Posts Tagged ‘PSOE

28
Nov
12

Pararratos 5




Muchos califican la gestión de Rato al frente de Bankia como de fracaso.


Nada más lejos de la realidad.


Las cajas que integran Bankia , y la propia Bankia una vez constituída, han sido una impagable fuente de financiación barata… y un refugio de puestos de trabajo bien pagados para familiares y allegados.


Medio PP trabaja en Bankia.





El caso más sintomático es el de Mercedes Rojo.


Fue la secretaria de la “liberal” y nobiliaria (pero a la postre, funcionaria de carrera) Esperanza Aguirre, ex-ministra y ex-presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid.


Por esa razón, percibía una retribución de 374000 euros al año como consejera , primero de Caja Madrid, y luego de Bankia.


Pese a llevar 6 años sentada en el consejo de administración, y pertenecer al Comité de Auditoria, reconoció ante el juez que ella “no tenía conocimientos financieros“.


Eso explicaría también que, durante 3 años, fuese también consejera de la corporación financiera Caja Madrid Cibeles.


Esta es la forma en que el sector privado compra un trato de favor al sector público: repartiendo prebendas y representación a los grupos políticos con capacidad de decisión.


Los “únicos” descontentos son los accionistas, los usuarios y el resto de cuidadanos, cuando la burbuja de la avaricia desborda todos los límites, y los “mercados” vienen a presentar la factura.





Se le echa en cara a Rato, que, como las ratas, siempre abandona su puesto justo antes del hundimiento.


Sin embargo, en cada puesto que ha ocupado, ha cubierto sus objetivos.





Como ministro de economía, creando la burbuja inmobiliaria.





Como máximo mandatario del FMI, convenciendo a los mandatarios para que contraigan una espiral de deuda con cargo al bolsillo del contribuyente, y orientando a la organización hacia los países que realmente podían pagarla.





Y, como presidente de Bankia… También ha triunfado.


Bankia nace del deseo de la cúpula del Partido Popular (PP) en general, y de su presidente Mariano Rajoy en particular, para crear un potente “banco del PP“.


Así de sencillo.


Rato siempre ha dicho siempre que su fidelidad al PP está por encima de las personas y de quién mande en el partido en cada momento.


En el PP decían que, si Rato vuelve a España, “sólo puede ser porque quiere volver con Mariano Rajoy o por una causa grave“.


Y ese era el caso.





Volvió a España para salvar los restos del naufragio de las cajas de ahorro controladas por el PP y formar un gran banco que saliese a flote gracias al rescate del estado.


Y lo ha conseguido.


Cuando la crisis arreció y las cajas de ahorro estuvieron a punto de irse a pique todas ellas, él fue la cara sonriente y carismática de la operación de la que nació Bankia: crea un ‘banco malo’ privado, y sólo tiene que esperar a que el gobierno de su partido lo rescate a través del ‘banco malo’ público que luego crea, el SAREB.


Y así, puede continuar el juego del dinero en manos de muy pocos, con cargo al rescate que sale del bolsillo de todos los demás.


Un juego de y para la Banca, en el que entra el PP.





Por eso no pactó la fusión de Bankia con La Caixa.


No es ya una cuestión de recelos entre las derechas españolista del PP y catalanista de CiU


Cada una tenía una gallina de los huevos de oro a la que rescatar con dinero público.


Eso sí.


Todas, una vez rescatadas, aceleraron los desahucios a los ciudadanos que no podían pagar, para traspasar sus viviendas al ‘banco malo‘.





Desde 1985, las Cajas de Ahorro habían quedado expuestas a la influencia del partido político de turno en su provincia o comunidad autónoma, confundiendo los intereses personales y partidistas de los consejeros con los de la entidad.


Mientras el negocio bancario se centro más en la actividad comercial que en la financiera, hicieron dinero plácidamente.


Ahora, tras la burbuja inmobiliaria hinchada con complejos “productos financieros”, pese al expolio, y gracias al reflote y a las fusiones, pueden conseguir un tamaño crítico lo suficientemente grande para blindar los intereses de quien quede dentro… si los grandes Bancos no les hincan antes el diente.





La unión entre Caja Madrid y Bancaja es el fruto de un compromiso político.


Del deseo de Mariano Rajoy de crear un fuerte Banco PPopular que sirviera a los intereses del partido, y de contrapeso frente a los núcleos regionales en la órbita de los partidos nacionalistas (La Caixa, por un lado, y las cajas vascas, por otro), y frente al poder aglutinador de las Cajas en las comunidades gobernadas por el PSOE, de Asturias, Aragón y Andalucía, especialmente a través de Unicaja.


El PP ha perdido el resto de sus ‘posesiones’, con la única excepción de Bankia y el pequeño consuelo de una Caja Murcia relativamente fuerte dentro de Banco Mare Nostrum.


El barón popular Nuñez Feijóo tuvo que desligar Galicia de la operación Bankia, porque Caixanova y Caixa Galicia tuvieron que ser nacionalizadas de urgencia por el gobierno socialista anterior… Pero el actual gobierno del PP ya está planeando integrarlas… Sí, dentro de Bankia.


La alicantina Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) hizo equilibrios entre la intervención del Banco de España y la garras de Cajastur de influencia socialista, para finalmente ser nacionalizada… y acabar comprada por 1 euro por el Banco Sabadell a partir del 1 de diciembre de 2012.


Las castellano-leonesas Caja España y Caja Duero han caído en manos de Unicaja.


Es un juego de bastiones financieros… y Bankia es el único bastión financiero del PP.


Bankia salió a Bolsa para que sobreviviese el control financiero del PP, frente al control del entonces gobernante PSOE.





De esta manera, Bankia resulta demasiado grande para dejar que caiga.


Forma los brazos que rodean y unen a “la gran familia del PP“.


Una “gran familia liberal” que se reúne  alrededor del dinero y los sueldos con cargo al erario público.





La cúpula de Bankia es, en realidad, una cúpula del PP.


Y ésta, como otras cúpulas de poder en torno al dinero de los Bancos, han preferido hundir al país, antes de perder uno solo de sus privilegios.


A eso, le llamanhacer política en las instituciones públicas“.


Desde su nombramiento hasta su dimisión, lo que hizo Rato en Bankia no fue economía, sino política.


El PP quería un gran banco, y Rato vino para dirigir la operación desde dentro.





Rato nunca dejó de ser un ‘animal político‘ durante su mandato como presidente de Bankia.


Lo demuestra además su continua presencia en actos del partido.


Sólo un político, y no un tecnócrata, puede ser “ministro de economía” sin ser economista.


Porque, en efecto, Rato se doctoró en economía política en 2003, cuando ya llevaba casi 8 años como “ministro de economía”, y estaba a punto dejar el cargo.


Y, por ser un político, su partido le protege.


Así, el PP impide  (con el respaldo del grupo parlamentario catalán de CiU y el silencio mediático del PSOE)  la celebración de la asamblea general de Caja Madrid, de la que Rato sigue siendo presidente… para evitar su escarnio público, con turnos de intervención demoledores, preguntas incontestables y medios de comunicación entre bambalinas.


De paso, impide cualquier oportunidad de que Rato deslice qué se encontró tras la presidencia en Caja Madrid del también afín al partido Miguel Blesa, bajo la “supervisión” de los presidentes madrileños, también del partido, Alberto Ruiz Gallardón, primero, y Esperanza Aguirre, después… y cómo Rato tuvo que maniobrar para salvar los privilegios de todos ellos.


Por eso, Rato es más que apreciado dentro del PP.


Le adoran.




Rato vuelve a la tierra prometida de España para ser un mesías entre su gente.


Viene a servir a su partido, y a dar ejemplo siendo el primero en servirse.


Es perseguido, y sufre un martirio.


Pero tiene poder.


A este pastor no le fulmina ningún rayo… Sólo perecen las ovejas.


Para Rato, el dinero es su pararrayos.


Su fortaleza, su escudo, su defensa y su paz.





Por eso es inmune a las tormentas inmobiliarias, del FMI ó de Bankia.


Por eso domina los “elementos“.


Sus fieles no temen caer en “idolatría“, ni le tienen por “falso profeta“, cuando, al revisar las hemerotecas, releen su aparente falta de clarividencia, y testimonios tan poco neoliberales como éste:


Es conocido que una economía en la que se bajan los salarios y se suben los impuestos, seguro que, antes o después, se detiene.”
(Rodrigo Rato. DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS. 11ª Legislatura; Sesión Plenaria núm. 206, celebrada el jueves 16 de mayo de 1985)


Todo pecado le va a ser perdonado.


Está en una misión.


Y, como decía Karl Rove, el siniestro consejero de George W. Bush en plena época de recorte neoliberal de derechos y libertades en EEUU:


Nosotros somos actores de la historia, y ustedes… todos ustedes… se limitarán a estudiar lo que hacemos.”


(Continuará)



Anuncios
31
Jul
12

Pararratos 1




Negros nubarrones se ciernen sobre Rodrigo Rato, que ha comparecido ante la Comisión de Economía del Congreso de España para dar explicaciones por su gestión al frente de la entidad financiera Bankia.


En paralelo, Rato ha sido imputado por la justicia, por la salida de Bankia a Bolsa previa falsificación de los datos de pérdidas de la entidad.





El periodista económico Ernesto Ekaizer, en su libro “Indecentes”, recorre los últimos 20 años de actuación en la vida política y económica española de Rodrigo Rato.






Rodrigo de Rato y Figaredo, conocido como Rodrigo Rato, es un político y economista español que fue vicepresidente segundo del gobierno y ministro de Economía del Partido Popular (PP), entre 1996 y 2004.


Después ocupó el cargo de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta su dimisión el 19 de junio de 2007.


Posteriormente, dirigió el grupo financiero Bankia entre 2010 y 2012.





Jaime Caruana, hombre de confianza del ministro de Economía Rodrigo Rato, es nombrado gobernador del Banco de España en julio del 2000.


En diciembre de 2002, el grupo técnico Economistas 2004 publica un informe titulado “Aproximación cuantitativa a la ‘burbuja’ inmobiliaria”, donde, observando incremento de precios de la vivienda en el periodo 2000-2002, estiman que existe una sobrevaloración del 28%, afirmando:

El mantenimiento de unas tasas de crecimiento de los precios inmobiliarios como el que ha tenido lugar en los últimos trimestres, conduciría a una ‘burbuja’ inmobiliaria de difícil sostenibilidad”.




En 2003, la atmósfera se recalienta ante la posible tormenta de una “burbuja inmobiliaria”.


Poco antes, en la presentación del informe de primavera del FMI, “World Economic Outlook” (‘Perspectivas económicas mundiales’), del 3 de abril de 2003, el entonces economista jefe del FMI, Kenneth Rogoff, advierte:

El estudio detecta que el estallido es típicamente más grande cuanto mayor es el incremento de precios durante el boom“.




Por entonces, la revista londinense The Economist identifica la existencia de burbujas inmobiliarias en EEUU, Australia, Reino Unido, Irlanda, Holanda y España. Según sus cálculos, la burbuja, es decir, la parte del precio basado en especulación futura, es, en España, del 30%.





El 18 de junio de 2003, Jaime Caruana, explica su versión de lo que está pasando en el sector inmobiliario español en la comisión de economía del Congreso:

El Banco de España considera que en estos momentos no tenemos una burbuja inmobiliaria… Esta sobrevaloración podría perfectamente ajustarse sin necesidad de que hubiese lo que se ha venido a llamar el pinchazo de una burbuja”.




El 23 de junio de 2003, Rodrigo Rato, ministro de Economía, vicepresidente segundo del gobierno, y hombre fuerte del gobierno, insiste:

No estamos ante una burbuja, estamos en una demanda muy poderosa que se mantiene, aunque se está moderando







Miguel Ángel Fernández Ordóñez, militante socialista, economista y columnista económico, advierte:

El ministro Rato ha declarado que «los precios de la vivienda en España no están artificialmente altos» y ha emprendido una campaña contra la idea de que pueda haber una burbuja inmobiliaria en España… Como nadie puede pensar que Rato no vea lo que ve todo el mundo, hay que buscar la explicación en el miedo con que cualquier responsable de Economía ve acercarse el final de un modelo de crecimiento basado en el boom inmobiliario y en la explosión del endeudamiento de las familias… Y es que, cuando este patrón de crecimiento llegue al final, empezarán a aparecer las consecuencias negativas que acompañan al descenso de la burbuja… Cuando los precios empiecen a caer, la gente echará de menos lo bien que se vivía cuando subía de precio“.


Los economistas del Servicio de Estudios del Banco de España recogen, en el Boletín Económico de la entidad de septiembre de 2003, que “entre 1997 y 2002, el precio medio de las viviendas tasadas en España creció un 78%.


Pero, en ese Boletín, la palabra burbuja, por supuesto, no figura.


Sigue prohibida.





Compaginándolo con su puesto de Gobernador del Banco de España, Caruana se incorpora al Banco Internacional de Pagos (BIS) en mayo del 2003, como presidente del Comité de Supervisión.


El Banco Internacional de Pagos (BIS), es una pieza clave en las finanzas mundiales de las últimos 80 años.


Es “el Banco” de los Bancos Centrales, y su Consejo lo forman los profesionales en las finanzas más encumbrados a nivel mundial: Noyer, Bernanke, Draghi, Trichet, Weber


El BIS controla el 10% de las reservas en monedas extranjeras y oro mundiales, a través de Credit Suisse.


Desde los 90′, los ordenadores del BIS están conectados “online” con los de los Bancos Centrales, lo que le da la capacidad inmediata de analizar la situación de todos los sistemas financieros del mundo… Si hay un problema, tiene el poder para intervenir en el mercado del oro y en el mercado de divisas (Forex) para estabilizarlos.







Fernández Ordóñez declara el 27 de septiembre de 2003:
El principal problema económico que tendremos que afrontar en los próximos años es el derivado de los excesos en el sector de la construcción. Esta burbuja pinchará y caerá la actividad de este sector y el Gobierno no ha preparado al país para este cambio en la estructura de la demanda y de la oferta“.


Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, colaborador y muy amigo de Rato, sostiene, el 2 de octubre de 2003:
El concepto de burbuja inmobiliaria es una especulación de la oposición que habla incesantemente de la ‘economía del ladrillo’“.

El 3 de octubre de 2003, José Luis Rodríguez Zapatero, secretario general del PSOE, recuerda:
Advertimos sobre el riesgo de que hubiera una burbuja inmobiliaria, y el Gobierno desoyó todos los avisos“.


Luis de Guindos, Secretario de Estado de Economía, con Rodrigo Rato como mentor, dice el 2 de noviembre de 2003:
Es cierto que las familias están más endeudadas, pero está aumentando la riqueza patrimonial y financiera y hay unos activos que se transmitirán a las generaciones futuras… Y no hay burbuja inmobiliaria, sino una evolución de precios al alza que se va a ir moderando con más viviendas en alquiler y más transparencia en los procedimientos de urbanismo“.







El 3 de noviembre de 2003, en plena época preelectoral, Rato insiste:
No creo que estemos a una situación de burbuja. Los propios datos del Banco de España fijan un exceso de precios pero que no se pueden entender como una burbuja como la que vivimos con los valores tecnológicos en el año 2000“.


En la recta final de la campaña electoral, Rato vuelve a defenderse y a atacar a quienes hablan de una burbuja… El 23 de febrero de 2004 se queja:
Lo que riza el rizo de la equivocación es considerar la construcción como ‘el sector del ladrillo’, como si estuviéramos en la época de ‘La escopeta nacional“.


Y reafirma:
“Estamos asentados en un crecimiento duradero… La verdad es que estamos asentados en un ciclo largo y con pocas incertidumbres.


Pero Fernández Ordóñez ve relámpagos.


Sólo 5 días después, el 28 de febrero, a 2 semanas de las elecciones, se pregunta:
¿Hasta cuándo podremos crecer apoyándonos en los desequilibrios?… Cuando Europa se recupere y los tipos suban, nos arrepentiremos de haber forzado los desequilibrios durante estos años. Porque antes, la salida era la devaluación… Pero, esta vez, nos encontraremos en una situación sin salida.


Sin salida.


El PP pierde las elecciones del 14 de marzo de 2004.


Entretanto, la “tormenta económica perfecta” se va acercando.





(Continuará)

28
Sep
10

SPQR




Desde el año de 508 aC, en que fue fundada la República de Roma, todos los monumentos que los romanos elevaron, llevaron las siglas latinas SPQR, que significaban “el Senado y el Pueblo de Roma”.


La palabra “Pueblo” no se correspondía en absoluto con lo que pudiéramos entender hoy día, porque Roma no incluía dentro del término “Pueblo” a toda la ciudadanía, sino tan sólo dos clases sociales: la de los patricios y la de los caballeros (‘equites’).

  • Los patricios eran los descendientes de los fundadores de la ciudad: un centenar de familias, que, naturalmente, acapararon las mejores propiedades, y que se consideraban algo así como “los dueños de la casa” con respecto al montón de gente que vino después, la clase de los plebeyos.


  • Con el tiempo, de los plebeyos se diferenció un pequeño grupo que se puede asimilar a la alta burguesía o clase media, muy fuertes desde el punto de vista financiero: los caballeros (‘equites’).



Cuando el último rey fue desalojado del poder, y se instauró la República, los patricios comprendieron que no podían quedarse solos contra todos los demás, y pensaron en tomar por aliados a los ricos caballeros, que, en el fondo, y como todos los burgueses de todos los tiempos, no aspiraban sino a formar parte de la aristocracia, es decir, del Senado (si los nobles franceses del siglo XVIII hubiesen hecho otro tanto, se habrían salvado de la guillotina).


El pueblo lo constituían, pues, solamente estos dos órdenes: patricios y caballeros. Todo el resto era plebe, y no contaba. Los plebeyos eran agricultores, artesanos, pequeños comerciantes, empleaduchos, y esclavos liberados (“libertos“)… pero no eran “Pueblo de Roma”; carecían de poder e influencia.


Con este planteamiento, es fácil prever que el primer siglo de la República de Roma estuvo enteramente ocupado por las luchas sociales entre los que querían ampliar el concepto de “Pueblo” y los que querían mantenerlo restringido para las aristocracias (la de la ‘sangre’ y la de ‘carteras llenas’).


Así, esa lucha comenzó en 494 aC, es decir, sólo 14 años después de la proclamación de la República, cuando Roma, atacada por todas partes, había perdido todo lo conquistado bajo la monarquía y, reducida a casi ‘cabeza de partido’, tuvo que conformarse con ser miembro de la Liga Latina en pie de igualdad con todas las demás ciudades.


Al final de aquella ruinosa guerra, la plebe, que había proporcionado la mano de obra para llevarla a cabo, se encontró en condiciones desesperadas. Muchos habían perdido los campos, que quedaron en territorios ocupados por el enemigo. Y todos, para mantener a la familia mientras estaban en filas, se habían cargado de Deudas.


En efecto, en Roma, existían el dinero, la inflación, los préstamos y, por ende, las crisis económicas planificadas.


¿ Qué podían hacer aquellos plebeyos para reclamar un poco de justicia ?


Comenzaron a agitarse por calles y plazas, pidiendo por boca de los más desenvueltos, que sabían hablar, la anulación de las Deudas, un nuevo reparto de tierras que les permitiese reemplazar la propiedad perdida y el derecho de elegir magistrados propios.


Pero las clases privilegiadas y su Senado hicieron oídos sordos a estas demandas.





Así que, grandes masas de plebeyos decidieron cruzarse de brazos, retirarse al Monte Sacro, a unos 5 kilómetros de la ciudad, y proclamar que, a partir de aquel momento, no aportarían ni un bracero a la tierra, ni un obrero a las industrias…y, lo más dañino… ni un soldado al ejército.


Estaban en huelga.


Finalmente, el Senado capituló. Canceló Deudas, restituyó la libertad a quienes habían caído en la esclavitud por ellas, y puso a la plebe bajo la protección de 2 tribunos y de 3 ediles elegibles por ésta cada año.


Fue la primera gran conquista del proletariado romano, la que le dio el instrumento legal para alcanzar también las demás por el camino de la justicia social.





No mucho después, Roma lograba la ley de las Doce Tablas“.


Fue otro éxito de los plebeyos: tras volver del Monte Sacro, no cejaron en pedir que las leyes no fuesen dejadas más en manos de la Iglesia,  que a su vez era monopolio de los patricios, sino que se publicasen, de modo que cada uno supiese cuáles eran sus deberes y cuáles las penas en que incurrirían en caso de infringirlas.


Hasta aquel momento, las normas en que se basaba el magistrado que juzgaba habían sido secretas, reunidas en textos que los sacerdotes conservaban celosamente, y mezcladas con ritos religiosos con los que se pretendía indagar la voluntad de los dioses. Si el dios estaba de buen humor, un asesino podía salir de apuros; si el dios tenía mal día, un pobre ladronzuelo de gallinas podía terminar en la horca. Dado que quienes interpretaban su voluntad, magistrados y sacerdotes, eran patricios, los plebeyos se sentían en clara indefensión.


Así, el Senado encargó a una comisión de 10 legisladores que redactasen el código o ley de las Doce Tablas, que constituyó la base, escrita y pública, nada más y nada menos, que del Derecho Romano, que es la base de los ordenamientos jurídicos contemporáneos.


Esta otra conquista lleva la fecha del año 451 aC, sólo 57 años después de la fundación de la República.


La letra P de las siglas SPQR comenzaba a tener otro significado.





Toda huelga general tiene como objetivo extenderse a todas las actividades laborales, y afectar al conjunto de trabajadores e incluso a otros estamentos sociales (estudiantes, jubilados, etc.).


La convocada el 29-S en España, surge como respuesta a la reciente reforma laboral.


Se puede argumentar, con razón, que llega un poco tarde.


Porque la reforma laboral ya está aprobada.


Solo podrá modificarse si otro gobierno la deroga o altera.


Es lícito pensar que tiene más sentido esperar y expresarse en las siguientes Elecciones Generales, previstas para 2012.





Claro que, con la actual ley electoral, el sistema consigue que votar a partidos de implantación nacional que no sean los 2 mayoritarios, minusvalore el voto del resto.


Pero, en realidad, la huelga general no se plantea contra las decisiones de este o cualquier otro gobierno títere de la dictadura de los mercados, sino contra los mercados mismos, y más concretamente, contra la que es hoy su principal arma contra la clase trabajadora española, europea y mundial: el sistema financiero.


Vista la delegación de la soberanía de España a manos del euro, la Unión Europea (UE) y la Banca, la huelga general del 29-S se justificaría no sólo en defensa de derechos económicos, sociales y laborales, sino frente a la tergiversación de la Democracia.


Así, la huelga ya no es una lucha exclusivamente obrera, sino una lucha de todos, porque, directa o indirectamente, a todos van a afectar las reformas, que, por cierto, forman parte de un paquete de medidas neoliberales que la UE trata de implementar vía Fondo Monetario Internacional (FMI). Con dicho conjunto de medidas, similar a los “planes de ajuste estructural” que el FMI imponía a los países latinoamericanos en los años 80’ del siglo pasado para sojuzgar a los países, tratan de imponer duros sacrificios, y hacer pagar al Pueblo por una crisis que éste no ha provocado, y que ya le está afectando seriamente.





Esta crisis no ha sido provocada por la inmensa mayoría de la población, sino por una pequeña minoría de especuladores ligados a la gran Banca que, con el pretexto del estallido de la “burbujainmobiliaria y financiera, la han trasladado a la economía real vía saqueo de las arcas públicas (con la colaboración de gobiernos cómplices) y la supresión drástica del crédito a empresas y familias, provocando miles de quiebras, y millones de parados.


El rescatar a la Banca no lo va a pagar la propia Banca. Quieren que lo paguen el Pueblo.



La reforma laboral es el primero de los ejes del ataque a la población.


De entrada, esa reforma mina el papel de los sindicatos.


Además, y en paralelo, se ha orquestado una brutal campaña de propaganda contra los sindicatos, en prensa e Internet.


Los especuladores que han creado la crisis exigen recortar salarios y derechos sociales, diciendo que los trabajadores vivían “por encima de sus posibilidades“. Los gobiernos aplican planes de ajuste contra los trabajadores… Pero la campaña se forma sólo cuando los sindicatos convocan una huelga general contra esos recortes.


Y es cierto que los sindicatos han actuado de forma excesivamente complaciente, firmando ‘pactos sociales’ que libraban de responsabilidad al gobierno de turno por las mermas sociales, pactando ERE’s a nivel autonómico o nacional, y beneficiándose de la gestión de la formación para desempleados.


Pero la explicación de los ataques tiene que ver con la hipótesis de una ofensiva en toda la UE contra el (muy básico en el caso de España) estado del bienestar.


El Partido Popular (PP) ya tiene puesta la vista más allá de la huelga general: espera ganar las próximas elecciones. Ese hipotético gobierno del PP sería el encargado de profundizar en el desmantelamiento del estado del bienestar y en el recorte aún más grave de los derechos laborales. Y para esa política, con un PSOE en la oposición después de haber dado los primeros pasos en esa línea, sólo queda un enemigo a tener en cuenta: los sindicatos.





Porque, hoy por hoy… los sindicatos son los únicos que pueden movilizar y sacar al Pueblo a la calle para defender sus derechos.


La campaña contra los sindicatos quiere facilitar las cosas a los que se aprovechan de la clase trabajadora, desmoralizar a los propios trabajadores, y dejarles sin armas de organización colectiva para responder a los recortes salariales y sociales.





Los otros 2 grandes aglutinadores de masas: los clubes de fútbol, y la Iglesia y cofradías católicas no han puesto el menor interés por defender al ciudadano, ni lo van a poner.


Y los sindicatos tienen tanta legitimidad para hacerlo como el que más. Suman tantos afiliados como los partidos políticos que dicen representar al conjunto de los españoles. Si 3’5 millones de afiliados son suficientes como aval de los partidos para presentarse a unas elecciones, 3’5 millones de afiliados también avalan a los sindicatos para representar así a los trabajadores.


Y es desde los sindicatos desde surge la mejor posibilidad de reconstrucción de la “izquierda social“, como salida política.


De ahí la importancia del éxito de la huelga general, como resistencia frente el ajuste neoliberal actual y previsible.





En España, uno de los colectivos de trabajadores más reivindicativos, con permiso de las organizaciones agrarias y ganaderas, viene siendo el de los mineros del carbón.


Resulta clarificador…


Los mineros son trabajadores de un sector “obsoleto.


Pero es que sectoresobsoletos” lo son todos los del país, porque se pide competir en cada momento con quien ofrezca, a nivel mundial (por aquello de la ‘Globalización‘), el menor coste de mano de obra, sin asumir responsabilidad alguna por el medio ambiente, cuando hay beneficios, ni por las consecuencias para las personas, cuando deja de haberlos.


Y, por eso mismo, todos los trabajadores de España y la UE ya están obsoletos. Hoy se ofrecen mejores costes de mano de obra para productos y servicios desde China, Argentina, Brasil… Pero, cuando dejen de ofrecerse desde esos países, aparecerán otros: India y Vietnam… Y luego, otros…



Y el rastro que se irá dejando es de pobreza y miseria, las raíces de los males del mundo.


Tendremos un mundo globalmente pobre.





En paralelo con el paro y los recortes de derechos sociales, asistiremos a otra oleada de privatizaciones, con la excusa de tapar el agujero de la Deuda.


Los gobiernos volverán a recurrir a la malventa de activos públicos para sanear las cuentas… que irán a parar a los de siempre, administrándolos gestores más preocupados por el lucro que por el servicio prestado.





En España, una vez avanzadas las privatizaciones en las áreas de salud y enseñanza, quedan, como bocados muy apetitosos, AENA (gestor de aeropuertos); el 20% de Red Eléctrica, el transporte de mercancías de RENFE (e incluso el ADIF, gestor de las infraestructuras ferroviarias), las cajas de ahorro (proceso ya iniciado), el agua (la Comunidad Autónoma de Madrid sacará próximamente a Bolsa el Canal de Isabel II), la lotería del Estado

Mientras tanto, el gobierno de EEUU nacionaliza empresas para salvarlas de la quiebra: la aseguradora AIG, el banco Citigroup, las automovilísticas General Motors y Chrysler… en contraste con las políticas que se aplican dentro de la UE. Estos romanos están locos.




En tiempos de la República de Roma, el Pueblo lo componían sólo los nobles y los ricos. En el Capitalismo actual, el Pueblo somos la Plebe: todos, menos los nobles y los ricos.


Los privilegios surgidos en ambas épocas son análogos, pues en ambas se lucha por el status basado en el juego de Dinero y poder.


Por eso, del mismo modo, los plebeyos de Roma se negaron a reconocer ninguna pertenencia natural a una casta inferior, e hicieron huelga.


De hecho, negarse a trabajar ha sido siempre la  única arma disponible para la Plebe.


Al menos, tenían una. Porque, por debajo en la jerarquía social, utilizados como la mano de obra más barata posible, y como base del sistema productivo, estaban los esclavos.


Los esclavos eran alojados, vestidos y alimentados por sus amos. Pero, en el Capitalismo actual, los esclavos pagan su propia manutención.




“La esclavitud posibilita la propiedad sobre el trabajo, pero obliga a tener que cuidar de los obreros, mientras que… el Capital controla el trabajo, gracias al control de los salarios. Y eso se puede conseguir, controlando el Dinero” (circular interbancaria de julio de 1862, contra el greenback, una nueva moneda libre de Deuda para EEUU).


23
Jun
10

La, la, la… la reforma laboral




Tras varias rondas de consultas con empresarios y sindicatos, el gobierno redactó un  decreto-ley de reforma laboral, que fue convalidado por el Congreso el pasado 22 de junio.


Y sólo con 8 votos en contra.


Qué felicidad.


Yuju.


La, la, la…



Poco importa que el abaratamiento del despido para las empresas favorezca más despidos, gracias a que el contribuyente aportará los 8 primeros días de cualquier despido en los nuevos contratos (el coste, de momento, se estima en 740 millones de euros de 2010 a 2012).


O que sea posible facilitar el despido ante dificultades económicas de las empresas (como si las finanzas no fuesen manipulables coyunturalmente, junta o separadamente de reajustes, mejora de productividad, causas tecnológicas, organizativas o de producción…), y así justificar despidos colectivos indemnizando sólo 20 días por año trabajado, frente a los 45 previos a esta reforma.


O que, para el resto de casos, se universalice el contrato con despido más barato (33 días frente a los 45 ordinarios).


O que ahora los contratos temporales por obra puedan tener una duración de 3 años.


O que, además, las empresas ya puedan incumplir los aumentos salariales pactados en convenio.


O que las Empresas de Trabajo Temporal (ETTs), privadas, ahora puedan intermediar, con ánimo de lucro, en el mercado laboral de la construcción y la Administración.


O que se liberalicen las Agencias privadas de colocación (pagar por trabajar).


O que los Bancos se froten las manos ante la perspectiva de gestionar el también aprobado “fondo austriaco de capitalización individual“, que no es sino un seguro obligatorio, como el del automóvil, que el trabajador llevará consigo, aunque cambie de empresa. Y, por cierto, en cuanto a financiar el fondo, una cosa ya quedó clara en el Decreto-Ley del gobierno: que no lo financiarán las empresas. De modo que, por exclusión, lo financiarán los trabajadores, directa (aportaciones) o indirectamente (impuestos como contribuyentes).


No importa.


Pues venga.


Alegría.

Lo que haga falta para mejorar la “escasa flexibilidad” del mercado laboral actual.




¿ “Escasa flexibilidad” ?



No parece… salvo que se pretenda ir hacia el contorsionismo, o fomentar nuevas olas de emigración masiva al extranjero… porque a todos (y, especialmente, a 4,6 millones de parados) nos gustaría saber quién y en qué sectores se ha venido ofreciendo empleo dentro del país… sin incurrir en precariedad laboral.


Y tampoco se deben poder referir a la estabilidad en el empleo… El 90% de las contrataciones se vienen haciendo mediante contratos temporales.


Pero, para erradicar eso, no se incluye nada en la nueva reforma laboral.



Y eso que la temporalidad es endémica en España, desde hace décadas.





Por si algún político quiere ponerse la medalla de haber reducido la temporalidad, es interesante denotar que ha sido la crisis la que ha provocado la rebaja de la tasa de temporalidad del conjunto del mercado hasta el 25,2%, nueve puntos menos que hace tres años…


Ea, alegría.


En temporalidad, España tiene el dudoso honor de ser líder europeo.





Es más, en el actual escenario laboral, el 50,8% de l@s jóvenes que trabajan tiene firmado un contrato temporal


El problema llega, incluso, al sector público, donde las cifras de temporalidad son aún más chocantes (si cabe): el 53,5% para los varones y el 71,7% para las mujeres.


¿ De verdad, alguien cree que es posible una mejora de productividad de los temporales respecto a los fijos ?


Está claro que la reforma no se ha diseñado para evitar la temporalidad.


Y que el mercado laboral ya era suficientemente flexible… Demasiado flexible.


De tanto, uno de estos días igual se rompe. Pero, a la vez, se pide a la juventud compromiso con el futuro. Se refieren a su voto, claro.


No problem.


Alegría.


De seguro que los 3.720.500 trabajadores temporales entre 31 y 44 años agradecerán les paguen 33 días por año trabajado frente a los 45 anteriormente vigentes, gracias a la ampliación del contrato de fomento del empleo.



¿ La reforma laboral creará empleo ?



Pues tampoco.


En realidad, se prevé que cree menos empleo que la anterior legislación.


¿ Entonces, para qué sirve la reforma laboral ?



La reforma no está pensada para acabar con la temporalidad, ni va a aumentar la movilidad laboral, ni va a modificar el comportamiento de la contratación.


La reforma incide en conseguir extinguir contratos indefinidos, a un menor coste para las empresas, para crear más contratos temporales.


Están por reducir los costes laborales. Lo que antes éramos los “activos más importantes” de las empresas, ahora somos denominados, sin rubor, “costes laborales“. Ahora, los activos primordiales son la marca y la información. Dejad paso.


El objetivo final es reducir salarios a toda la población.


Es un marco de cesión a los intereses financieros… que pasa por desproteger a los trabajadores.


Se ve que, de momento, no se les ocurre nada mejor… Y como les parece que todo vale… Maldito dinero.


A  los mercados financieros no les importa nuestro mercado de trabajo.


Sólo les importa que se venda, al menor coste, por el mayor precio, en producto originario desde cualquier lugar, para obtener el máximo beneficio.


No buscan avivar el consumo interno para reflotar la economía;  por eso reducen la inversión pública como motor económico.


En lugar de salir de la UE y del euro (como ya vimos), y proteger el tejido productivo y empresarial, España se suma a las medidas para que la clase trabajadora pague el lucro de los Bancos y élites financieras que invierten allí donde se trabaja más por menos, y para eso, los Estados deben dejar a su población desprotegida, y desinvertir en salud, educación y vivienda, y quedando la clase trabajadora a merced de los nuevos esclavistas, en las condiciones que el neocolonialismo liberal de la Globalización decida.


Política de tierra quemada.


Caiga quien caiga.


En España, hasta ahora, se daba un “conflicto intergeneracional“: protección a los padres, frente a desprotección de los hijos. Estos ven casi imposible dejar el hogar y proponerse un proyecto de vida con trabajos temporales y mal pagados, en un país donde ya es caro vivir… especialmente, desde la llegada del euro.


Y, ahora, van a por los padres, tíos y abuelos.


A por todos.





Pero Obama está contento.


La, la, la…


Y también el Fondo Monetario Internacional (FMI), su brazo armado para esclavizar a los países mediante la Deuda.


Saben que nos hemos plegado… y que no se parará ahí la cosa.


¿ Por qué si no, felicitarían al gobierno español ?


Es como si un banquero te felicitara por no endeudarte. No es por eso… no tendría sentido.


Es más que un rumor que el FMI ya tiene preparado el préstamo… no se le quiere llamar “rescate“, queda mejorlínea de créditos flexibles”. En cualquier momento.


Felicitan a España porque saben que pagará los intereses de la (actual y nueva) Deuda… aunque sea a costa de sus trabajadores y parados.


Y, de paso, España ha tomado posición a favor de EEUU frente a China


Felicitan a España porque saben que ya está en sus manos, y que se va a endeudar… pero con ellos.




Todo ello, a la mayor gloria de la derecha estatal y autonómica, en el gobierno… y en la oposición. El Partido Popular (PP) no sólo no votó contra la reforma laboral en el Congreso, sino que, además, sale a los medios intentando arrullar a la clase trabajadora con cantos de sirena del estilo de:

“El PP va a apoyar todo aquello que sea bueno para nuestro país, va a apoyar todas las reformas que sean buenas para los trabajadores de toda España.”


Sólo que, si la actual reforma laboral no es buena, la que haría el PP sería peor.


Desde una mayor desregularización (¿ quién quedará vigilando al “todo vale” del lucro ?), a quitar las prestaciones por desempleo (neoesclavismo).


Olvidan que Aznar nos metió en el euro, introdujo el modelo estadounidense de burbuja inmobiliaria (un espejismo cuyos efectos ahora padecemos), nos hizo perder poder adquisitivo, estimuló la insolidaridad fiscal interna, y la brecha social con Europa… por no hablar del oropel, de la malversación de fondos públicos, de la ilegal guerra de Iraq, del 11-M… y hasta tiene implicaciones en el caso Gürtel de corrupción política.


En EspañaNO hay un verdadero estado del bienestar, y, pese a saberlo aún en construcción, ya quieren recortarlo.


Pero, por mucho que intentan segmentar a los trabajadores españoles en funcionarios/privados, empleados/parados, indefinido/temporal, y dividirnosla gente se da cuenta de lo que pasa.


No en vano, España es el país cuya población se declara más de izquierdas de Europa. Que a nadie le extrañe, visto lo que tiene que aguantar.





Ante esta crisis, la gente sabe que si el PSOE está a la derecha, el PP está en la ultraderecha. Es como elegir entre un conservador y un liberal. Misma escuela (por cierto, casi literalmente). Algo a considerar, sobre ambos, cuando haya que manifestarse en próximas votaciones.


De modo que cuando Rajoy, el neoliberal jefe de la oposición al gobierno social-liberal de Zapatero, dice que “cuando se hacen las cosas bien, la sociedad española responde“, debería tener cuidado.


No sea que también se lleve una sorpresa electoral.



¿ Cómo se crea empleo ?



Haciendo lo contrario de lo que nos predican.


Lógico, porque no buscan nuestro beneficio, sino el de las élites financieras.


EEUU predica un modelo neoliberal de creación de empleo.


Pero la causa de que la recuperación económica sea mayor y el desempleo sea menor en EEUU que en la UE, no se debe a la mayor desregulación de los mercados de trabajo de EEUU, sino al mayor estímulo económico realizado por el gobierno federal, basado en una elevada expansión del gasto público en actividades y sectores que generan mucho empleo. Son las políticas de austeridad del gasto público en la UE, las responsables de la escasa recuperación económica y elevado desempleo.


La mayoría de países de la Unión Europea (UE) han dedicado muchos más fondos a “salvar” a la Banca que a estimular la economía (al revés que en EEUU, donde los fondos públicos para estimular la economía han sido mayores que los dedicados a salvar a los bancos).


Así, Gran Bretaña se ha gastado el equivalente al 29% de su PIB, Alemania el 20%, Francia el 18%, España el 14% y Portugal el 6% de su PIB en “salvar” a los bancos, todos ellos porcentajes mayores que EEUU (un 5%).


Durante el periodo 1950-1980, el desempleo de la mayoría de países de lo que más tarde pasaría a ser la  UE-15 fue menor que el existente en EEUU.


Es sólo desde el establecimiento de la UE (con un Pacto de Estabilidad que limita los déficits del estado a un porcentaje del PIB menor del 3% y con unos intereses bancarios dictados por el Banco Central Europeo, BCE, más elevados que en EEUU), que el desempleo es mayor en la UE que en EEUU.


Un análisis riguroso del mal llamado modelo liberal estadounidense, muestra que su éxito en su crecimiento económico se debe primordialmente a políticas públicas de tipo keynesiano, tales como:

  1. Un déficit del gobierno federal que alcanzó durante la Administración Bush el equivalente a un 5.4% del PIB. Es decir, EEUU no respetó el criterio de Maastricht que se fijó para el interior de la UE.

  2. Una política de intereses bajos por parte de la Reserva Federal (FED), el banco central privado de EEUU, que se ha mantenido por mucho tiempo y que se ha modificado sólo hace unos meses, contrastando con la política de intereses altos que ha caracterizado la política del Banco Central Europeo (BCE), que ha priorizado sistemáticamente el control de los precios y de la inflación sobre la función de estímulo de crecimiento económico

  3. Un gasto público federal que representa el 19% del PIB estadounidense, permitiéndole, no sólo el estímulo del crecimiento económico, sino también la reducción de las desigualdades regionales existentes en aquel país. La UE-15, sin embargo, no tiene en la práctica un Gobierno federal europeo: la Comisión Europea, al controlar sólo un 1,17% del PIB europeo, limita enormemente su capacidad de incidir en la economía europea y en la corrección de las desigualdades regionales de renta y de desempleo, que son mucho mayores en la UE que en EEUU.



En definitiva, hace falta gasto público, especialmente, cuando hace falta amortiguar el descenso del gasto privado. Eso lo saben EEUU y el mundo económico y financiero. Y, por eso, predican lo contrario. Porque no puede haber amos sin esclavos.


Y eso lo reconocen hasta los propios empresarios españoles, hablando de los recientes ajustes.


Con esta crisis, y visto que la gente tiene la fea costumbre de comer todos los días, dormir bajo techo, y pagar las facturas… y que para ello tiene que trabajar, el gobierno, sea del signo que sea, debe utilizar el gasto público.


Y si el marco actual no es el adecuado, se cambia.


De entrada, España debería abandonar las políticas regresivas, salirse fuera de este euro, y salirse fuera de la UE, de forma que se centre en estimular su recomposición interna.


Para que ese gasto público se use con sentido común, y sin desmanes ni despilfarro. Así, sí que se podría conseguir un estado de bienestar real.





El gobernador del Banco de España, el ínclito neoliberal Miguel Angel Fernandez Ordoñez, no nos cuenta eso.


Porque está, literalmente, “muy feliz” con la reforma laboral.


La, la, la…


Aún así, lamentó que tal reforma no fuera más ambiciosa, incluyendo flexibilidad en los convenios (es decir, que la empresas puedan saltárselos alegremente) y retirar las trabas a la temporalidad.


Pero Fernández Ordóñez no dice nada de fomentar el crédito a autónomos, pequeñas y medianas empresas, y rechaza la creación de un impuesto a la Banca… virando aún más a la derecha que la propia UE… Entendido. A los Bancos, ni tocarlos.


¿ Sorprendente ?


No tanto… si se parte del hecho de que Fernández Ordóñez fue directivo del FMI.



El futuro desarrollo de la reforma laboral mediante Proyecto de Ley y posteriores Reglamentos ahondarán en mayores profundidades… No hemos tocado fondo. Y luego, irán a por el grueso de las pensiones.


Entretanto…


Alegría.


La, la, la…


Ya llegó… La, la, la… la reforma laboral.






Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores

Anuncios