Posts Tagged ‘recortes sociales

18
Nov
11

Koo Vadis






Richard Koo, economista jefe de la más grande consultora de Japón, Nomura Research Institute, y antiguo miembro del consejo de directores de la Reserva Federal (FED) de EEUU, ha visitado recientemente España, en vísperas de sus elecciones generales.


Quizá como contrapunto a la temeridad de instalar centrales nucleares en zona sísmica, Koo ha hecho gala de una proverbial sabiduría japonesa, que lamentablemente ha tenido escasa repercusión en los medios de comunicación locales.


Vino a decir que las políticas de recorte no funcionan, aportando el ejemplo de su país, Japón, donde se vivió una crisis similar a la actual.





En los años 80‘, Japón padeció una extraordinaria burbuja inmobiliaria… Y el estallido de aquella burbuja sumió al país en un período de estancamiento económico pero con inflación… Una “estanflación” al mejor estilo Volcker.


Koo ha estudiado a fondo la llamada “ushinawareta jūnen“, la década perdida japonesa.


Hay un juego de palabras entre “jūnen” (década) y “yume” (esperanza).


Koo avisa, no es traidor…





España, como EEUU, y como antes Japón, sufre un tipo de recesión que ocurre cada 50 ó 70 años por el estallido de una burbuja especulativa nacional.


Ya pasó en 1929… Cuando se produce una recesión de este tipo, familias y empresas sólo piensan en ahorrar y reducir sus deudas. Nadie pide prestado, y nadie presta, porque no se fía. La economía no responde a la bajada de tipos de interés, ni aunque lleguen a casi el cero.


Koo es claro:“La política monetaria es la primera víctima: pierde efectividad, la economía se reduce y se reduce, y la única manera de frenar la recesión es que el Estado tome prestado dinero y lo inyecte de nuevo en el sistema”.


Justo lo contrario de lo que se propugna en Europa.


Cada vez que Japón puso por delante la reducción del déficit, la economía volvió a recaer, y eso es exactamente lo mismo está ocurriendo en España… con el agravante de que España tiene mucho más paro y es mucho menos industrial que Japón.


En base a la experiencia de Japón, ¿cuánto puede durar esta crisis?


Koo responde: “Si el gobierno intenta recortar el déficit presupuestario cuando el sector privado aún se está desendeudando, que es el error que Japón cometió en 1997, entonces la recesión se alarga al 5 años más, por lo menos…”





La “década perdida” japonesa no duró 10 años, sino 15… al menos, porque hay quien sostiene que, 2 décadas después, aún no se vislumbra el final del estancamiento.


El problema es que España pertenece al euro (no al revés), y eso, como vimos, penaliza la capacidad del Estado para endeudarse y tirar de la economía, a diferencia de lo que ocurre en Japón, en EEUU ó Gran Bretaña.


La Unión Europea (UE) dice esperar que las medidas de ajuste conseguirán que los países se recuperen.


No es verdad.





Y no hace falta remitirse al caso de Japón, para demostrarlo:

  • Grecia recibió un préstamo de 110.000 millones de euros inicial, seguido de otro comprometido por 109.000 millones, a cambio de recortes en salarios y gastos, y aún así, el déficit ha empeorado un 15%. El objetivo inicial de déficit de 17.000 millones para todo el 2011 se ha tenido que aumentar hasta 22.000 millones…hasta la próxima revisión.


  • En Portugal, las medidas de ajuste por los 78.000 millones recibidos también fracasaron: se consiguió reducir el déficit en 2.200 millones y el gobierno declaró que “estaba sentando un ejemplo recortando gasto en la Administración”… Pero 6 meses después, el gobierno anunciaba un déficit extra del 1,1%, una reducción en los pedidos de sus fábricas del 16% y un aumento de las necesidades de las entidades al Banco Central Europeo(BCE) del 17%.


  • Irlanda recibió un préstamo de 85.000 millones de euros, y pese a sus fuertes exportaciones hacia EEUU y Gran Bretaña, se estima (optimistamente) que su PIB crecerá en 2012 un ridículo 1,1%… Y eso que han reducido el coste laboral medio de cada trabajador un 5%… Toda una “devaluación interna“.


  • En la España que ha visitado Koo, el crecimiento del PIB ronda el 0%, y se han perdido 326.000 empleos tras la reforma laboral de hace un año, el paro ronda los 5 millones, la crisis del débil tejido industrial se agrava… Y es firme candidata para un “rescate“.



Los políticos achacan los problemas económicos a la gran deuda pública.


Pero las cifras lo desmienten.







La deuda pública es muy inferior a la deuda privada contraída por Bancos, empresas y ciudadanos.









Pero todavía no hay ningún Rafael Correa entre los políticos, que, desde el poder, anteponga el patrimonio público a los intereses de la Banca privada.


Los países “rescatados“, fueron, más bien, “entregados” a un futuro incierto por castas socio-liberales y neo-liberales que se alternan en los sucesivos mandatos.


Y, en el caso de España, los “guardianes del statu quo capitalista” gobiernan, tanto a nivel estatal (PPSOE) como autonómico (CiU, EAJ-PNV, CC),  explotando el miedo y ocultando la realidad de las cifras.







“El euro fue mal diseñado”, dice Richard Koo.


Eso es ser muy magnánimo… como poco.


En realidad, este euro era una trampa, a sabiendas de ser inviable para algunos países…


De hecho, ya lo advirtieron, en febrero de 1998, nada menos que 155 (sí… ciento cincuenta y cinco) economistas alemanes, al afirmar que este euro llevaría a la ruina a Grecia, Portugal... y España, entre otros.





Este euro fue un diseño deliberado… Un engaño con himno y bandera.


Y sólo así se explica cuán lamentable es que la UE se tenga que financiar al tipo de interés que la Banca impone, mientras que EEUU lo hace gratis a través de la Reserva Federal (FED).


O que los “mercadosataquen, no a uno ni a dos, sino a 12 de los 17 países que componen la Zona Euro.


La Banca quiere enriquecerse a costa de lo público, para que no peligre lo que ya posee en privado.


Es una vergüenza tener los medios para solucionar la crisis y no usarlos… salvo que en realidad se trate de subyugar a los países utilizando el libro de estilo del FMI


Porque, cómo no… En efecto, el FMI ha participado en los rescates financieros de los países europeos a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF), e incluso se plantea el rescate directo… ¡ subvencionado por el propio BCE !.


Y la tragedia griega de países latinoamericanos como Ecuador y Argentina, podría repetirse por toda Europa.


Koo vino a recordar dónde, con este sistema, iremos a parar.


A un “harakiri” global.


Los políticos que defienden las medidas de ajuste y los recortes sociales, con la excusa de luchar contra el déficit público, están sirviendo a la Banca, no al pueblo.


No les votes… ¡ Bótales !




23
Feb
11

Zombificación



El estreno de la serie de TVThe Walking Dead“, basada en el cómic del mismo nombre, bate récords de audiencia en todo el mundo.





En TV aparecen cientos de cuerpos de niños, ancianos, mujeres y adultos, desmembrados, ensangrentados, muertos o agonizando, y los supervivientes sin esperanza de atención médica, con dolores, con sufrimiento extremo, deambulando como zombies entre los cadáveres y las ruinas.


No, no se trata de la serie de TV… Es la vida real, y está pasando en sitios como Haití.





Haití se hizo famoso por los ritos vudú que crean un efecto de “zombificación” sobre aquellos que caen en trance, aunque en realidad no sea sino un estado de catalepsia, de origen esquizofrénico o farmacológico… Paradojas de la vida. Más allá de los ritos, un año después del terremoto, la mayor parte de su irredenta población son “muertos vivientes“.





Por contra, en “The Walking Dead“, los muertos que vuelven a la vida… Y no provocan indiferencia.


La forma de actuar de humanos y zombies constituye un ensayo inevitable de sociología.




El director de películas de temáticazombie‘ más conocido es George A. Romero.


En producciones como “Dawn of dead” (1978), subyace una crítica al consumismo.





Esa es la interpretación “clásica” del enfrentamiento entre el ser humano y su imagen carente de vida y de pensamiento racional: la crítica a la sociedad de consumo actual… porque el neoliberalismo capitalista proyecta en la gente un comportamiento gregario e inconsciente.


El ‘centro comercial‘ (‘mall‘) es el escenario del ‘apocalipsis zombie‘, porque ‘comprar’ se ha convertido en una necesidad primordial y básica… Y ‘consumir‘ es lo que hacemos todos los días.


Romero comenta que sus películas expresan la idea de que los zombies no son “ellos” sino “nosotros”… Los zombies son aquello en lo que nos estamos convirtiendo.





Tal es el papel que nos han asignado en este teatro del Dinero… porque el papel de “vampiro“, ya está reservado para la Banca.


Como ‘consumidores’, no sólo somos “seducidos” por las campañas intencionales de marketing.


Para estimularnos a consumir, las fabricantes se dirigen directamente a nuestros sentidos, desarrollando el color, el sonido y la fragancia de los productos que finalmente compramos, en un continuo ciclo programado de comprar-tirar-comprar.





Desde 1962, las tendencias de “moda” vienen predeterminadas por Color Marketing Group, una organización internacional que diseña los colores a utilizar cada año, no por un altruista sentido estético, sino porque limitar la paleta de colores supone un notable ahorro en los gastos de fabricación. No se “apuesta” por una tendencia, se juega sobre seguro.





No hay “elección” como tal, es una mera “ilusión de libertad“.


Somos “orientados“, por no decir “condicionados“, y los medios de comunicación y de entretenimiento juegan su papel de “crear opinión“… Lo cual va más allá del ya aparente ‘desinformar’.





Unos lo hacen subrepticiamente, como es el caso de los medios de comunicación y entretenimiento… y otros, tan a las claras como ese “think tank” de empresas que, en rueda de prensa, declara haberse constituido para “asesorar” al gobierno socioliberal o neoliberal de turno.


Las imágenes que nos proyectan a través del cine y del resto de medios audiovisuales, no son un reflejo de la realidad: constituyen una visión sesgada, buscando influir en nuestra percepción e interpretación del mundo, de forma interesada.





Queda patente en el caso de los jóvenes, quienes, como si no tuvieran bastante con las inseguridades creadas por su inexperiencia vital y por su incipiente sexualidad, sufren un bombardeo de culpabilidad propia e insensibilidad ante el sufrimiento ajeno, introducido en las películas de terror adolescente (‘slasher‘)… Que, de paso, les prepara para conformar nuevas y sumisas camadas egoistas pro-lucro, máxime en una época con tasas de desempleo juvenil astronómicas.


Esto se traduce, por ejemplo, en que el 47% de los escolares españoles se burla del físico de sus compañeros.


Y en la “liberalEuropa, el 46% por ciento de los estudiantes se burla de los demás por su orientación sexual, el 42% por la apariencia física, y el 35% por la discapacidad… En esa linea, el 47% de los inmigrantes de primera generación ha sufrido burlas en los últimos 3 meses, y el 17% han sido intimidados.





Las películas de zombies recogen las peores tendencias posibles de la gente, tanto entre humanos, como de los humanos hacia los zombies, mostrando otro aspecto de la misantropía, de esa actitud social y psicológica inducida de aversión general hacia la especie humana.


Este subgénero de películas predica que en realidad somos un subgénero humano, y se apoya en la frase de Plauto, un comediógrafo latino al servicio de la élite romana, de que “el hombre es un lobo para el hombre”.


Pero ese estado NO es “natural“. Es un comportamiento, y, por aberrante, urge modificar las condiciones en las que se apoya.


La “competenciasólo surge cuando unos se empeñan en dejar fuera a otros. Y este planeta puede dar cabida a todos, si se hace un uso justo e inteligente de los recursos.


Otro mundo es posible.


Pero raramente se cita la frase de Sénecael hombre es sagrado para el hombre“, y muy poca filmografía recuerda que la corrupción NO es innata al ser humano, que ha sido fruto del uso del Dinero, y agravada por el capitalismo para intensificar las desigualdades, hasta en lo más básico.





En lugar de fomentar la colaboración, que es inherente a la especie humana, se fomenta la competividad sin medida, explotando un falso rasgo animal desde una perspectiva capitalista, para globalizar un mundo donde el Dinero de unos pocos subyuga al resto, y bajo cuyo prisma tan lícitos son el enriquecimiento de la minoría como la esclavitud de la gran mayoría, amparados bajo cualquier revestimiento ideológico y religioso.


En las películas de zombies, los únicos que cooperan realmente entre sí, son los propios zombies… La ‘cooperación‘ entre homo sapiens queda denostada al compararla con el comportamiento de “homo infestus” inventados.


Esa es una idea perversa.


Pero hay
otras más…


Otras que también persisten en las películas y en la serie “The Walking Dead“.





En un mundo plagado de zombies, los ‘supervivientes’ humanos se consideran legitimados para acceder a todos los medios materiales a su alcance para exterminar a los zombies, especialmente a las armas y a la gasolina.


Eso viene a justificar, tanto la legalización de la venta de armas a particulares y países, como el intervencionismo exterior para el saqueo de recursos naturales como el petróleo.





Y otro mensaje.


Apostados en lo alto de los edificios, detrás de los búnkers, o parapetados detrás de un vehículo, los ‘supervivientes contemplan con suficiencia y asco cómo se mueve a nivel del suelo esa marea infrahumana, cosificada, y el ‘tiro al zombie‘ se convierte en un deporte plausible.





En una época escasa de verdaderas revoluciones‘, pero plena de ‘protestas‘ contra los recortes sociales y los dictadores políticos (y quizá, en algún momento, contra la dictadura de la Banca, sus crisis planificadas y sus previsibles ‘subidas de los tipos de interés‘), los cuerpos y fuerzas de seguridad de cada Estado pueden tener la tentación de sentirse oníricamente “legitimados” para considerar al pueblo al que supuestamente debían servir, como zombies, como meras dianas inhumanas sobre las que hacer blanco.


Las demostraciones populares puede que estén dirigidas por intereses espúreos (como el control del petróleo y del gas natural), que pretenden, o bien perpetuarse en el poder, o bien sustituirlo por nuevos y lucrativos regímenes-títere neo-liberales pseudo-democráticos globalizados.


Pero, cuando se manifiestan centenares de miles de personas, parece claro que están representando a una mayoría, habitualmente silenciosa, que se atreve a salir a la calle reclamando justicia social y una lucha honesta contra la corrupción del Dinero.


Adoctrinados para la caza del zombie, las fuerzas y cuerpos de seguridad no tienen por qué pararse a pensar en quién se manifiesta y por qué.


Pese a que, después de todo, la mayoría de los manifestantes podrían estar compartiendo algo con los ‘zombies‘.


El hambre.




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores