Posts Tagged ‘multinacionales

28
Mar
14

Antropoceno 2

Coliticos



¿Podemos confiar en que los gobiernos reduzcan el CO2?



No.


Desde luego, no al ritmo que sería deseable para minimizar el cambio climático y sus consecuencias sobre los hábitats humanos.


Ya existen tecnologías eficientes, en términos de Coste/Beneficio, para disminuir las emisiones.


Sin embargo, la mayor parte de las inversiones se dirigen hacia el descubrimiento y desarrollo de más recursos fósiles, convencionales o no.


Un estudio de Greenpeace demuestra que el 98% de créditos del Banco Mundial (BM) van a proyectos que agravan el calentamiento del planeta.


En lugar de contemplar el problema desde una perspectiva global y responsable a medio plazo, los gobiernos, hasta ahora, abanderan intereses locales, materialistas y efímeros.


Ponen barreras institucionales, dan incentivos inadecuados, favorecen los intereses creados, evitan crear agencias reguladoras efectivas, y dan información inexacta, sesgada o falsa.




Emisiones de CO2 desde 1980




Los países que más CO2 emiten, EEUU y China, no se han comprometido a ninguna reducción en base al Protocolo de Kioto.


Tampoco se han comprometido otros países que han registrado un rápido desarrollo, como India, Brasil, Indonesia o Vietnam… Y, al no estar obligados a reducir sus emisiones, se han convertido en los destinos perfectos donde los países desarrollados externalizan sus operaciones industriales.


Gran Bretaña, Francia y Alemania pueden presumir de que sus economías se han vuelto “más ecológicas”, pero, en realidad, el trabajo sucio lo están haciendo por ellos los países en desarrollo, que de paso emiten más gases de efecto invernadero de los que es capaz de reducir Europa.


De forma que China, EEUU e India, sin ataduras, suman prácticamente el 50% de las emisiones de CO2 a la atmósfera.


Es más: gracias a una filtración, sabemos que EEUU, que alberga al 4% de la población mundial pero emite el 25% del CO2, llevó en su agenda para la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP19) de 2013 celebrada en Varsovia, los objetivos de:
Minimizar la importancia de los daños y pérdidas del calentamiento global, promover los intereses privados en el Fondo Verde para el Clima [un instrumento para financiar a las empresas multinacionales], y retrasar los plazos para reducir las emisiones“.




COP 19 Compromiso 0




Es fácil adivinar que la cumbre COP19 terminó en otro sonoro fracaso de la lucha contra el cambio climático para la transición hacia un futuro sostenible.


Por ello, organizaciones y movimientos como Greenpeace, OXFAM, CSI, ACTIONAID, AMIGOS DE LA TIERRA y WWF decidieron retirar a sus delegaciones del evento.


Europa lidera las intenciones de reducción de emisiones de CO2 en el mundo, en efecto… al estilo neoliberal.


Y han creado un mercado bursátil de “Bonos de CO2“, asignando cuotas de CO2 a las empresas. Si una empresa no agota su cuota, puede vender ese sobrante a las empresas que sí rebasaron el cupo que les fue asignado.


Al amparo de este esquema de asignación de cuotas, el Sistema Europeo de transacciones de Emisiones (ETS) se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos en materia de especulación financiera.


Casi todos los Bancos europeos importantes, y la mayoría de las grandes corporaciones multinacionales de la Unión Europea (UE), están involucrados en esta especulación con “Bonos de CO2“, también llamados “Derechos de Emisión“.


Por eso, no sorprende que la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (AICE; en inglés, IETA), el principal lobby de los especuladores del mercado mundial de “Bonos de CO2“, haya sido uno de los organismos con mayor presencia en todas las conferencias sobre el clima.




Bobos de carbobo




En 2003, se compraron y vendieron bonos que sumaron 78 millones de toneladas de CO2; en 2005, aumentó a 799 millones de toneladas, con un valor de 9401 millones de euros, y en 2006 se comercializaron 1600 millones de toneladas por 22500 millones de euros.


Los países europeos dominaron este mercado del CO2 con el 86% de las compras.


Y eso que es falso el postulado que lo sostiene, porque las reducciones de emisiones no son equivalentes, y no se pueden intercambiar los derechos a emitir gases invernadero entre agentes tan diferentes como una planta termoeléctrica, una siderúrgica o una granja de cerdos.


Por lo tanto, las reducciones de emisiones correspondientes no pueden ser iguales, ni desde el punto de vista de equidad, ni desde el punto de vista tecnológico.


La UE, nacida de un núcleo de países con intereses en el carbón y el acero (CECA) anuncia que abanderará la “lucha” contra el cambio climático… sólo si “es razonable“.


“Razonable”… para la patronal europea BusinessEurope, que ya ha afirmado que un recorte del 40% en las emisiones de CO2 para el año 2030 sería excesivo, porque el resto de socios internacionales de la UE no están haciendo esfuerzos “comparables”.


Por cierto… Las organizaciones ecologistas creen que ese objetivo del 40% ni siquiera es lo suficientemente ambicioso como para frenar el cambio climático.




Incómodo CO2 Cómodos impuestos




Otro problema de fondo en la lucha contra el calentamiento global causado por la acción humana, es la tentación de utilizar a los concienciados para convertirlos en “tontos útiles” al servicio del poder político y económico.


Todos sabemos que a medio plazo el petróleo se acaba, y con él, la principal fuente de energía de nuestra civilización. Hay que cambiar de combustible y de tecnología, y eso… cuesta dinero.


¿Qué hacer?… Fácil. Si convencemos a los suficientes millones de personas de que son culpables de la destrucción del planeta, serán éstos quienes cargarán con el coste del cambio tecnológico.


Y ya está en marcha.




GCF al rescate




Así es como se ha creado el Fondo Verde para el Clima (FVC, en inglés GCF), al que los países han de aportar dinero.


Una vez conseguido, buena parte del FVC se destinará a aplicar las tecnologías de almacenamiento geológico del CO2 (“captura de carbono”, algo similar al sísmico Proyecto Castor de gas), una tecnología ineficiente que luego analizaremos, pero que propicia la corrupción de gobernantes de países en desarrollo: por un poco de dinero, permiten que sus territorios y compatriotas carguen con el CO2.


El turismo del desecho ya tiene precedentes. Por ejemplo: en 2011, la asolada y maltratada Haití recibió los restos de la incineración de la basura de todo un año de la ciudad de Los Ángeles (California, EEUU), a cambio de “ayuda monetaria y humanitaria” tras el terremoto que sacudió este país caribeño.




CO2mentera




Como buen mercado, el mercado del CO2 es un negocio para las fábricas, y una ruina para el Estado.


En España, por ejemplo, entre 2008 y 2012, ha resultado un enorme negocio para la industria “pesada”: cementeras, azulejeras, ladrilleras, etc.


Como han funcionado a medio gas por la crisis, han vendido sus derechos de emisión de CO2 no usados por 1279 millones de euros.


No parece se haya destinado para mantener a sus plantillas fuera del paro.


Mientras, en el mismo periodo, el gobierno español debe compensar el exceso de emisiones de los ciudadanos (que se ve son los “culpables”), destinando 1250 millones a comprar Derechos de CO2 en el extranjero.


Una vez más, se aplica la regla de oro del capitalismo neoliberal: “privatizar las ganancias y socializar las pérdidas“.


No sorprende que, en 2009, de los 144000 millones de dólares que se destinaron a los mercados de
carbono, sólo el 0,2% se dirigiese a proyectos concretos… El grueso se destinó a gastos de intermediación, consultorías, estudios, inversiones estilo “compra con vocación ambiental de tierras”…


Estas cifras encajan con la estrategia de presión de los lobbies que actúan en representación de las multinacionales implicadas.




Emisiones mundiales de CO2 en 2010 por sectores de producción




Por ejemplo.


El transporte marítimo mueve el 80% del volumen, y un 70% del valor del comercio mundial.


A su vez, la aviación civil soporta el 8% de la actividad económica internacional y, con sólo un 0,5% del volumen, mueve más del 25% del valor del comercio mundial.


El Protocolo de Kioto permite, gracias a la redacción de su Artículo 2.2, que ninguna nación se vea obligada, de forma individual, a reducir ninguna de sus emisiones en los sectores del transporte marítimo y la aviación civil.


Las propuestas de reducción no prosperaron por ir en contra de los intereses de las navieras, las compañías aéreas, el sector turístico, el comercio


Sólo hubo acuerdo para implantar un impuesto internacional… que se aplica al pasajero aéreo.




Emisiones mundiales del transporte


No se quiso poner en peligro el lucro global de estas actividades, cuyo coste medioambiental podría reducirse con alternativas de consumo locales o más cercanas.


Y estos 2 sectores, transporte marítimo y aéreo, sólo son responsables del 5% de las emisiones de CO2 mundiales.


Así que es fácil suponer la presión que ejercerán los lobbies de las industrias petrolera, nuclear, agrícola y forestal, para evitar que se acuerden medidas de reducción de sus emisiones, que son las mayoritarias.




Coches futuros




En cuanto a la responsabilidad de los países, y asumiendo un trato igualitario, los estados en vías de desarrollo se niegan a adoptar medidas al mismo nivel que los países desarrollados.


El futuro, a medio plazo, se juega en Asia.


En 2030, la flota de automóviles de China habrá superado a la de EEUU (que, a su vez, se habrá incrementado en un 60%), y en 2050, China tendrá casi tantos coches como todo el mundo tiene en la actualidad. E India “avanzará” también con una flota de 367 millones, 45 veces el número en sus carreteras congestionadas hoy.


El número de automóviles en todo el mundo crecerá desde los 600 millones de 2005 a unos 2900 millones en 2050.


Más aceromás carbón.


Muchos de esos vehículos serán de bajo precio (‘low-cost’), con lo que su consumo de petróleo no será “muy refinado“.


Quizá, en este contexto, el previsible consiguiente aumento del precio del petróleo actúe como paulatino efecto disuasorio.




Volutas polutas




Pero, entretanto, da miedo pensar en la polución del aire.


O en el terreno que se ganará para construir carreteras y autopistas a costa de la agricultura tradicional.


O, incluso, en coches eléctricos recargados con energía procedentes de carbón “limpio”, de centrales nucleares y de otras fuentes no-renovables.




CACa




En paralelo, oiremos hablar de “soluciones” tecnológicas que no son efectivas, pero sobre las que nos desinformarán para hacernos creer que lo son… o que lo pueden ser pronto.


Por ejemplo, la captura y almacenamiento de CO2 (CAC, en inglés CCS).


Se anuncia como un método práctico y de bajo coste que ya está casi listo para reducir las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas.


Sin embargo, la mayoría de sus ensayos y proyectos piloto ya se han abandonado en (casi) todo el mundo.


¿Por qué?


Porque estos “prometedores” sistemas CAC consumen energía, lo que obliga a gastar más combustible, y por tanto, deviene en mayores emisiones de CO2 … En efecto: así, no tiene sentido aplicarlos.


Pero es útil divulgar su supuesta bondad: beneficia a quien lo va a desarrollar, y a quien podrá seguir emitiendo CO2 dando por sentado que en algún momento se conseguirá hacerlo viable.




CEO-dos




Ni el cambio climático es reversible… ni nos va a esperar.


Hay soluciones tecnológicas limpias, ya disponibles. Implementarlas, sólo requiere voluntad política.


Cabe pensar, parafraseando a Eduardo Galeano, que “si la naturaleza fuera un banco, ya la habrían salvado“.






(Continuará)



28
Jun
12

Golidaridad




El fútbol es la economía número 17 del mundo, con un PIB de 500.000 millones de dólares. Sólo 25 países del mundo producen anualmente un PIB mayor.


Es un mercado fácil para el “blanqueo de capitales“, como ya mencionamos, lo cual le coloca bajo el prisma de los aprovechados y las mafias.


Eso incluye la compraventa de partidos, la compra oscura de clubs… y hasta su propiaburbuja económica“: impuestos reducidos para los jugadores en comparación al ciudadano de a pie, tributaciones reducidas e incluso incluso exenciones totales en el cobro de primas, deudas enormes del clubs al fisco sin conllevar cierre empresarial, adoctrinamiento en la educación…


Esta especial encubrimiento, cuando no protección a las claras, favorecen que el espectáculo del fútbol nos mantenga entretenidos, para no desviar nuestra atención hacia la cruda realidad que también nos imponen.


Como deporte, el fútbol es un “juego de suma cero“: sólo gana uno.


¿ Cómo podrían ganar todos los contendientes de un juego ?


Cooperando.


Sin embargo, se fomenta la difusión de “deportes de competición“, en los que el “premio al esfuerzo” consiste en vencer al resto de participantes, a los que se considera oponentes, rivalesenemigos.


Todo está engranado para empujarnos hacia ese tipo de juegos.


Pero, en realidad, muchas situaciones de la vida son equivalentes a “juegos de suma no cero“.


La naturaleza es el tapiz de juego sobre el que los individuos pueden beneficiarse del éxito ajeno.


No deben vencer a los rivales para beneficiarse ellos mismos.


La cooperación, la ayuda mutua y el altruísmo recíproco pueden prosperar, como ya vimos.


Pero, en su lugar, nos proyectan un espectáculo cruel de vencedores y vencidos, que luego damos por bueno en la vida diaria.





Cuando se gana, es fácil olvidar las crisis durante unos minutos,  reforzar nuestro ego personal, concebir un éxito colectivo… pero se trata de una gloria en el triunfo,  de una solidaridad de la victoria.


Cuando se pierde, asumimos que “la vida es así“, que algunos clubs tienen más dinero que otros, que el árbitro está comprado, que nada puede hacerse… Y que, en fin, cambiarlo sería ir en contra de la “pureza del fútbol“.


Pan y circo.


Más bien, poco pan y mucho circo.


Los protagonistas del fútbol son gladiadores patrocinados por multinacionales.





El único respeto que es fomenta es el respeto a la marca publicitaria.


Las normas emitidas por la empresa privada FIFA, prohiben a los jugadores levantar su camiseta para mostrar al público ropa interior con lemas o publicidad que compitan con la “oficial“.


Así que los jugadores muestran dedicatorias de otra índole.





Por un lado, las destinadas a recordar a compañeros que están lesionados ó que han fallecido recientemente.


Siempre, dentro del gremio.







También están las celebraciones dedicadas a dios.


A veces, sin especificar cuál.







Incluso, hay quien le felicita el cumpleaños a su mamá.


Que debe ser especial, no como las otras.


Muy pocos casos contienen un mensaje solidario “para todos“.


Pero qué casos.





Está el de Kanouté, que fue sancionado en 2009 por mostrar una camiseta interior de apoyo a Palestina.


Y un caso especial





Robbie Fowler, de 21 años de edad, al marcar el segundo gol del Liverpool contra el equipo noruego Brann Bergen en marzo de 1995, se volvió hacia el público, se quitó la camiseta oficial, y dejó ver bajo ella otra, también de color rojo, con la inscripción “500 estibadores de Liverpool despedidos desde 1995“.


Los estibadores llevaban años en huelga para protestar contra los cientos de despidos y la precariedad de los contratos temporales.


Fowler, que había nacido en Liverpool, decidió dar publicidad a la causa ante los ojos del mundo.


Le pareció natural: «Creí que era una declaración y nada más».


Por supuesto, que era algo más.


El club “Liverpool FC“, ante el temor a dejar de percibir ingresos por la publicidad que figura en las camisetas oficiales de los jugadores, se apresuró a cortar de raíz cualquier acción semejante, declarando: “Hacemos saber a todos los jugadores que en el rectángulo de juego no se pueden hacer comentarios sobre temas ajenos al fútbol“.


Y, para asegurarse de que el único mensaje que figurara en las camisetas de los deportistas fuera uno comercial, la UEFA, el organismo privado del fútbol europeo, castigó a Fowler con una multa de 2000 francos suizos.





La historia tuvo un capítulo posterior.


La camiseta que mostró Fowler no sólo contenía un eslogan de actualidad, sino que también era un golpe publicitario: las letras c y k de la palabra inglesa correspondiente a “estibadores” (‘dockers‘) figuraban en mayúsculas, pareciéndose al logo de la marca Dockers del diseñador Calvin Klein… Y cuando todos los periódicos británicos publicaron las fotografías de la camiseta, Calvin Klein amenazó con un pleito por violación de su marca comercial.


Claro que no resulta fácil… Incluso, ni barato


Pero,  ¿ quién, si no las estrellas del fútbol, tiene un acceso permanente a los medios de comunicación ?





No estaría de más que, cuando marquen un gol alguno de los futbolistas que se pasean bajo himno y banderas, o que besan los escudos de sus camisetas con fruición, lo celebrasen con dedicatorias para la gente de a pie que lo está pasando mal.


Deberían ofrecerles el tanto a esa gente.


Se lo deben.


Y tanto.




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores