Posts Tagged ‘NASA

23
Ago
10

La paradoja de Hawking

Stephen Hawking cree que habrá que colonizar el espacio en 200 años para sobrevivir.


El científico declaró recientemente:  “Creo que el futuro a largo plazo de la raza humana está en el espacio. Será difícil evitar una catástrofe en el planeta Tierra en los próximos dos siglos; nuestra especie se salvará si nos desplegamos en el espacio”.


Hawking, de 68 años, conocido por sus trabajos sobre el universo y la gravedad, y por ser el autor de ‘Una breve historia del tiempo‘, uno de los mayores éxitos de la literatura científica, propone una carrera espacial… pero no entre dos superpotencias con destinos imperiales.


Se trata de salir a la carrera con destino a las estrellas.


Ya en 2006, Hawking abogaba por la conquista del espacio“La vida en la Tierra está en un creciente riesgo de ser destruida por un desastre, como el calentamiento de la atmósfera, una guerra atómica, un virus modificado por medio de la ingeniería genética u otros factores, y no creo que la raza humana tenga futuro a menos que se vaya al espacio”.


Habla de colonizar el espacio.


Se dice pronto.


Bueno, en menos de 200 años. Ese sería el plazo para evitar la extinción de la especie humana.


Viendo cómo va la Humanidad en el planeta Tierra, no sería de extrañar.


Al menos,  Hawking da más margen para la salvación que la supuesta profecía maya del Fin del Mundo en 2012, que en realidad es un mero cálculo de la entrada del Sol en la Era de Acuario, debido al fenómeno natural de la ‘precesión de los equinoccios’. No es un caso único: la Biblia también lo malinterpreta, por un error de traducción, asociándolo con el Fin del Mundo. La palabra Mundo debía haberse traducido correctamente como Era o Edad; en realidad, Jesús era un mito astrológico que personificaba al Sol en la Era de Aries, y que moría al entrar el Sol en la Era de Piscis actual; lo que vino después, fue una re-fabricación de ese mito, para unificar y controlar mentes y voluntades.


Serán, pues, 200 años. En marcha.



La gran evasión



No parecerá obvio, pero salir del planeta ya constituye todo un problema.


En primer lugar, la selección del pasaje. Hawking podría ocupar una butaca en tanto científico. Los ingenieros, también. Los políticos, los militares y los evangelizadores de todas las religiones dirán ser imprescindibles, y no faltarán. Y los terrícolas millonarios, a los que Richard Branson ya vende pasajes para turismo espacial orbitando alrededor de la Tierra, seguro que también se apuntan a cualquier precio.


Por muchas naves que se construyesen, se quedará fuera, al menos, el 99,9% de la población mundial: casi 7000 millones de seres humanos.


Enhorabuena a los premiados. Pero todo el proceso será clasificado como Top Secret; mejor no revelar nada a la gran mayoría que se queda, no sienta bien extinguirse, al menos la primera vez.



Desde abajo, veremos partir esas naves fuera del arco del cielo (con permiso de los que siguen asumiendo que la tierra es plana). Ese día habrá final del Mundial de Fútbol, de la Super-Bowl, del la Series Mundiales de béisbol, una carrera de Formula 1, ó cualquier otro evento que nos distraiga, de modo que a algunos les parecerá haber visto ovnis elevándose. En realidad, nos habrán dejado a nuestra suerte. Poco amable el no haberse despedido, por otro lado. Como habitualmente, no se lo tendremos en cuenta.





Habrá que ver la reacción de la gente cuando vea que algunas de esas naves, se hacen añicos, y vuelven a la atmósfera como bolas de fuego para acabar de desintegrarse.


Y no porque no estén construidas pasando estrictos controles de calidad.



Es que tendrán que atravesar una verdadera nube de chatarra espacial.


Basura que todas las misiones y satélites enviados al espacio han ido dejando en órbitas próximas a la Tierra. De los unos 6.000 satélites puestos en órbita en los últimos 50 años, sólo quedan operativos 500; al resto, se les ha ido dando por vencida su fecha de garantía, pero sus restos permanecen como desechos que, pese a estar en órbita, alcanzan una velocidad relativa muy grande, de unos 52000 kilómetros por hora. A esas velocidades podría causar grandes problemas, o, directamente, una catástrofe.


Desde 1991, se han registrado al menos 3 colisiones en la órbita terrestre por culpa de la basura espacial.  La Estación Espacial Internacional (EEI) debe realizar, de vez en cuando, maniobras de evasión para evitar colisionar con restos espaciales. La NASA ha confirmado que los transbordadores espaciales son golpeados habitualmente por esta chatarra, y que más de 80 ventanas han tenido que ser reemplazadas, con los años; el programa de transbordadores espaciales finaliza en 201180 ventanas de 132 lanzamientos son una buena razón para dejarlo.


Pero las colisiones con/entre la basura espacial se van a ir multiplicando, con lo que, a su vez, aumentarán los objetos peligrosos en órbita. La progresión matemática que calculan los expertos, cifra en más de 18 choques anuales el número de accidentes producidos por esta chatarra dentro de 200 años, justo al tiempo límite que propone Hawking para abandonar el planeta. En realidad, en sí ya es una buena razón para salir pitando.  Será más probable que te caiga un trozo de materia desde el cielo, que ganar a la lotería.





De modo que en mitad de evento deportivo, ignorantes de la gran evasión, si levantamos la cabeza hacia el cielo, veremos que algunas naves se incendian y caen como bolas de fuego. La mayoría hará la ola pensando que son fuegos artificiales, y parte del espectáculo. Algunos pensarán que es una señal del Apocalipsis. Muy pocos, los que estén en el secreto, pero no fueron sido seleccionados para la aventura, a duras penas disimularán la risa.

Planteando planetas


Supongamos que la mayoría de naves que albergan a la exigua minoría de escogidos, consiguen sortear el cinturón de chatarra.


La misión que han emprendido no consiste en ir a la Luna a formar una base con un banco para preservar la
biodiversidad. A la biodiversidad, que la den. Además, el material genético base estaría precontaminado por pesticidas y antibióticos, y el banco de semillas, por transgénicos.


Tampoco se trata de terraformar Marte: para construir una atmósfera se tardarían 200 años, y estaríamos ya fuera del plazo de Hawking, que es precisamente de 2 siglos.


La misión va de salvar sus bonitos y caros culos. Se dirigirán hacia un planeta habitable.


Y el mejor candidato es el planeta Gliese 581 c.




Los estudios indican que podría poseer hidrógeno y oxígeno en su atmósfera, denotando la existencia de agua. Es, además, el primero que se descubre que posee temperaturas entre y 40º, que permitan mantener agua líquida en su superficie.


Es el planeta Gliese 581 c.


Es lo más parecido
a la Tierra que se conoce hasta ahora.


Sólo hay un problema. Está a 20,5 años luz de distancia.


El Apolo 10 ostenta el récord de velocidad más alta alcanzada por un vehículo tripulado, viajando a 39897 km/h.


Con él, tardarían más de 27000 años en llegar a Gliese 581 c.





La NASA propone utilizar el novedoso sistema Mag-Beam, que conlleva la instalación de una estación espacial alrededor de la Tierra que genere un chorro de iones magnetizados, los cuales interactuarán con una vela magnética desplegada en la nave que va a viajar. Ya es problema que, para impulsar una flotilla de naves, haya que instalar una estación por cada una, pero teniendo en cuenta que fueron muchos los llamados, pero pocos los elegidos, seguirá llegando la luz del sol a los que se quedaron “en Tierra“.


Con el sistema Mag-Beam, la NASA asegura se podría viajar al doble de velocidad del Apolo 10.


Vano consuelo: serían 13500 años de viaje hasta Gliese 581 c.


Da igual, la NASA nunca ha llegado a probar ese sistema; aún es sólo teoría.


Ante la exasperante (por lo que tiene de mortal) lentitud de la expedición, Stephen Hawking propone otro sistema de propulsión para que los “colonos” espaciales puedan adentrarse en la última frontera: construir un cohete cuyos motores viajen muy cerca de la velocidad de la luz (300000 km/seg).


Se pueden acelerar partículas hasta un 99,99% de la velocidad de la luz, pero, por mucha más potencia que se les suministre, no se puede hacer que vayan más allá de ese límite. Lo mismo aplica a las naves espaciales.



Pero, por ejemplo, el diámetro de  nuestra galaxia, la Via Láctea, es de unos 100000 años luz. Eso significa 100000 años de viaje a una velocidad cercana a la de la luz. Y la Via Láctea pertenece a un grupo de 30 galaxias llamado Grupo Local, de 4 millones de años luz de diámetro… En suma, la exploración intensiva de nuestra galaxia o de otras vecinas, supuesto moverse a casi la velocidad de la luz, sería inviable.


Y esa es la habitual, porque el Espacio es Enorme: la distancia media entre estrellas es de 3o millones de millones de kilómetros. Son distancias fantásticas, descomunales, incluso a velocidades próximas a la de la luz.  Para llegar al centro de nuestra galaxia, sería necesario mucho más tiempo del que llevamos existiendo como especie.


Sin embargo, para llegar a Gliese 581 c en 20’4 años, el sistema que propone Hawking podría valer…


Aunque sólo aparentemente.


Supongamos que, ajustando un euro por aquí, y un dólar por allá, se construyese en tiempo récord el mecanismo que permite a un grupo de naves viajar a casi la velocidad de la luz. La fuerza centrífuga de un leve giro realizado a esa velocidad, sometería a los tripulantes de la nave a aceleraciones muy superiores a su límite biológico. Pero, aún suponiendo una trayectoria rectilínea a velocidad constante, sin aceleraciones, queda el peligro de las partículas de materia estelar contra las cuales chocaría la nave, y que pueden suponer una catástrofe.


Incluso, aunque la nave se moviese a sólo la décima parte de la velocidad de la luz, una partícula de un microgramo impactando contra la nave, liberaría una energía de 450 millones de julios, equivalente a 10 toneladas colisionando a más de 1000 kilómetros por hora. El choque contra simples átomos a esa velocidad supondría la erosión del casco y el someter a la tripulación a altas dosis de radiación. La utilización de escudos aliviaría estos efectos, pero resultarían insuficientes si se impactase con algo más grande que una partícula de polvo estelar.


En fin, parece que llegar a Gliese 581 c no sería posible así, ni en 20’4, ni en 204 años.


Esto descarta, definitivamente, los viajes espaciales rápidos.


Sin embargo, existe otra posibilidad.


Ante el problema, Stephen Hawking sugiere doblar el espacio-tiempo de tal manera que haya un atajo; sugiere crear un agujero de gusano, un tubo estrecho de espacio-tiempo que conecte dos regiones distantes casi planas.





Lamentablemente estos túneles en realidad sólo miden un millón de billones de trillones de decimales respecto a la longitud de un centímetro. Ultrapequeños para que un humano los atraviese, y más para una nave.


Aunque difícil de creer, supongamos que se consigue crear, en tiempo récord, un agujero de gusano, por ejemplo, a partir de un campo electromagnético , o de un rayo láser. Y supongamos que sabemos también cómo plegar el espacio-tiempo, para no darnos de bruces contra una roca en el otro extremo.


Hawking y otros científicos creen que sería posible agrandar ese agujero de gusano billones y billones de veces, para que sea lo suficientemente grande para que puedan cruzarlo.


Como la nave necesitaría ser lo suficientemente grande para llevar una enorme cantidad de combustible (o encontrar un incierto “combustible cósmico” aprovechable),  Hawking propone que el mejor combustible, ocupando menor espacio, sería la antimateria.





La antimateria tiene la misma apariencia que la materia, pero con algunas propiedades diferentes, como por ejemplo la carga eléctrica, que es exactamente la opuesta a la de la materia que compone el universo en que vivimos. En el mundo de la antimateria, los protones son negativos y los electrones tienen carga positiva.


Cuando la antimateria entra en contacto con la materia, se produce una reacción violenta (‘aniquilación‘) que desprende gran cantidad de energía, fotones gamma (inútiles para la propulsión) y piones (partículas subatómicas de corta vida). Estos piones se mueven a velocidades cercanas a la de la luz, y sí que podrían ser utilizados como propulsión.


Viajando por un agujero de gusano, por ser éste un atajo, la nave podría ser  propulsada a una velocidad lenta, soslayando el problema de catástrofe ante choque con una partícula de polvo por querer viajar rápido.


Sin embargo, hasta ahora sólo se han podido producir unos pocos miles de átomos de antimateria, y a un precio desorbitado; esa ha sido la mayor barrera que ha impedido el desarrollo de esta tecnología, porque no existe antimateria en el universo conocido, y tendría que fabricarse…


Ese es un tremendo inconveniente, pero ni mucho menos el único. Dado que el simple contacto de la antimateria con la materia normal produce su aniquilación en un fogonazo de radiación y energía, el principal problema de un motor de antimateria sería la separación entre ambas, es decir, el confinamiento de la antimateria.  Y, por su fuera poco, al entrar en contacto y aniquilarse mutuamente, esta reacción energética actualmente no se puede regular: es un todo, o nada.


Pero, aún así, supongamos que, en muy breve plazo, y gracias a la intensa investigación, los costes de producción de campos electromagnéticos y de antimateria bajan, y el agujero de gusano gigante y el motor de antimateria se hacen realidad.





Supongamos también que, emulando los imaginarios “cristales de dilitio” de los motores de la nave Enterprise en la serie de ciencia ficción Star Trek, se consigue regular el proceso físico de aniquilación, entre materia y antimateria.


Añadiendo a todo ello que el plegamiento espacio-tiempo vaya perfecto cual aterrizaje de un avión en un día despejado sobre pista asfaltada, las naves espaciales que abandonaron la Tierra, llegarían a su destino.


No inmediatamente, por supuesto. Las distancias a través de los agujeros de gusano podrían ser de sólo unos pocos millones de kilómetros (en lugar de los millones de millones de kilómetros de distancia a través del espacio ordinario), pero también hay que recorrerlos. Viajar por un agujero de gusano posibilitará que el viaje no dure una eternidad, pero sí años.


Con todo, supongamos que el viaje dura pocos años. Menos de una generación, por ejemplo.


Ya han llegado a Gliese 581 c, como podrían haber elegido llegar a otra  parte del Universo.





Misión cumplida.


Sería para dar la enhorabuena, de nuevo, a los premiados.


Pero lo más seguro es que las naves no trasporten ninguno vivo. A los pocos supervivientes, si los hay, no les quedará mucho de vida.


El frío espacio


El presidente Bush I de EEUU, en un momento de atolondramiento pasajero, solicitó que se enviase una misión tripulada a Marte. El proyecto se desechó de inmediato cuando alguien averiguó que, además del alto coste en dinero, la misión acabaría, con gran probabilidad, con la muerte de todos los tripulantes. Y eso que Marte está, como quien dice, a un tiro de piedra… la ida estaba previsto durase menos de 3 años.




Su ADN se haría pedazos por la acción de las partículas solares de alta energía del espacio. La Tierra, además de proveer de lo necesario para la subsistencia, posee un campo magnético que nos mantiene literalmente con vida, protegiendo nuestro ADN de la radiación, de origen tanto solar como de otras fuentes del espacio


Los rayos cósmicos son partículas cargadas (protones, electrones, etc.) que viajan por el espacio a una velocidad cercana a la de la luz. Los hay de 2 tipos: de baja energía, originados en el Sol, y los de alta energía, menos frecuentes y procedentes de supernovas y otras fuentes emisoras en el espacio. Estos rayos cósmicos, de no haber protección magnética, atravesarían nuestro cuerpo y dejarían nuestro ADN hecho trizas, aumentando la tasa de mutación de los cromosomas del ser humano y, por tanto, el riesgo de cáncer.


En la Tierra, nuestras cuerpos reparan las pequeñas roturas que sufre nuestro ADN debidas a la luz solar ultravioleta y a los rayos X, pero los rayos cósmicos de alta energía producen interrupciones múltiples en ambas cadenas de la hélice de ADN para los que no hemos evolucionado mecanismos naturales de reparación.


El campo magnético de la Tierra impide que esos rayos lleguen a la superficie, conduciéndolos a 2 zonas del espacio próximo, denominadas Cinturones Van Allen.


Más allá del campo magnético terrestre, a tan sólo unos 450 km de la Tierra, los astronautas sólo pueden contar con la protección de su nave.


Y los materiales conocidos con que se construirían no sirven para asegurar la supervivencia de la tripulación, aunque el viaje dure pocos años.


La acción de la radiactividad hace que, a mayor tiempo en el espacio, mayor el riesgo de padecer cáncer.


Los estudios sobre astronautas, como los realizados sobre los habitantes de la Estación Espacial MIR, que apenas hacen órbitas muy cerca de la Tierra, son ilustrativas: el número de roturas cromosómicas estaba en directa relación con el nivel de radiación que habían sufrido en el espacio. Por ejemplo, el riesgo de cáncer para los astronautas de una viaje a Marte de 3 años se estima en 140% superior al nivel considerado aceptable para los humanos.


Además, los rayos cósmicos causarían mutaciones peligrosas en las bacterias y hongos que normalmente colonizan nuestra piel, boca e intestino, así como los que habitan en el ambiente de la nave espacial.


Los alimentos y medicamentos expuestos a más de 6 meses de viaje espacial, pierden parte de su eficacia nutricional. Parece ser también efecto de la radiación: las partículas de alta velocidad de la radiación espacial,al chocar contra las moléculas de los nutrientes o de los medicamentos, las daña, y impidiendo funcionen correctamente.


Asimismo, los investigadores han expuesto ratones a estas partículas de alta energía, y han encontrado también cambios significativos en la dopamina cerebral, con los consiguientes cambios de comportamiento, como la apatía y la disminución de la memoria.


Por si fuera poco, la ausencia de gravedad terrestre provoca otras secuelas fisiológicas típicamente encontradas tras las estancias fuera de la Tierra:


– la debilitación del sistema inmunitario


atrofia y pérdida de masa muscular, y osteoporosis, al no encontrar resistencia al movimiento y carecer los objetos de peso. Tiene una fuerte incidencia en el sistema cardiovascular, y empieza a producirse apenas 2 semanas después del inicio del vuelo. Los tripulantes pierden entre el 1 y el 1,5% de masa ósea cada mes; incluso los tendones y los ligamentos van deteriorándose progresivamente… Cualquier mínima tensión podría provocar que rotura de ligamentos y/o muscular, como si se arrancara una hoja de papel; de hecho, el riesgo de fractura ósea durante una misión de 3 años a Marte se estima entre el 20 y el 30%. Es como estar en cama, con reposo absoluto, y escayolado de cuerpo entero. los miembros de la tripulación de la Estación Espacial han tratado de evitar este proceso mediante ejercicios físicos, sin éxito.


Exceso de sangre en la cabeza,  proveniente de piernas y torso, que puede ocasionar  hinchazón de la cara y rigidez facial, dificultando  la comunicación con otros tripulantes. A su vez, el corazón late rápidamente para expulsar el exceso de entrada de sangre. Por ello, el cuerpo cree tener un excedente de líquido, y libera 1 litro de agua cada 2 ó 3 tres días; como resultado de ello, rápidamente se deshidrata, lo cual hace que la sangre se espese, lo que, a su vez, provoca que el cuerpo deje de producir glóbulos rojos, y sufra anemia.


pérdidas funcionales psicomotoras: algunos movimientos voluntarios se ralentizan y se vuelven imprecisos, y la ejecución de tareas simultáneas se hacen más difíciles


trastornos del sueño


– el aislamiento durante las misiones puede provocar un estado de astenia: mayor pasividad, fallos de atención, sensación de agotamiento, irritabilidad, depresión, etc. A nivel colectivo, las condiciones especiales de la vida en el espacio pueden provocar tensiones y conflictos, a los que añadir las diferencias culturales para generar problemas en el grupo… Mal sitio para romper un cristal.


– Ante una emergencia en el espacios, cualquier cirugía será arriesgada. El bisturí, las pinzas y otros instrumentos no tienen ningún peso en las manos del cirujano. Los tejidos pierden su densidad. Al ser la tensión sanguínea, la cicatrización de las heridas, y los efectos de la anestesia diferentes, los médicos no podrían basarse en su experiencia de la cirugía en la Tierra.


En 1997, la NASA revisó los expedientes de los 279 hombres y mujeres que habían participado en misiones espaciales entre 1988 y 1995. Descubrieron que todos menos 3 de ellos sufrieron algún tipo de enfermedad durante el viaje, e identificaron 175 riesgos biomédicos.


Los vuelos espaciales nos salieron bien debido a la arrogancia y a la suerte, y porque a los astronautas se les envía en muy buena forma. Pero, en realidad, llevamos individuos sanos a un entorno de enfermedades“, dijo el Dr. John Charles, fisiólogo de la NASA.





Cuando partieron, los “colonos espaciales” ya sabían que se embarcaban en un viaje sólo de ida. Que, una vez iniciado, no podían volver a la Tierra. Hawking preavisaba de que sólo se pueden hacer viajes al futuro, no al pasado… y viajar en el tiempo es lo que han hecho, por atravesar un agujero de gusano. Otro precio por viajar lento pero lejos.


En fin, por una cosa u otra, antes o después… se trata de un Viaje Sin Supervivientes.


Mejor así. No habría sido fácil la reaclimatación a condiciones de gravedad, y, en la superficie del planeta, tendrían que haberse enfrentado a un par de retos a muy corto plazo: “Qué comeremos” (excluyendo el canibalismo), y “Cómo defenderse de un ambiente hostil” con bacterias, virus y organismos desconocidos (típicos de todo “Nuevo Mundo“).


¿ Valía la pena ?


Lo que vale la pena



No es que haya muchos peligros, costes, incertidumbres y problemas con los viajes espacio-tiempo y la tecnología.


Es que, fuera de la Tierra, el ser humano no puede sobrevivir.


Cuando dice que “no creo que la raza humana tenga futuro a menos que se vaya al espacio“, Hawking no envía un mensaje de esperanza a la Humanidad, la envía a la extinción … Y, además:

  • Legitima el “sigamos esquilmando la Tierra” porque, cuando se agoten sus recursos, hace técnicamente “viable” que podamos irnos a otro sitio “a por más“. Visto el reparto de la riqueza actual, en realidad, estamos esquilmando a nuestros congéneres.


  • Denota que es nuestro destino ir hacia las estrellas… El fundamentalismo científico puede llegar a ser igual de peligroso que el religioso cuando afirma la “predestinación“, niega cualquier problema de “mala conciencia“, y encima, asigna una “recompensa futura


  • Omite que la supervivencia fuera de la Tierra, ya en el espacio, ya en otros planetas, es imposible. Los seres humanos somos seres terráqueos, por mucho que consigamos trasplantarnos órganos artificiales. Para los viajes espaciales, están los robots.


  • Sabe que no podríamos ir todos, con lo que acabará diferenciando a los que pueden/merecen ir ó no, por razón de status, clase social, constitución física, profesión, acceso a cierto tipo de educación… Equivale a un  “vayamos, pero sólo unos pocos, los que ahora nos autoconsideramos mejores y más preparados“. En fin, otro caso de ideología de superioridad, y de supremacía de unos pocos individuos sobre el resto.


  • También viene a decir “vayamos a por otros planetas, somos una potencia colonial“. No en vano se la llama “la conquista del espacio”. Sin embargo, visto lo felices que el colonialismo ha hecho a los subyugados en el pasado, es harto dudoso que sirva de modelo para el futuro, sea donde sea.



Y, al partir, las naves espaciales de colonos no abandonan la Tierra… abandonan a la gente.


Hawking no da esperanza alguna para la Humanidad.


(FOTO: Todos somos de la misma especie)



Pero sí que la hay. El futuro y el bienestar de la raza humana no pasan por salir de este planeta; pasa por compartir los recursos entre todos, haciéndolo sostenible, para todos por igual.


Que el mundo sufra miseria, conflictos, brutalidad, destrucción y agresión, parece encajar con la naturaleza del ser humano, pero el ser humano NO es así. El ser humano no es brutal, ni violento, ni agresivo, ni posesivo, ni competitivo… No lo es por naturaleza, pero sí lo es EN ESTA SOCIEDAD”  (J. Krishnamurti)


Es POSIBLE acabar con la pobreza, la guerra, el hambre, la explotación y la contaminación. El mundo no tiene que ser tal como es ahora. Hay una propuesta para que la sociedad no se base en el Dinero: una economía basada en RECURSOS. No es la “solución perfecta”: la humanidad siempre se enfrentará a problemas que resolver. Pero sí que es MUCHO MEJOR QUE EL CAPITALISMO, un fundamentalismo que sólo sirve al lucro de quien adora y sirve al dios/césar Sistema-Monetario-Bancario.


El aire que respiramos está al alcance de todos (y por igual). El espacio estelar, no lo está ni lo estará.


Cuanto antes lo asumamos Hawking y todos, antes nos concienciaremos y actuaremos para que las cosas cambien.


Hay que poner la Ciencia y la Tecnología al servicio del bienestar de todos, no para el lucro de unos pocos.





Es difícil sustraerse a la difícil condición física que sufre Stephen Hawking, y hasta comprensible que quiera escapar de la cárcel que su cuerpo le supone, “fuera del planeta“, “mejorando la raza humana“. La baja gravedad puede tener aplicaciones en la salud tales como permitir a los discapacitados físicos disfrutar una vida más activa.





En 2007, a bordo de un avión modificado, Hawking experimentó por primera vez la caída libre, flotando fuera de su silla de ruedas cibernética. Una experiencia maravillosa para alguien que confiesa que aunque no me puedo mover y tengo que hablar a través de un ordenador, en mi mente soy libre”.


Esa maravillosa experiencia tuvo lugar en la Tierra, rodeado de gente que también era feliz, que compartía y ayudaba, que puso a su disposición una tecnología para mejorar su bienestar.


Qué paradoja.



Sin salir de casa.


23
Abr
10

El día de la tierra



El 22 de abril se celebra el Día de la Tierra.





Pero, en lo profundo de las selvas de Ghana, en el Parque Natural de Mole, no parece haber muchos motivos de celebración.


En la que fue una de las reservas animales de mayor diversidad de Africa, la mayor parte de éstos ha desaparecido.


En las aldeas, muchos niños han tenido que abandonar la escuela.




Tienen que quedarse, para ahuyentar al creciente número de babuinos, cuyas incursiones son cada vez más frecuentes y agresivas.



A más de 3500 km hacia al sur, en la costa de Namibia, un grupo de pescadores termina la jornada.





Vuelven agotados, y descorazonados, porque traen sus barcos de vuelta a la orilla con las redes vacías.


Otras veces, se tienen que dar la vuelta porque del océano emana un hedor pútrido, como a huevos podridos.





Días extraños en la asolada Africa.


Ni los más viejos habitantes de Ghana y Namibia recuerdan hechos tan insólitos.


Tan aparentemente inconexos.


Bueno…


Aparentemente.





El biólogo Justin Brashares y sus colegas han mostrado que los babuinos de Ghana son una plaga, porque su ecosistema carece de grandes depredadores y de otros animales que compitan por los mismos recursos.


El resto de animales no está, porque la gente se los come.


La gente pobre los caza para comérselos directamente, y, por otro lado, para venderlos en el mercado negro de carne furtiva con destino a Europa y EEUU.


Y hay muchos pobres en Ghana. De hecho, es uno de  los países más pobres del mundo… pese a ser el 2º productor mundial de cacao, y disponer de oro, diamantes, manganeso y bauxita. Nada sorprendente… teniendo en cuenta que el FMI (un gran depredador fuera de las selvas) ya hundió sus zarpas en él a través de la Deuda.


Al comparar las capturas de pescado en Ghana entre 1970 y 1998 con las poblaciones de mamíferos en seis de las reservas naturales del país, el equipo de Brashares descubrió, que cuando había abundancia de pescado, aumentaban las poblaciones de mamíferos, pero cuando el pescado era escaso, el número de mamíferos caía en picado. Anta la falta de pescado,  los habitantes de Ghana tuvieron que recurrir a la caza y a la venta furtivas de fauna salvaje para satisfacer sus necesidades alimentarias y económicas.


Así que Brashares se hizo las 2 preguntas lógicas: ¿ por qué las redes de los pescadores está vacías?… y ¿ dónde están los peces?.





Entretanto, de cuando en cuando, frente a la costa de Namibia, aparecen multitud de peces muertos en la superficie del mar, que destila un olor fétido, pestilente.





La propia bióloga marina Anna Brownen Currie, funcionaria del Ministerio de Pesca, queda atónita cuando en la costa de su propio pueblo aparece una marea de peces muertos y un fuerte olor a huevos podridos.


Currie, junto al oceanógrafo Andrew Bakun, consultaron al experto en satélite Semanas Scarla, por si acaso…




Y, en efecto, en las fotos de satélite se apreciaban unas manchas verdes en la costa.


El análisis de las mismas determina que se trata de…





… una concentración masiva de fitoplancton marino: algas unicelulares, organismos microscópicos que aportan más del 90% de la de materia orgánica de los océanos.





El fitoplancton, cuando muere y se descompone, genera metano y sulfuro de hidrógeno (también llamado ácido sulfhídrico), que, al combinarse con el oxígeno del agua, genera a su vez azufre, el cual es tóxico para los peces, con un olor nauseabundo característico, que explica los fenómenos que se observaban.


Por otro lado, donde el fitoplancton prolifera, crea una “zona muerta” para las especies del siguiente eslabón de la cadena trófica.


En efecto, al requerir la luz del Sol para su actividad fotosintética, el fitoplancton está limitado a los metros más próximos a la superficie del mar. Durante la fotosíntesis, el fitoplancton en la superficie toma CO2 y produce oxígeno, pero, cuando muere, se hunde hasta el fondo, donde las bacterias de sus restos orgánicos toman oxígeno y emiten CO2 al respirar. Este oxígeno que utilizan las bacterias es el que está disuelto en el agua, y es el mismo oxígeno que utilizan todos los otros animales, ya sean los que también se situán en el fondo marino (cangrejos, almejas, camarones…) como los que nadan en el agua (zooplancton y peces), con lo que se crea una zona sin oxígeno (“anoxia”), y, por tanto, sin vida pluricelular.


Cuanto más fitoplancton hay, mayores son estos efectos.


Y Namibia no es sino uno de los muchos sitios del mundo donde el fitoplancton se está reproduciendo en grandes cantidades, como muestran las imágenes del proyecto SeaWiFS de la NASA:

Rios Mississippi (EEUU), Yangtzé y Perla (China)

Mar Báltico (Europa)

Mar Negro (Europa-Asia)

Islas Malvinas (Sudamérica)



La coloración que adquiere el mar, dependiendo el tipo de fitoplancton, puede ser fosforescente o roja…


El color rojo es también habitual, y, cuando aparece, recibe un nombre coloquial específico según la zona del mundo: “purga do mar” (en Galicia, España), “eau rouges” (en Francia), “acqua rossa” (en Italia), “akashiwo” (en Japón), “red tides” o “red water” (en paises angloparlantes), “tingui” (en Cuba), “turbio” (en Venezuela)…





Por cierto, al fitoplancton le encanta que los humanos usemos abonos y fertilizantes en la agricultura. Estos productos se filtran a las aguas de los ríos, y cuando llegan al mar, se convierten en más nutrientes para el fitoplancton, que hace lo que mejor sabe hacer: crecer y multiplicarse, lo que provoca que llegue más materia orgánica al fondo, que respiren más bacterias, y se creen más “zonas muertas”.


En la primavera, los organismos del fitoplancton se reproducen rápidamente incrementando su número, ya que los días son más largos y aumentan la cantidad de luz y la temperatura, utilizando más nutrientes (sales de nitratos y fosfatos) para crecer. En el verano, cuando son más numerosos, van agotando la cantidad de nutrientes, y disminuyen la actividad fotosintética. En el otoño, al ser los días más cortos, el fitoplancton muere y las bacterias empiezan a desintegrar su materia orgánica, cuya producción alcanza un valor máximo durante el invierno.


¿ Por qué las masivas y crecientes concentraciones de fitoplancton ?





Se supone que es la base de la cadena alimentaria de los ecosistemas acuáticos… Así que el equilibrio se debe haber roto de alguna manera…





En efecto, el fitoplancton prolifera… porque NO se lo comen.


Carece de predadores.


Y esto es así por una sencilla razón.


Los humanos nos estamos comiendo a los predadores del fitoplancton


.. Que no son otros que las sardinas, la anchoa y el boquerón.





La pesca de la sardina llega al punto de un auténtico acoso, visto el arsenal técnico para controlar, no sólo el movimiento de los cardúmenes, sino también las áreas y épocas de puesta de huevos.

Andrew Bakun



Andrew Bakun estableció la correlación:  la sobrepesca masiva de sardinas ha conducido a una “superpoblación” de fitoplancton, el cual deja zonas “zonas muertas” por falta de oxígeno, y provoca la aparición de erupciones marinas de azufre (envenenando peces y resto de fauna) y metano (un gas que contribuye al efecto invernadero), tanto en Namibia, como en el resto del litoral marino mundial.


Bakun, además, sugiere que este sistema podría ser un ciclo de retroalimentación positiva: que va a ir a más, porque el problema crea condiciones para que vuelva a ocurrir de nuevo, sin encontrarse un equilibrio…


Porque no sólo pescamos sardinas… y los ecosistemas también necesitan a los depredadores superiores.


Se calcula que el 90% de las especies de grandes peces depredadores han desaparecido desde la década de 1950, y que, en el año 2050, los 9000 millones de personas del planeta tendrán que ver documentales para ver atunes y peces espada, porque en el mar ya no quedarán.


La FAO estima que el 77% de las especies con valor comercial están afectadas en mayor o menor grado de sobrepesca, y el 52% en grado sobreexplotación máxima.


A su vez, Greenpeace alerta:

  • El 30% de las capturas mundiales es arrojada al mar de nuevo por su escaso valor comercial
  • La cantidad de grandes peces depredadores hoy en día es tan sólo un 10%
  • Un 25% de los arrecifes de coral, que son los ecosistemas marinos más diversos, ha desaparecido
  • El 25% de la superficie de manglares ha desaparecido en los últimos 20 años de los niveles pre-industriales





Los caladeros de  bacalao de Terranova están agotados, a pesar de que esta zona llegó a ser la pesquería económicamente más importante del mundo. Canadá se vio obligada a declarar una veda indefinida a su pesca en el año 1992, y 40.000 personas perdieron su empleo y forma de vida… sin embargo, a pesar de esta prohibición, hace ya casi 20 años, aún no se ha recuperado. Y en Europa, el bacalao está justo al borde del colapso.





Las playas de todo el mundo, y no sólo en verano,  se llenan de medusas.


Uno, se queda de piedra.


La causa más repetida por muchos medios de comunicación es el aumento de temperaturas debido al cambio climático. Pero ese no es, ni el único motivo… ni el principal.

La causa principal del aumento de la población de medusas es la disminución de las poblaciones de sus depredadores, como son la tortuga boba, el pez luna, el atún y el pez espada, debido, básicamente, a la sobrepesca y a la contaminación. Además, la disminución de poblaciones de otros peces hace que las medusas tampoco tengan demasiada competencia por su alimento y puedan comer sin límites. Así pues, estamos hablando en toda regla de una alteración severa de la cadena trófica marina.


Es la misma razón por la que los babuinos en Ghana campan a sus anchas… porque la gente se come sus depredadores, ya que no puede comer pescado por estar el mar sobreexplotado.


David Eli, presidente de FoodSPAN, una red de 50 organizaciones no gubernamentales que trabajan en Ghana para la seguridad alimentaria, culpa de la reducción de la población pesquera a la pesca industrial, que termina con los bancos y utiliza redes que arrasan el fondo del mar.


El Ministerio de Pesca de Ghana estima que hay cerca de 500.000 pescadores y pescaderías, y la inmensa mayoría sostiene una verdadera lucha para llegar a fin de mes. El número de trabajadores en la industria relacionada con la pesca supera los 2 millones, o cerca del 10% de la población de Ghana.


De ahí que, a  pesar de tener 550 km de costa rica en nutrientes, más del 30% del pescado que se come en Ghana se importa de otros países.

Al sur, Namibia posee uno de los caladeros más importantes del mundo (zona de Benguela), pero las flotas pesqueras extranjeras lo llevaron a  la sobreexplotación, especialmente desde la década de los 70’… hasta hoy.


A finales de los 70′, la captura anual de sardinas y boquerones era de unos 17 millones de toneladas. Ahora está cerca del millón de toneladas… y sufre invasiones de medusas.


Tras obtener la independencia en 1989, y pese a los esfuerzos del gobierno por acotar las capturas, la población de sardinas no ha conseguido recuperarse.


Esta depredación no resulta sorprendente, teniendo en cuenta que, en el momento de la independencia, el 75% de la agricultura y de la pesca pertenecían a hacendados de origen europeo.


Todo ello es una consecuencia del dominio del Dinero sobre las Personas, escondido tras los términos eufemísticos de Globalización del siglo XXI,  antes llamada Capitalismo en el XX, y algo antes, en el XIX, Colonialismo… y, por lo demás, coloquialmente conocido como esclavitud, ejercida por muy pocos sobre la gran mayoría.


Los estados subvencionan la industria pesquera para ir cada más lejos, a sobreexplotar los caladeros más ricos… como el de Namibia, el de Ghana… ó el de Somalia (con o sin licencia, condenando a los pescadores locales a la piratería)…



Se opera a nivel planetario.


Por eso, el “cultivo de peces“, es decir, la acuicultura, ya produce casi la mitad del pescado que consumimos.





Algunos la llaman la “Revolución Azul“.


Las especies actualmente criadas en España a escala comercial son: dorada, rodaballo,  lubina, anguila, besugo, corvina, lenguado y abadejo, además del langostino, lo que supone estar en cabeza de la UE en cuanto al nº de toneladas de producción.





Los intereses comerciales prefieren la acuicultura porque es un proceso predecible:

  1. Los pescadores tienen una buena aproximación de lo que capturarán cada año
  2. Los científicos pueden hacer buenas previsiones del futuro, teniendo en cuenta la biomasa y el rendimiento actuales
  3. Los consumidores obtienen precios más estables



Frente a las ventajas, poco se habla de que, al igual que la agricultura intensiva en tierra, la acuicultura puede contaminar y propagar enfermedades, a tal punto que, conforme se convierte en una verdadera industria, valga la pena plantearse si realmente vale la pena.


Los peces, mariscos y moluscos criados o engordados en granjas acuáticas suelen tratarse con una amplia gama de productos químicos (antibióticos, pesticidas, fungicidas…) para evitar enfermedades.


Además, para alimentarlos casi siempre se usan piensos elaborados con… lo que era de temer: pescado.


Para conseguir 1Kg de salmón pueden llegar a emplearse 3-4 Kg de pescado, algo que sucede igualmente para otras muchas especies, como la dorada y la lubina.


Aumentar la producción de la acuicultura no será posible sin pescar más, y eso es algo que nuestros océanos no pueden permitirse.


En paralelo, las jaulas de cultivo habitualmente empleadas para la acuicultura generan gran cantidad de residuos, como restos de comida o defecaciones que se depositan en los fondos marinos, contaminándolos.


Por no hablar del daño medioambiental para instalar las granjas…

Manglar destrozado para cultivar gambas, langostinos, camarones...



El caso paradigmático es la de la cría de langostinos en lagunas costeras artificiales. Este cultivo destruye algunos de los ecosistemas costeros más valiosos del mundo, los manglares, contaminándolos con antibióticos y pesticidas. Muchos estanques de cría han sido construidos en zonas de pesca tradicionales obligando a pueblos enteros a emigrar. Según la FAO, se han deforestado más de 5 millones de hectáreas de manglar en los últimos 20 años. Cerca del 40% de esta deforestación se debe al cultivo de langostinos.


Los estanques contaminan ríos y estuarios cercanos, ya que en la cría, como decíamos, se utilizan antibióticos, insecticidas, alguicidas y funguicidas, además de otros aditivos.


España importa langostinos de cultivo principalmente de países iberoamericanos, como Brasil, Colombia, Ecuador, México, Honduras y Venezuela, donde las piscinas de cultivo de langostinos roban cada vez más espacio al ecosistema del manglar y de otros importantes humedales.


Todos estos problemas subrayan el hecho de que todavía estamos al principio de la curva de aprendizaje por lo que de la acuicultura se trata. Pero, ¿ quién parará a los empresas en pleno auge del sector ?.


Ni la lógica ni la ciencia pueden competir con el afán de lucro.


¿ Un virus ?


Por qué no. Y, un día de estos, sí que será de verdad.


Por ejemplo, alguna mutación del virus similar al herpes, proveniente de la sardina de California, que mató al 90% de la sardina australiana hace 15 años, podría saltar de especie y alcanzarnos.


Pero no habrá problema… sólo son personas. Y más negocio para las farmacéuticas.


Frente a las críticas, la industria propone desarrollar una acuicultura multitrófica integrada: imitaciones de ecosistemas, donde se generen residuos que sirvan a su vez para alimentar a otros animales que también se “cosechen”.


El problema es la selección de especies, porque no todas son aptas para el consumo o tienen interés comercial.


En este punto, es fácil entrever lo limitado y pueril del intento, que, eso sí, servirá como autojustificación de la industria cara a la opinión pública.





Porque el verdadero sistema integrado es el MAR en su conjunto.


Y esa industria que ya lo ha sobreexplotado (utilizando las más dañinas artes de pesca), ahora nos quiere hacer creer que va a reproducirlo en entornos controlados, en pequeños ecosistemas-granja… de forma sostenible y limpia.


Claro.


Y qué más.


Esta sinrazón debe acabar.


Cuotas, cupos, multas, creación de zonas marinas protegidas, pesca no centrada en unas pocas especies, uso de artes de pesca no destructivas… Lo que ya sabemos que hay que hacer y sigue sin hacerse, a nivel gubernamental e internacional.


Como consumidores, ¿podemos elegir el pescado capturado con el método menos dañino?  ¿Sabemos si el pescado de acuicultura proviene de una granja con alguna o ninguna certificación medioambiental?


Lamentablemente no, puesto que las leyes que regulan el etiquetado no obligan a especificar el sistema de pesca utilizado ni las certificaciones. Estas omisiones son graves, y deberían corregirse de inmediato.


De momento, sólo disponemos de Guías para el consumo responsable de pescado





Y unas cuantas recomendaciones:

  • Si vamos a consumir gambas o langostinos, siempre conviene rechazar los productos de la acuicultura, y consumir aquellos que sean frescos y procedan de zonas frías y templadas, donde el daño es menor.
  • El salmón es un producto a evitar donde los haya. Un simple vistazo al precio permitirá distinguir el salmón salvaje del cultivado: la pesca ha sido tan intensiva y la población de salmón salvaje tan escasa, que el precio de éste es prohibitivo. El 60% del salmón de nuestros mercados se produce en granjas de acuicultura; hacinados, los salmones son tratados con antibióticos, alguicidas y otros productos químicos.  Según un estudio publicado en la revista Science, en los salmones de cultivo se han encontrado altos índices de 14 contaminantes organoclorados, como PCB, CCT, HCB o dioxinas, muy peligrosos, sobre todo, para niños y embarazadas. Ni el color del salmón cultivado es natural; de no añadir colorantes como el Canthaxanthin o el Asthaxanthin, la carne del salmón cultivado sería gris. Además, hay un grave riesgo de que, si escapan los salmones criados en granjas, puedan desplazar a la población natural y transmitir infecciones. A todo ello, hay que sumar las enormes cantidades de pienso que consumen: como decíamos, se necesitan entre 3-4 Kg para engordar 1 Kg de salmón.
  • Esto mismo, aplica para la dorada y la lubina
  • El grave estado de las poblaciones de la mayoría de peces planos, como el rodaballo, aconseja limitar su consumo… La mayoría de estos peces provienen de pesquerías de acuicultura de gran impacto ambiental.

Pezqueñines NO



Asimismo, como consumidores responsables, debemos denunciar la venta de pescado de talla ilegal.


Y no solo los boquerones, los chanquetes… Los mercados locales ofrecen a menudo “merluzas jóvenes” (pescadilla, pijota, carioca, lluçet) de longitudes inferiores a un palmo.


Todo esto es muy grave, por ser ejemplares inmaduros: no se han llegado a reproducir.





También es importante comparar las políticas de compra de los principales grupos de distribución alimentaria, y analizar quién ha hecho un mayor esfuerzo a la hora de ofrecer productos pesqueros sostenibles, como ha hecho Greenpeace.

El Hundimiento



Paradojas del destino: los humanos empleando barcos para pescar la sardina… rompiendo la cadena trófica… y consiguiendo que la sobrepesca de la sardina sea un torpedo que impacte directamente en la linea de flotación de la supervivencia humana. Otra batalla perdida. ¿ Fin de la guerra?.





El entierro de la sardina, podría ser el nuestro…


… si no damos la lata.





22 de abril. Día de La Tierra. Día del Mar.

23
Mar
10

Imanes para la eternidad




Gran éxito de ventas de las pulseras magnéticas, y pulseras con holograma.

Las pulseras se agotan nada más llegar a las tiendas y el número de reservas excede con creces las unidades que salen al mercado.


Avaladas por ex-presentadores de “Saber vivir“, inquilinos de la casa de “Gran Hermano“,   corredores de Formula 1, y futbolistas,  las ventas en España se cuentan por cientos de miles.


Un negocio redondo si se tiene en cuenta que cada brazalete vale, al menos, 35 euros.


Pero… ¿ qué es ese dinero, comparado con los beneficios obtenidos ?


Aunando la “terapia de los imanes” con “la tecnología de los infrarrojos”, y las “frecuencias de los hologramas”, anuncian una mejora del equilibrio, la fuerza, la elasticidad, la resistencia y la concentración… e incluso, curar el cáncer.



Es la puesta al día de la pulsera Rayma, “un resonador de energía pasiva que ayuda a mantener el equilibrio entre las vías de fuerza del cuerpo humano que afectan a los músculos, articulaciones, órganos y bienestar general”.

La Fundación Lance Armstrong lanzó su pulsera de silicona amarilla “Livestrong” para recaudar fondos contra el cáncer… y la combinación ha terminado por reconvertirse en un producto comercial de “Magnetoterapia“.


Hay más de 500.000 páginas web en las que se afirma que los imanes tienen un poder de curación casi milagrosa, que, a nivel mundial, supone ventas por valor de más de 1000 millones de dólares.



El supuesto potencial curativo de los imanes se basa en las más diversas justificaciones, como por ejemplo…

1. “Las más antiguas culturas, como China y Egipto, utilizaban imanes naturales debido a sus poderes terapéuticos”

Curioso, porque Miguel A. Sabadell,  astrofísico y profesor asociado en la Universidad de Zaragoza, afirma “Ni los egipcios ni chinos conocían el uso terapéutico de imanes. Los egipcios, probablemente ni siquiera conocían la existencia de los imanes”.

2. “Los imanes matan el cáncer, porque el magnetismo y las células del cáncer son formas en espiral, y las espirales grandes dominan y matan a las espirales pequeñas

Sin embargo… si eso fuera verdad, las espirales magnéticas también destruirían todo el ADN, que, recordemos también tiene forma espiral, y, por cierto, de tamaño mucho más pequeño que el de las células cancerosas. Dado que sin ADN, uno se muere… estos “super-i-manes” matarían a todo ser viviente con el que entrasen en contacto.

3. “Los astronautas de la NASA utilizan la terapia magnética”

Bien, esto es un mito… o sea,  una burda mentira. Es más, lo último que querría la NASA es generar campos magnéticos que pudiesen interferir con la electrónica de a bordo.

4. “Las pulseras con hologramas llevan grabadas unas frecuencias naturales que resultan beneficiosas para el cuerpo humano”

Sin embargo, un holograma no es más que una fotografía especial, registrada mediante un rayo láser en una emulsión sensible especial… Por eso, un holograma no emite nada diferente a lo que podría emitir una fotografía convencional. Y, por cierto, el material del holograma se llama Mylar, que es un poliéster, un trozo de plástico, que se usa como aislante… Si recortas el holograma de una tarjeta de crédito caducada, o recortas una foto de carnet, y te la pegas al reloj, ya tienes tu propia pulsera. Con los mismos beneficios.

5. “Las pulseras ayudan a magnetizar el agua y así aprovechar sus efectos beneficiosos”

Esta afirmación, tan extendida entre los promotores de la terapia magnéticas, no es sino… otra mentira. Porque… ¡el agua no puede ser magnetizada!. Es cierto que los imanes muy potentes pueden tener un efecto sobre las moléculas de agua, pero este efecto es muy, muy pequeño, y sólo temporal… Para que se magnetizase el contenido de un vaso de agua con la intensidad de un 1 Gauss, habría que exponerlo a imanes que generasen un campo de fuerza de 100000 Gauss… pero no se puede llevar un gran laboratorio en la muñeca.

6. “Los campos electromagnéticos pueden estimular el metabolismo y aumentar la cantidad de oxígeno disponible para las células”

Lástima que haya varios estudios que han demostrado que los campos magnéticos estáticos no afectan el flujo de sangre… Un resultado lógico, dado que el hierro existente en la hemoglobina no es ferromagnético. Menos mal, porque si lo fuese, la gente explotaría al hacerse una resonancia magnética.

7. “La terapia magnética no es una cura en sí, pero permite que los mecanismos de curación natural del cuerpo trabajen a un nivel óptimo”

¿Cómo?  ¿ Que los imanes no curan? Entonces, ¿para qué usarlos? Así que, después de haberte gastado el dinero en uno o varios productos magnéticos, y tras haber descubierto por ti mismo que no sirven para nada… ¿ van, y te recuerdan “que ya te lo advirtieron”… que “los imanes no curan” ?

TImanes



Y, por supuesto, hay varios estudios científicos que desmienten las supuestas bondades de los imanes.


En particular, uno de los estudios muestra que los sujetos  decían experimentar un mejor “equilibrio” cuando llevaban puesta una “pulsera placebo (sólo silicona) que cuando llevaban puesta la “pulsera auténtica” (de las marcas EFX y Power-Balance).


Incluso, en un 20% de los casos, las sensaciones que experimentaban los sujetos eran peores cuando llevaban pulseras, que sin ellas.


A la vista de los datos recogidos y, de las impresiones manifestadas por los participantes en el estudio, extrajeron estas conclusiones:

1) Las mejoras experimentadas eran debidas a factores psicológicos, más que a la efectividad real de las pulseras.

2) Las pulseras no ejercen efectos, ni positivos, ni negativos.

3) Las supuestas bondades de las pulseras serían más un truco publicitario que un logro tecnológico.

Alejandro Perales, es el de la derecha



En España, el Real Decreto 1907/96 prohíbe la publicidad de productos con pretendida finalidad sanitaria “que pretendan una utilidad terapéutica para una o más enfermedades, sin ajustarse a los requisitos o exigencias previstos en la Ley del Medicamento y disposiciones que la desarrollan”.  Si se ajustasen, tendrían que realizar… ¡ un control sanitario previo a su lanzamiento !


Lamentablemente, parece que, de oficio, no se aplican ni ésta, ni otras leyes de protección ante los imanes, cristales, amuletos, pociones mágicas, u otras autodenominadas curas milagrosaspor lo que sólo queda denunciar.


Alejandro Perales, presidente de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), lo justifica así:

“La cantidad de productos que, hoy por hoy, utilizan alegaciones de salud, como cosméticos, alimentos o productos higiénicos y dietéticos, es tan brutal, que es prácticamente imposible que la Administración pueda ejercer un control previo sobre todos ellos… Se produciría un cuello de botella que impediría el correcto funcionamiento del mercado“.


Pues nada.


Que no se pare el correcto funcionamiento del mercado.


Total, sólo lo compran personas.


Maldito dinero





Entretanto, el distribuidor de pulseras José Luis Gómez, va diciendo que:

«La prueba más elocuente de que la pulsera algo hace, es que se vende más de lo que podemos suministrar, gracias, únicamente, al boca a boca».


Qué cara




Una vez más, como ya vimos en este Blog, en nuestro afán por mejorar nuestra salud, caemos en manos de timadores, de estafadores sin escrúpulos, a los que impunemente se les permite promocionar sus productos.


Porque intentan vender algo más que un complemento estético.


Juegan con la salud.


Cómo desconfiar de alguien que,  pareciendo bienintencionado, nos ofrece un supuesto invento para mejorar nuestra salud, y nuestro equilibrio físico y mental…

Supersticiones, a falta de Decisiones





Superstición es cerrar los ojos a la realidad, y abandonarse en creencias fáciles, simples, por muy chocantes o sin sentido que parezcan.


Así que, con las pulseras, estamos ante otra superstición.


Es esa misma superstición la que amenaza a las personas albinas en Tanzania… o la que podría amenazar a los varones en Colombia, quién sabe… Y, sí, es la misma que subyace tras los mitos religiosos.


La superstición, como huida de una realidad… para caer en otra peor: en las manos de  estafadores.


$u €stafa, gracia$


Un sacacuartos, no exento de cierto esnobismo.


Habrá personas que den fe de lo mucho que han mejorado desde que llevan las pulseras de marras.


Pura autosugestión.


Valdría cualquier pulsera, de plástico, hilo, papel… o imaginaria.

Cerebration



Los imanes que sí son útiles son los que se utilizan para realizar resonancias magnéticas.  Generan campos magnéticos enormemente más potentes que los de cualquier imán comercial de “teletienda”… pero no curan.  Ojalá lo hicieran… Pero no curan, y ya sabemos por qué.


Puede que, algún día, cuando se desarrollen los medicamentos nanotecnológicos, los imanes moleculares sirvan para guiarlos directamente hasta el órgano afectado.


Pero, hoy por hoy…

Tu Frigorífico Tiene El Poder



No creer en supercherías, no significa que no tengamos una mente “abierta“.


Sigue abierta para las cosas que mejoran nuestra vida… como, por ejemplo, para denunciar los abusos ante la Administración y ante la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol).

30
Nov
09

Vibraciones



Las ventas de plataformas vibratorias no han parado de crecer desde que el producto se introdujo en España hace dos años.








Así lo han confirmado los responsables de los principales suministradores de home fitness, que han coincidido en señalar además que el pico de ventas llegará a su cénit durante la actual campaña de Navidad, como regalo estrella.


Las terapias de vibración se remontan a la Grecia Clásica. Los precedentes más recientes son los del Dr. Harvey Kellog a finales del siglo XIX, y los del programa espacial soviético en la década de los 60′, hasta que, en 1998, el entrenador y preparador fisico holandés Guus van der Meer adopta la idea yla integra en sus programas de trabajo con atletas y deportistas. El mismo diseña la máquina y la patenta, con el nombre de Power-Plate®, en 1999.


Una plataforma vibratoria es una máquina dotada de una base elevada, que vibra de forma vertical/multidireccional, o bien oscila.

En base a que la acción de las vibraciones estimula las estructuras neuromusculares con resultados similares a los logrados por la actividad física, los suministradores proclaman estos beneficios por su uso:

• Provocan una contracción muscular completa sin esfuerzo, estimulando tanto las fibras rojas como blancas
• Mejoran la circulación sanguínea
• Aumentan la liberación de hormonas del crecimiento y de la testosterona, mejorando el metabolismo y una mayor combustión de las grasas
• Aumento del tono, de la fuerza y de la masa muscular
• Aumento de la flexibilidad articular
• Aumento del consumo energético y en consecuencia, reducción del peso corporal
• Reducción de la celulitis
• Rehabilitación motora
• Prevención de la osteoporosis
• Tratamiento del dolor
• Tratamiento del Parkinson


Para ello, esgrimen una serie de estudios científicos.

El más citado es el del Dr. Clinton Rubin, de 2001.



Tras colocar pavos en una placa vibratoria todos los días durante 20 minutos, concluyó que la exposición a frecuencias de 20-50 Hz (1 Hz = 1 ciclo por segundo) mejoraba la densidad ósea y la morfología muscular, con lo que se podía estar ante la base para ayudar a mantener unos huesos sanos.



El estudio de Rubin estaba subvencionado por la NASA, que desde entonces ha experimentado con un dispositivo vibratorio Juvent creado por el popio Rubin para prevenir la pérdida ósea de los astronautas en el espacio (una osteoporosis galopante del 2% mensual), sometiéndolos a sesiones de 10 a 20 minutos diarios.



Otros estudios se han venido sucediendo. Uno de los más recientes es el realizado por  investigadores del Ibiomed (Instituto de Biomedicina de la Universidad de León), analizando por primera vez los efectos de una plataforma vibratoria en personas mayores sometidas a condiciones de fatiga; concretamente , en un grupo de usuarias del centro de deportes de Eras de Renueva (León).





Como conclusión, el entrenamiento mediante estas plataformas incrementaría la fuerza de los mayores hasta casi un 40%, y su movilidad en un 9% , tras 10 semanas con sesiones de trabajo de 10 minutos como máximo a frecuencias entre 20 y 60 Hz.



Esto cuadra con el hecho, muy conocido anteriormente, de que el cuerpo humano es muy sensible a vibraciones, especialmente entre 0-25 Hz. Es más: las diferentes partes del cuerpo poseen unas determinadas frecuencias de resonancia; por ejemplo, el sistema tórax-abdomen la experimenta entre 3 y 6 Hz, y el sistema mano-brazo, entre 12 y 16 Hz.



De hecho, diversos organismos e instituciones (como la Unión Europea), han regulado, en base a las normas ISO 2631 (ya en 1974) y 5349 (del 2001), la idoneidad de las vibraciones transmitidas al cuerpo humano por aparatos industriales.



No obstante, frente a las potenciales ventajas, la literatura producida también incluye una serie de riesgos y contraindicaciones respecto al entrenamiento con plataformas oscilantes o vibratorias :



Embarazo
• Trombosis (especialmente la venosa profunda, TVP)
• Enfermedades cardiovasculares
• Heridas recientes de una intervención quirúrgica
• Prótesis sintéticas/artificiales de articulaciones
• Hernia aguda / discopatía / espondilólisis
• Diabetes grave
• Epilepsia
• Enfermedades agudas / procesos inflamatorios
• Migraña grave
• Marcapasos
• Implante reciente de DIU, espirales, clavos, pernos o placas de metal
• Tumores
• Problemas/disfunción de la retina



A esta lista de efectos asociados a la vibración, hay que incluir otros problemas menos aparentemente relacionados: hipertiroidismo, retención de líquidos, problemas con hormonas en los ovarios de la mujer,…



Incluso, hay expertos que temen que las plataformas de vibración puedan sacudir demasiado la cabeza, causando visión borrosa, pérdida de la audición… e incluso daños cerebrales.


Continente... con contenido



La lista es lo suficientemente extensa como para considerar que el uso de estas plataformas es inocuo, pero su compra es fácilsin supervisión alguna: al alcance de cualquiera al que se le plantee la posibilidad de invertir en salud para sí mismo y sus allegados… es decir, al alcance de cualquiera.



El trabajo en las plataformas vibratorias es muy dependiente del tiempo, la frecuencia de uso, la frecuencia de vibración seleccionada, la amplitud de la vibración, y la postura adoptada.



Para las articulaciones, músculos, órganos y vísceras varias, no es muy recomendable vibrar sin parar. Sólo hay que fijarse que, industrialmente, para los test de resistencia de anclajes, rótulas y demás, se usan sistemas de vibración continua para comprobar su resistencia.



La vibración en sí estimula las enfermedades y lesiones de la médula espinal, como les sucede a los trabajadores que utilizan maquinaria de construcción.



Otro de los problemas de las plataformas vibratorias es que las articulaciones tienen varios músculos que permiten sus movimientos y aseguran su estabilidad,y muy pocas personas (menos del 10%) están preparadas para entrenar sobre una máquina o material que provoque inestabilidad, como éstas. Aunque se mejorase el tono muscular, se fomentará que los músculos más fuertes soporten más trabajo, con lo que el patrón de descompensación aumenta: el músculo fuerte se hace más fuerte y el más débil se hace más débil. A largo plazo la probabilidad de dolor por descompensación es alta, aunque no está aún probado…



Porque estas y otras consecuencias se verán después de 10, 20 o 30 años de uso. Y para entonces, no habrá compañías a las que reclamar, y miríadas de otros productos habrán inundado cíclicamente el mercado, abusando del afán de la gente por mejorar su salud y bienestar.



También por internet



Más allá del buen uso de estas herramientas y de su accesibilidad sin las correctas indicaciones de utilización, el mayor problema es que ni siquiera se está vendiendo lo que se dice estar vendiendo. Hay más de 180 productos comerciales, pero no más de 10 cumplen las especificaciones técnicas, normativas, o ni tan siquiera las comprometidas en su manual, inundando el mercado con productos peligrosos, de baja calidad, a menor precio (pese a no llegar a ser, realmente, asequible).



Porque cualquier vibración no produce efectos beneficiosos.



Ya hay algunos estudios (muy pocos) que se molestan en comparar, y en mostrar que algunos de los dispositivos están induciendo vibraciones muy altas, y potencialmente peligrosas, al cuerpo, muy por encima de las normas ISO de seguridad, fuera de los límites de tolerancia humana.



Y no hay organismos que regulen su disponibilidad, ni hagan frente al afán de lucro de las compañías sin escrúpulos.



Los anuncios que vemos en TV, prensa y radio los realizan suministradores que son realmente minoristas de fabricantes localizados principalmente en China, cuyo control de  componentes está orientado al descenso de costes en lugar de a especificaciones sanitarias o de calidad:


  • Qingdao Kingdom Plastic & Steel Co., Ltd.
  • Shanghai Yinmengtaofu Industrial Development Co., Ltd.
  • Wuyi Enpower Fitness Co., Ltd.
  • Zhejiang Healthstart Fitness Equipment Co., Ltd.
  • Yongkang Jiuling Industry & Trade Co., Ltd.
  • Wuyi Ruicheng Mechanical Power Co., Ltd.
  • Luck Rich Commodities Co., Ltd.
  • EVERTOP Hardware Industrial Co., Ltd.
  • Wuyi QiMeiJia Motion Apparatus Co., Ltd.



Lloyd Shaw



Lloyd Shaw fue  director de producción de PowerPlate entre 2003 y 2004, hasta que se fue de la empresa debido a “prácticas poco éticas y mala calidad …. Se trasladaron a China para hacer copias baratas, eso es un hecho, y no va a cambiar“.



Desde el año 2000 hasta marzo de 2004, Power Plate International comercializaba bajo la marca Power Plate un equipo diseñado, fabricado y patentado por una empresa holandesa.  En 2003, Power Plate International fueron descubiertos por hacer copias falsificadas en China para luego venderlas bajo la marca Power Plate.  Se supone que, al menos, 300 Power Plates falsos recalaron durante 2002 en  Sudáfrica, EEUU, Alemania, España,… Tras el conflicto de patentes, Power Plate International no tuvo reparos en crear una plataforma desde cero, pero utilizando materiales más baratos, y a toda prisa.


Cuando se pone más cuidado en el dinero y menos en las personas, más se obvian los controles de peligrosidad y calidad, y más anónima, distante y deslocalizada es la producción, dificultando la trazabilidad de la responsabilidad.



Ningún organismo vigila.



Con total impunidad, se mercadea con la Salud.

Y estamos ante dispositivos que, vista la lista de riesgos y contraindicaciones… deberían usarse bajo prescripción y supervisión médica.

Receta... y seguimiento



Las suministradoras no han tenido reparos en publicitarse citando como fuentes las investigaciones médicas, adulterando su ámbito y conclusiones, para ofertar productos que no están de acuerdo ni con uno ni con otras, pero que, a la vista del público, lleven el marchamo de “probado científicamente”.



Las máquinas vibratorias de ejercicio que se publicitan en los medios de entretenimiento no deben confundirse con las máquinas de vibración, mucho menos agresivas, que a veces se utiliza para el tratamiento de la osteoporosis y otros problemas del músculo esquelético. En palabras del Dr. Clifford Rosen, director del Maine Medical Center for Osteoporosis Research and Education de Scarborough:Las otras máquinas, las máquinas de ejercicio, tienen una régimen demasiado alto de vibración, por lo el cuerpo se ve agitado excesivamente.”



Hay máquinas, y máquinas.



Bill Amonette, uno de los científicos que colaboran con la NASA, dice:  “La ‘vibración’ funciona … pero todavía estamos tratando de averiguar cómo usarla bien, y creo que eso nos va a llevar bastantes años “.



Porque, por ejemplo, las plataformas que utiliza la NASA, no son las de la teletienda, sino las de Juvent Inc., la empresa que parte de los desarrollos del Dr Clinton Rubin, cuyos estudios antes mencionamos.


El Juvent 1000 parece una báscula, es bastante menos intrusivo...



El propio Rubin advierte:




“Antes de examinar las vibraciones como una vía de intervención para la osteoporosis, es importante considerar los beneficios de las vibraciones en comparación con los posibles riesgos y complicaciones de su uso.




Porque las vibraciones pueden ser sumamente peligrosas, y provocar varias patologías.

Las industrias como el transporte (camioneros, tractoristas) y la construcción (carpinteros, perforadores), así como los militares, están trabajando para minimizar la exposición de los trabajadores a estos estímulos mecánicos potencialmente nocivos, en lugar de fomentarlos como solución para las enfermedades del aparato locomotor.




Haciendo caso omiso de estos peligros,  los productos de PowerPlate, Galileo, Soloflex, Galaxy, Nemes, y otros, desarrollan  fuerzas G que exceden con mucho 1g, y por tanto deben abordarse con suma cautela. Están utilizando magnitudes entre 8 y 25g, mucho más allá de los límites de tolerancia humana recomendados por ISO y OSHA… Son 35 veces mayores en amplitud que las señales mecánicas que estudiamos, son inherentemente peligrosos, y a nuestro entender, muestran poca o ninguna evidencia de que sean seguros para los huesos, cartílagos, músculos, tendones, ligamentos o cualquiera de los órganos principales…




Que lo usen los atletas, aún a sabiendas de conocer estos peligros, es una cosa, pero que lo usen las personas mayores, las que padezcan osteorporosis, o las que tengan limitaciones funcionales, es otra cosa… muy dudosa, en el mejor de los casos.”



Por cierto, la plataforma Juvent trabaja por debajo de 0,3 g, que está dentro de los límites de seguridad establecidos por la ISO 2631. Y no se publicita para “perder peso”… sólo como tratamiento alternativo a los medicamentos contra la osteoporosis… Y  cuesta 2000€.




Nuria Garatachea



Y por eso, Nuria Garatachea, investigadora del Ibiomed, afirma: “la plataforma de vibraciones es una técnica muy novedosa y todavía no se conoce bien cómo deben ser los protocolos de ejercicio que deben realizar de forma segura los usuarios“.



De hecho, fue el propio Clinton Rubin quien sugirió realizar más experimentos científicos para estar seguros de que la terapia de vibración es efectiva para las personas: “Los animales son diferentes a los seres humanos” (Rubin había trabajado con pavos). Y añadió:  “Incluso entre los seres humanos hay muchas variables importantes, como la nutrición y la genética; lo que funciona para las mujeres post-menopáusicas (que a menudo sufren osteoporosis) puede no funcionar para los astronautas en el espacio“.



Finalmente, tampoco hay que descartar el efecto placebo. En un experimento se dividió en dos grupos a 23 enfermos de Parkinson, un grupo recibió vibración sobre una plataforma vibratoria y el otro grupo fue sometido a una sesión idéntica pero con la plataforma desconectada. Los resultados obtenidos indican que se produjo un aumento de la capacidad motora de los sujetos participantes, y que ese aumento fue de igual magnitud en ambos grupos.



Así que, quien vaya a utilizar las plataformas vibratorias comerciales, más vale que tenga suerte…


  • Para el consumidor, es difícil luchar contra la propaganda y las falsas promesas de salud y bienestar, sin organismos que validen, informen y legislen su uso.
  • Y para los gimnasios, es una tentación demasiado fuerte el montar clases de “power plate” ó “vibración“, que sólo duren 10 minutos, y les permitan acoger un gran número de clientes.



Hoy por hoy, el mejor y más fiable sustituto de un ejercicio cardiovascular es… algún otro ejercicio cardiovascular.



Y sale gratis, o casi.



Porque, puestos a vibrar de cuerpo entero, nada mejor que el genuino Vibromax:




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores