Posts Tagged ‘osteoporosis

29
Jul
10

Diíta



La coordinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la doctora Susana Monereo, pone de manifiesto que “sólo nos acordamos de los kilos de más cuando hay que quitarse la ropa, y esto es un gran error”.


Cierto. Un gran error. Porque no habría que acordarse nunca. Siempre es buen momento para el disfrute, sin importar los kilos estéticos.



Pero, en este caso, Monereo se refiere a la “operación bikini” típica de cada verano, y a los  efectos adversos de las dietas milagro, en esa o en cualquier otra estación del año, ya que pueden causar problemas sobre el metabolismo, además de producir un “efecto yó-yó”, que no se refiere al egocentrismo propio de la sociedad de consumo, sino al efecto de recuperar (e incluso superar) el peso perdido en un breve periodo de tiempo.  El 90% de las personas que empiezan una dieta recuperan el peso a los 5 años.





Es una curiosa y desafortunada paradoja que este problema afecte a las sociedades del primer y segundo mundo debido a factores de riesgo directamente relacionados con los hábitos de vida sedentaria, con la ingesta de alimentos hipercalóricos (ricos en grasas y azúcares, pero escasos en vitaminas, minerales y otros micronutrientes)… y con la TV. Mientras unos tienen que recorrer 20 kilómetros para llegar a los pozos de agua, para otros, mana de un grifo situado a pocos metros. Mientras unos solicitan donaciones de leche (como en Haití), otros la tiran. Mientras unos intentan prolongar su esperanza de vida más allá de los 45 años, otros se enfrentan a la obesidad, como su principal causa de “muerte previsible“. Así es este sistema de desigualdad sin sentido.

Según los dietistas-nutricionistas como Julio Basulto, verdaderos profesionales especializados del tema, las dietas saludables son sólo aquellas que son eficaces a medio y largo plazo, contribuyendo a prevenir la mayoría de enfermedades crónicas, y a ser un pilar de la salud.


Esto descarta todas aquellas que proclaman ser “rápidas y sin esfuerzo“, pero son perjudiciales, y, por tanto, fraudulentas, como las pobres en hidratos de carbono, las ricas en proteinas, las de ayuno y/o semiayuno, las de la sangre, las disociadas, la macrobiótica, las tóxicas, las orgánicas, de la sopa quemagrasas, del pomelo, del limón, la del calendario, la de la hora, la de los colores, la de la alcachofa


Son dietas peligrosas. Y todas cuestan dinero, bien en pastillas, zumos, jarabes y otros complementos.


Prometen ser naturales. Pero lo natural no siempre es lo recomendable. La coca y la cicuta también son naturales, pero no por ello son de ingesta habitual recomendable (sí… en ambos casos, está confirmado).



No hay una “educación nutricional“. Por qué iba a haberla… tampoco se enseña a cocinar (asignatura que debiera ser obligatoria en los colegios). Nada sorprendente en un sistema basado en el Dinero, donde no se explica a los niños por qué hay hambre en el mundo (ni a los mayores), donde no se forma a las parejas para ser padres (criar y educar), ni se evita que los que nacen desarrollen psicopatía (dado que 1 de cada 5 se comporta como tal de adulto).



¿ Es importante la “educación nutricional” , comparada con esos y otras posibles conocimientos ?



En principio, sí. Este tema, no sólo aglutina aspectos tan diversos como sanidad, industria agroalimentaria y desarrollo sostenible… de él, también depende la salud de cada uno. Sólo decíamos, “en principio”, porque, salvo que seas miembro del exclusivo club de los 144.000 que se salvarán en el Apocalipsis cristiano, no te queda por vivir más vida que ésta.





Y, por esa misma razón, hay quien se quiere aprovechar de ello. Como ya vimos, no una, ni dos, sino ya en varias ocasiones, se trata de un terreno abonado para que, al calor de la superstición, proliferen estafadores y timadores, cuando, en nuestro afán por mejorar nuestro peso (un 23% por salud, y un 73%… por estética), bajamos la guardia y nos convertimos en crédulos snobs,  suponiendo que “a nadie se le ocurriría mentir, engañar o robar con estas cosas“.


Y, bajo el amplio abanico de dietas, se esconden multitud de falacias sobre la alimentación.


Algunas mitos y verdades sobre la alimentación



No comas pan”.


Es una falacia. La revisión de estudios científicos realizada por el Grupo de Investigación de Nutrición de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, demuestra que una dieta rica en pan, y particularmente, integral, se asocia con un menor Indice de Masa Corporal y con una  menor circunferencia de cintura a lo largo del tiempo; en cambio, no se asocia a incrementos de la adiposidad.


Por cierto, los ‘hidratos de carbono’ (también llamados ‘glúcidos’‘carbohidratos’) del pan, arroz, pasta, legumbres y fruta deberían suponer al menos el 50% de nuestro aporte energético.


Reducir el consumo de fibra es pésimo para el intestino. Tomar muchas grasas saturadas, es quebrar la salud del corazón; máxime cuando casi el 70% de los adultos tenemos el colesterol elevado.


La Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2007, establecía: “Las dietas ricas en hidratos de carbono son cruciales para el control del sobrepeso y la obesidad“.


En agosto de 2000, la revista The Proceedings of the Nutrition Society, concluía: “Aconsejar un incremento del consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono, conduce a mejores resultados que aconsejar la disminución del consumo de alimentos grasos“.


Para llenar el estómago, si no comes lo que debes, es que estás comiendo lo que no debes (como dicen en Andalucía, “donde entra tajá, no entra rebaná“). Mejor rebanadas de pan, que lonchas de chicha.


“Los alimentos orgánicos son más nutritivos que los convencionales”


En agosto de 2008, un estudio llevado a cabo por investigadores del Departamento de Nutrición Humana de la Universidad de Copenhague, y publicado en la revista Journal of the Science of Food and Agriculture, concluyó que no existen razones científicas para sostener que la comida orgánica es mejor que la que ha crecido con pesticidas y productos químicos. Los expertos analizaron zanahorias, coles, guisantes, manzanas y patatas tras su cultivo en 3 medios: ‘tierra con poco estiércol’, ‘estiércol con pesticidas’, y ‘tierra con fertilizantes minerales y pesticidas’. No hubo diferencias nutricionales tras la cosecha.


A continuación, alimentaron con estas cosechas durante 2 años a 3 grupos de animales, y tampoco detectaron diferencias. Por tanto, las conclusiones desautorizan la creencia de que los alimentos cultivados de forma orgánica contengan más nutrientes que aquellos cultivados de forma convencional.


Por supuesto, lo anterior no exime de lavar los alimentos, no legitima el uso de cualquier pesticida, ni tampoco sirve de excusa para cultivar transgénicos. Pero no merece la pena pagar 3 veces más, por lo mismo.


“El calcio es bueno para la osteoporosis”


Eso es un mito. El calcio, tomado de manera aislada, no ha demostrado efecto significativo sobre la incidencia de fracturas en mujeres con osteoporosis posmenopáusica, según concluyó la Sociedad Española de Reumatología en 2006. Una extensa revisión de la literatuta científica publicada en diciembre de 2007 en la revista The American Journal of Clinical Nutrition confirmó que los suplementos de calcio (pastillas o similares) podrían aumentar el riesgo de fracturarnos la cadera. Al parecer, tomar calcio poor encima de las recomendaciones, hacen más frágiles nuestros huesos.


Demasiados productos lácteos, especialmente en la forma desnaturalizada que se venden en los supermercados, pueden ser el origen de muchos problemas de salud; los problemas de calcio se evitan mejor manteniendo una dieta equilibrada. Enfermedades como la osteoporosis, están íntimamente relacionadas con factores como la mala alimentación, el sobrepeso y el estrés.


“La miel es maravillosa, porque brinda un sinfín de propiedades medicinales”


Otra falacia. La cantidad de nutrientes que contiene la miel es irrisoria. Legalmente, para que un alimento sea “fuente” de una vitamina o mineral, debe aportar al menos un 15% de las recomendaciones de ese nutriente por cada 100 gramos de alimento ingerido. Pero, 100 gramos de miel contienen un 0% (nada) de tiamina (vitamina B1), y un 0,121% de niacina (vitamina B3)… Habría que tomar 2 Kg de miel diarios para cubrir el 15% de niacina recomendada. Mejor que no.


La miel tampoco tiene propiedades antioxidantes, ni cura quemaduras, ni actúa como antibiótico, ni mejora los constipados… Es un mero azúcar, que aporta calorías “vacías“… y produce mucha más caries que el azúcar
refinado
.


“Las legumbres no son saludables, porque inhiben o bloquean a otros nutrientes más importantes, y por eso hay que comerlas con mucha moderación… Es más, las lentejas son tóxicas.”


Todo lo contrario. Las legumbres son un alimento básico en una dieta sana y equilibrada. Son fuente de hidratos de carbono y de proteínas de buena calidad, aportan minerales esenciales como hierro -algunas de ellas, incluso más que la carne-, calcio, zinc, potasio, fósforo y magnesio, y algunas vitaminas, como la B y la E. Son un lujo nutritivo, a un precio inmejorable.


Puede que el intestino se “resista” un poco a la comida sana… pero, según el Colegio Americano de Gastroenterología.. emitir unos 14 gases al día es una prueba de salud intestinal. Aún así, hay trucos para evitar los gases: comer 6 veces al día en lugar de 2 ó 3; comer despacio; masticar bien; beber agua; cocinar bien las legumbres y luego dejarlas reposar 1 hora en el agua de la cocción… Las sustancias responsables del mal olor de los gases se encuentran, sobre todo, en huevos, carne, coliflor, ajo y cebolla. Pero, por cierto, comparativamente, ¿ qué provoca más flatulencias ?… Pues las bebidas carbonatadas, como refrescos y cerveza (por las burbujas… otra razón para beber agua), y el fumar (por tragar el aire).


“El Omega-3 debe ser una de la principales armas para tener un corazón sano”


Falso. La publicación British Medical Journal afirma que no se ha demostrado un efecto claro de los Omega-3 sobre la mortalidad general, sobre los eventos cardiovasculares combinados, sobre el  cáncer ni sobre la demencia (). Tampoco mejoran ni el rendimiento intelectual ni el físico, según queda registrado en la base de datos médica http://www.pubmed.gov.


No comas fruta después de las comidas principales, porque produce malas digestiones y genera obesidad”


Otro mito. El orden en que se ingieren los alimentos no importa, porque la cantidad de calorías es la misma. Tampoco es cierto el mito que afirma que si se toma la fruta después de las comidas, ésta fermenta en el estómago: la fruta no fermenta en el estómago, independientemente de que se tome antes o después de comer; el estómago no es un departamento dividido en diferentes alturas, por lo que el hecho de que la fruta se tome al final de la comida no significa que ésta quede en la parte superior del estómago y vaya a fermentar. Por cierto, es conveniente tomar todos los días al menos 3 piezas de fruta para poder llevar a cabo una dieta sana y equilibrada que favorezca nuestro estado de salud.


“El limón es bueno como depurativo del ácido úrico”


No ha podido demostrarse el supuesto efecto del limón sobre la fatiga, la acidez gástrica, la hipertensión, la insuficiencia renal o la gota. Y, especialmente en verano, es conveniente saber que un granizado de limón lleva 16 terrones de azúcar.


“La valeriana te relaja para dormir bien”


Pues no. En junio de 2007, investigadores de la Universidad de Washington concluyeron que las evidencias no apoyan la eficacia clínica de la valeriana como una ayuda para dormir o para tratar el insomnio; un placebo, sirve igual.



“El ajo es muy eficaz en la reducción del colesterol y triglicéridos en sangre”
Es otra falacia. Según los estudios de Archives of Internal Medicine de 2007, ni el ajo baja el colesterol, ni mejora otros parámetros sanguíneos relacionados con el riesgo cardiovascular.



“Los frutos secos engordan



Sin embargo, los estudios muestran que incorporar frutos secos en la alimentación no sólo no conduce a un aumento de peso, sin que, incluso, podría ayudar a su control. La clave está, en parte, en el consumo razonable. En este sentido, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) recomienda consumir entre 1 y 5 raciones por semana de frutos secos al natural, de los que haya que pelar, entendiéndose como ración el equivalente de 25 gramos de frutos secos (peso sin cáscara).


Según los resultados del estudio PREDIMED, las personas que suplementaron su dieta con aceite de oliva tenían una disminución del 8% en los indicadores de inflamación en las arterias; para las personas que suplementaron su dieta con frutos secos, la cifra mejoró: disminuyó el 9%.



“La ingesta de leche y de productos lácteos
no fomenta el colesterol, ni aumenta los riesgos cardiovasculares”


La principal fuente de grasas saturadas en Occidente son los cárnicos y los lácteos. Le siguen los pescados y los huevos. Tres vasos de leche entera contienen tanta grasa saturada como 150 gramos de beicon, y eso que sólo contienen un 3% de materia grasa. Y con los quesos es aún peor: el “curado” suele tener en torno al 60%, y el “fresco“, un 15%. Escoge lácteos desnatados.


“La leche artificial puede sustituir a la leche materna”
La artifical es la peor opción. A veces, es inevitable administrarla, sobre todo, si la madre trabaja fuera y otra persona ha de alimentar al bebé. Pero habrá que asumir varias cosas. Es sabido que la leche artificial no contribuye a la defensa contra las infecciones, a prevenir alergias y a proteger contra diversas afecciones crónicas, como lo hace la materna. Pero existe un efecto menos conocido… La leche artificial favorece que se tenga obesidad en la edad adulta. Eso es así porque en la leche materna hay presentes hormonas, como la lectina, que facilitan que el niño/la niña vayan regulando el quilibrio entre hambre, saciedad y grasa corporal, de forma correcta.


El estado de ánimo

A pesar de que el cerebro sólo representa un 3% del peso corporal total, es responsable del consumo del 20% de la energía que extraemos de los alimentos. Su funcionamiento requiere  oxígeno y de glucosa, pero, además, son necesarios otros nutrientes para el desarrollo de funciones de la mente, como la memoria, la concentración y el pensamiento.


Una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de vitaminas o minerales que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración, e incluso depresión.


En las personas bulímicas, la depresión aparece como causa y como consecuencia. Casi en la mitad de los casos, tienen o han tenido un trastorno afectivo. Otras alteraciones psíquicas que pueden estar presentes son: intentos de suicidio, consumo de drogas o alcoholtrastornos de pánicoansiedad (previo o posterior al esporádico,  voraz e impulsivo atracón), fobia social (porque no se gustan), puede ser la causa definitiva de abandono del trabajo o estudios, irritabilidadalteraciones del sueño, alteraciones de la personalidad… incluso cleptomanía (el impulso obsesivo e incontrolable de robar objetos sin ningún valor monetario ni sentimental).





La psicopatología de la bulimia se basa en la profunda, arraigada, pero errada, idea de que sólo a través de la delgadez y su “atractivo“, se podrá triunfar en la sociedad. La bulimia suele presentarse junto con un fuerte sentimiento de inseguridad y con problemas graves en la autoestima, en relación directa con el peso o con la imagen corporal (‘autoimagen’).


Pues bien. Varios estudios han demostrado que las personas con bulimia presentan una disminución en la función de la serotonina, lo cual explicaría la ausencia de saciedad y las consiguientes comilonas, sobre todo a base de azúcares.


Cuando éstos se encuentran en niveles bajos en el organismo, puede desencadenar episodios de tristeza, ansiedad, irritabilidad, insomnio… y todo el cuadro bulímico. De ahí la apetencia e ingesta excesiva, sobre todo de azúcares industriales (pasteles, golosinas, galletas y repostería en general), y particularmente por el chocolate, el alimento preferido para favorecer la síntesis cerebral de serotonina.


La serotonina es importante…. porque hace la felicidad. Es una hormona que influye en el humor, regula el sueño, la presión sanguínea… y el apetito.


Es una paradoja que comer equilibrado sea vital para regular la hormona que sacia el apetito por comer. Pero así es.


Tradicionalmente, la bulimia se consideraba una enfermedad mental.


La doctora Sabine Naessén, que trabaja en el Instituto Karolinska, descubrió que algunas mujeres con bulimia tienen también un desequilibrio hormonal que consiste en la sobreproducción de testosterona; este enfoque aún requiere más estudios…


Pero, entretanto, ¿ no tiene más sentido cuidar la alimentación, para así favorecer la regulación correcta de serotonina ?


Digo yo.




En la salud, no hay (tampoco) milagros



No existen “dietas milagro” ni “dietas rápidas”… Sólo existen “dietas para vaciar tu bolsillo con una rapidez milagrosa“.


Veamos 9 pistas para detectar esas dietas fraudulentas:

  1. Prometen resultados rápidos
  2. Profetizan resultados asombrosos, mágicos
  3. Prohíben el consumo de un alimento, o de un grupo de alimentos
  4. Contienen listados de alimentos buenos y malos
  5. Exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente
  6. Incluyen o se basan en el consumo de preparados que, casualmente, vende quien promueve el tratamiento dietético
  7. Los preparados (productos dietéticos o similares) son carísimos… comparados con el coste de los alimentos comunes que sí que reportarían los mismos resultados prometidos
  8. Incluyen relatos, historias o testimonios para aportar credibilidad
  9. Contienen afirmaciones que contradicen a la comunidad científica



Es más. Hablando de los productos basados en “hierbas naturales” para adelgazar, la Food and Drug Administration (FDA), tras analizar 28 de ellos, comprobó que contienen sustancias tóxicas y prohibidas, como la sibutramina, el ribonamant, la fenitoína, la fenoftaleína y la bumetanida.
Y en lo que respecta a los “complementos de última generación“, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) ha verificado que carecen de ensayos clínicos que los avalen y, en este sentido, citan como ejemplo varios estudios presentados en el Congreso Internacional de Obesidad, que se celebró en Estocolmo, que demuestran que su consumo no es eficaz. Entre estas sustancias, se encuentra algunas tan ‘populares’ como L-Carnitina, la fibra soluble, el polvo de guaraná, el té verde, el chitosán, el ácido linoleico conjugado (CLA), la goma guar y el glucomanano.




No más dieta: haz tu diíta

  • Ninguna dieta saludable requiere comprar botes, pastillas o suplementos.
  • Los nutrientes, de forma “aislada“, no producen maravillas; vender productos con ese anuncio no es ético, ni científico… y además es ilegal y denunciable (por el Real Decreto 1275/2003).
  • Comer de todo ó “comer variado” no son lo mismo que “comer equilibrado“: las proporciones de cada tipo de alimento son cruciales. Comer equilibrado significa, sencillamente, escoger más cantidad de unos alimentos que de otros. Los que debemos seleccionar y priorizar, según todas las organizaciones sanitarias, son a los que no necesitan anunciarse para que sepamos que son sanos, y que están recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS): “tu dieta” debe estar basada en alimentos de origen vegetal:
    Frutas enteras
    Hortalizas (espinacas, acelgas, apio, alcachofa, guisante, cebolla, nabo, puerro, zanahoria, remolacha, patata, berenjena, lechuga, pimiento, tomate, coliflor, remolacha, rábano…)
    Legumbres (garbanzos, lentejas, alubias, habas, guisantes…)
    – Frutos secos
    Cereales integrales (pan integral, arroz integral, pasta integral…)
  • La “dieta mediterránea” no significa atiborrarse de paella, sino en el consumo habitual de esos alimentos, más el pescado y el aceite de oliva. Como hemos comentado, son muy importantes los hidratos de carbono. Pero fijaros que se recomiendan los hidratos de carbonocomplejos“, de “combustión lenta”: una verdura, un fruta…Lo que no tiene sentido es tomar aspirinas para prevenir los infartos, en lugar de dejar de comer hamburguesas con queso.
  • La regla de oro para poder adelgazar es no tener hambre. Comer 6 veces ó más al día, disminuye el riesgo de padecer afecciones cardíacas entre un 10 y un 20%, en comparación con quien come 1 ó 2 veces al día.
  • Restringe el consumo de carne roja y de embutidos. En 2009Archives of Internal Medicine publicó, sobre una base de 500.000 individuos, que el descenso del consumo de carne roja podría evitar la muerte por enfermedades cardiovasculares y cáncer del 11% de varones y del 16% de las mujeres, debido a su alto contenido en grasas saturadas (3 veces mayor que en las carnes blancas). Por cierto, esas grasas saturadas se acumulan en la zona abdominal
  • Entonces, ¿ cuánto de grasas saturadas ?… Lo mínimo posible, huye de ellas. Sólo precisamos el 7% de ese tipo de nutriente, y está ya tan extendido…
  • Los lácteos, desnatados.
  • Bebe agua… La cantidad: según tu sed.
  • Toma poca sal
  • Nada de azúcares “simples”, de “absorción rápida”, presentes en los refrescos, así como los zumos de fruta, mermeladas y bollería industriales… como ya vimos.
  • Del alcohol y tabaco, ni hablamos.






Finalmente, no hay una buena dieta sin ejercicio físico. Quien te diga lo contrario, miente. La revista Obesity Review pulicó en febrero de 2006 una investigación relacionada con la costumbre de subir en ascensor en vez de por las escaleras, llegando a la siguiente conclusión: un incremento del 2,8% en el uso de escaleras en lugar del ascensor, se traduce en una pérdida de peso (y/o prevención de ganancia de peso) de 300 gramos al año. Si te parece poco, aumenta el porcentaje y el número de años, y verás.


Eso de que hay gente que come de todo y no engorda es un mito… Hay excepciones, pero la mayoría de los que no engordan, cuando analizas lo que comen durante un buen periodo, averiguas que ajustan lo que comen, con lo que gastan.


El tener alimentos industriales a nuestro alcance, combinado con un actividad física muy baja, hacen que, como no hagamos un esfuerzo continuo para cuidar el peso, éste aumente sin remedio.


El 71% de los españoles –el 68,5% de los hombres y el 73,7% de las mujeres- no realizan ningún tipo de actividad física en su tiempo libre.


Qué casualidad más causal, que las cifras coincidan con las del número de personas que han hecho o hacen dieta.


Las ventajas y beneficios de realizar de manera sistemática ejercicio físico, incluyen la mejoría del sistema respiratorio, circulatorio, nervioso, óseo, endocrino, etc, sin olvidar los muchos condicionantes positivos que tiene sobre nuestro estado mental… Todo eso, si haces,  al menos, 30 minutos diarios andando a buen ritmo.





En suma, para mejorar nuestra salud y además perder peso: una dieta sensata y más ejercicio físico.


La fecha objetivo, que sea también realista: mínimo, a 6 meses.


Sin tomarlo como un “esfuerzo“, sino, como una “costumbre“.


En lugar de dieta de choque temporal,  hagamos dieta saludable cada día.


Sería hacer… en lugar de tu dieta, tu diíta.


Anuncios
26
Feb
10

Burbujas


El consumo de refrescos aumenta el riesgo de padecer cáncer de páncreas.



Un grupo de investigadores de la Universidad de Minnesota han analizado a más de 60.000 personas durante 14 años. Con los 140 casos de cáncer de páncreas que se detectaron entre su muestra durante ese período, determinaron que la mayoría de los procesos cancerígenos se produjeron entre personas que consumían bebidas gaseosas de forma habitual.


Los altos niveles de azúcar en los refrescos pueden aumentar el nivel de insulina en el cuerpo,  contribuyendo al crecimiento del cáncer de  las células del páncreas.


Como conclusión, las personas que consumen 5 refrescos a la semana tenían un 87 % más de riesgo de padecer esta enfermedad que las personas sin ese hábito.


Este estudio viene a sumarse a otros sobre el consumo de bebidas carbonatadas.



Ya en 2004, un estudio estadounidense aseguraba que las bebidas gaseosas azucaradas son la principal causa de la obesidad y de la diabetes.


El estudio abarcó 91.000 enfermos de ambos sexos entre 1977 y 1997, investigando la relación entre el consumo de bebidas gaseosas azucaradas y la diabetes.


Se observó una correlación entre el consumo de bebidas gaseosas  (que en ese período aumentó en un 61% entre los adultos, y se duplicó entre los niños), con la diabetes, la obesidad adulta y el sobrepeso infantil.


Una de las conclusiones fue que las mujeres que consumieron refrescos al menos una vez al día, tenían un 80% más de probabilidades de contraer diabetes en comparación con las que raramente las bebían.


Por cada lata de bebida carbonatada consumida se incrementa en un 60% el riesgo de obesidad. Además de limitar la ingesta de otras bebidas saludables, como la leche, el consumo de bebidas gaseosas puede erosionar el esmalte de los dientes y favorecer la aparición de caries.

"Lo light al final pesa"


Y este efecto tiene lugar, ya sea el refresco normal, ó light


Un estudio publicado en 2007 afirma que los refrescos con gas, aunque sean light, están relacionados con un incremento de factores de riesgos asociados a enfermedades coronarias y diabetes.


Según este estudio, los adultos que consume una lata de refresco con gas al día, tienen un 50% más de riesgo que aquellos que no consumen este tipo de bebidas de desarrollar un síndrome metabólico, con factores de riesgo como un incremento de grasa en la cintura, una disminución del colesterol bueno, tensión arterial alta, y otros síntomas.



La típica lata de refrescos contiene el equivalente a 7 cucharaditas de azúcar, y a 5 sobres de azúcar de las cafeterías.


Por otro lado, un estudio de la Universidad de Harvard había observado que todas las adolescentes que toman bebidas con gas tienen un riesgo de sufrir una fractura multiplicado por 3, en comparación con las que no consumen estos refrescos.



La Universidad de Loyola (EEUU) demostró en otro estudio que las mujeres que beben dos ó más  latas de refrescos con gas al día tienen el doble de riesgo de sufrir enfermedades renales. Si el 11% de la población padece de albuminuria, entre aquellos que beben dos ó más latas de refrescos diariamente, el porcentaje aumenta hasta el 17%.


Por si fuera poco, los refrescos suelen contener aditivos que resultan nocivos para la salud:

  • El glutamato monosódico, un potenciador de sabor “totalmente contraindicado para niños pequeños”, provoca alergias, urticaria, angioedemas
  • El butilhidroxitolueno (bht), un antioxidante que produce alergias y afecciones hepáticasEl butilhidroxianisol (bha), que también está relacionado con distintos tipos de alergias y alteraciones en la relación lípidos-colesterol
  • El antioxidante lactato sódico (E-326), que, en contacto con otros aditivos y conservantes, también produce procesos de asma y trastornos psicosomáticos.
  • El edulcorante sorbitol, que produce flatulencia, diarreas e intolerancias alimentarias.
  • El edulcorante ciclamato sódico (E-952), cuyos efectos cancerígenos ya vimos en este Blog.
  • Por no hablar de los localismos… Una botella de Coca-Cola comprada en 2006 la ciudad de Calcuta excedía el nivel permitido del pesticida Lindane en 140 veces, y  otra botella distribuida en Bombay superaba 200 veces el límite establecido para el nivel de la neurotoxina Clorpirifos.


Y… qué coincidencia…


… Las embarazadas , las personas con osteoporosis,  y los enfermos diagnosticados de síndrome de “colon irritable” siempre tienen prescripción de ‘evitar las bebidas con gas‘.



En efecto… los refrescos son la chispa de la vida.


En fin… finalmente… todo esto no ha pasado inadvertido a algunas autoridades sanitarias.


En 2004, la Academia Americana de Pediatría (AAP) de EEUU recomendó la eliminación de las bebidas carbonatadas de los menús escolares y la prohibición de máquinas expendedoras de bebidas gaseosas en el entorno escolar, con el fin de evitar la sobreingesta de azúcares.


En 2009, el Senado de México aprobó una reforma para prohibir la publicidad de refrescos en centros e instituciones de educación pública.



A finales de 2009, la Unión Europea sugirió la retirada de las máquinas de refrescos de los colegios y planeó una campaña para fomentar la venta o el consumo de leche y de fruta, bajo el lema “Come, bebe y muévete” orientada a los 22 millones de chic@s europe@s con sobrepeso, de los que 5 millones son obesos.


La campaña se lanza en España en 2010, con este portal web.


1 de cada 3 niños españoles padece sobrepeso u obesidad.


Y parece que las autoridades están manos a la obra…


"Roberto Sabrido ante la Comision del Senado, el 19 de octubre de 2009"


Decimos parece, porque,  en 2011, parece que  se aprobará por fin la nueva ‘Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición’ en España, cuyo anteproyecto se presentó al Consejo de Ministros a finales de 2009, previéndose que la tramitación parlamentaria no se produzca hasta los últimos meses de este año.


A través de esta Ley Alimentaria, se prohibirá la venta de refrescos y bollos en los colegios.


En el Artículo 40.5, incluye la prohibición de que los alimentos superen un nivel de contenido de grasas trans superior al 2%. Este tipo de grasa es muy perjudicial, tal como han demostrado una y otra vez las investigaciones científicas, por su influencia en los infartos cardíacos y cerebrales.


En Europa, sólo Dinamarca y Austria cuentan con una legislación en esta línea… que, por otro lado, es INSUFICIENTE… teniendo en cuenta que las hamburguesas de vacuno de las cadenas comerciales más extendidas ya cumplen esa normativa (qué curioso) pero contienen 1 gramo de grasas trans por cada 250 gr de hamburguesa, y que en 2006 la revista ‘The New England Journal of Medicine‘  apuntaba que consumir ingerir 5 gramos diarios de grasas trans aumenta 25% el riesgo de sufrir un infarto.



Más apropiado sería desterrar TOTALMENTE las grasas trans de la alimentación… como se ha hecho, desde el 1 de enero de 2010, en California (compromiso, por cierto, visible en la etiqueta).


Esperemos que la tramitación parlamentaria lo enmiende… llegados a este punto…



Asimismo, la nueva Ley Alimentaria prohibirá los anuncios de famosos que inciten al consumo de alimentos, y más en concreto (Artículo 17), la entrega de un premio u obsequio vinculado a la venta de un producto…



En efecto: adiós al Happy Meal de McDonalds, y a los huevos Kinder


Todo ello, para erradicar la tendencia que desde hace tiempo se ha instalado en los hogares españoles de que son los niños los que “presionan” a los padres sobre los productos que deben incorporar a la cesta de la compra, empujados por una “excesiva presión comercial”, como señala Roberto Sabrido, responsable de la Agencia de Seguridad Alimentaria (AESAN).



Adiós también a la venta de pastelería industrial, de bolsas de patatas, y de chuches en los centros escolares…


Ya puestos… a ver si los adultos tomamos nota… fuera del entorno escolar.


Por cierto, casi todas las gominolas del mercado español tendrán que adaptarse a partir del 20 de julio de 2010 a un nuevo Reglamento que regula el uso de ‘colorantes azoicos’: o los sustituyen o advierten  (ninguno lo hace hoy) en el etiquetado de los riesgos que su consumo entraña… Pueden afectar negativamente a la actividad y la atención de los niños.


Además de la salud, existen poderosas razones medioambientales y de derechos humanos para prohibir la producción de refrescos.


Las cifras tomadas en la India muestran que cada fábrica de Coca-Cola y Pepsi extrae entre 1 y 2 millones de litros de agua diarios, y hay 90 fábricas, por lo que la extracción diaria se encuentra entre 90 y 180 millones de litros.


Esa cantidad cubriría las necesidades diarias de agua potable de millones de personas.


Pero es que, además, cada litro de refrescos destruye y contamina 10 litros de agua y produce lodos tóxicos con  altos niveles de cadmio y plomo.


A tal punto, que se ha llegado a clausurar una planta de embotellado de Coca-Cola en India por contaminar aguas subterráneas y cultivos locales.


En California y en México, en 2006, se descubrieron altos niveles de plomo tanto en la pintura de las botellas de Coca-Cola, como en la bebida.



Los intereses comerciales no nos permiten ver la realidad.


Uno de los mayores mitos alimenticios es el de la relación del gas y de las burbujas de los refrescos con el aumento de peso.


Realmente, las burbujas no son las que te hacen engordar, sino la gran cantidad de azúcar que estas bebidas tienen en su composición.


Desde aquí, y en base a todos los estudios, también queremos contribuir a romper el mito


Las refrescos con gas no engordan.


Matan.


"Una dulce condena"


Los refrescos tienen tras de sí a las grandes multinacionales, que cuentan con medios de sobra para capear las embestidas de investigaciones médicas y escándalos como los apuntados.


Pero evitar que nos hagan daño es sencillo.


Basta con restringir su consumo al mínimo… o mejor…

NO TOMAR NINGUNO.


¿ Lo mejor para nuestra salud cuando tenemos sed ?


Agua.


Y del grifo.


Nada de procesos privativos, inversión inútil de energía, y embotellado con plásticos que contienen ‘bisfenol A’ y antimonio.


En 2003, cada metro cúbico (1.000 litros) de agua embotellada costaba en España unos 340 euros, mientras que la misma cantidad del grifo cuesta 1,5 euros.


Se ha de exigir un suministro público de agua, el cual posea las garantías y controles suficientes de calidad.


Porque el 25% del agua del mundo ya está en manos de las multinacionales: Nestlé, Danone, Pepsico, Coca-Cola


Gracias al ámbito público, la normativa vigente para el agua potable del grifo es más estricta que la que controla el agua embotellada.



Así, de paso, presionaremos para evitar la contaminación de los recursos hídricos con vertidos químicos.


En cuanto a las burbujas, ya las haremos nosotros.



Claro que, para burbujas… la burbuja inmobiliaria en España.


“Nunca nadie hizo tanto daño en tan poco tiempo”entre 1996 y 2004.



Esta particular burbuja, sigue latente


Y, de momento, sólo podemos desfogarnos, explotando burbujas del plástico de embalar


30
Nov
09

Vibraciones



Las ventas de plataformas vibratorias no han parado de crecer desde que el producto se introdujo en España hace dos años.








Así lo han confirmado los responsables de los principales suministradores de home fitness, que han coincidido en señalar además que el pico de ventas llegará a su cénit durante la actual campaña de Navidad, como regalo estrella.


Las terapias de vibración se remontan a la Grecia Clásica. Los precedentes más recientes son los del Dr. Harvey Kellog a finales del siglo XIX, y los del programa espacial soviético en la década de los 60′, hasta que, en 1998, el entrenador y preparador fisico holandés Guus van der Meer adopta la idea yla integra en sus programas de trabajo con atletas y deportistas. El mismo diseña la máquina y la patenta, con el nombre de Power-Plate®, en 1999.


Una plataforma vibratoria es una máquina dotada de una base elevada, que vibra de forma vertical/multidireccional, o bien oscila.

En base a que la acción de las vibraciones estimula las estructuras neuromusculares con resultados similares a los logrados por la actividad física, los suministradores proclaman estos beneficios por su uso:

• Provocan una contracción muscular completa sin esfuerzo, estimulando tanto las fibras rojas como blancas
• Mejoran la circulación sanguínea
• Aumentan la liberación de hormonas del crecimiento y de la testosterona, mejorando el metabolismo y una mayor combustión de las grasas
• Aumento del tono, de la fuerza y de la masa muscular
• Aumento de la flexibilidad articular
• Aumento del consumo energético y en consecuencia, reducción del peso corporal
• Reducción de la celulitis
• Rehabilitación motora
• Prevención de la osteoporosis
• Tratamiento del dolor
• Tratamiento del Parkinson


Para ello, esgrimen una serie de estudios científicos.

El más citado es el del Dr. Clinton Rubin, de 2001.



Tras colocar pavos en una placa vibratoria todos los días durante 20 minutos, concluyó que la exposición a frecuencias de 20-50 Hz (1 Hz = 1 ciclo por segundo) mejoraba la densidad ósea y la morfología muscular, con lo que se podía estar ante la base para ayudar a mantener unos huesos sanos.



El estudio de Rubin estaba subvencionado por la NASA, que desde entonces ha experimentado con un dispositivo vibratorio Juvent creado por el popio Rubin para prevenir la pérdida ósea de los astronautas en el espacio (una osteoporosis galopante del 2% mensual), sometiéndolos a sesiones de 10 a 20 minutos diarios.



Otros estudios se han venido sucediendo. Uno de los más recientes es el realizado por  investigadores del Ibiomed (Instituto de Biomedicina de la Universidad de León), analizando por primera vez los efectos de una plataforma vibratoria en personas mayores sometidas a condiciones de fatiga; concretamente , en un grupo de usuarias del centro de deportes de Eras de Renueva (León).





Como conclusión, el entrenamiento mediante estas plataformas incrementaría la fuerza de los mayores hasta casi un 40%, y su movilidad en un 9% , tras 10 semanas con sesiones de trabajo de 10 minutos como máximo a frecuencias entre 20 y 60 Hz.



Esto cuadra con el hecho, muy conocido anteriormente, de que el cuerpo humano es muy sensible a vibraciones, especialmente entre 0-25 Hz. Es más: las diferentes partes del cuerpo poseen unas determinadas frecuencias de resonancia; por ejemplo, el sistema tórax-abdomen la experimenta entre 3 y 6 Hz, y el sistema mano-brazo, entre 12 y 16 Hz.



De hecho, diversos organismos e instituciones (como la Unión Europea), han regulado, en base a las normas ISO 2631 (ya en 1974) y 5349 (del 2001), la idoneidad de las vibraciones transmitidas al cuerpo humano por aparatos industriales.



No obstante, frente a las potenciales ventajas, la literatura producida también incluye una serie de riesgos y contraindicaciones respecto al entrenamiento con plataformas oscilantes o vibratorias :



Embarazo
• Trombosis (especialmente la venosa profunda, TVP)
• Enfermedades cardiovasculares
• Heridas recientes de una intervención quirúrgica
• Prótesis sintéticas/artificiales de articulaciones
• Hernia aguda / discopatía / espondilólisis
• Diabetes grave
• Epilepsia
• Enfermedades agudas / procesos inflamatorios
• Migraña grave
• Marcapasos
• Implante reciente de DIU, espirales, clavos, pernos o placas de metal
• Tumores
• Problemas/disfunción de la retina



A esta lista de efectos asociados a la vibración, hay que incluir otros problemas menos aparentemente relacionados: hipertiroidismo, retención de líquidos, problemas con hormonas en los ovarios de la mujer,…



Incluso, hay expertos que temen que las plataformas de vibración puedan sacudir demasiado la cabeza, causando visión borrosa, pérdida de la audición… e incluso daños cerebrales.


Continente... con contenido



La lista es lo suficientemente extensa como para considerar que el uso de estas plataformas es inocuo, pero su compra es fácilsin supervisión alguna: al alcance de cualquiera al que se le plantee la posibilidad de invertir en salud para sí mismo y sus allegados… es decir, al alcance de cualquiera.



El trabajo en las plataformas vibratorias es muy dependiente del tiempo, la frecuencia de uso, la frecuencia de vibración seleccionada, la amplitud de la vibración, y la postura adoptada.



Para las articulaciones, músculos, órganos y vísceras varias, no es muy recomendable vibrar sin parar. Sólo hay que fijarse que, industrialmente, para los test de resistencia de anclajes, rótulas y demás, se usan sistemas de vibración continua para comprobar su resistencia.



La vibración en sí estimula las enfermedades y lesiones de la médula espinal, como les sucede a los trabajadores que utilizan maquinaria de construcción.



Otro de los problemas de las plataformas vibratorias es que las articulaciones tienen varios músculos que permiten sus movimientos y aseguran su estabilidad,y muy pocas personas (menos del 10%) están preparadas para entrenar sobre una máquina o material que provoque inestabilidad, como éstas. Aunque se mejorase el tono muscular, se fomentará que los músculos más fuertes soporten más trabajo, con lo que el patrón de descompensación aumenta: el músculo fuerte se hace más fuerte y el más débil se hace más débil. A largo plazo la probabilidad de dolor por descompensación es alta, aunque no está aún probado…



Porque estas y otras consecuencias se verán después de 10, 20 o 30 años de uso. Y para entonces, no habrá compañías a las que reclamar, y miríadas de otros productos habrán inundado cíclicamente el mercado, abusando del afán de la gente por mejorar su salud y bienestar.



También por internet



Más allá del buen uso de estas herramientas y de su accesibilidad sin las correctas indicaciones de utilización, el mayor problema es que ni siquiera se está vendiendo lo que se dice estar vendiendo. Hay más de 180 productos comerciales, pero no más de 10 cumplen las especificaciones técnicas, normativas, o ni tan siquiera las comprometidas en su manual, inundando el mercado con productos peligrosos, de baja calidad, a menor precio (pese a no llegar a ser, realmente, asequible).



Porque cualquier vibración no produce efectos beneficiosos.



Ya hay algunos estudios (muy pocos) que se molestan en comparar, y en mostrar que algunos de los dispositivos están induciendo vibraciones muy altas, y potencialmente peligrosas, al cuerpo, muy por encima de las normas ISO de seguridad, fuera de los límites de tolerancia humana.



Y no hay organismos que regulen su disponibilidad, ni hagan frente al afán de lucro de las compañías sin escrúpulos.



Los anuncios que vemos en TV, prensa y radio los realizan suministradores que son realmente minoristas de fabricantes localizados principalmente en China, cuyo control de  componentes está orientado al descenso de costes en lugar de a especificaciones sanitarias o de calidad:


  • Qingdao Kingdom Plastic & Steel Co., Ltd.
  • Shanghai Yinmengtaofu Industrial Development Co., Ltd.
  • Wuyi Enpower Fitness Co., Ltd.
  • Zhejiang Healthstart Fitness Equipment Co., Ltd.
  • Yongkang Jiuling Industry & Trade Co., Ltd.
  • Wuyi Ruicheng Mechanical Power Co., Ltd.
  • Luck Rich Commodities Co., Ltd.
  • EVERTOP Hardware Industrial Co., Ltd.
  • Wuyi QiMeiJia Motion Apparatus Co., Ltd.



Lloyd Shaw



Lloyd Shaw fue  director de producción de PowerPlate entre 2003 y 2004, hasta que se fue de la empresa debido a “prácticas poco éticas y mala calidad …. Se trasladaron a China para hacer copias baratas, eso es un hecho, y no va a cambiar“.



Desde el año 2000 hasta marzo de 2004, Power Plate International comercializaba bajo la marca Power Plate un equipo diseñado, fabricado y patentado por una empresa holandesa.  En 2003, Power Plate International fueron descubiertos por hacer copias falsificadas en China para luego venderlas bajo la marca Power Plate.  Se supone que, al menos, 300 Power Plates falsos recalaron durante 2002 en  Sudáfrica, EEUU, Alemania, España,… Tras el conflicto de patentes, Power Plate International no tuvo reparos en crear una plataforma desde cero, pero utilizando materiales más baratos, y a toda prisa.


Cuando se pone más cuidado en el dinero y menos en las personas, más se obvian los controles de peligrosidad y calidad, y más anónima, distante y deslocalizada es la producción, dificultando la trazabilidad de la responsabilidad.



Ningún organismo vigila.



Con total impunidad, se mercadea con la Salud.

Y estamos ante dispositivos que, vista la lista de riesgos y contraindicaciones… deberían usarse bajo prescripción y supervisión médica.

Receta... y seguimiento



Las suministradoras no han tenido reparos en publicitarse citando como fuentes las investigaciones médicas, adulterando su ámbito y conclusiones, para ofertar productos que no están de acuerdo ni con uno ni con otras, pero que, a la vista del público, lleven el marchamo de “probado científicamente”.



Las máquinas vibratorias de ejercicio que se publicitan en los medios de entretenimiento no deben confundirse con las máquinas de vibración, mucho menos agresivas, que a veces se utiliza para el tratamiento de la osteoporosis y otros problemas del músculo esquelético. En palabras del Dr. Clifford Rosen, director del Maine Medical Center for Osteoporosis Research and Education de Scarborough:Las otras máquinas, las máquinas de ejercicio, tienen una régimen demasiado alto de vibración, por lo el cuerpo se ve agitado excesivamente.”



Hay máquinas, y máquinas.



Bill Amonette, uno de los científicos que colaboran con la NASA, dice:  “La ‘vibración’ funciona … pero todavía estamos tratando de averiguar cómo usarla bien, y creo que eso nos va a llevar bastantes años “.



Porque, por ejemplo, las plataformas que utiliza la NASA, no son las de la teletienda, sino las de Juvent Inc., la empresa que parte de los desarrollos del Dr Clinton Rubin, cuyos estudios antes mencionamos.


El Juvent 1000 parece una báscula, es bastante menos intrusivo...



El propio Rubin advierte:




“Antes de examinar las vibraciones como una vía de intervención para la osteoporosis, es importante considerar los beneficios de las vibraciones en comparación con los posibles riesgos y complicaciones de su uso.




Porque las vibraciones pueden ser sumamente peligrosas, y provocar varias patologías.

Las industrias como el transporte (camioneros, tractoristas) y la construcción (carpinteros, perforadores), así como los militares, están trabajando para minimizar la exposición de los trabajadores a estos estímulos mecánicos potencialmente nocivos, en lugar de fomentarlos como solución para las enfermedades del aparato locomotor.




Haciendo caso omiso de estos peligros,  los productos de PowerPlate, Galileo, Soloflex, Galaxy, Nemes, y otros, desarrollan  fuerzas G que exceden con mucho 1g, y por tanto deben abordarse con suma cautela. Están utilizando magnitudes entre 8 y 25g, mucho más allá de los límites de tolerancia humana recomendados por ISO y OSHA… Son 35 veces mayores en amplitud que las señales mecánicas que estudiamos, son inherentemente peligrosos, y a nuestro entender, muestran poca o ninguna evidencia de que sean seguros para los huesos, cartílagos, músculos, tendones, ligamentos o cualquiera de los órganos principales…




Que lo usen los atletas, aún a sabiendas de conocer estos peligros, es una cosa, pero que lo usen las personas mayores, las que padezcan osteorporosis, o las que tengan limitaciones funcionales, es otra cosa… muy dudosa, en el mejor de los casos.”



Por cierto, la plataforma Juvent trabaja por debajo de 0,3 g, que está dentro de los límites de seguridad establecidos por la ISO 2631. Y no se publicita para “perder peso”… sólo como tratamiento alternativo a los medicamentos contra la osteoporosis… Y  cuesta 2000€.




Nuria Garatachea



Y por eso, Nuria Garatachea, investigadora del Ibiomed, afirma: “la plataforma de vibraciones es una técnica muy novedosa y todavía no se conoce bien cómo deben ser los protocolos de ejercicio que deben realizar de forma segura los usuarios“.



De hecho, fue el propio Clinton Rubin quien sugirió realizar más experimentos científicos para estar seguros de que la terapia de vibración es efectiva para las personas: “Los animales son diferentes a los seres humanos” (Rubin había trabajado con pavos). Y añadió:  “Incluso entre los seres humanos hay muchas variables importantes, como la nutrición y la genética; lo que funciona para las mujeres post-menopáusicas (que a menudo sufren osteoporosis) puede no funcionar para los astronautas en el espacio“.



Finalmente, tampoco hay que descartar el efecto placebo. En un experimento se dividió en dos grupos a 23 enfermos de Parkinson, un grupo recibió vibración sobre una plataforma vibratoria y el otro grupo fue sometido a una sesión idéntica pero con la plataforma desconectada. Los resultados obtenidos indican que se produjo un aumento de la capacidad motora de los sujetos participantes, y que ese aumento fue de igual magnitud en ambos grupos.



Así que, quien vaya a utilizar las plataformas vibratorias comerciales, más vale que tenga suerte…


  • Para el consumidor, es difícil luchar contra la propaganda y las falsas promesas de salud y bienestar, sin organismos que validen, informen y legislen su uso.
  • Y para los gimnasios, es una tentación demasiado fuerte el montar clases de “power plate” ó “vibración“, que sólo duren 10 minutos, y les permitan acoger un gran número de clientes.



Hoy por hoy, el mejor y más fiable sustituto de un ejercicio cardiovascular es… algún otro ejercicio cardiovascular.



Y sale gratis, o casi.



Porque, puestos a vibrar de cuerpo entero, nada mejor que el genuino Vibromax:




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores

Anuncios