Posts Tagged ‘John Pilger

31
Dic
13

Publinformes 7

Sweet shirts

7. Mandelamancha




Cuando Mandela muera, será cuando todos los sudafricanos dejen a un lado sus diferencias políticas, unan sus manos, y honren juntos al que, probablemente, sea el más grande sudafricano de la historia
(Frederik Willem de Klerk, último presidente blanco del régimen de apartheid de Sudáfrica en el siglo XX)






En 1998, tras dejar atrás 27 años de prisión y 5 de gobierno del país, el periodista John Pilger recordó a Mandela su promesa electoral de 1990 de “tomar el control” de la economía:


La política del Congreso Nacional Africano, es nacionalizar las minas, los bancos y las industrias, y resulta inconcebible cambiar o modificar nuestro punto de vista al respecto. El emprendimiento económico negro es un objetivo que plenamente apoyamos y alentamos, pero, en nuestra situación actual, el control estatal de varios sectores de la economía es inevitable“.




Pero la economía mixta con sectores nacionalizados y sectores de libre mercado, nunca ocurrió.




Unos años antes, durante la década de los 80′, el régimen de segregación racial (‘apartheid‘) presidido por P. W. Botha, ofreció generosos préstamos a empresarios negros, permitiéndoles crear empresas fuera de los territorios asignados a la mayoría negra por la minoría blanca.


Rápidamente emergió una burguesía negra, pareja a un creciente clientelismo.


Unos pocos negros redujeron las diferencias de nivel de vida con los blancos, pero aumentándolas con la gran mayoría negra.


En paralelo, Mandela realizaba negociaciones secretas. En 1982, fue trasladado, junto con la cúpula de su partido, el ANC, desde la prisión de Robben Island a la de Pollsmoor, donde podían mantener entrevistas.


El régimen de apartheid quería separar del entorno más joven y radical a los viejos “moderados” del ANC: Mandela, Thabo Mbeki y Oliver Tambo), con los cuales “se podía negociar“.


Además, la élite del ANS en el exilio se reunió con la élite afrikaner en Mells Park House (cerca de Bath, Inglaterra). Asistieron las mismas grandes empresas sudafricanas que habían apoyado y sustentado el régimen de apartheid.


El 5 de julio de 1989, el “Gran Cocodrilo“, P.W. Botha, sirvió un té a Mandela fuera de los muros de su prisión.


El 11 de febrero de 1990, Mandela era liberado.




Biz bis




Para las empresas extranjeras, incluir un rostro negro en el consejo de administración de las empresas venía a significar que nada había cambiado.


Los jefes del ANC, incluido el propio Mandela, se mudaron a mansiones y resorts con campo de golf.


Con las elecciones democráticas de 1994, el apartheid racial terminaba, pero el apartheid económico se mantenía, con un nuevo rostro al frente.


En la mismísima apertura del Parlamento, en 1995, Mandela soltóEl gobierno literalmente carece del dinero para acometer las demandas propuestas“, añadiendo que, respecto a la política social: “Hay que terminar con la cultura de dar por hecho que el gobierno está obligado a hacer sin demora lo que se le demanda“.


En 1996, la fraseNo queremos enfadar a las grandes empresas, y que vuelen y se lleven su dinero“, quedaba desmentida por las medidas para permitir a los empresarios sacar su dinero del país, y a las empresas trasladar su sede al extranjero, casi siempre a Londres y Nueva York.


Poco tiempo después, Mandela afirmaba: “Puede llamarme Thatcherita, pero, para este país, la privatización es la política fundamental“.


Como resultado, en 2001, el especulador George Soros anunciaba en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza): “Sudáfrica está en manos del capital internacional.”




Bailongo




Las frases de que la riqueza y la creación de empleo llegarían como un “goteo“, se olvidaron en la firma de acuerdos de fusión y reestructuraciones amiguistas que costaron cientos de miles de puestos de trabajo.


En los arrabales, la gente volvía a padecer los desalojos de la era del apartheid, y veía cómo las incipientes mejoras eran socavadas por los excesos y la corrupción del “neoliberalismo” al que el ANC se consagró.


La agenda incluyó todos los servicios: agua, teléfonos, salud, transporte, electricidad, vivienda, medio ambiente


Reaparecieron los crímenes de estado, como la masacre de 34 mineros de Lonmin (Marikana) en 2012, que evocaban la infame matanza de Sharpeville más de medio siglo antes… En ambos casos, con motivo de manifestaciones que clamaban justicia.


El 70% de los jóvenes negros y el 50% de los adultos negros está desempleado. En muchas zonas aún faltan no sólo electricidad y agua potable, sino unas mínimas condiciones higiénicas.


Una familia blanca promedio gana 6 veces más que una negra; el 98% del 60% de niños que pasan hambre son de piel negra; el 17% de toda la población mundial afectada con el virus del VIH (SIDA) es sudafricana.


Decenas de miles mueren cada año por falta de atención médica.


Mandela fomentó el amiguismo con los empresarios blancos ricos, incluidos los que se habían beneficiado con el apartheid.


Lo veía natural, como parte de la “reconciliación“.


La Comisión para la Verdad y la Reconciliación proporcionó impunidad a criminales confesos.


Tampoco hubo compensaciones para las víctimas.


En esta “reconciliación”, sólo una de las partes realizó sacrificios.


Otratransición modélica“… Otro traspaso no rupturista… Otrademocracia de baja intensidad“.






Mariondela




27 años en prisión.


Muchos… o pocos… para según qué lucha.


Suficientes para convertir el objetivo de vencer, en un mero contemporizar.


Para convertir al rebelde en negociador.


Reconocía lo que un sistema puede hacer, al manifestar que muchos de sus carceleros se habían convertido en animales debido al “sistema“.


Conocía lo que el sistema entrañaba, porque era abogado y había leído a Marx.


Le montaron un préstamo del Banco Mundial, y cedió.


Le montaron un movimiento terrorista nacionalista (‘Inkatha‘) enfrente, y cedió.


Le montaron un fraude electoral en las elecciones de 1994 y cedió.


Sabía la importancia de llevar cabo una política de nacionalizaciones en 1990.


Sabía la importancia de abandonar una política de nacionalizaciones, y abordar un política neoliberal en 1995.


Por eso, cuando llegó al poder, prohibió las manifestaciones y huelgas contra su régimen.


No declaró ilegítima y “odiosa” la deuda financiera contraída por el apartheid, y dio prioridad a la política de privatizaciones para pagar esa deuda, en lugar de dedicar los recursos a programas de desarrollo social.


Invadió Lesotho para asegurarse agua barata que luego cobraba cara al pueblo.


El Producto Interior Bruto (PIB) neto ha llegado a cifras per capita con valor “negativo“.




Flores decorativas




Más que vencer, se propuso conquistar a los defensores del apartheid a base de carisma y sonrisas.


Le llamaron “genio político” por su talento para reducir la política al mero arte de la persuasión.


Por ganarse a la gente.


Por su capacidad para seducir al otro.


Por avanzar de obstáculo en obstáculo, venciendo cada uno de ellos, no por ser más fuerte que sus enemigos, sino por ser “más seductor” y “más listo“.


Y creérselo.


Y suponer que los demás se lo creían.


No le importó que le estuvieran manipulando.


Que sus carceleros le fueran abriendo las puertas.


Que fuera transigiendo en cada etapa de transición.


Ir rodeado de neoliberales educados en su propio partido.


Todo ello sólo es posible cuando te da igual la manera de llegar al poder.




Mande




27 años.


Demasiados para un ser humano.


Era un preso conciliador con sus carceleros, aun enfrentándose a sus compañeros, que les consideraban “menos que humanos“, porque cualquiera que hiciese ese trabajo, no podía tener respeto por la humanidad.


No era un revolucionario; sólo un reformador, un negociador.


Al fin y al cabo, conocía de primera mano la adulación.


Era un aristócrata, un miembro de la casa real de Eastern Cape, de modales británicos.


Con sangre real, con envergadura y ademanes de rey.


Un dandy mesiánico cuyo destino de gobernar vio ya trazado de antemano.


Sólo emprendió la lucha cuando se interpusieron en su camino de grandeza.


Cuando le ofendieron a él.


Le llevó muchos años comprender que el apartheid también había ofendido al pueblo.


Ya, desde pequeño, carecía de opinión propia:
A menudo, mi propia opinión simplemente resume lo oído en una discusión“.




Siempre iba en la misma dirección que su adversario.


En prisión, vivía protegido en una burbuja.


Renunciaba a la dignidad cada vez que intercambiaba colaboración por privilegios.


Y eso que la mayoría de privilegios provenían de las huelgas de hambre de los jóvenes presos.


Esos a los que luego daría la espalda al negociar el nuevo régimen.


Prefería vivir de rodillas a morir de pie.


Siempre en la misma dirección que sus rivales.




Popgrama




Y, tras ser liberado, iba a seguirsonriendo“:


“Saliendo hacia mi libertad, sabía que, de no dejar atrás mi amargura y mi odio, hubiera seguido en prisión.”




Y por qué no. Esa trama funcionaba.


Se puede estar en prisión albergando odio y amargura.


Se puede salir en libertad siendo prisionero del odio y de la amargura.


Se puede salir en libertad fingiendo no ser ya un prisionero del odio y de la amargura.


Y se puede sonreír a la galería fingiendo satisfacción cuando en realidad se trata de una farsa. Un montaje. Un engaño. Incluso un chantaje.


El caso es salir.


La adulación corría a raudales.


Le podía el star-system.




Innocuous




Pero el pueblo era ajeno a todo ello.


No supieron leer los signos.


En vida, el pueblo interpretó a Mandela igual de mal que el intérprete esquizofrénico infrapagado por una empresa fantasma interpretó a los oradores que intervinieron en su funeral.


Y eso que sus antiguos compañeros de años de prisión le tildaron de “traidor“, de “vencido” y de “vendido“.


Se aferró a la imagen que le construyeron de icono de la paz y la reconciliación.


No terminaría en el mismo anonimato que los cientos de miles de personas torturadas o ejecutadas en el mundo por no rendirse, sin que su sacrificio haya sido reconocido.


Y, viendo el colapso de la URSS, eligió no ser un proscrito de Occidente.


Por eso, decidió no seguir los pasos de sus, una vez, admirados Fidel Castro y Che Guevara.


Eligió vivir, sin vencer.




Mas-cara


De este modo, a quien consiguió emular fue a Ronald Reagan.


Por lo de actor.


El Tío Tom que sonríe al Tío Sam.


Dijo que había madurado en prisión, pero, en realidad, nunca lo hizo. Parafraseando a Erich Fromm en “El arte de amar“, sus dones y talentos especiales le permitieron utilizar su encanto y ser admirado, como tantos otros políticos de éxito, pero, una cosa es “adaptarse“, y otra, «alcanzar la madurez».


Tampoco supo nunca juzgar a las personas. Confió ciegamente en algunas en las que no debió confiar… Pero fingían adularle y respetarle.


Sólo fingían.


Para él, era suficiente.




Financier




Como boxeador, no es preciso ser pacifista, ni tampoco renegar de la violencia.


Basta con apostar puntualmente por la no-violencia cuando estás contra las cuerdas… No desde los valores éticos, sino desde la conveniencia táctica.


Moverse y protegerse.


Planear el ataque y la retirada.




Mandalo




Su verdadero nombre en lengua xhosa era Rolihlahla, que significa “alborotador“, “el que trae o causa problemas“, pero en el primer día de escuela, siguiendo una costumbre colonial, la maestra asignaba nombres ingleses, y le llamó Nelson.


Durante su vida, recibió más nombres.


Pero acabó siendo otro caso de “revolucionario” caído que se adapta y convierte en culto a un “mesías” dócil y pacífico.


Ofreció una reconciliación basada en “poner la otra mejilla” para que también esa la abofetease el poderoso.


Perdón, compasión, humildad y paciencia son magnánimos sólo cuando se ha vencido; cuando existe legitimidad para ejercerlos sin estar forzado a ello.


De lo contrario, son sólo una máscara.


Una adaptación más, para perpetuar lo mismo.


Mandela murió el día de su liberación. Nació Madiba, con 76 años, solo y aislado. Creció rodeado de estrellas del show-business, de millonarios y de reyes de Occidente que fueron a adorarle. Fue chantajeado por EEUU, el GATT y la deuda con el FMI y el Banco Mundial. Se cambió de ropa varias veces al día, casi con la misma rapidez con que cambiaba sus políticas. Denunció a EEUU por “cometer inenarrables atrocidades en el mundo“, pero bloqueaba y falsificaba un informe de elecciones fraudulentas en Lesotho para invadirlo y asegurarse el acceso barato al agua de uno de los países más pobres del mundo. Descendió al infierno de asistir a las confesiones de crímenes, sin perseguirlos ni resarcirlos. Resucitó de entre los olvidados por la pobreza y el SIDA, subió a los cielos en múltiples vuelos huidizos, y se ha sentado a la derecha de De Klerk, cuyo reino no ha tenido fin.


Vino para liberarnos de la esclavitud racial, y nos condenó a la esclavitud económica.


Pero habían sido 27 años en prisión.


Era un anciano.


No le mereció la pena.


Prefirió comer, jugar, conducir y seducir.


Su muerte ha derramado lágrimas de cocodrilo propias de P.W. Botha.


Su gloria ha sido globalizada porque no incomodó al orden establecido por el poder global.


Una gran obra que ha fracasado por el mutis de un actor de porte aristocrático, que, tras la máscara del triunfo político personal de Madiba y su elevación al Olimpo de los héroes universales, escondía la amarga e incoherente derrota del hundido pueblo de Mandela.




Congratulaciones




Cuando el ex-presidente terminó su incómoda entrevista con John Pilger de 1998, le fue dando palmaditas condescendientes, como perdonándole por haberle contrariado.


Caminaron juntos hasta su Mercedes, plateado como sus sienes, y desapareció entre un montón de hombres blancos con brazos enormes y cables en los oídos.


Uno de ellos dio una orden en la blanca lengua afrikaner, y se esfumaron.











30
May
09

Desorientados

Otro deporte nacional
 
El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó que EEUU “perdió el rumbo” en su lucha contra el terrorismo durante la presidencia de George W. Bush, en la que tomaron “decisiones precipitadas”.
 
Es decir, viene a confirmar, que G. W. Bush bien pudo sufrir una tremenda desorientación tanto de memoria como geográfica, llevando al deterioro tanto a EEUU como a los aliados que les apoyaron. Ó bien, la condición de Bush se deterioró lo suficiente como para desorientar a EEUU y a sus aliados.
 
Sea como fuere, podríamos pensar que estaba enfermo… Sí, ya sería demasiado habitual que un enfermo de Alheimer presida ese país durante 8 años, pero es lo que hay…
 
Obama explicó que él no renuncia a derrotar el terrorismo, pero que quiere hacerlo desde una nueva perspectiva, con la convicción de que  “nunca, nunca más se dará la espalda a los principios con el pretexto de la eficacia“.
 
Nuevo sobresaliente en propaganda… Pero me temo que bien podría padecer la misma enfermedad de ese señor neurólogo alemán cuyo nombre no le viene… porque está incurrendo en contradicciones una y otra vez:
 
– Releva a la cúpula directiva de General Motors, pero lanza un plan de “estímulo económico” (es decir, rescate bancario) empezando con 787 mil millones de dólares .
 
– Dice apoyar sistema económico de libre mercado  pero no deja de tomar medidas proteccionistas y medidas ‘anti-dumping’. Claro que eso no es nada nuevo
 
Abre la Cumbre de las Américas prometiendo “una alianza de iguales” pero mantiene el bloqueo económico sobre Cuba. La exitosa Cumbre del consenso se cierra sin haber alcanzado la unanimidad en la declaración final (por cierto, Cuba no asistía).
 
Propone a Charles Freeman para Presidente del Consejo Nacional de Inteligencia, el organismo que supervisa la Inteligencia norteamericana.  A las pocas horas, Freeman se ve obligado a renunciar porque Obama cedió a presiones de la AIPAC (el principal lobby pro-israelí). En el discurso de renuncia, Freeman dijo: “No creo que el Consejo Nacional de Inteligencia pueda funcionar eficazmente si su presidente es constantemente blanco de ataques provenientes de personas poco escrupulosas con un ferviente apego a las opiniones de una facción política de un país extranjero.”
 
– Advierte sobre la necesidad de tomar medidas drásticas,  pero  nombra a Robert Gates como responsable de Defensa (y sucesor del ‘controvertido’ Donald Rumsfeld, que ahora se enriquece con el antibiótico ‘Tamiflu’, indicado para las recientes pandemias de gripe), pese a haber pertenecido al Gobierno neocon de George Bush. Además, Larry Summers es el Director del Consejo Económico Nacional; fue Secretario del Tesoro con Bill Clinton entre 1999 y 2001, y ojo al dato, economista jefe del Banco Mundial (un bastión de la banca internacional). Por otro lado,  Tim  Geithner está al frente del Tesoro; no es economista (!) pero trabajó en los planes de salvamento del FMI (otro bastión de la banca) para México, Indonesia y Tailandia (con visibles resultados), y desde 2003 hasta ahora ha sido presidente del Banco de la Reserva Federal (un bastión más). Etc, etc.
 
– De buscar un nuevo plan estratégico en Afganistán y un diálogo con Irán, ha pasado a casi duplicar la presencia de tropas en Afganistán. En esta guerra claramente colonial, tan pronto avala una negociación con talibanes moderados afganos, como nombra jefe del mando militar estadounidense y de la OTAN en Afganistán a Stanley McChrystal, un militar que tiene un oscuro pasado reciente, para conseguir un enfoque más audaz y agresivo… McChrystal creó la JSOC (Joint Special Operations Command), un grupo secreto de comandos especiales implicado en abusos y barbaridades, como las torturas en las prisiones en Iraq (por entonces, Irak).
   
 – Apuesta por el respeto a los derechos humanos pero se niega a juzgar a quienes aplicaron torturas en los interrogatorios a acusados de terrorismo durante el gobierno de George W. Bush, y persigue la publicación de fotos que muestran algunas esas torturas.
 
 
La desorientación podría ser también geográfica: “Los cubanos no son libres”…  Pero,  ¿ qué decir de la población nortamericana,  a merced de una capitalismo salvaje, sin cobertura social ni médica, sin derechos civiles (Patriot Act, Ley de Seguridad Nacional),  y en manos de una prensa y una TV anestesiantes, cuando no directamente aterradoras ?… Decididamente, Mr Obama debería someterse a un chequeo urgente.
 
En realidad, en cada país-estado-nación, deberíamos hacer lo propio, en lugar de renunciar a luchar, y dejarnos mecer por el arrullo de ese orden europeo que tanto aporta aporta al proceso de ‘Globalización’ (abandono del campo, privatizaciones y ETT’s incluidos) :
 
“La distribución, el transporte, la industria, muchos servicios importantes están en manos de capital extranjero. Y ahora el gobierno no tiene resortes que poner en marcha para superar la crisis, no tenemos fuentes endógenas de creación de riqueza. Si interesa poner en marcha un plan nacional del sector hostelero no se puede, porque está en manos de capital extranjero. Y luego nuestra economía está especializada o se ha especializado los últimos años en servicios  muy poco productivos, se ha bajado el gasto público. “ 
(Juan Torres López, catedrático en Teoría Económica Aplicada)
 
 
Así que, efectivamente, en España tampoco estaría de más que nos lo hagamos mirar, porque algo hemos olvidado por el camino… 
 
Claro, que, si uno de estos días llegara un extraterreste a Madrid, se pondría en seguida al día de la situación, con tan sólo ver la similitud del símbolo elegido para la candidatura olímpica Madrid-2016, con la del símbolo del Nuevo Orden Mundial:
 Vaya guiño a la banca internacional...
 
¿ Qué nos depara el futuro ?
 
Mientras el presidente Barack Obama reitera en la Cumbre de las Américas la necesidad de “mirar hacia al futuro y comenzar a construir el camino entre todos”, nos vamos a permitir echar un vistazo “atrás”, para comprobar cómo EEUU ‘gestiona’ el “futuro” de los países. 
 
Llamémoslo una PILDORITA para la memoria…
 

'Manos atadas contra la pobreza'

Manos atadas contra la pobreza




Así, presentamos otro magnífico documental de obligado visionado por su rigor y autenticidad: un trabajo escrito y presentado por el periodista australiano John Pilger, que ha ganado el Premio One World 2008 al mejor documental, y que se titula:

La Guerra Contra La Democracia – The War on Democracy ( 2007 )

 

En 2005, poco antes de jurar su segundo mandato como líder de la nación más poderosa de la tierra, el presidente George W. Bush dijo:

                                  “EEUU no impondrá su estilo de gobierno a quienes no lo deseen”


Sin embargo, no parece que sea eso precisamente lo que EEUU ha venido haciendo… (¿ o cuando lo dijo se hallaba en el transcurso de uno de sus episodios de ‘desorientación’ ?).


En este documental, Pilger examina el papel de Washington en la política de Latinoamérica durante los últimos 50 años, resaltando la lucha de la gente corriente para salir de la pobreza.


El documental es, a menudo inquietante, pues desmonta los mitos de la política exterior estadounidense y desvela que “países enteros se han puesto en venta y privatizado; su riqueza natural se ha malvendido.”


¿ A alguien le suena  ?…  ¿ Alguien recuerda algo ?


Porque lo mismo que ha sucedido y sucede en Latinoamérica, ha sucedido y (nos) sucede en muchos otros países del mundo…  


La política exterior estadounidense es otro de los mecanismos, al igual que la ‘Globalización’, para la expansión del Monetarismo, en general, y del sistema monetario de reserva fraccional, en particular, tema que aborda el documental “Zeitgeist Addendum“, también disponible en este Blog.


Se trata de una metáfora válida, cuando no un anticipo, si no cambiamos las cosas, para nuestro país, y el resto de países, en el siglo XXI.


El documental da pie a la esperanza, porque no ve el mundo a través de los ojos de los poderosos, sino de las esperanzas, de los sueños y de las acciones significativas de personas normales que luchan por su libertad.


En palabras de John Pilger:


“La idea de este documental me la dio George W. Bush, quien, en su discurso de investidura para su segundo mandato, prometió llevar la democracia al mundo. En este discurso Bush menciona las palabras ‘democracia’ y ‘libertad’ 21 veces.

Fue un discurso muy importante porque, a diferencia de la retórica de color de rosa de los presidentes anteriores (salvo Ronald Reagan), Bush dejaba claro que estaba reinterpretando conceptos nobles como ‘democracia’ y ‘libertad’,  desvistiéndolos de su significado verdadero: el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Yo quería hacer una película que sacara a la luz esta verdad oculta: que EEUU ha estado durante mucho tiempo en guerra contra la democracia, tras una fachada de propaganda diseñada para manipular las ideas y la ética de los estadounidenses, y del resto de nosotros.

Muchos ya lo saben. Sin embargo, para otras muchas personas del mundo occidental, la propaganda que ha enmascarado las ambiciones de Washington se ha asentado y entronizado… Para esta gente, el poder de EEUU nos representa fenomenalmente a todos nosotros, porque EEUU representa la bondad. Pero gracias a gente como Bush Blair, a millones de personas ya se les ha caído la venda de ojos.

Quisiera que ‘La Guerra Contra la Democracia’ contribuyera algo a este despertar.”


El documental está en Inglés, y hemos “revisado y actualizado” sus subtítulos en ESPAÑOL.


* Para facilitar su visionado, está dividido en 5 partes (cada una dura unos 20 minutos); todas están aquí:

http://dotsub.com/view/search/?q=Guerra%20Contra%20la%20Democracia%20Parte


* Los ficheros PDF con la transcripción en ESPAÑOL , Completa,  y de cada una de las 5 partes, son éstos:

Transcripción de LGDC-TWOD – Completa

Transcripción de LGCD-TWOD – Parte 1 de 5

Transcripción de LGCD/TWOD – Parte 2 de 5

Transcripción de LGCD/TWOD – Parte 3 de 5

Transcripción de LGCD/TWOD – Parte 4 de 5

Transcripción de LGCD/TWOD – Parte 5 de 5

*  Te recomendamos,  asimismo, que visites la web de John Pilger.

 
Después de visionarlo, ya  no nos extrañará que Obama proclame con el mismo desparpajo que “siempre ha creido que George W. Bush era una buena persona“, como que va a haber “una ruptura total con los últimos 8 años“.
 
Nada de desorientados. Ninguno de los dos. Quizá no estén sanísimos, y les viniese bien un par de tacitas, pero lo cierto es que, al resto nos están aplicando su ‘medicina’: su especial interpretación de “democracia” (entendemos que “inorgánica“).
 
De modo que podemos afirmar, frente a viento y marea, George W. Bush nunca perdió el rumbo, y nunca traicionó la ‘tradición democrática’ norteamericana del pasado siglo.
 
Tampoco se espera que lo haga la administración Obama: los cambios serán simbólicos y propagandísticos, pero no sustanciales…  
 
Que la memoria nos dure… 
 
 
Y cuando no sea así, o sucumbas al desaliento, o te dejes mecer por las falsas promesas de bienester local e intemporal, o llevar por el pánico a nuevos terrores y pandemias… Aquí tendrás este mini-diccionario, para no olvidar que…
 

Ajuste estructural = Pauperización y marginación en busca del máximo beneficio
Eliminación de fronteras = Libre circulación para el dinero
EEUU = Estado de excepción permanente
Fin de los paraísos fiscales = Los ricos sólo pagarán impuestos indirectos (como el IVA, si
eso)
Fin del comunismo = El capitalismo ya no necesita mantener una clase media
Liberal = Neoconservador (nunca significó “libertario”)
Mano invisible del mercado = Mano visible de la banca y las estructuras que apoya
Globalización = Imperialismo
Gobernanza = Medidas económicas y sociales de intervención directa del Banco Mundial en los
países endeudados por sus préstamos
Libre mercado = Capitalismo salvaje
Miedo = Lo que anteponemos a la dignidad
Países en vias de desarrollo = Paises colonizados
Préstamos del Banco Mundial y del FMI = Yugo para someter países
Privatización = Venta a bajo coste a multinacionales extranjeras
Pobreza = Castigo “por no ser eficientes” (ya no es sinónimo de Injusticia)
Unión monetaria y política = Usurpación de la soberanía del estado-nación
Trabajo = Nueva forma de esclavitud, cada vez menos remunerada




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores