Posts Tagged ‘medicamentos

23
Ago
10

La paradoja de Hawking

Stephen Hawking cree que habrá que colonizar el espacio en 200 años para sobrevivir.


El científico declaró recientemente:  “Creo que el futuro a largo plazo de la raza humana está en el espacio. Será difícil evitar una catástrofe en el planeta Tierra en los próximos dos siglos; nuestra especie se salvará si nos desplegamos en el espacio”.


Hawking, de 68 años, conocido por sus trabajos sobre el universo y la gravedad, y por ser el autor de ‘Una breve historia del tiempo‘, uno de los mayores éxitos de la literatura científica, propone una carrera espacial… pero no entre dos superpotencias con destinos imperiales.


Se trata de salir a la carrera con destino a las estrellas.


Ya en 2006, Hawking abogaba por la conquista del espacio“La vida en la Tierra está en un creciente riesgo de ser destruida por un desastre, como el calentamiento de la atmósfera, una guerra atómica, un virus modificado por medio de la ingeniería genética u otros factores, y no creo que la raza humana tenga futuro a menos que se vaya al espacio”.


Habla de colonizar el espacio.


Se dice pronto.


Bueno, en menos de 200 años. Ese sería el plazo para evitar la extinción de la especie humana.


Viendo cómo va la Humanidad en el planeta Tierra, no sería de extrañar.


Al menos,  Hawking da más margen para la salvación que la supuesta profecía maya del Fin del Mundo en 2012, que en realidad es un mero cálculo de la entrada del Sol en la Era de Acuario, debido al fenómeno natural de la ‘precesión de los equinoccios’. No es un caso único: la Biblia también lo malinterpreta, por un error de traducción, asociándolo con el Fin del Mundo. La palabra Mundo debía haberse traducido correctamente como Era o Edad; en realidad, Jesús era un mito astrológico que personificaba al Sol en la Era de Aries, y que moría al entrar el Sol en la Era de Piscis actual; lo que vino después, fue una re-fabricación de ese mito, para unificar y controlar mentes y voluntades.


Serán, pues, 200 años. En marcha.



La gran evasión



No parecerá obvio, pero salir del planeta ya constituye todo un problema.


En primer lugar, la selección del pasaje. Hawking podría ocupar una butaca en tanto científico. Los ingenieros, también. Los políticos, los militares y los evangelizadores de todas las religiones dirán ser imprescindibles, y no faltarán. Y los terrícolas millonarios, a los que Richard Branson ya vende pasajes para turismo espacial orbitando alrededor de la Tierra, seguro que también se apuntan a cualquier precio.


Por muchas naves que se construyesen, se quedará fuera, al menos, el 99,9% de la población mundial: casi 7000 millones de seres humanos.


Enhorabuena a los premiados. Pero todo el proceso será clasificado como Top Secret; mejor no revelar nada a la gran mayoría que se queda, no sienta bien extinguirse, al menos la primera vez.



Desde abajo, veremos partir esas naves fuera del arco del cielo (con permiso de los que siguen asumiendo que la tierra es plana). Ese día habrá final del Mundial de Fútbol, de la Super-Bowl, del la Series Mundiales de béisbol, una carrera de Formula 1, ó cualquier otro evento que nos distraiga, de modo que a algunos les parecerá haber visto ovnis elevándose. En realidad, nos habrán dejado a nuestra suerte. Poco amable el no haberse despedido, por otro lado. Como habitualmente, no se lo tendremos en cuenta.





Habrá que ver la reacción de la gente cuando vea que algunas de esas naves, se hacen añicos, y vuelven a la atmósfera como bolas de fuego para acabar de desintegrarse.


Y no porque no estén construidas pasando estrictos controles de calidad.



Es que tendrán que atravesar una verdadera nube de chatarra espacial.


Basura que todas las misiones y satélites enviados al espacio han ido dejando en órbitas próximas a la Tierra. De los unos 6.000 satélites puestos en órbita en los últimos 50 años, sólo quedan operativos 500; al resto, se les ha ido dando por vencida su fecha de garantía, pero sus restos permanecen como desechos que, pese a estar en órbita, alcanzan una velocidad relativa muy grande, de unos 52000 kilómetros por hora. A esas velocidades podría causar grandes problemas, o, directamente, una catástrofe.


Desde 1991, se han registrado al menos 3 colisiones en la órbita terrestre por culpa de la basura espacial.  La Estación Espacial Internacional (EEI) debe realizar, de vez en cuando, maniobras de evasión para evitar colisionar con restos espaciales. La NASA ha confirmado que los transbordadores espaciales son golpeados habitualmente por esta chatarra, y que más de 80 ventanas han tenido que ser reemplazadas, con los años; el programa de transbordadores espaciales finaliza en 201180 ventanas de 132 lanzamientos son una buena razón para dejarlo.


Pero las colisiones con/entre la basura espacial se van a ir multiplicando, con lo que, a su vez, aumentarán los objetos peligrosos en órbita. La progresión matemática que calculan los expertos, cifra en más de 18 choques anuales el número de accidentes producidos por esta chatarra dentro de 200 años, justo al tiempo límite que propone Hawking para abandonar el planeta. En realidad, en sí ya es una buena razón para salir pitando.  Será más probable que te caiga un trozo de materia desde el cielo, que ganar a la lotería.





De modo que en mitad de evento deportivo, ignorantes de la gran evasión, si levantamos la cabeza hacia el cielo, veremos que algunas naves se incendian y caen como bolas de fuego. La mayoría hará la ola pensando que son fuegos artificiales, y parte del espectáculo. Algunos pensarán que es una señal del Apocalipsis. Muy pocos, los que estén en el secreto, pero no fueron sido seleccionados para la aventura, a duras penas disimularán la risa.

Planteando planetas


Supongamos que la mayoría de naves que albergan a la exigua minoría de escogidos, consiguen sortear el cinturón de chatarra.


La misión que han emprendido no consiste en ir a la Luna a formar una base con un banco para preservar la
biodiversidad. A la biodiversidad, que la den. Además, el material genético base estaría precontaminado por pesticidas y antibióticos, y el banco de semillas, por transgénicos.


Tampoco se trata de terraformar Marte: para construir una atmósfera se tardarían 200 años, y estaríamos ya fuera del plazo de Hawking, que es precisamente de 2 siglos.


La misión va de salvar sus bonitos y caros culos. Se dirigirán hacia un planeta habitable.


Y el mejor candidato es el planeta Gliese 581 c.




Los estudios indican que podría poseer hidrógeno y oxígeno en su atmósfera, denotando la existencia de agua. Es, además, el primero que se descubre que posee temperaturas entre y 40º, que permitan mantener agua líquida en su superficie.


Es el planeta Gliese 581 c.


Es lo más parecido
a la Tierra que se conoce hasta ahora.


Sólo hay un problema. Está a 20,5 años luz de distancia.


El Apolo 10 ostenta el récord de velocidad más alta alcanzada por un vehículo tripulado, viajando a 39897 km/h.


Con él, tardarían más de 27000 años en llegar a Gliese 581 c.





La NASA propone utilizar el novedoso sistema Mag-Beam, que conlleva la instalación de una estación espacial alrededor de la Tierra que genere un chorro de iones magnetizados, los cuales interactuarán con una vela magnética desplegada en la nave que va a viajar. Ya es problema que, para impulsar una flotilla de naves, haya que instalar una estación por cada una, pero teniendo en cuenta que fueron muchos los llamados, pero pocos los elegidos, seguirá llegando la luz del sol a los que se quedaron “en Tierra“.


Con el sistema Mag-Beam, la NASA asegura se podría viajar al doble de velocidad del Apolo 10.


Vano consuelo: serían 13500 años de viaje hasta Gliese 581 c.


Da igual, la NASA nunca ha llegado a probar ese sistema; aún es sólo teoría.


Ante la exasperante (por lo que tiene de mortal) lentitud de la expedición, Stephen Hawking propone otro sistema de propulsión para que los “colonos” espaciales puedan adentrarse en la última frontera: construir un cohete cuyos motores viajen muy cerca de la velocidad de la luz (300000 km/seg).


Se pueden acelerar partículas hasta un 99,99% de la velocidad de la luz, pero, por mucha más potencia que se les suministre, no se puede hacer que vayan más allá de ese límite. Lo mismo aplica a las naves espaciales.



Pero, por ejemplo, el diámetro de  nuestra galaxia, la Via Láctea, es de unos 100000 años luz. Eso significa 100000 años de viaje a una velocidad cercana a la de la luz. Y la Via Láctea pertenece a un grupo de 30 galaxias llamado Grupo Local, de 4 millones de años luz de diámetro… En suma, la exploración intensiva de nuestra galaxia o de otras vecinas, supuesto moverse a casi la velocidad de la luz, sería inviable.


Y esa es la habitual, porque el Espacio es Enorme: la distancia media entre estrellas es de 3o millones de millones de kilómetros. Son distancias fantásticas, descomunales, incluso a velocidades próximas a la de la luz.  Para llegar al centro de nuestra galaxia, sería necesario mucho más tiempo del que llevamos existiendo como especie.


Sin embargo, para llegar a Gliese 581 c en 20’4 años, el sistema que propone Hawking podría valer…


Aunque sólo aparentemente.


Supongamos que, ajustando un euro por aquí, y un dólar por allá, se construyese en tiempo récord el mecanismo que permite a un grupo de naves viajar a casi la velocidad de la luz. La fuerza centrífuga de un leve giro realizado a esa velocidad, sometería a los tripulantes de la nave a aceleraciones muy superiores a su límite biológico. Pero, aún suponiendo una trayectoria rectilínea a velocidad constante, sin aceleraciones, queda el peligro de las partículas de materia estelar contra las cuales chocaría la nave, y que pueden suponer una catástrofe.


Incluso, aunque la nave se moviese a sólo la décima parte de la velocidad de la luz, una partícula de un microgramo impactando contra la nave, liberaría una energía de 450 millones de julios, equivalente a 10 toneladas colisionando a más de 1000 kilómetros por hora. El choque contra simples átomos a esa velocidad supondría la erosión del casco y el someter a la tripulación a altas dosis de radiación. La utilización de escudos aliviaría estos efectos, pero resultarían insuficientes si se impactase con algo más grande que una partícula de polvo estelar.


En fin, parece que llegar a Gliese 581 c no sería posible así, ni en 20’4, ni en 204 años.


Esto descarta, definitivamente, los viajes espaciales rápidos.


Sin embargo, existe otra posibilidad.


Ante el problema, Stephen Hawking sugiere doblar el espacio-tiempo de tal manera que haya un atajo; sugiere crear un agujero de gusano, un tubo estrecho de espacio-tiempo que conecte dos regiones distantes casi planas.





Lamentablemente estos túneles en realidad sólo miden un millón de billones de trillones de decimales respecto a la longitud de un centímetro. Ultrapequeños para que un humano los atraviese, y más para una nave.


Aunque difícil de creer, supongamos que se consigue crear, en tiempo récord, un agujero de gusano, por ejemplo, a partir de un campo electromagnético , o de un rayo láser. Y supongamos que sabemos también cómo plegar el espacio-tiempo, para no darnos de bruces contra una roca en el otro extremo.


Hawking y otros científicos creen que sería posible agrandar ese agujero de gusano billones y billones de veces, para que sea lo suficientemente grande para que puedan cruzarlo.


Como la nave necesitaría ser lo suficientemente grande para llevar una enorme cantidad de combustible (o encontrar un incierto “combustible cósmico” aprovechable),  Hawking propone que el mejor combustible, ocupando menor espacio, sería la antimateria.





La antimateria tiene la misma apariencia que la materia, pero con algunas propiedades diferentes, como por ejemplo la carga eléctrica, que es exactamente la opuesta a la de la materia que compone el universo en que vivimos. En el mundo de la antimateria, los protones son negativos y los electrones tienen carga positiva.


Cuando la antimateria entra en contacto con la materia, se produce una reacción violenta (‘aniquilación‘) que desprende gran cantidad de energía, fotones gamma (inútiles para la propulsión) y piones (partículas subatómicas de corta vida). Estos piones se mueven a velocidades cercanas a la de la luz, y sí que podrían ser utilizados como propulsión.


Viajando por un agujero de gusano, por ser éste un atajo, la nave podría ser  propulsada a una velocidad lenta, soslayando el problema de catástrofe ante choque con una partícula de polvo por querer viajar rápido.


Sin embargo, hasta ahora sólo se han podido producir unos pocos miles de átomos de antimateria, y a un precio desorbitado; esa ha sido la mayor barrera que ha impedido el desarrollo de esta tecnología, porque no existe antimateria en el universo conocido, y tendría que fabricarse…


Ese es un tremendo inconveniente, pero ni mucho menos el único. Dado que el simple contacto de la antimateria con la materia normal produce su aniquilación en un fogonazo de radiación y energía, el principal problema de un motor de antimateria sería la separación entre ambas, es decir, el confinamiento de la antimateria.  Y, por su fuera poco, al entrar en contacto y aniquilarse mutuamente, esta reacción energética actualmente no se puede regular: es un todo, o nada.


Pero, aún así, supongamos que, en muy breve plazo, y gracias a la intensa investigación, los costes de producción de campos electromagnéticos y de antimateria bajan, y el agujero de gusano gigante y el motor de antimateria se hacen realidad.





Supongamos también que, emulando los imaginarios “cristales de dilitio” de los motores de la nave Enterprise en la serie de ciencia ficción Star Trek, se consigue regular el proceso físico de aniquilación, entre materia y antimateria.


Añadiendo a todo ello que el plegamiento espacio-tiempo vaya perfecto cual aterrizaje de un avión en un día despejado sobre pista asfaltada, las naves espaciales que abandonaron la Tierra, llegarían a su destino.


No inmediatamente, por supuesto. Las distancias a través de los agujeros de gusano podrían ser de sólo unos pocos millones de kilómetros (en lugar de los millones de millones de kilómetros de distancia a través del espacio ordinario), pero también hay que recorrerlos. Viajar por un agujero de gusano posibilitará que el viaje no dure una eternidad, pero sí años.


Con todo, supongamos que el viaje dura pocos años. Menos de una generación, por ejemplo.


Ya han llegado a Gliese 581 c, como podrían haber elegido llegar a otra  parte del Universo.





Misión cumplida.


Sería para dar la enhorabuena, de nuevo, a los premiados.


Pero lo más seguro es que las naves no trasporten ninguno vivo. A los pocos supervivientes, si los hay, no les quedará mucho de vida.


El frío espacio


El presidente Bush I de EEUU, en un momento de atolondramiento pasajero, solicitó que se enviase una misión tripulada a Marte. El proyecto se desechó de inmediato cuando alguien averiguó que, además del alto coste en dinero, la misión acabaría, con gran probabilidad, con la muerte de todos los tripulantes. Y eso que Marte está, como quien dice, a un tiro de piedra… la ida estaba previsto durase menos de 3 años.




Su ADN se haría pedazos por la acción de las partículas solares de alta energía del espacio. La Tierra, además de proveer de lo necesario para la subsistencia, posee un campo magnético que nos mantiene literalmente con vida, protegiendo nuestro ADN de la radiación, de origen tanto solar como de otras fuentes del espacio


Los rayos cósmicos son partículas cargadas (protones, electrones, etc.) que viajan por el espacio a una velocidad cercana a la de la luz. Los hay de 2 tipos: de baja energía, originados en el Sol, y los de alta energía, menos frecuentes y procedentes de supernovas y otras fuentes emisoras en el espacio. Estos rayos cósmicos, de no haber protección magnética, atravesarían nuestro cuerpo y dejarían nuestro ADN hecho trizas, aumentando la tasa de mutación de los cromosomas del ser humano y, por tanto, el riesgo de cáncer.


En la Tierra, nuestras cuerpos reparan las pequeñas roturas que sufre nuestro ADN debidas a la luz solar ultravioleta y a los rayos X, pero los rayos cósmicos de alta energía producen interrupciones múltiples en ambas cadenas de la hélice de ADN para los que no hemos evolucionado mecanismos naturales de reparación.


El campo magnético de la Tierra impide que esos rayos lleguen a la superficie, conduciéndolos a 2 zonas del espacio próximo, denominadas Cinturones Van Allen.


Más allá del campo magnético terrestre, a tan sólo unos 450 km de la Tierra, los astronautas sólo pueden contar con la protección de su nave.


Y los materiales conocidos con que se construirían no sirven para asegurar la supervivencia de la tripulación, aunque el viaje dure pocos años.


La acción de la radiactividad hace que, a mayor tiempo en el espacio, mayor el riesgo de padecer cáncer.


Los estudios sobre astronautas, como los realizados sobre los habitantes de la Estación Espacial MIR, que apenas hacen órbitas muy cerca de la Tierra, son ilustrativas: el número de roturas cromosómicas estaba en directa relación con el nivel de radiación que habían sufrido en el espacio. Por ejemplo, el riesgo de cáncer para los astronautas de una viaje a Marte de 3 años se estima en 140% superior al nivel considerado aceptable para los humanos.


Además, los rayos cósmicos causarían mutaciones peligrosas en las bacterias y hongos que normalmente colonizan nuestra piel, boca e intestino, así como los que habitan en el ambiente de la nave espacial.


Los alimentos y medicamentos expuestos a más de 6 meses de viaje espacial, pierden parte de su eficacia nutricional. Parece ser también efecto de la radiación: las partículas de alta velocidad de la radiación espacial,al chocar contra las moléculas de los nutrientes o de los medicamentos, las daña, y impidiendo funcionen correctamente.


Asimismo, los investigadores han expuesto ratones a estas partículas de alta energía, y han encontrado también cambios significativos en la dopamina cerebral, con los consiguientes cambios de comportamiento, como la apatía y la disminución de la memoria.


Por si fuera poco, la ausencia de gravedad terrestre provoca otras secuelas fisiológicas típicamente encontradas tras las estancias fuera de la Tierra:


– la debilitación del sistema inmunitario


atrofia y pérdida de masa muscular, y osteoporosis, al no encontrar resistencia al movimiento y carecer los objetos de peso. Tiene una fuerte incidencia en el sistema cardiovascular, y empieza a producirse apenas 2 semanas después del inicio del vuelo. Los tripulantes pierden entre el 1 y el 1,5% de masa ósea cada mes; incluso los tendones y los ligamentos van deteriorándose progresivamente… Cualquier mínima tensión podría provocar que rotura de ligamentos y/o muscular, como si se arrancara una hoja de papel; de hecho, el riesgo de fractura ósea durante una misión de 3 años a Marte se estima entre el 20 y el 30%. Es como estar en cama, con reposo absoluto, y escayolado de cuerpo entero. los miembros de la tripulación de la Estación Espacial han tratado de evitar este proceso mediante ejercicios físicos, sin éxito.


Exceso de sangre en la cabeza,  proveniente de piernas y torso, que puede ocasionar  hinchazón de la cara y rigidez facial, dificultando  la comunicación con otros tripulantes. A su vez, el corazón late rápidamente para expulsar el exceso de entrada de sangre. Por ello, el cuerpo cree tener un excedente de líquido, y libera 1 litro de agua cada 2 ó 3 tres días; como resultado de ello, rápidamente se deshidrata, lo cual hace que la sangre se espese, lo que, a su vez, provoca que el cuerpo deje de producir glóbulos rojos, y sufra anemia.


pérdidas funcionales psicomotoras: algunos movimientos voluntarios se ralentizan y se vuelven imprecisos, y la ejecución de tareas simultáneas se hacen más difíciles


trastornos del sueño


– el aislamiento durante las misiones puede provocar un estado de astenia: mayor pasividad, fallos de atención, sensación de agotamiento, irritabilidad, depresión, etc. A nivel colectivo, las condiciones especiales de la vida en el espacio pueden provocar tensiones y conflictos, a los que añadir las diferencias culturales para generar problemas en el grupo… Mal sitio para romper un cristal.


– Ante una emergencia en el espacios, cualquier cirugía será arriesgada. El bisturí, las pinzas y otros instrumentos no tienen ningún peso en las manos del cirujano. Los tejidos pierden su densidad. Al ser la tensión sanguínea, la cicatrización de las heridas, y los efectos de la anestesia diferentes, los médicos no podrían basarse en su experiencia de la cirugía en la Tierra.


En 1997, la NASA revisó los expedientes de los 279 hombres y mujeres que habían participado en misiones espaciales entre 1988 y 1995. Descubrieron que todos menos 3 de ellos sufrieron algún tipo de enfermedad durante el viaje, e identificaron 175 riesgos biomédicos.


Los vuelos espaciales nos salieron bien debido a la arrogancia y a la suerte, y porque a los astronautas se les envía en muy buena forma. Pero, en realidad, llevamos individuos sanos a un entorno de enfermedades“, dijo el Dr. John Charles, fisiólogo de la NASA.





Cuando partieron, los “colonos espaciales” ya sabían que se embarcaban en un viaje sólo de ida. Que, una vez iniciado, no podían volver a la Tierra. Hawking preavisaba de que sólo se pueden hacer viajes al futuro, no al pasado… y viajar en el tiempo es lo que han hecho, por atravesar un agujero de gusano. Otro precio por viajar lento pero lejos.


En fin, por una cosa u otra, antes o después… se trata de un Viaje Sin Supervivientes.


Mejor así. No habría sido fácil la reaclimatación a condiciones de gravedad, y, en la superficie del planeta, tendrían que haberse enfrentado a un par de retos a muy corto plazo: “Qué comeremos” (excluyendo el canibalismo), y “Cómo defenderse de un ambiente hostil” con bacterias, virus y organismos desconocidos (típicos de todo “Nuevo Mundo“).


¿ Valía la pena ?


Lo que vale la pena



No es que haya muchos peligros, costes, incertidumbres y problemas con los viajes espacio-tiempo y la tecnología.


Es que, fuera de la Tierra, el ser humano no puede sobrevivir.


Cuando dice que “no creo que la raza humana tenga futuro a menos que se vaya al espacio“, Hawking no envía un mensaje de esperanza a la Humanidad, la envía a la extinción … Y, además:

  • Legitima el “sigamos esquilmando la Tierra” porque, cuando se agoten sus recursos, hace técnicamente “viable” que podamos irnos a otro sitio “a por más“. Visto el reparto de la riqueza actual, en realidad, estamos esquilmando a nuestros congéneres.


  • Denota que es nuestro destino ir hacia las estrellas… El fundamentalismo científico puede llegar a ser igual de peligroso que el religioso cuando afirma la “predestinación“, niega cualquier problema de “mala conciencia“, y encima, asigna una “recompensa futura


  • Omite que la supervivencia fuera de la Tierra, ya en el espacio, ya en otros planetas, es imposible. Los seres humanos somos seres terráqueos, por mucho que consigamos trasplantarnos órganos artificiales. Para los viajes espaciales, están los robots.


  • Sabe que no podríamos ir todos, con lo que acabará diferenciando a los que pueden/merecen ir ó no, por razón de status, clase social, constitución física, profesión, acceso a cierto tipo de educación… Equivale a un  “vayamos, pero sólo unos pocos, los que ahora nos autoconsideramos mejores y más preparados“. En fin, otro caso de ideología de superioridad, y de supremacía de unos pocos individuos sobre el resto.


  • También viene a decir “vayamos a por otros planetas, somos una potencia colonial“. No en vano se la llama “la conquista del espacio”. Sin embargo, visto lo felices que el colonialismo ha hecho a los subyugados en el pasado, es harto dudoso que sirva de modelo para el futuro, sea donde sea.



Y, al partir, las naves espaciales de colonos no abandonan la Tierra… abandonan a la gente.


Hawking no da esperanza alguna para la Humanidad.


(FOTO: Todos somos de la misma especie)



Pero sí que la hay. El futuro y el bienestar de la raza humana no pasan por salir de este planeta; pasa por compartir los recursos entre todos, haciéndolo sostenible, para todos por igual.


Que el mundo sufra miseria, conflictos, brutalidad, destrucción y agresión, parece encajar con la naturaleza del ser humano, pero el ser humano NO es así. El ser humano no es brutal, ni violento, ni agresivo, ni posesivo, ni competitivo… No lo es por naturaleza, pero sí lo es EN ESTA SOCIEDAD”  (J. Krishnamurti)


Es POSIBLE acabar con la pobreza, la guerra, el hambre, la explotación y la contaminación. El mundo no tiene que ser tal como es ahora. Hay una propuesta para que la sociedad no se base en el Dinero: una economía basada en RECURSOS. No es la “solución perfecta”: la humanidad siempre se enfrentará a problemas que resolver. Pero sí que es MUCHO MEJOR QUE EL CAPITALISMO, un fundamentalismo que sólo sirve al lucro de quien adora y sirve al dios/césar Sistema-Monetario-Bancario.


El aire que respiramos está al alcance de todos (y por igual). El espacio estelar, no lo está ni lo estará.


Cuanto antes lo asumamos Hawking y todos, antes nos concienciaremos y actuaremos para que las cosas cambien.


Hay que poner la Ciencia y la Tecnología al servicio del bienestar de todos, no para el lucro de unos pocos.





Es difícil sustraerse a la difícil condición física que sufre Stephen Hawking, y hasta comprensible que quiera escapar de la cárcel que su cuerpo le supone, “fuera del planeta“, “mejorando la raza humana“. La baja gravedad puede tener aplicaciones en la salud tales como permitir a los discapacitados físicos disfrutar una vida más activa.





En 2007, a bordo de un avión modificado, Hawking experimentó por primera vez la caída libre, flotando fuera de su silla de ruedas cibernética. Una experiencia maravillosa para alguien que confiesa que aunque no me puedo mover y tengo que hablar a través de un ordenador, en mi mente soy libre”.


Esa maravillosa experiencia tuvo lugar en la Tierra, rodeado de gente que también era feliz, que compartía y ayudaba, que puso a su disposición una tecnología para mejorar su bienestar.


Qué paradoja.



Sin salir de casa.


Anuncios
27
May
10

Cartas de ajuste




Los trabajadores sólo ven ajustes en sus condiciones de vida y trabajo.


El gobierno español, previa consulta a las Cortes, acaba de aprobar varios ajustes para reducir el déficit público, que afectan a la inversión pública, al sueldo de los funcionarios, las pensiones, la edad de jubilación, los medicamentos, la dependencia de los ancianos, la ayuda al desarrollo…


El objetivo, ahorrar 15.000 millones de euros adicionales, de aquí a 2011, para devolver el déficit al límite del 3% fijado por el Tratado de Maastrich de la Unión Europea (UE) antes de 2013.


A estos, hay que añadir los ajustes anunciados a finales de 2009 (la subida de los tipos impositivos sobre las ganancias de capital y del IVA), y la actual aunque encubierta subida de los impuestos sobre la gasolina.


Y sumar la parte correspondiente a los 750.000 millones de euros que la UE ha destinado a la banca.


Faltan por llegar la reforma laboral y la reducción de las prestaciones por desempleo solicitadas por el gobernador del Banco de España y también por el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Pese al gesto del gobierno con la aprobación de la prestación de desempleo para el colectivo de trabajadores autónomos, la clase trabajadora percibe estos ajustes como un ataque contra sus derechos sociales, demandando medidas más justas, progresivas y redistributivas, como:

  • subida del IRPF para las rentas más altas
  • reimplantación del impuesto de patrimonio
  • nacionalización de la banca (especialmente, las cajas de ahorro) para que el crédito llegue a las empresas y a las familias, y con un coste razonable
  • rebaja de sueldos de cargos públicos
  • cuestionamiento de sueldos y pensiones vitalicios de ex-cargos públicos
  • control de las TV’s públicas estatales (deuda acumulada de 3100 millones, más otros 8000 millones condonados por el Estado en 2007) y autonómicas (pérdidas de 1000 millones cada año)
  • sustanciales recortes en Defensa y sus misiones militares
  • finalizar la ayudas a las religiones, y la exención de que paguen el IBI
  • lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida
  • un más sustancial ahorro en la asignación a la Casa Real
  • reducir el conglomerado de sociedades mercantiles, fundaciones, consorcios, agencias y otras entidades que, pese a ser creados por el Estado y las Autonomías, esquivan el control del gasto público
  • reducir el número de asesores de los cargos estatales y autonómicos
  • recorte de subvenciones de toda índole
  • campaña de recogida de firmas para que se cambie el color a los billetes de 500 euros, y así sacar a la luz los 108 millones de billetes de 500 euros que existen en España (lo que supone 54000 millones de euros), con el fin de que los defraudadores no se salgan con la suya, y paguen lo que les corresponde, puesto que España tiene un PIB que supone el 13% del PIB de la Eurozona, pero, sin embargo, posee el 26.6% de los billetes de 500 euros circulantes en la misma
  • una variante de la opción anterior,  es eliminar los billetes de 500 euros. De hecho, en Reino unido, ya no se suministran, porque han constatado que el 90% de la demanda de estos billetes se realiza para actividades criminales



Los ajustes no sólo tienen lugar en España, cuyo Estado del Bienestar, si de la clase trabajadora se trata, está tan poco desarrollado, que se sitúa a la cola de Europa


En toda Europa se están tomando medidas similares que afectan, incluso, a los trabajadores de los estados “motores” de la UE.




Pero la crisis actual, ¿ no provenía de una burbuja de crédito, sobre todo, inmobiliario ?



Eso nos han dicho… Parece que:

  1. A las entidades financieras, y en contra de la más elemental y arraigada práctica bancaria, no se les ocurrió otra cosa que conceder créditos sabiendo, de antemano, que no podían pagarlos, y exponiéndose voluntariamente a la quiebra.
  2. Entretanto, se podría pensar que los gobiernos y los reguladores no sabían nada, denotando que todos eran/son unos inútiles e incapaces. Entre ellos el Banco Central Europeo (BCE), que no tenía otra cosa mejor que hacer que bajar los tipos, y fomentar una burbuja para financiar los excesos de Grecia, Portugal o España
  3. Se podría deducir que ninguno de ellos había estudiado las crisis anteriores.



Pero nada de eso tiene sentido. Respetando todas las opiniones, ni los expertos independientes (no sujetos a ataduras de intereses), ni la Historia, corroboran esa versión.


La Historia muestra que, antes de la surgida en 2008, ha habido multitud de crisis, todas relacionadas con la contracción del crédito; es decir, los bancos han dejado de prestar y han querido cobrar.


Por citar algunas, en 1857 y en 1929, y más recientemente, en 1973, 1990 y 2000, más las innumerables locales en las que ha intervenido el Fondo Monetario Internacional (FMI), más las de materias primas


El dinero, de natural, inquieto, cambia de titulares hasta llegar, en forma de depósito, a los Bancos. Éstos, a su vez, sólo necesitan mantener una pequeña parte de sus depósitos, entre nada y el 10%, como reservas en sus respectivas cuentas, para  garantizar sus obligaciones frente a sus depositantes. A cambio, pueden prestar e invertir hasta 9 veces las reservas, 10 veces los depósitos iniciales.


Es decir, los Bancos crean dinero, expanden el crédito en base a depósitos que no tienen, y cobran intereses por un dinero que no existe y que se multiplica, como “los panes y peces”, gracias a este sistema, técnicamente llamado sistema monetario de reserva fraccional, exportado por la Reserva Federal (FED) de EEUU, desde 1913, como ya vimos, al resto del mundo.


En dos años, el saldo bruto de la Deuda externa ha crecido un 55% en España, casi el 50% en Francia, 42% en Alemania, un 31% en Reino Unido, el 27% en EEUU y un meritorio 95% en Rusia… Y, observando la progresión de la Deuda norteamericana entre 1950 y 1999, con la de los últimos 8 años, se comprueba el trabajo a destajo de las imprentas monetarias.


La particularidad de la crisis de 2008 es que los Bancos no sólo habrían contraído el crédito y buscado cobrar, sino que además obtuvieron ganancias extra, gracias a poder y haber apostado a que ello provocaría una crisis.






El por qué de las crisis



Las crisis se planifican, son racionales y premeditadas.


Y en ellas, siempre hay alguien que sale beneficiado, y siempre son los mismos: la Banca y su élite financiera. En la crisis actual, el FMI, como brazo armado de EEUU, juega un papel clave, intentando confundir a la opinión pública, permitiendo y no denunciando el origen verdadero, la génesis de la creación de las crisis.


Antiguamente las guerras se libraban en los campos de batalla. Hoy se libran en los despachos, planificando y tomando las medidas que hace 2.500 años escribía Sun Tzu.


Como resultado de unas medidas sujetas a una planificación, se destruyen empresas, estados y economías, con la misma intención que hace siete décadas ó siete siglos. Lo que ahora llamamos “mercados”, siguen siendo los Bancos, y las élites en torno a ellos.


Los métodos ya no son físicamente tan violentos como entonces, pero los objetivos son los mismos.


Como explica John Perkins en su libro ”Confesiones de un Gangster Económico”, EEUU se sirve de un gangster ó francotirador económico para allanar el camino a la concesión de créditos a los países. El FMI, al igual que el Banco Mundial y otras organizaciones afines, juegan para EEUU ese mismo rol.


El país que contrae la Deuda, además del pago de intereses, se ve inmerso en el cumplimiento de contrapartidas y obligaciones, entre las que se incluye la venta de sus activos y recursos a precio de saldo a las multinacionales que proveen de beneficios a la Banca, así como seguir políticas favorables a los países acreedores.


Como ya habíamos visto en este Blog, la Deuda es un instrumento neocolonial para facilitar el acceso externo a los múltiples recursos naturales de los países. Y si no, que le pregunten a Haití, a Irán, a Iraq, y a tantos países de Latinoamérica.


A veces, para destruir un país (o una Unión Monetaria), se necesita destruir económicamente a otro país en su lugar, o a uno que ya esté dentro de esa Unión y tenga cierto tamaño.


Por eso ni Grecia, ni Portugal, ni Islandia, ni Letonia, ni Irlanda, son casos equiparables al de España: la quiebra de la economía española significaría una ruptura del euro.


No sólo hay una partida, existen varias. La más importante es la de EEUU contra China, con la UE de por medio. EEUU puede acosar a China con el dólar y la Organización Mundial del Comercio (proteccionismo/aranceles/sanciones) pero no va a hacerlo directamente… para eso están la UE y el euro.


La guerra comercial entre EEUU y China tiene muchos frentes.


Uno de ellos es la lucha por las materias primas (ya vimos el caso del petróleo, con Rusia e Irán de por medio).



Otro es el de las monedas, y por eso es importante lo que le ocurra a España, ya que de ello depende el futuro del euro.


El gobierno español sabía que se podía endeudar, porque sabe que le compran la deuda que emite. Por eso los Presupuestos Generales del Estado han sido y son, los que han sido y son… China está comprando deuda española para atacar a EEUU y en su momento puede atacar a la propia UE, si se alinea con EEUU.





China se deshace de Deuda estadounidense, pero compra Deuda española


¿ Por qué iba China a comprar deuda soberana española ?

Porque España tiene algo valioso que ofrecer a China en esta guerra, el derecho de “veto” sobre tres materias cruciales en la UE: política exterior, defensa y fiscalidad (sobre todo de cara a las Perspectivas Financieras 2014-2021), lo que de facto le facilitaría la capacidad de influir en decisiones claves de la política comunitaria.


Por otro lado, en Europa gusta decir que a EEUU no le interesa que la UE se revele como competidor… Una afirmación demasiado optimista, teniendo en cuenta que 21 de los 27 miembros de la UE son también miembros de la OTAN, la cual que está liderada por EEUUEuropa no ha escapado a su control desde la II Guerra Mundial, y nunca hubo la más mínima posibilidad real de ello. Eso no ha ocurrido ni va a ocurrir: la UE tiene un mero papel de súbdita de los intereses económicos de las multinacionales y, por ende, la Banca de EEUU


Lo cual no es óbice para que a Alemania y Francia les interese la UE: ésta les sirve para sus propósitos de expansión económica, aunque haya que pactar con el diablo americano, a través de los recientes fondos de rescate (bancario, realmente) del FMI.  Y de ahí la ampliación constante de la UE hacia los países del Este de Europa: nuevos mercados y mano de obra barata, sin mirar atrás, en una suerte de “política de tierra quemada“, propia de la Globalización.


Francia y Alemania también participan en el juego de la Deuda.  Y, como si no tuviesen bastante con tener los bancos más solventes del mundo, tienen colocados a varios de sus Bancos entre los Primary Dealers (PD) de la Deuda española… Los PD son los compradores preferenteslos que, en cada subasta que hace el Tesoro, tienen ventaja a la hora de realizar peticiones, derecho de elegir qué comprar, cuánto comprar, cómo comprar… antes que cualquier fondo.


No nos extrañe, pues, ver cómo toman posiciones estratégicas en cada sector, p.ej. en el sector agroalimentario, en la gran distribución comercial, en el sector de automoción…

La implantación de las empresas francesas y alemanas en España es tal, que mantienen el 23,5% de la cuota de mercado y controlan el 10% del PIB español.


La hegemonía del capital extranjero en España, no es sino neocolonialismo, especialmente por la dependencia del capital y relevancia de EEUU, Alemania, Francia y Reino Unido, en los sectores más importantes de la economía.


EEUU y China saben que España es el sitio indicado para “hacérselas pasar canutas” a la UE.


En China lo que sobran son dólares. Por eso, y dentro de la guerra de China contra EEUU, cada lado desestabiliza lo que puede. En el caso chino, por ejemplo, comprando Deuda soberana española. ¿ Por qué, si no,  iba a estar China interesada en comprar tanta Deuda española?


España podría jugar a dos barajas, e incluso “venderse” a China, como mejor postor, pero, como contrapunto, ya están Alemania y Francia empujando a la UE para que la alianza sea con EEUU, a través del FMI,  y del Tratado de Libre Comercio (TLC), a cambio de su expansión al Este…


¿ A quién sirve el euro ?



El euro NO disciplina a los países.


Muchos países, hasta los motores de la construcción europea, han incumplido las condiciones de Maastricht entre 2002 y 2005.



Las cuentas estaban sobre la mesa desde 1991 con múltiples informes, hasta de economistas y profesores alemanes que explicaron lo que pasaría, pero, aún así, se optó por ESTE euro, pese a ser, no sólo inviable, sino sus condiciones imposibles de cumplir matemáticamente.


EEUU lo sabía, pero como le interesaba expandir su dominio, lo permitió.


Alemania y Francia, lo sabían, pero encajaba con su estrategia de producir y vender, y siguieron adelante.


Y las élites del resto de países, se frotaron las manos, y aceptaron.


Élites como las de de España, donde, a finales del año 2006:

  • 20 familias eran propietarias del 20,14% del capital de las empresas del IBEX-35.
  • 1.440 personas controlaban una cantidad de recursos que equivalía al 80,5% del PIB español.



En 2010, nada ha cambiado: un selecto grupo de 20 familias y empresarios controlan cerca del 37,1% del IBEX.


Son élites que, como las dinastías del poder de Grecia, han esquilmado a sus países para enriquecerse, a costa del sufrimiento de la inmensa mayoría de la población, y de la pesada carga que dejan a las generaciones futuras, todo para asegurar que su dominio actual se perpetúa.


Élites que se rodean de un aparato de medios de comunicación para crear opinión favorable a sus intereses, revestidos del más escandaloso patrioterío.


Porque, quien controla la Deuda, controla a los individuos.


Poco importa el coste interno: cuando un país se hace deudor, los Bancos, el FMI, el Banco Mundial y demás agentes, le imponen sus condiciones… Sí, sus archi-conocidas políticas liberales: fin de aranceles, asentamiento de inversores y empresas extranjeras, privatizaciones a precio de saldo en el sector público (luz, agua, comunicaciones, prisiones, sistemas de tratamiento, de residuos…), reducción de los salarios de los trabajadores, flexi-precariedad del empleo en el mercado de trabajo, etc etc.





Fuera del euro


El Banco Central Europeo (BCE) se diseñó para que tuviese un limitado control de actuación. No puede rescatar países (hay una cláusula que lo impide). No obliga a que los Bancos faciliten créditos a las economías locales, con lo que les permite financiarse sólo con la venta de los bonos adquiridos al BCE. No tiene control práctico sobre la base monetaria, porque no ejerce su autonomía monetaria para crear dinero: aunque el BCE crea el “primer” dinero, el circulante en sí lo crean los Bancos cuando prestan.


Al estar bajo el sistema monetario de reserva fraccional, la mayor parte del dinero en circulación lo crea la Banca con sus préstamos. Si la Banca no presta, no hay creación de dinero, ni expansión del dinero.


Y cuando, al final,  interviene el FMI, al no poder imponer el BCE ajustes en el tipo de cambio ni en el interéstodo el ajuste recae sobre el empleo. Sí, es el caso de Grecia, de Portugal, de España, y podría ocurrir en cualquier otro país dentro del euro.


Ante esta perspectiva, ¿ alguien se atreve a vaticinar dónde parará la sangría del desempleo en España ?… ¿ En 5 millones de parados ?… ¿ En 6 ?… ¿ En 10 ?


Por eso, ¿no sería mejor salir del euro, realizar el ajuste usando la política monetaria y luego replantearse si volver al euro, o no, después de la recuperación de la economía?


No todo el ajuste sería sobre el empleo, y se salvarían puestos de trabajoporque, cuando no se puede devaluar la moneda, se devalúan el empleo y los salarios.


La economía española sólo tiene dos opciones:


a) Seguir dentro de la Unión Monetaria y del Euro: a falta de política monetaria, el ajuste sólo podrá continuar vía desempleo. Confiar solamente en la política fiscal para salir de la crisis es utópico. La mejora en las tasas de ahorro de las familias es positiva, pero insuficiente. Quedaría como alternativa una depreciación interna sui-generis vía precios y salarios, que, a todas luces, parece imposible que ocurra.


b) Salida de la Unión Monetaria y del Euro: recuperación de la política monetaria, devaluación, recuperación de la producción y del mercado interior, recuperación de la competitividad perdida.


Cuidado, no será más sencilla que la anterior. Pero sólo nosotros nos podemos ayudar, porque sólo nosotros nos queremos ayudar… gratis.


Y, llegados a este punto, si se pone difícil…

  • La deuda se renegocia, y si es injusta y onerosa, se deja de pagar
  • Ante la quiebra de bancos, nacionalización
  • Ante la fuga de capitales, incautación de propiedades
  • Ante el control de los sectores económicos nacionales por multinacionales extranjeras, recuperación mediante copropiedad (y el dinero, en cuentas nacionales)
  • Nuevos tratados, bilaterales, de comercio justo… los que nos interesen: nada de trangénicos.
  • Salida de la OTAN



Las consecuencias serían problemáticas a corto plazo, pero la permanencia en ESTE euro, es inviable.


No sólo es factible. También es posible que un país miembro abandone el euro.


Los Tratados de la Unión no establecen ninguna restricción a la salida de un país.




Fuera de la Unión Europea



La UE ha destruido el tejido productivo de la agricultura, la industria y los servicios de los países europeos, para importar productos y manufacturas del exterior (sí… como no… mucho, de China), externalizando el empleo local, degradando el medio ambiente y extendiendo la pobreza de las “neocolonias” a las que se explota, a nivel mundial.


La UE es un vehículo para la Globalización del sistema financiero… pero, qué curioso, carece de una armonización fiscal, lo que hace legal la existencia de paraísos fiscales en su seno (el más relevante, Luxemburgo, que no es un país, sino un “canalizador” de inversiones), que evitan que se pueda perseguir la responsabilidad fiscal de las oligarquías financieras locales.


España ya ha cumplido su papel en el euro: mano de obra barata y mercado grande (40 millones de habitantes) para productos alemanes, franceses, holandeses… Es el papel que la asignaron, muy distinto del que vendieron los políticos (salvo Julio Anguita) a la opinión pública.


Pero, por cada euro entregado por la UE a España en forma de Fondos de Cohesión, las multinacionales de Alemania y Francia se han llevado 4,5 de España.


El modelo es siempre es mismo: integrar a muchos países para seguir creciendo, y seguir creciendo y seguir creciendo… Sangre fresca para los vampiros.


Para los que mandan (Alemania y Francia),  que otros países entren es condición obligatoria para que el sistema continúe funcionando, o de lo contrario, se colapsaría.


Es bastante simple: dentro de cualquier Unión Monetaria, para que un país tenga superávit comercial, otros países deben ser deficitarios. Los países excedentarios ya estaban claros, por tanto, se necesitaban (y necesitan) países deficitarios.

A cambio, se les permite tener la Presidencia de la UE cada cierto tiempo.


España ya no interesa, los mercados están en el Este: mano de obra barata y nuevos mercados abiertos para los productos de aquellos a los que les interesa estar en el euro.


El problema ahora no es si nos echarán del euro, o nos dejarán quedarnos… es si nos interesa estar.


Que nadie espere sacrificios de Alemania ni de FranciaNada es gratis.


Y, en lo que a la clase trabajadora toca, la UE, ni está, ni se la espera.


Así que, no tiene sentido permanecer en ella.

Fuera de la Deuda



La solución al problema de la Deuda es que el Tesoro emita sus propios billetes.


Poniendo el caso de EEUU, por ser el iniciador del proceso, ya que emite dólares al mundo desde la Reserva Federal (FED):


a) El Tesoro recompra su deuda en el mercado y la paga con la emisión de dólares, con lo que se ahorra pagarle a la FED los 43 billones de dólares de intereses, porque, en este caso, el Tesoro estará creando moneda sin crear intereses, y por tanto, sin crear inflación.

b) Una parte del dinero que reciban los tenedores de bonos se deposita en los Bancos, que de esta forma se recapitalizan y sanean sus balances, y el resto se consume, con lo que se reactiva la economía.

c) Una vez que no existan bonos en el mercado, se prohíbe el sistema monetario de reserva fraccional, se eliminan las funciones de los Bancos Centrales, y los Bancos vuelven a prestar por las cantidades de depósitos que tengan. Es el fin de la creación de dinero sin respaldo.

d) La oferta monetaria, creada por el Tesoro, no por la FED, sólo aumenta una tasa preestablecida (el 4% ó el 5%) de acuerdo con la tasa de aumento de la población, y se hace pública a través de los Presupuestos Generales del Estado.

e) En el caso de que los bancos no quisieran prestar, sería el Tesoro quien prestaría directamente a empresas y ciudadanos.


Con este sistema, no habría deuda pública. Sería cero. Nada de bonos.


Se podría aplicar en cada país.


Eso sí: habríamos pasado de emisión controlada por manos privadas, a emisión controlada por manos públicas… Por eso va a ser difícil que se adopte: porque va en contra de los intereses privados de la Globalización bancaria.


Y, como todas las depresiones financieras de importancia tienen su raiz en la manipulación de la oferta monetaria, sin tal manipulación, no habría depresiones. De modo que el FMI sobraría.


Fin de las crisis actual y futuras.


Y, un primer paso, para luego adoptar soluciones de futuro.


Pero, si no cambiamos de sistema, ya sabemos lo que nos espera…





Los ajustes de corte neoliberal



Porque los neoliberales sólo quieren ir hablar de lo público si es para apropiarse de ello, pasándolo a (sus) manos privadas.


Durante al menos dos años los estados bálticos de Lituania, Letonia y Estonia han recurrido reiteradamente a la aplicación de ajustes y medidas draconianas, recortando severamente el gasto público y aumentando los impuestos para tratar de salir del agujero por sí mismos.


Lituania se apretó el cinturón de un modo tan brutal, que provocó que su PIB disminuyera un 17%Letonia y Estonia han sufrido caídas parecidas.


De esta forma, lo que han conseguido estos países ha sido recortar salvajemente el empleo y los salarios (primero los del sector público, y luego, por imitación y difusión, los del ámbito privado), y sufrir una fiscalidad injusta, no progresiva, para acabar hundiéndose en la pobreza, en lugar de conseguir acercarse a los niveles de prosperidad de la Europa Occidental que les prometieron cuando se independizaron de Rusia en 1991.


Se está transfiriendo el poder político, social, fiscal y económico a la UE, y el control financiero a la Banca internacional a través del BCE y del FMI, cuyos planes de ajuste estructural contra los trabajadores abocan a los gobiernos a liquidar el dominio público y sus recursos (económicos y naturales), y a comprometerse a aplicar medidas para pagar los intereses de la Deuda que han tenido que contraer.



Así avanza la Globalización, apropiándose totalmente de la soberanía y bienestar populares, hasta que el proceso de esclavización culmine en un Nuevo Orden Mundial, una unidad de poder en lo financiero, que nos quieren vender utilizando palabras nobles como cooperación, ecología, crisis y “revolución imparable”, para engañarnos, porque realmente se trata de un saqueo a nivel global por parte de la Banca y sus adláteres.





Esa “revolución imparable”, no es tal…  Y es “parable“.





No será fácil, ellos tienen muchos medios, y nosotros, muchos miedos.





Pero contamos con el ánimo de la gente que intenta sobreponerse y ganar la lucha de cada día,  y con muchos y buenos ejemplos de otros, que consiguieron vencer grandes batallas. Ejemplos reales: Gandhi, Luther King, Vicente Ferrer





Podemos boicotear esta Europa de vodevil.



Y aplicarnos la copla en casa.




Gobiernos



Hemos de tener claro que los gobiernos de los países europeos, de todo signo y color, en ésta o en pasadas legislaturas, han sido y son instrumentos de la Banca, desde el momento en que sus partidos tienen que financiarse, hasta el momento en que elaboran y ejecutan unos Presupuestos, dentro de un sistema diseñado para el dominio del Dinero.



El centro-izquierda ha renunciado a los ideales de socialdemocracia, y abandera el socioliberalismo. La derecha permanece fiel al más puro liberalismo, actualizado bajo la doctrina del neoliberalismo.


Por eso, sean del signo y color que sean, aplican a la clase trabajadora ajustes, recortes, y medidas. Nos están haciendo un traje, sin bolsillos…





Por eso no baja el  precio de la vivienda, y, por eso, no están quebrando los bancos en España.


Porque es probable que los bancos ya estén quebrados, y que sólo se sostengan gracias a la opacidad financiera que se les permite, por estar amparada legalmente:

  • El Real Decreto-ley 10/2008, de 12 de diciembre, autorizó a las empresas, “en situación de quiebra” a seguir sus actividades con normalidad (lo cual tiene una gran repercusión en las empresas del sector inmobiliario), y el Real Decreto-ley 5/2010, de 31 de marzo, amplió la vigencia de esa medida 2 años más
  • El Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, permite mantener valorado como urbano el suelo que lleve mucho  tiempo sin construir; al no volver a ser rústico, se mantiene el precio del suelo.



Quieren que se lo prestemos, y también que se lo paguemos nosotros, una vez más.


Desrregular. Privatizar el beneficio. Socializar las pérdidas.



Pero se puede cambiar…

  • Fuera de ESTE euro. La moneda común europea ha privado a los países de la zona euro expuestos a esta ofensiva exportadora franco-alemana, de la posibilidad de restaurar la competitividad de sus economías a través de la devaluación de sus monedas, con EEUU a la espera de recoger las intereses de más deuda emitida través del FMI, y beneficiar, de nuevo, a las élites alimentadas por la Banca.
  • Fuera de ESTA Unión Europea. Casi la mitad de la deuda privada con el exterior de los bancos y empresas españolas está en manos de Alemania y Francia. Un gigantesco negocio que les permite apoderarse, vía intereses de la deuda, de hasta un 25% de la ganancia capitalista producida en España.

Han cegado la posibilidad de construir una economía independiente, nos han reducido a un país de servicios y ladrillo, sin posibilidad de competir en sectores de mayor calidad, y nos han hecho depender de la financiación exterior, por la que nos cobran intereses de usura.



Este es el saldo, para España, tras 24 años de pertenencia a la UE.


Nadie regala duros a pesetas… mientras exista el Dinero.



Lo que nos enseña la crisis de Grecia, y su probable extensión a otros países, como España, es “Dejemos que el neoliberalismo muera con el euro”.







Y, en España, empecemos por reformar este sistema electoral bipartitidista (diseñado para favorecer a los partidos con intereses bancarios), por estar carente de la representatividad necesaria para poder avanzar con las reformas pro-sociales que demanda la gente que vive en él.


Si el 75% de la población española expresa que el desempleo es su principal problema, y éste ya ha alcanzado los 4,6 millones, y sigue subiendo… NO se deben realizar ajustes que lo agraven ni lo consoliden. La población  NO quiere una década de estancamiento.


Y, en las urnas, ese VOTO debe poder contar, de forma que la distribución de escaños refleje la voluntad del electorado. Hasta si es en blanco, como protesta frente a un sistema injusto.





Todo esto no sale en ninguna TV… Sólo nos emiten cartas de ajuste.




Sin embargo, otro mundo es posible.




(Entrevista de Iñaki Gabilondo a Carlos Martínez, presidente de ATTAC España, en CNN+ el 27 de mayo de 2010: enlace )




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores

Anuncios