trama funcionaba.


Se puede estar en prisión albergando odio y amargura.


Se puede salir en libertad siendo prisionero del odio y de la amargura.


Se puede salir en libertad fingiendo no ser ya un prisionero del odio y de la amargura.


Y se puede sonreír a la galería fingiendo satisfacción cuando en realidad se trata de una farsa. Un montaje. Un engaño. Incluso un chantaje.


El caso es salir.


La adulación corría a raudales.


Le podía el star-system.




Innocuous




Pero el pueblo era ajeno a todo ello.


No supieron leer los signos.


En vida, el pueblo interpretó a Mandela igual de mal que el intérprete esquizofrénico infrapagado por una empresa fantasma interpretó a los oradores que intervinieron en su funeral.


Y eso que sus antiguos compañeros de años de prisión le tildaron de “traidor“, de “vencido” y de “vendido“.


Se aferró a la imagen que le construyeron de icono de la paz y la reconciliación.


No terminaría en el mismo anonimato que los cientos de miles de personas torturadas o ejecutadas en el mundo por no rendirse, sin que su sacrificio haya sido reconocido.


Y, viendo el colapso de la URSS, eligió no ser un proscrito de Occidente.


Por eso, decidió no seguir los pasos de sus, una vez, admirados Fidel Castro y Che Guevara.


Eligió vivir, sin vencer.




Mas-cara


De este modo, a quien consiguió emular fue a Ronald Reagan.


Por lo de actor.


El Tío Tom que sonríe al Tío Sam.


Dijo que había madurado en prisión, pero, en realidad, nunca lo hizo. Parafraseando a Erich Fromm en “El arte de amar“, sus dones y talentos especiales le permitieron utilizar su encanto y ser admirado, como tantos otros políticos de éxito, pero, una cosa es “adaptarse“, y otra, «alcanzar la madurez».


Tampoco supo nunca juzgar a las personas. Confió ciegamente en algunas en las que no debió confiar… Pero fingían adularle y respetarle.


Sólo fingían.


Para él, era suficiente.




Financier




Como boxeador, no es preciso ser pacifista, ni tampoco renegar de la violencia.


Basta con apostar puntualmente por la no-violencia cuando estás contra las cuerdas… No desde los valores éticos, sino desde la conveniencia táctica.


Moverse y protegerse.


Planear el ataque y la retirada.




Mandalo




Su verdadero nombre en lengua xhosa era Rolihlahla, que significa “alborotador“, “el que trae o causa problemas“, pero en el primer día de escuela, siguiendo una costumbre colonial, la maestra asignaba nombres ingleses, y le llamó Nelson.


Durante su vida, recibió más nombres.


Pero acabó siendo otro caso de “revolucionario” caído que se adapta y convierte en culto a un “mesías” dócil y pacífico.


Ofreció una reconciliación basada en “poner la otra mejilla” para que también esa la abofetease el poderoso.


Perdón, compasión, humildad y paciencia son magnánimos sólo cuando se ha vencido; cuando existe legitimidad para ejercerlos sin estar forzado a ello.


De lo contrario, son sólo una máscara.


Una adaptación más, para perpetuar lo mismo.


Mandela murió el día de su liberación. Nació Madiba, con 76 años, solo y aislado. Creció rodeado de estrellas del show-business, de millonarios y de reyes de Occidente que fueron a adorarle. Fue chantajeado por EEUU, el GATT y la deuda con el FMI y el Banco Mundial. Se cambió de ropa varias veces al día, casi con la misma rapidez con que cambiaba sus políticas. Denunció a EEUU por “cometer inenarrables atrocidades en el mundo“, pero bloqueaba y falsificaba un informe de elecciones fraudulentas en Lesotho para invadirlo y asegurarse el acceso barato al agua de uno de los países más pobres del mundo. Descendió al infierno de asistir a las confesiones de crímenes, sin perseguirlos ni resarcirlos. Resucitó de entre los olvidados por la pobreza y el SIDA, subió a los cielos en múltiples vuelos huidizos, y se ha sentado a la derecha de De Klerk, cuyo reino no ha tenido fin.


Vino para liberarnos de la esclavitud racial, y nos condenó a la esclavitud económica.


Pero habían sido 27 años en prisión.


Era un anciano.


No le mereció la pena.


Prefirió comer, jugar, conducir y seducir.


Su muerte ha derramado lágrimas de cocodrilo propias de P.W. Botha.


Su gloria ha sido globalizada porque no incomodó al orden establecido por el poder global.


Una gran obra que ha fracasado por el mutis de un actor de porte aristocrático, que, tras la máscara del triunfo político personal de Madiba y su elevación al Olimpo de los héroes universales, escondía la amarga e incoherente derrota del hundido pueblo de Mandela.




Congratulaciones




Cuando el ex-presidente terminó su incómoda entrevista con John Pilger de 1998, le fue dando palmaditas condescendientes, como perdonándole por haberle contrariado.


Caminaron juntos hasta su Mercedes, plateado como sus sienes, y desapareció entre un montón de hombres blancos con brazos enormes y cables en los oídos.


Uno de ellos dio una orden en la blanca lengua afrikaner, y se esfumaron.











Anuncios
29
Oct
13

Publinformes 5

Liers

5. Nadalid



El adicto al juego es muy maniático.


Está llenos de rituales, rutinas y tics. Es una estrategia de concentración. Elabora una secuencia de conducta que le tranquiliza. Calma la ansiedad, al creer tenerlo todo “bajo control“.


Realiza las más increíbles compulsiones antes de jugar.


La limpieza, el calzado, el pelo, el agua, la ropa


Incluso, olisquear el dedo que traen de su ano… Otra curiosa forma de “pasar a los anales“.


Esas manías componen una conducta obsesiva, que, de no repetirse con exactitud, provoca malestar, e incluso, ansiedad.


Se trata de una neurosis obsesivo-compulsiva típica del jugador.


Todas estas arbitrariedades son, en realidad, conductas supersticiosas: en alguna ocasión se asociaron con la obtención de un premio. Por eso, además de ser difíciles de erradicar, se favorece su repetición.


Se le llama “correlación ilusoria“, y también, “pensamiento mágico”.




Poké


El adicto al juego presenta anomalías en su funcionamiento cerebral.


Y lo que aparece como “ejemplo para los jóvenes”, desuperación” y otros loables valores: constancia, esfuerzo, sacrificio, humildad, generosidad


En realidad, se trata sólo de eso.


Apariencia.


Porque los valores que difunde son otros… a juzgar, no por la propaganda patriótica, sino por los hechos.




3Pasa




El valor de ser un producto de laboratorio: el jugador automusculado de la era moderna, al que hacen jugar de zurdo pese a ser diestro, habiendo dejado de estudiar a temprana edad.


El valor de la instrucción, sacrificando íntegramente la niñez y la juventud por el afán de ganar (más) dinero.


El valor de la contención, admirando a los sangrientos gladiadores, y viendo películas violentas: «Comando», «Terminator», «Rocky», Van Damme


El valor de la falsahumildad“: “No es que sea humilde. Toda la gente debería saber su ubicación en el mundo. Y el mundo es suficientemente grande… A veces la gente exagera en este tema de la humildad. Yo creo que es más que un sentido de ubicación: tú sabes quien eres, tú sabes que el mundo seguirá exactamente igual sin ti…“. Eso no es humildad, es arrogancia: “No es humilde. El ya sabe cuál es su lugar en el mundo. Todos deberían conocer su lugar en el mundo.”


El valor de la insensibilidad: “Hay que encerrarse tras una armadura protectora, convertirse en un guerrero sin emociones.”


El valor de la hostilidad: “Para mí es importante ganar en todo. No me tomo las derrotas con buen humor“… Cuando empieza el juego, deja “a un lado” la amistad: “No es nada personal. Lo hago con todos los que me rodean, incluso con mi familia. En juego, soy otra persona.”


El valor del avasallador: “De pequeño detestaba perder en lo que fuera. Si perdía, me daban ataques de ira… Me irritaba muchísimo perder en cualquier juego, fuese al nivel que fuese… Y nunca quería parar… No quiero volver a sentirme así nunca más.”


El valor del soberbio divo: “No veo que los políticos pasen controles antidoping, ¿por qué nosotros sí hemos de hacerlos?.”


El valor del servilismo: “Siempre hace lo mismo: espaguetis con champiñones. Uno de los de su equipo confesó en voz baja: «Los hace muy bien pero, francamente, estamos hasta las narices de los champiñones».”


El valor de la enemistad: “Creo que intimida a sus rivales adrede… Los acobarda.”




Con pito




El valor de la avaricia: “Por la intensidad con que entrenaba, me daba cuenta de que era superambicioso y de que estaba desesperado (por subir)… En los momentos cruciales, es un asesino; su concentración es absoluta… Una ambición, sin límites. Yo gané un torneo de los grandes, y fui feliz, habia cumpliao la misión de mi vida… (Él) necesita ganar muchas veces, y nunca será suficiente.”


El valor de la hipocresía: “A primera vista, es muy sencillo, y también muy buena persona, pero es muy contradictorio. Aunque lo conozcas a fondo, ves que tiene cosas que no acaban de cuadrar.”


El valor de la inseguridad: “Está lleno de temores e inseguridades que la gente que no lo conoce ni se imaginaría. No le gusta la oscuridad, por ejemplo, y prefiere dormir con la luz o la tele encendidas. Tampoco le gustan los rayos ni los truenos… Si hay que salir a la calle a buscar algo, y hay tormenta, no deja que salgas.


El valor del inapetentecaprichoso: “No soporta el queso ni el tomate, ni el jamón… Es un poco raro“… ¿Alimentos, o adicmentos?: “Marisco y chocolate“.


El valor de la demagogia: dice negarse a volar en medios de transporte que 2 años antes no tuvo problemas en utilizar.


El valor de la sumisión al poderoso y al adinerado.


En fin.


Hay que tener valor para malinterpretar como valores las rutinas del adicto al juego.




Rififi




En cualquier “juego de suma cero“, para que haya un ganador, ha de haber al menos un perdedor.


Al fomentar socialmente ese tipo de juegos, se condicionan las pautas y fórmulas sociales para interaccionar con otras personas.


Se promueve aceptar la desigualdad, admitir como natural la derrota y la jerarquía, y tolerar la indefensión.


Por no hablar del materialismo del dinero.


Con el juego se puede obtener dinero, y, según dice la publicidad, la felicidad.


No obstante, numerosos estudios científicos muestran que, una vez superado un nivel mínimo de ingresos económicos para vivir con dignidad, no existe relación entre dinero y felicidad.


Incluso existen variables asociadas al materialismo que hacen que la relación pueda llegar a ser inclusonegativa.


Este sistema enfermo promueve admirar la obtención de dinero fácil


Bolsa, actividades financieras, actividades inmobiliarias especulativas, timos, robos, saqueo, malversación, estafa, etc… Y, mejor, lo proscrito ya prescrito.


En suma: rico a base de “pelotazos”.




Jua




El adicto al juego pierde la noción del dinero.


Toma “malas decisiones” en cuanto a su reconocimiento y su valoración.


Provoca afirmaciones del tipo “no sé exactamente cuánto dinero tengo”, mientras firma la compra de propiedades inmobiliarias de lujo en Manacor, México y la República Dominicana.


Hace gala del valor de la solidaridad, aunque tiene que pagar a Hacienda una cantidad cercana a los 9,5 millones de euros, porque 3 de sus sociedades se habrían beneficiado durante6 años de las ventajas del régimen fiscal de un sitio donde no vive.


Ante el revuelo, primero, niega las cifras.


Aduce que “la realidad dista mucho de lo que se ha publicado“.


Pero la realidad publicada es veraz, y el caso, verídico.


Luego, esgrime estar “mal aconsejado“… Pero ese consejo fue un “buen consejo“, mientras le benefició, porque había tributado sólo el 0’02% de lo ganado.


Vaya golpe con efecto.


Porque, pese a su escándalo fiscal, y a las múltiples contradicciones entre los valores que dicen fomentar y los que realmente está difundiendo… su imagen de esforzadosalvador de la patria” y de “yerno que toda suegra quiere”, no ha se ha visto dañada ni un ápice.


Otro más que no puede ser estigmatizado públicamente.




Dale no más




El presidente de la Federación de Jugadores de Azar Rehabilitados lanza su protesta:


Era un modelo de esfuerzo y entrenamiento diario… y aparece anunciando una página de juego de póker online… La gente se deja arrastrar por esta publicidad.”




Sólo en su país natal, España, el número de jugadores se ha disparado de 195.000 a más de 1.000.000 (un millón) desde que se concedieron las licencias de juego online en junio de 2012, con un gasto medio de 550 euros al año.


Ahí no se incluyen los juegos de quiniela y lotería nacional… Son cifras sólo de juegos online.


De ese millón de jugadores, un 2% se convertirá en adicto al juego.


La Federación de Jugadores de Azar Rehabilitados ve con estupefacción la campaña publicitaria en la el “héroe nacional“, el “icono de la cultura del esfuerzo”, se ha prestado para convencer a la gente, “de manera responsable”, talonario de por medio, de que pueden “jugar”.


En los cientos de miles de adictos, guiados por el estandarte del héroe, se incluirán muchos niños y adolescentes.


Basta con conseguir un nº de tarjeta de crédito y mentir sobre su fecha de nacimiento.


El valor de la responsabilidad pública es saber es saber que son víctimas, tanto el ludópata, como las personas más allegadas de su entorno.


Pero un adicto al juego no se para a evaluar las consecuencias de sus actos.


Y el entorno es más que favorable… Y no sólo por el beneplácito de los que ocupan el poder.


Con la crisisactual, las perspectivas no son buenas, así que… ¿ por qué no buscarse la vida con el póker, sin salir de casa ?.


En realidad, ser un jugador de póker se parece a ser un broker.




Rifa




Y resulta que, intelectualmente, al juego “online” se le considera un “segmento clave” en el e-commerce ó Comercio electrónico.


Para remate.


Debe tratarse de la modalidad b2B… de tu bolsillo a su Business.


Un golpe maestro.




Valore$


De todos los personajes públicos que anuncian y participan en juegos online, el más importante en activo, con diferencia, resulta ser un adicto.


A la victoria.


Preferiblemente, con sufrimiento.


Un tipo raro y contradictorio en lo personal, se erige en nuevafachada del régimen oficial.


Un “rey de la arcilla“, ahora también “rey del ladrillo“, que desea ser “rey de la jungla“.


No un animal más… El mejor depredador. El genuino y legítimo “rey de la selva“.


Pero la leyenda construida alrededor de este “rey de la tierra” tiene los pies de barro.


Y no solo porque el hoy utilizado, admirado, ensalzado, idolatrado y elevado a los cielos por su juego, mañana pase a ser olvidado, despreciado, denostado y denigrado juguete roto arrojado al infierno.




Farra


Anunciar póker online es compartir sus “valores“… Especialmente, si se está dispuesto a pasar de lo virtual a lo real.


Pero, a la vez, es reconocer públicamente que tiene un problema.


Un problema que se esconde tras la imagen proyectada por el espejo mediático institucional.


Punto a punto:

  • ¿ Un tipo ultracompetitivo ?


  • ¿ Que prefiere la sensación de sufrimiento y de pelea continua, y elige no aliviar el sufrimiento de su rival, sino administrarle tortura ?


  • ¿ Que gana merced a un túnel de concentración en el que se instala… A un “espacio mental” en el que entra ?



  • ¿ Un tipo maniático y raro, con rutinas y rituales muy poco usuales, que no soportan el menor cambio, para no generarle inmediatamente una ansiedad insoportable ?


  • ¿ Con una genialidad equiparable a las de Albert Einstein, Isaac Newton, Bill Gates, Tim Burton o Steven Spielberg ?






Dr Eam




Se viene especulando con ello desde hace tiempo.


En algunos libros, se sugiere que padece padece del Síndrome o Trastorno Obsesivo-Compulsivo.


Pero podría tratarse de otro problema… Por máspistas“:

  • No le preocupan sus pensamientos ni comportamientos obsesivos.


  • Sus obsesiones le permiten llegar a sus objetivos.


  • Sus rituales reducen su ansiedad, y, si se interrumpen, le causan frustración.


  • Socialmente, no tienen fácil la interacción, pero no le importa lo que los demás piensen de su conducta.


  • Le ocurre desde pequeño.




Esta parte del “cuadro” supera lo Obsesivo-Compulsivo, para encajar bajo el Síndrome de Asperger.


Los desórdenes del Síndrome de Asperger forman parte de los trastornos del espectro autista.


De modo que es muy posible que se loe a un “héroe” al que le avergüenza reconocer públicamente que sus logros se deben a que su familia encauzó hacia el juego sus desórdenes psíquicos.


Es muy probable que el “mito del ganador” se haya construido sobre la obsesión de una mente enferma, y que la perfección eugenésica de su esfuerzo no sea más que un cuadro de tics ocultados hipócritamente.


Es verosímil que el adalid de nada constructivos “anti-valores” sociales, no sea sino un enfermo psíquico empujado a la adicción.


Qué “revés“.


Y qué paradoja, no exenta de ironía, cuando nace en un estado que falsifica a sus deportistas discapacitados, con tal de ganar medallas en los Juegos Paralímpicos.














Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores

Anuncios