Posts Tagged ‘Tierra

28
Abr
14

Antropoceno 3

Las manos van al pan



¿Podemos hacer algo a nivel individual?



Sí.


Se podría pensar que la acción de un consumidor poco o nada puede hacer ante un problema tan grande y global como el cambio climático.


Sin embargo, un pequeño gesto realizado a diario por millones de consumidores puede tener un efecto considerable.


Una sola bombilla puede parecer insignificante, pero si todos los consumidores del mundo sustituyeran las bombillas incandescentes por las de bajo consumo, la reducción del consumo mundial de electricidad permitiría el cierre de más de 270 centrales eléctricas de carbón de 500 megavatios.


Hay más de 100 posibles acciones cotidianas.


Unas son fáciles:


• No dejes el coche en marcha si estás parado
• Mantén una correcta presión de los neumáticos
• Reemplaza los filtros de aire del vehículo con más frecuencia
• Apaga los electrodomésticos, evitando dejarlos en stand-by.
• Utiliza bombillas de bajo consumo
• Repara las juntas exteriores
• Si dispones de calefacción, ajusta el termostato en invierno y en verano.
• Baja 2ºC la temperatura del agua caliente
• Cierra el grifo al lavarte los dientes o afeitarte
• Dúchate en vez de bañarte
• Si el agua del grifo es de buena calidad, no consumas agua embotellada
• Cocina con ollas a presión
• Compra electrodomésticos de bajo consumo energético
• Compra productos locales y de temporada.
• Compra cerca de tu casa
• Compra a granel cuando te sea posible; tú decides cuanto necesitas: evita embalajes innecesarios
• Reutiliza las bolsas
Rechaza de plano los alimentos presentados en bandejas de corcho blanco.
• Compra botellas de vidrio reutilizables, en lugar de “botes” de bebida
• Recicla lo más posible
• Pide que no te envíen más facturas ni folletos en papel
Evita dejar enchufados cargadores, transformadores y aparatos (como los ordenadores)


Tierramar


Otras, demandan algo más de voluntad:


• Utiliza un transporte limpio, compartido y/o público.
• Planta un árbol. Un solo árbol absorbe una tonelada de CO2 durante su vida. Eso sí, que el árbol sea de una especie adaptada y sostenible.
• Haz un uso responsable del agua: instala cisternas de doble carga para inodoro (y no lo uses como cubo de basura); usa la lavadora y el lavaplatos/lavavajillas solamente cuando estén llenos; mancha un sólo vaso para el consumo de agua diario… Por cada grado que se eleve la temperatura del planeta, disminuirá, al menos, un 20% su disponibilidad.
• Reduce el consumo de carne. Su producción es responsable de, al menos, un 18% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero… ¿Qué tal un “Lunes sin carne“?
• Evita los alimentos enlatados, especialmente con especies en peligro de extinción, como la sardina o el atún.
• Instala sensores para encender la luz automáticamente, e interruptor manual para desconectarla, al menos, en las escaleras y zonas comunes de tu edificio.
• En lugar de viajar, intenta reunirte por audio o videoconferencia.




Stop Co2


Y, aparte de todo lo anterior, puedes conseguir mucho más.


Basta con que influyas en los que te gobiernan.


Vigila que se gasten tu dinero en proyectos eficientes y de futuro.


Reprende ocurrencias políticas como la de destinar a la lucha contra el cambio climático cantidades tan exiguas como una décima parte del gasto en armamento“. No apoyes esas “bienintencionadas” declaraciones de intenciones.


Exige a tu gobierno que se lea y se comprometa con las 102 páginas de medidas que ha publicado el IPCC para los sectores de la construcción, el transporte, la industria, energético, agrícola, tratamiento de desechos sólidos y de aguas residuales


Pide también planes concretos para detener y revertir la deforestación, que es la mayor fuente emisora de CO2, tras la quema de combustibles fósiles.




Reciclables


Que un envase sea “reciclable” sólo significa que “podría ser reciclado”… no que lo vaya a ser. La realidad es que sólo se recupera entre el 1% y el 15% de lo reciclable… Hablamos de vidrios, plásticos, papel, envases, pilas, aparatos electrónicos, medicamentos


Y, con mucho, lo peor que se puede hacer, es incinerarlos.


Pide sistemas de depósito, devolución y retorno.




Fugas huidizas




Advierte de cualquier fuga de agua, y demanda que se reparen las pérdidas en la red de distribución, que pueden suponer un 25% del volumen en el recorrido hasta los grifos domésticos.




A gotas




No apoyes las “falsas soluciones” contra el cambio climático: la captura y secuestro de carbono (CAC, o CCS en inglés, como ya vimos), la energía nuclear, las plantaciones comerciales de monocultivos forestales utilizando agroquímicos contaminantes…


Las fuentes renovables no producen residuos tóxicos o radiactivos.


Ya hay 7 tecnologías diferentes para generar electricidad de forma renovable: solar fotovoltaica, solar térmica de concentración, eólica terrestre y marina, geotérmica, bioenergía, hidro-eléctricidad y oceánica.


Conectadas a una red eléctrica eficiente (lo suficientemente dispersa), son fuentes “permanentes“: siempre hay viento o sol en alguna parte.


Además, los sistemas renovables modernos contemplan métodos para almacenar la energía.


Por tanto, no hay excusa… Aplica:

• Demandar una planificación energética integrada
• Abogar por la eliminación de todas las subvenciones a los combustibles fósiles y a la energía nuclear (cuyo cierre ha de ser progresivo pero urgente)
• Desincentivar la tentación de invertir en nuevas centrales térmicas
• Apoyar nuevos y ambiciosos objetivos de reducción de emisiones




Desiertech




Cualquier control del suministro de energía ejercido centralizadamente por unos pocos, se convertirá en otra fuente de poder despótico y control dictatorial: en nuevos oligopolios.


Sin un acceso descentralizado y libre a los recursos y a sus tecnologías de explotación, es fácil perpetuar una tiranía con el mínimo esfuerzo, tal como predecía la Teoría Hidráulica de Karl Wittfogel, referida originalmente al control del agua para el riego, y extensible al resto de recursos naturales.


Así, un ejemplo altamente cuestionable, como ya vimos, es el proyecto DESERTEC, patrocinado por la UE y el Club de Roma, pese a estar basado en energía solar.




Ley Virus


Presta atención a repentinas leyes, supuestamente ecológicas, que, en realidad, se diseñan a la medida de ciertos intereses muy determinados… Esas, estilo “Ley Virus“, que autorizan la construcción de viviendas en suelo rural no urbanizable, para convertirlo en viviendas, palacetes, hoteles y urbanizaciones de lujo… si eres un gran propietario de terreno… Leyes para que las grandes fortunas legalicen sus cortijitos, creen otros nuevos, e inflen nuevas burbujas inmobiliarias lucrándose a costa del medio ambiente y el patrimonio de todos.




Pescando basura


El cambio climático es uno de los efectos de la acción del ser humano.


Pero hay muchos más, y se retroalimentan entre ellos.


De hecho, la contaminación en China parece aumentar la virulencia de los ciclones en el Océano Pacífico.


Reconocemos la creciente necesidad de dar más prioridad a problemas medioambientales, como la contaminación del aire (77% en las encuestas) y del agua (75%), al uso de pesticidas, al desperdicio de envases y plásticos, y a la escasez de agua.


No es para menos.


Grandes manchas de basura en el mar


Televisores, frigoríficos, lámparas


Casi todo lo que hay en un centro comercial… Podemos encontrarlo flotando en mitad del océano.


Y las corrientes marinas están transportando esta basura por todo el mundo.


Así, la Gran Mancha de Basura del Pacífico ya ocupa 1.400.000 km².


A su vez, la Gran Mancha de Basura Plástica del Atlántico Norte mide cientos de kilómetros de largo, con una densidad de 200.000 fragmentos de basura flotante por kilómetro cuadrado… Estacionalmente, cambia de posición hasta 1600 km de norte a sur, y se desplaza aún más lejos durante el fenómeno climático de El Niño.




Arde la bola




Son todos efectos de un sistema productivo insostenible.


Y, aunque no funciona, el neoliberalismo sigue desbocado.


Además de no ser valorado como productor, tendrás que darte a valer también como consumidor.


Es absurdo que nos induzcan a comprar todas y cada uno de los objetos del mundo, a cualquier precio, pudiendo tener a nuestro alcance “bibliotecas” para compartirlos, a un precio bajo, dentro de una economía orientada a los recursos.


Se fomenta que cada uno se construya su tramo de carretera, su tramo de saneamiento, su escuela, su hospital, su automóvil…


Que cada uno tenga su planeta.


Ya.


Por muy ridícula que pueda sonar… Esa es la idea neoliberal.


Mundos para-lelos, separados por vallas y protegidos con guardias, perros y cámaras.


Afortunadamente, hay otras visiones, y existen la tecnología y los medios para llevarlas a cabo.






(Continuará)

28
Mar
14

Antropoceno 2

Coliticos



¿Podemos confiar en que los gobiernos reduzcan el CO2?



No.


Desde luego, no al ritmo que sería deseable para minimizar el cambio climático y sus consecuencias sobre los hábitats humanos.


Ya existen tecnologías eficientes, en términos de Coste/Beneficio, para disminuir las emisiones.


Sin embargo, la mayor parte de las inversiones se dirigen hacia el descubrimiento y desarrollo de más recursos fósiles, convencionales o no.


Un estudio de Greenpeace demuestra que el 98% de créditos del Banco Mundial (BM) van a proyectos que agravan el calentamiento del planeta.


En lugar de contemplar el problema desde una perspectiva global y responsable a medio plazo, los gobiernos, hasta ahora, abanderan intereses locales, materialistas y efímeros.


Ponen barreras institucionales, dan incentivos inadecuados, favorecen los intereses creados, evitan crear agencias reguladoras efectivas, y dan información inexacta, sesgada o falsa.




Emisiones de CO2 desde 1980




Los países que más CO2 emiten, EEUU y China, no se han comprometido a ninguna reducción en base al Protocolo de Kioto.


Tampoco se han comprometido otros países que han registrado un rápido desarrollo, como India, Brasil, Indonesia o Vietnam… Y, al no estar obligados a reducir sus emisiones, se han convertido en los destinos perfectos donde los países desarrollados externalizan sus operaciones industriales.


Gran Bretaña, Francia y Alemania pueden presumir de que sus economías se han vuelto “más ecológicas”, pero, en realidad, el trabajo sucio lo están haciendo por ellos los países en desarrollo, que de paso emiten más gases de efecto invernadero de los que es capaz de reducir Europa.


De forma que China, EEUU e India, sin ataduras, suman prácticamente el 50% de las emisiones de CO2 a la atmósfera.


Es más: gracias a una filtración, sabemos que EEUU, que alberga al 4% de la población mundial pero emite el 25% del CO2, llevó en su agenda para la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP19) de 2013 celebrada en Varsovia, los objetivos de:
Minimizar la importancia de los daños y pérdidas del calentamiento global, promover los intereses privados en el Fondo Verde para el Clima [un instrumento para financiar a las empresas multinacionales], y retrasar los plazos para reducir las emisiones“.




COP 19 Compromiso 0




Es fácil adivinar que la cumbre COP19 terminó en otro sonoro fracaso de la lucha contra el cambio climático para la transición hacia un futuro sostenible.


Por ello, organizaciones y movimientos como Greenpeace, OXFAM, CSI, ACTIONAID, AMIGOS DE LA TIERRA y WWF decidieron retirar a sus delegaciones del evento.


Europa lidera las intenciones de reducción de emisiones de CO2 en el mundo, en efecto… al estilo neoliberal.


Y han creado un mercado bursátil de “Bonos de CO2“, asignando cuotas de CO2 a las empresas. Si una empresa no agota su cuota, puede vender ese sobrante a las empresas que sí rebasaron el cupo que les fue asignado.


Al amparo de este esquema de asignación de cuotas, el Sistema Europeo de transacciones de Emisiones (ETS) se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos en materia de especulación financiera.


Casi todos los Bancos europeos importantes, y la mayoría de las grandes corporaciones multinacionales de la Unión Europea (UE), están involucrados en esta especulación con “Bonos de CO2“, también llamados “Derechos de Emisión“.


Por eso, no sorprende que la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (AICE; en inglés, IETA), el principal lobby de los especuladores del mercado mundial de “Bonos de CO2“, haya sido uno de los organismos con mayor presencia en todas las conferencias sobre el clima.




Bobos de carbobo




En 2003, se compraron y vendieron bonos que sumaron 78 millones de toneladas de CO2; en 2005, aumentó a 799 millones de toneladas, con un valor de 9401 millones de euros, y en 2006 se comercializaron 1600 millones de toneladas por 22500 millones de euros.


Los países europeos dominaron este mercado del CO2 con el 86% de las compras.


Y eso que es falso el postulado que lo sostiene, porque las reducciones de emisiones no son equivalentes, y no se pueden intercambiar los derechos a emitir gases invernadero entre agentes tan diferentes como una planta termoeléctrica, una siderúrgica o una granja de cerdos.


Por lo tanto, las reducciones de emisiones correspondientes no pueden ser iguales, ni desde el punto de vista de equidad, ni desde el punto de vista tecnológico.


La UE, nacida de un núcleo de países con intereses en el carbón y el acero (CECA) anuncia que abanderará la “lucha” contra el cambio climático… sólo si “es razonable“.


“Razonable”… para la patronal europea BusinessEurope, que ya ha afirmado que un recorte del 40% en las emisiones de CO2 para el año 2030 sería excesivo, porque el resto de socios internacionales de la UE no están haciendo esfuerzos “comparables”.


Por cierto… Las organizaciones ecologistas creen que ese objetivo del 40% ni siquiera es lo suficientemente ambicioso como para frenar el cambio climático.




Incómodo CO2 Cómodos impuestos




Otro problema de fondo en la lucha contra el calentamiento global causado por la acción humana, es la tentación de utilizar a los concienciados para convertirlos en “tontos útiles” al servicio del poder político y económico.


Todos sabemos que a medio plazo el petróleo se acaba, y con él, la principal fuente de energía de nuestra civilización. Hay que cambiar de combustible y de tecnología, y eso… cuesta dinero.


¿Qué hacer?… Fácil. Si convencemos a los suficientes millones de personas de que son culpables de la destrucción del planeta, serán éstos quienes cargarán con el coste del cambio tecnológico.


Y ya está en marcha.




GCF al rescate




Así es como se ha creado el Fondo Verde para el Clima (FVC, en inglés GCF), al que los países han de aportar dinero.


Una vez conseguido, buena parte del FVC se destinará a aplicar las tecnologías de almacenamiento geológico del CO2 (“captura de carbono”, algo similar al sísmico Proyecto Castor de gas), una tecnología ineficiente que luego analizaremos, pero que propicia la corrupción de gobernantes de países en desarrollo: por un poco de dinero, permiten que sus territorios y compatriotas carguen con el CO2.


El turismo del desecho ya tiene precedentes. Por ejemplo: en 2011, la asolada y maltratada Haití recibió los restos de la incineración de la basura de todo un año de la ciudad de Los Ángeles (California, EEUU), a cambio de “ayuda monetaria y humanitaria” tras el terremoto que sacudió este país caribeño.




CO2mentera




Como buen mercado, el mercado del CO2 es un negocio para las fábricas, y una ruina para el Estado.


En España, por ejemplo, entre 2008 y 2012, ha resultado un enorme negocio para la industria “pesada”: cementeras, azulejeras, ladrilleras, etc.


Como han funcionado a medio gas por la crisis, han vendido sus derechos de emisión de CO2 no usados por 1279 millones de euros.


No parece se haya destinado para mantener a sus plantillas fuera del paro.


Mientras, en el mismo periodo, el gobierno español debe compensar el exceso de emisiones de los ciudadanos (que se ve son los “culpables”), destinando 1250 millones a comprar Derechos de CO2 en el extranjero.


Una vez más, se aplica la regla de oro del capitalismo neoliberal: “privatizar las ganancias y socializar las pérdidas“.


No sorprende que, en 2009, de los 144000 millones de dólares que se destinaron a los mercados de
carbono, sólo el 0,2% se dirigiese a proyectos concretos… El grueso se destinó a gastos de intermediación, consultorías, estudios, inversiones estilo “compra con vocación ambiental de tierras”…


Estas cifras encajan con la estrategia de presión de los lobbies que actúan en representación de las multinacionales implicadas.




Emisiones mundiales de CO2 en 2010 por sectores de producción




Por ejemplo.


El transporte marítimo mueve el 80% del volumen, y un 70% del valor del comercio mundial.


A su vez, la aviación civil soporta el 8% de la actividad económica internacional y, con sólo un 0,5% del volumen, mueve más del 25% del valor del comercio mundial.


El Protocolo de Kioto permite, gracias a la redacción de su Artículo 2.2, que ninguna nación se vea obligada, de forma individual, a reducir ninguna de sus emisiones en los sectores del transporte marítimo y la aviación civil.


Las propuestas de reducción no prosperaron por ir en contra de los intereses de las navieras, las compañías aéreas, el sector turístico, el comercio


Sólo hubo acuerdo para implantar un impuesto internacional… que se aplica al pasajero aéreo.




Emisiones mundiales del transporte


No se quiso poner en peligro el lucro global de estas actividades, cuyo coste medioambiental podría reducirse con alternativas de consumo locales o más cercanas.


Y estos 2 sectores, transporte marítimo y aéreo, sólo son responsables del 5% de las emisiones de CO2 mundiales.


Así que es fácil suponer la presión que ejercerán los lobbies de las industrias petrolera, nuclear, agrícola y forestal, para evitar que se acuerden medidas de reducción de sus emisiones, que son las mayoritarias.




Coches futuros




En cuanto a la responsabilidad de los países, y asumiendo un trato igualitario, los estados en vías de desarrollo se niegan a adoptar medidas al mismo nivel que los países desarrollados.


El futuro, a medio plazo, se juega en Asia.


En 2030, la flota de automóviles de China habrá superado a la de EEUU (que, a su vez, se habrá incrementado en un 60%), y en 2050, China tendrá casi tantos coches como todo el mundo tiene en la actualidad. E India “avanzará” también con una flota de 367 millones, 45 veces el número en sus carreteras congestionadas hoy.


El número de automóviles en todo el mundo crecerá desde los 600 millones de 2005 a unos 2900 millones en 2050.


Más aceromás carbón.


Muchos de esos vehículos serán de bajo precio (‘low-cost’), con lo que su consumo de petróleo no será “muy refinado“.


Quizá, en este contexto, el previsible consiguiente aumento del precio del petróleo actúe como paulatino efecto disuasorio.




Volutas polutas




Pero, entretanto, da miedo pensar en la polución del aire.


O en el terreno que se ganará para construir carreteras y autopistas a costa de la agricultura tradicional.


O, incluso, en coches eléctricos recargados con energía procedentes de carbón “limpio”, de centrales nucleares y de otras fuentes no-renovables.




CACa




En paralelo, oiremos hablar de “soluciones” tecnológicas que no son efectivas, pero sobre las que nos desinformarán para hacernos creer que lo son… o que lo pueden ser pronto.


Por ejemplo, la captura y almacenamiento de CO2 (CAC, en inglés CCS).


Se anuncia como un método práctico y de bajo coste que ya está casi listo para reducir las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas.


Sin embargo, la mayoría de sus ensayos y proyectos piloto ya se han abandonado en (casi) todo el mundo.


¿Por qué?


Porque estos “prometedores” sistemas CAC consumen energía, lo que obliga a gastar más combustible, y por tanto, deviene en mayores emisiones de CO2 … En efecto: así, no tiene sentido aplicarlos.


Pero es útil divulgar su supuesta bondad: beneficia a quien lo va a desarrollar, y a quien podrá seguir emitiendo CO2 dando por sentado que en algún momento se conseguirá hacerlo viable.




CEO-dos




Ni el cambio climático es reversible… ni nos va a esperar.


Hay soluciones tecnológicas limpias, ya disponibles. Implementarlas, sólo requiere voluntad política.


Cabe pensar, parafraseando a Eduardo Galeano, que “si la naturaleza fuera un banco, ya la habrían salvado“.






(Continuará)



27
Feb
14

Antropoceno 1

El mundo en tus manos


El Grupo o Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, o IPCC por sus siglas en inglés, es una organización internacional creada en 1988 a instancias de la ONU.


Su misión: informar sobre el eventual riesgo de cambio climático provocado por la actividad humana, alterar sobre sus potenciales consecuencias, y definir las posibles opciones para modificar, adaptarse y/o mitigar sus efectos.


El clima ha venido sufriendo modificaciones a lo largo de la historia del planeta, tanto a escala global como regional.


En el contexto actual, “cambio climático” se refiere al cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, al haber modificado la composición de la atmósfera.


A finales de 2013, el IPCC comenzó a liberar su informe de evaluación sobre el cambio climático.


Para estar tan fresco… Está que arde.





¿Existe un cambio climático debido a la actividad humana?



Sí.


Los datos son incontestables.


CO2 en 800000 años


Emisiones CO2 desde 1980


El aumento de la concentración del gas CO2 en la atmósfera, se debe, indiscutiblemente, al ser humano y su modo de producción económico basado en la obtención de energía con la quema de combustibles fósiles.


Sabemos que los humanos son responsables de todo ese aumento sin precedentes del CO2 atmosférico por 2 razones.


Primero, porque la composición del CO2 atmosférico es distinta de la del CO2 liberado en la quema de combustibles fósiles. Los combustibles fósiles son más ricos en átomos ligeros de carbono (C-12), mientras que el CO2 atmosférico de origen natural es más rico en átomos pesados (C-13).


Si el aumento del CO2 se debiera a la quema de combustibles fósiles, entonces la proporción C-13/C-12 del CO2 atmosférico se iría reduciendo…


CO2 vs Carbono-13


Bien: eso es, exactamente, lo observado.


La prueba de la autoría del ser humano yace en que los combustibles fósiles no contienen el isótopo Carbono-14 (C-14), porque se formaron hace millones de años y el Carbono-14 ya ha desaparecido de su composición (su vida media es de 5730 años).


El Carbono-14 de la atmósfera se presenta en una concentración constante: se produce en la estratosfera por acción de los rayos del sol.


Luego, se absorbe por las plantas por la fotosíntesis, y pasa a los animales que se alimentan de ellas. Por eso, las plantas y los animales vivos tienen la misma proporción de C-14 y de C-12 que el CO2 atmosférico.


Con este equilibrio de partida, la reducción de la concentración de C-14 observada en la atmósfera entre los años 1850 y 1954 sólo se puede explicar por la introducción en la atmósfera de CO2 proveniente de la quema de combustibles fósiles.


Carbono 14 atmosférico


A partir de 1954, estas mediciones se enmascaran… porque las pruebas nucleares empezaron a liberar enormes cantidades de C-14.




¿Hay consenso entre los científicos?



Sí.


El 97% de los científicos opina que el calentamiento en el sistema climático es inequívoco y que muchos de los cambios observados desde la década de 1950, no han tenido precedentes en las últimas decenas de milenios.


Los informes del IPCC alertando de la realidad del cambio climático son fruto del consenso científico.


Revisión IPCC


El IPCC lo forman 195 países. Su informe está redactado por 259 autores de 39 países diferentes, representando un amplio abanico de disciplinas. Su trabajo compila miles de artículos que representan el trabajo de muchos miles de científicos de todo el mundo, y que se revisan ​​por parejas. Asimismo, el IPCC admitió comentarios de forma abierta; recibieron, revisaron y contestaron 54677 comentarios de 1089 expertos, incorporando o desechando de forma argumentada cada uno.


Finalmente, consiguieron condensar el informe en 2 páginas escritas en lenguaje asequible que los políticos deberían, en principio, poder leer y entender sin dificultad.


No hay un problema de consenso científico: las pruebas y evidencias son abundantes y conocidas.


Sin embargo, existe una brecha significativa entre la percepción pública y la realidad.


Esto es especialmente sangrante en EEUU, uno de los mayores productores de CO2 del mundo, donde el 57% de sus ciudadanos desconoce o se opone a la opinión científica mayoritaria de que la Tierra se está calentando debido a la actividad humana.


Sin duda, esa discrepancia se debe a las campañas diseñadas para confundir al público sobre el alto grado de acuerdo entre los científicos del clima.


Así, en 1991, la Western Fuels Association financió una campaña de 510000 dólares cuyo objetivo principal era “reposicionar el calentamiento global como teoría (no como hecho)“.


Incomodiverdad


Eso explica que, en EEUU, y tras el éxito del documental “Una verdad incómoda” de Al Gore en 2006, la preocupación por el calentamiento global descendiese un 14% en 2011… Menos de la mitad declara estar inquieto. Y, de la otra mitad, la mayoría piensa que se debe únicamente a un proceso “natural” en el que no ha intervenido el ser humano…


Es difícil abstraerse de preocupaciones tan inmediatas como la estabilidad laboral, la economía, la sanidad, la educación, los derechos humanos… Lo cierto es que, al desaparecer de los medios, el cambio climático parece haber desaparecido también de la conciencia pública.


Las personas reaccionamos basándonos en creencias profundamente arraigadas.


Solemos fiarnos, compartir y apoyar la postura de aquellos con los que nos identificamos y cuya estima buscamos.


Pero, cuando oigamos frases que siembren dudas, del estilo de “La ciencia del clima es poco fiable” o “La energía nuclear es necesaria“… en lo que se refiere al cambio climático, estamos asistiendo a una manipulación, a una cerrazón preconcebida, sesgada, y a menudo interesada, por motivos ideológicos, religiosos y/o económicos.


La evidencia científica es clara, abierta, factual, y amplísimamente aceptada.





¿Cuáles son las consecuencias del cambio climático debido a la actividad humana?





Cambio observado en la temperatura en superficie, 1901-2012


La alta concentración de CO2 en la atmósfera produce un efecto invernadero que afecta directamente a nuestro hábitat vital:




• Aumento de la temperatura media, con persistencia de olas de calor y humedad
• Derretimiento de los casquetes polares y de los glaciares,
• Subida del nivel del mar
• Irregular disponibilidad del agua dulce
• Más dañinas tormentas, inundaciones, sequías, incendios forestales…
• Acidificación del mar
• Menor productividad de agricultura, bosques y pesca
• Extensión geográfica de enfermedades
• Formación y dispersión de contaminantes del aire
• Distribución y abundancia de las especies


Desastres I


Desastres II


Estos daños se ven ya, en forma de inundaciones, incendios, sequías, olas de calor, brotes bacterianos y virales, blanqueo del coral, potentes tifones y huracanes, veranos más calurosos, peores cosechas


Cada uno de los 3 últimos decenios ha sido sucesivamente más cálido en la superficie de la Tierra que cualquier decenio anterior desde 1850.


Calentón global


Estamos sobre aviso.


La última vez fue que la temperatura estuvo 2ºC por encima de la del año 1900, fue hace 130000 años; entonces, el nivel del mar estaba entre 4 y 6 metros más alto que ahora.


La última vez que la temperatura estuvo 3ºC por encima de la del año 1900, fue hace unos 30 millones de años; entonces, el nivel del mar estaba entre 20 y 30 metros más alto que ahora.


La mano que no mece la cuna


Es probable que, para fines del siglo XXI, la temperatura global en superficie sea superior en 1,5 ºC a la del período entre 1850 y 1900 para todos los escenarios de estimaciones considerados.


Estamos cerca de las 400 partes por millón (ppm) de CO2 en la atmósfera. Si llegamos a 450 ppm, hay un 50% de probabilidades de que aumente la temperatura global en 2ºC.







Control





¿Estamos a tiempo de parar el cambio climático?



No.


Ya no.


La mayoría de las consecuencias del cambio climático van a persistir durante muchos siglos, incluso aunque se detengan las emisiones de CO2.


Gran parte del calentamiento es irreversible… aún suponiendo que haya un momento cercano en que las emisiones se reduzcan a cero.


La temperatura global se mantendrá casi constante durante siglos en el nivel alcanzado.


Y los océanos mundiales seguirán calentándose durante el siglo XXI: el calor penetrará desde la superficie hasta las capas profundas de los océanos, afectando a la circulación de las corrientes oceánicas.


Por eso, el problema del clima siempre ha sido un caso para aplicar un “principio de precaución“.


Porque la mayoría de los efectos del cambio climático perdurará durante muchos siglos, incluso, insistimos, aunque pararan ya las emisiones de CO2.


Las emisiones de CO2 acumuladas determinarán en gran medida el calentamiento medio global de finales del siglo XXI y de siglos posteriores.


Y toda esta inexorabilidad, gracias básicamente a estos últimos 2 siglos de las emisiones de CO2.


A lo único que podemos aspirar es a no empeorar la situación.


Obviamente… para no empeorar las negativas consecuencias en la comida, el agua, los ecosistemas, el clima, y los desastres naturales.




Temperaturas en superficie




No es igual que la temperatura suba 2ºC, a que suba 8ºC.




CConsecuencias




Y eso que, por cierto, estamos siendo relativamente afortunados de que el proceso no vaya más rápido por 7 razones, sobre muchas de las cuales no tenemos control: la baja actividad solar, la capacidad del océano para atenuar el calentamiento, los usos menos contaminantes del carbón en China, las acciones derivadas de los acuerdos del Protocolo de Montreal para recuperar la ya dañada capa de ozono, la considerable actividad volcánica (que enfría la atmósfera), la temporal y afortunada disminución del vapor de agua en la estratosfera, y la aceleración de los vientos oceánicos.


Así que, en definitiva, hay que empezar ya a dejar de emitir CO2.


Dejar de respirar, ni influye, ni es una opción… Abandonar la quema de combustibles fósiles, sí.






(Continuará)





26
May
11

Zeitgeist Hacia Adelante -3- Proyecto Tierra




Presentamos el tercer capítulo del documental “Zeitgeist: Moving Forward”, que se titula “Proyecto Tierra“, en el que proponen medidas que garanticen un futuro mejor, viable y sostenible para la Humanidad, rediseñando la sociedad actual a partir de los conocimientos científicos y técnicos ya existentes.


Está en idioma inglés, con subtítulos en español.


Estos son los enlaces para el visionado:





Esta es la transcripción:





[Parte 3: Proyecto Tierra]

Imagina que tenemos la posibilidad de rediseñar la civilización humana desde cero

Imagina que se descubre un planeta igual que la Tierra, sólo que sin humanos.

Sería un lienzo en blanco.


Sin países, ni ciudades, ni contaminación, ni políticos…

Un entorno impoluto y abierto.

¿Qué haríamos con él?


Lo primero, sería tener claro el “objetivo“, ¿no?





El objetivo sería sobrevivir.


Pero sobrevivir de forma óptima, saludable y próspera.

La mayoría amamos vivir, y, preferiblemente, sin sufrir.

Por tanto, esa civilización deberá proveer el máximo soporte vital y sostenibilidad posibles para todas la personas del mundo, y a la vez intentando eliminar lo que resulte dañino a largo plazo.

Asumiendo ese objetivo de máxima sostenibilidad, lo siguiente a abordar es el “método” para conseguirlo.

Actualmente, la política rige las sociedades de la Tierra

¿Y qué dicen los programas republicanos, liberales, conservadores o socialistas, sobre el “diseño de la sociedad“?

Hmmmm…


No dicen absolutamente nada.

¿Y la religión?


El gran creador debe haber dejado claro el diseño social…

Pues no… No hay ninguno.


Entonces… ¿en qué podemos basarnos?




En la “Ciencia“.

La ciencia es única, no sólo porque exige que las ideas propuestas sean demostrables y verificables, sino también porque lo que la ciencia propone siempre puede ser sometido a revisión.

Esa es la crucial diferencia con la religión y la política

La ciencia no tiene ego, y en todo lo que propone, acepta la posibilidad de que, al final, pueda ser erróneo.

No se ata a nada, y evoluciona constantemente.

Esto suena bastante razonable.

Así que, en base al conocimiento científico de principios del siglo XXI, y teniendo en mente el objetivo de “máxima sostenibilidad“, ¿cómo iniciamos un proceso de construcción social ?

Pues respondiendo a la cuestión:  ¿qué necesitamos para sobrevivir?

La respuesta es, por supuesto: los Recursos del planeta.

Recursos como el agua que bebemos, la energía que usamos, y las materias primas que utilizamos para crear herramientas y viviendas.

Precisamos muchos recursos del planeta para poder sobrevivir.

Por eso, es crítico inventariar qué tenemos y dónde está.




Es preciso investigar, identificando cada recurso físico del planeta y la cantidad disponible en cada ubicación, ya sean yacimientos de cobre, vientos para energía eólica, manantiales de agua potable, bancos de peces en el mar, las mejores tierras de cultivo, etc.

Pero como los humanos consumiremos estos recursos con el tiempo, no solo necesitamos inventariarlos, sino también monitorizar su uso.

Debemos asegurarnos que no se nos acaben, eso sería terrible.

Por eso, se han de monitorizar nuestras tasas de utilización, pero también las tasas de regeneración terrestre: cuánto tarda un árbol en crecer, o un manantial en volverse a llenar…

Esto se llama “Equilibrio Dinámico“.

Es decir, si acabamos con los árboles más rápido de lo que tardan en crecer, tenemos un grave problema, porque ese ritmo no es sostenible.

¿Cómo gestionar ese inventario, si los recursos están repartidos por todas partes?

Hay grandes minas en lo que llamamos Africa, hay energía en Oriente Medio, un gran potencial de energía mareomotriz en la costa Atlántica de Norteamérica, el mayor suministro de agua fresca está en Brasil, etc.

Bueno, una vez más, la vieja y querida ciencia tiene una sugerencia: se llama “Teoría de Sistemas“.

La Teoría de Sistemas reconoce que el tejido del mundo natural, desde la biología humana, a la biosfera terrestre, hasta la atracción gravitacional del propio sistema solar es un mismo y enorme sistema, unido sinérgicamente, completamente interconectado.

Las células humanas se conectan para formar nuestros órganos, y los órganos se conectan para formar nuestros cuerpos, cuerpos que no pueden vivir sin los recursos terrestres de alimento, aire y agua, que nos conectan inequívocamente a la Tierra. Y así sucesivamente.

Así que, siguiendo a la naturaleza, reunimos toda la información de inventario y monitorización, y creamos un “sistema” para administrarlos.

Un “Sistema de Gestión Global de los Recursos” para gestionar todos los recursos relevantes del planeta.

Es la única alternativa lógica que nos queda si queremos sobrevivir, a la larga, como especie.

Hay que administrarlo como un todo.

Habiendo comprendido esto, ya podemos pasar a la Producción.

¿Cómo usamos todo esto?





¿Cuál será el proceso de producción, y cómo vamos a asegurar que sea lo más optimizado posible para maximizar nuestra sostenibilidad?

Bien, lo primero siempre es intentar preservar.

Los recursos del planeta son finitos, así que es crucial adoptar la “estrategia” de preservarlos.

La “Preservación Estratégica” es fundamental.

Lo segundo sería reconocer que algunos recursos son peores que otros en cuanto a rendimiento.

Incluso, algunos provocan un efecto terrible en el medioambiente, que, irremediablemente, afecta también a nuestra propia salud.

Por ejemplo, al usar petróleo ó combustibles fósiles, siempre se liberan sustancias bastante destructivas al medioambiente.

Por eso, es crítico hacer lo posible por usarlos sólo cuando sea realmente necesario, o mejor, nunca.

Afortunadamente, podemos usar energía solar, eólica, de mareas y olas, calórica y geotérmica, e idear estrategias sobre cuál en concreto usar y dónde, para evitar consecuencias negativas o cualquier efecto fruto de la producción o el uso que dañe el medioambiente, y, en consecuencia, a nosotros mismos.

Lo llamaremos Seguridad Estratégica, que va asociada a la Preservación Estratégica.

Y, además, vamos a necesitar una “Eficiencia Estratégica” para la propia mecánica de producción.

Tendremos que adherirnos a 3 sencillos protocolos:


  1. El producto debe diseñarse para durar lo más posible. Si no fuese así, cuanto más se estropee, más recursos harán falta para reemplazarlo, y mayor el despilfarro.


  1. Cuando algo se estropee o ya deje de ser útil, es crítico que lo retiremos y reciclemos tanto como podamos. Esto debe tenerse en cuenta en el diseño del producto.


  1. Las tecnologías de muy rápida evolución, como la electrónica, al sufrir las más altas tasas de obsolescencia tecnológica, habrán de ser diseñadas previendo incorporar futuras actualizaciones. No tiene sentido desechar un sistema informático entero, por obsolescencia, o por rotura de un componente. Cada componente se ha de diseñar para ser fácilmente actualizado, y ha de ser totalmente estandarizado e intercambiable, previendo las futuras tendencias del cambio tecnológico.



En realidad, los mecanismos de “Preservación Estratégica”, “Seguridad Estratégica” y “Eficiencia Estratégica” son conceptos puramente técnicos, independientes de la opinión o parcialidad humanos, pues basta con programar estas estrategias en un ordenador que realice los cálculos; es actualmente factible calcular métodos para conseguir una producción sostenible.

Por muy complejo que parezca, sólo son cálculos de calculadora, los sistemas de toma de decisión y monitorización multi-variable ya se utilizan hoy día, sólo hay que extenderlos.

Así, además de nuestro Sistema de Gestión de Recursos, tendremos también un “Sistema de Gestión de la Producción“, siendo ambos fácilmente automatizables con ordenadores para maximizar la eficiencia, la conservación y la seguridad.

La complejidad informacional impide que una sola mente, ni muchas mentes humanas, puedan llevar a cabo esas tareas.

Pueden y deben ser realizadas por ordenadores.

También cabe replantear la Distribución.




¿Qué estrategias de distribución son sostenibles?

Dado que la línea recta es la distancia más corta entre 2 puntos, y que se requiere energía para propulsar el transporte, cuanto menor sea la distancia de transporte, mayor la eficiencia.

Producir cosas en un continente y enviarlas a otro, sólo tiene sentido si los productos en cuestión no pueden ser producidos en el área deseada.

No siendo así, es un despilfarro.

Debemos producir localmente, para que la distribución sea sencilla, rápida y consuma la menos energía posible.

Con esta “Estrategia de Proximidad“, se trata de reducir al máximo el transporte, ya sea de materias primas o de productos terminados.

También es importante examinar qué transportamos y por qué… Estamos hablando de la “demanda“.

La demanda debe incluir lo que necesiten las personas para disfrutar de buena salud y una calidad de vida alta.

Las necesidades materiales humanas abarcan, tanto los bienes vitales, de comida, agua y vivienda, como los bienes sociales y recreativos que permiten la relajación y el disfrute a nivel personal y social, ambos muy importantes para la salud humana y social.

A través de otra encuesta, las personas dicen sus necesidades, la demanda se evalúa, y la producción se realiza en base a dicha demanda.

Y puesto que la demanda de los diferentes bienes obviamente cambiará de una región a otra, debemos crear un “Sistema de Gestión de la Demanda y la Distribución“, para evitar la sobreproducción o la escasez.

Esto no es nada nuevo.


Ya se utiliza en la cadena de suministro de las tiendas para mantener un stock adecuado.

Ahora se trataría de una gestión a nivel global.

Pero, cuidado, para entender bien cuál es la demanda, debemos tener en cuenta el uso real de cada ítem.

¿Es lógico y sostenible que cada persona tenga, digamos, una unidad de cada ítem que se produzca, lo use o no?

No. Eso sería, tanto derrochador, como ineficiente.

Si una persona necesita algo, durante, por ejemplo, sólo 45 minutos cada día, es mucho más eficiente que lo tenga sólo cuando lo necesite.

Lo que se necesita, no es el ítem en sí, sino su utilidad.

Al recordar que lo importante del producto es su utilidad, vemos que esa ‘restricción externa’ que llamamos “propiedad“, es tremendamente derrochadora, medioambientalmente ilógica, y no tiene sentido funcional ni económico.

Así que necesitamos diseñar una estrategia de “Acceso Estratégico” como base para nuestro “Sistema de Gestión de la Demanda y la Distribución” para poder garantizar que se satisface la demanda, las necesidades de la población, accediendo a lo que se necesite, cuando se necesite.

Tiene sentido tener centros de productos a nivel regional, de forma que casi todo estaría muy cerca de la población, y uno, simplemente, llegaría, tomaría el artículo, lo usaría y, al terminar, lo devolvería…

Sería muy parecido a una biblioteca actual.

Habría centros generalistas al estilo de las actuales tiendas de barrio, y también habría centros especializados en áreas concretas si se utilizan ciertos ítems muy frecuentemente, ahorrando más energía, con menos idas y venidas del transporte.

Y una vez el “Sistema de Gestión de la Demanda” esté operativo, estará unido a nuestro “Sistema de Gestión de Producción” y, por supuesto, a nuestro “Sistema de Gestión de Recursos”, creando así un mecanismo de gestión económica global unificado y de actualización dinámica, que asegure nuestra sostenibilidad, protegiendo la integridad de nuestros limitados recursos, garantizando que sólo fabricamos los artículos más estratégicos, con la mayor calidad, y distribuyéndolos del modo más inteligente y eficiente posible.

Con este método basado en la conservación, se lograría, en contraste al modelo actual, un proceso lógico, empírico, conservativo y eficiente, que permita la verdadera sostenibilidad humana en el planeta, haciendo posible algo nunca visto en la historia humana…





El acceso a la Abundancia, no sólo para un pequeño porcentaje de la población mundial… sino para toda nuestra civilización.

Éste nuevo modelo económico, este enfoque sistémico responsable, orientado a la gestión global de los recursos de la Tierra, con procesos rediseñados para salvaguardar a la humanidad en su totalidad de la manera más eficiente y sostenible, podría denominarse una “ECONOMÍA BASADA EN LOS RECURSOS“.

Esta idea fue definida en los 70′ por el ingeniero social Jacque Fresco.




Comprendió que la sociedad se encaminaba al desastre con la naturaleza y consigo misma, que era insostenible, y que si las cosas no cambiaban, nos destruiríamos, de una forma u otra.

– Todas estas cosas que comentas, Jacque, ¿podrían ser construidas con lo que tenemos ya, o sólo estás adivinando… basándote en lo que tenemos hoy?

– No, todas esas cosas pueden ser construidas con lo que ya tenemos. Sólo tardaríamos 10 años en cambiar este mundo, para reconstruirlo como si fuese un Jardín del Edén.

Tú decides.


La estupidez de la carrera armamentística nuclear, la proliferación de armas, recurrir a los políticos eligiendo este o aquel partido político… cuando todos están inmersos en la corrupción.


Lo repito: comunistas, socialistas, fascistas, demócratas, liberales… nos da igual, queremos a los seres humanos, a todas las organizaciones que quieran mejorar la vida humana.

No hay problemas de Negros, o problemas de Polacos, o problemas de Judíos, o problemas de Griegos, o problemas de mujeres

¡Hay problemas humanos!




Yo no temo a nadie; yo no trabajo para nadie; nadie puede echarme. No tengo jefe. Pero me da miedo vivir en la sociedad en que vivimos.

Nuestra sociedad parece regida por incompetentes.

Hace 35 años, el sistema de libre empresa era estupendo.

Eso fue hace 35 años, ya no es útil.

Ahora, o cambiamos nuestra forma de pensar, o moriremos.

Las películas de terror del futuro serán sobre nuestra sociedad… sobre su crueldad… Y los políticos… tendrán su propia película de terror.

Mucha gente dice que la ciencia es “fría” porque es analítica, pero no saben por qué es analítica.

Ciencia” significa acercarse cada vez más a la forma en que el mundo funciona.

Así que, es verdad: es fría.


Los científicos no buscan llevarse bien con la gente. Sólo contarles lo que han descubierto.

Se cuestionan todo, y si algún científico afirma que en cierto experimento, cierto material tiene ciertas propiedades, otros científicos han de poder replicar ese experimento y obtener los mismos resultados.

Además, si un científico afirma, en base a cálculos matemáticos, que el ala de un avión puede aguantar cierto peso, aun así, prueba a cargar sacos de arena sobre ella, y comprueba cuando se rompe, verificando si sus cálculos son correctos o erróneos.

Me encanta ese sistema, porque está libre de parcialidad, y libre de la creencia de que las matemáticas pueden resolver todos los problemas.

Las matemáticas también están a prueba.

Creo que todo sistema que pueda probarse, debe probarse.

Y todas las decisiones deberían basarse en la investigación.




Una “Economía basada en los Recursos” no es más que el método científico aplicado al interés social, un enfoque ausente en el mundo actual.

La sociedad es un invento técnico.

Y los métodos más eficientes para optimizar la salud, la producción, la distribución, la infraestructura urbana, etc., pertenecen al campo de la ciencia y la tecnología, no al de la política ni al de la economía monetaria.

Es igual, por ejemplo, que un avión… No hay un método republicano ni demócrata de construir un avión.

De igual manera, la naturaleza es la referencia que pone a prueba nuestra ciencia, es un sistema finito que poco a poco vamos comprendiendo.

A la naturaleza no le importa lo que tú pienses o creas subjetivamente.

Pero te da la opción de aprender y respetar sus leyes, lo cual te trae buena salud y sostenibilidad… o puedes ir a contracorriente, en vano.

Por mucho que creas poder caminar por las paredes, la ley de la gravedad no te lo permitirá.

Si no comes, morirás.


Si no te acarician cuando eres un bebé, morirás.

Por duro que parezca, la naturaleza es una dictadura, y podemos, o bien escucharla y estar en armonía con ella, o bien sufrir sus inevitables y adversas consecuencias.




Así que, una Economía Basada en los Recursos no es más que un conjunto de conocimientos vitales demostrados, donde todas las decisiones se toman para optimizar la sostenibilidad humana y medioambiental.

Enfatiza la “base vital” empírica que comparten todos los seres humanos, por necesidad, independientemente de su filosofía política o religiosa.

En este enfoque, no hay relativismo cultural.

No es una cuestión de opinión.

Las necesidades humanas son las necesidades humanas, y satisfacer las necesidades vitales, como aire limpio, comida nutritiva y agua potable, y un entorno positivo, motivador, estable, atento y no violento, es necesario para nuestra salud física y psicológica, para nuestra adaptabilidad evolutiva y, por tanto, para la propia supervivencia de la especie.

Una Economía Basada en los Recursos partirá de los recursos disponibles.

No puedes llevar mucha gente a una isla ni construir una ciudad para 50.000 personas, si no puedes cubrir sus necesidades vitales.

Así que, al hablar de un ‘enfoque sistémico global‘, hablo de hacer primero un inventario de la zona viendo lo que esta zona puede abastecer…

No es sólo arquitectura, ni tampoco un mero diseño; el diseño debe contemplar todos los requisitos necesarios para mejorar la vida humana, por eso es un enfoque integrado.

Alimento, ropa, vivienda, calidez, amor… Todos son necesarios, y si quitas alguno, el ser humano queda disminuido, no funciona bien.

Una Economía Global Basada en los Recursos, con su enfoque sistémico de la extracción, producción y distribución, se apoya en ‘estrategias’ económicas que verdaderamente garantizan la eficiencia y la sostenibilidad económicas.

Siguiendo esta lógica, ¿qué veríamos?… ¿Dónde se materializa?




En las ciudades.


La ciudad define la civilización moderna, facilitando el acceso eficiente a las necesidades vitales y un mayor soporte social e interacción comunitaria.

¿Cómo sería la ciudad ideal?… ¿Qué geometría debería tener?… ¿Cuadrada?… ¿Trapezoidal ?…

Bueno, para facilitar el poder moverse por ella, podríamos hacerla lo más equidistante posible…

Con forma circular.


¿Qué debería contener la ciudad?

Por supuesto, un área de viviendas, otra de producción, otra para generar energía, otra para la agricultura…

Pero también necesitamos ‘crecer’ como seres humanos, con cultura, naturaleza, esparcimiento y educación, incluyamos un parque abierto y agradable, un área de entretenimiento, eventos culturales y socialización, e instalaciones educativas y de investigación.




Como estamos trabajando con un círculo, sería lógico colocar estas funciones en cinturones según la superficie necesaria para cada propósito, y la facilidad de acceso.

Muy bien…


Entremos en más detalle.




Primero, veamos las infraestructuras de la ciudad: los canales de transporte de agua, productos, residuos y energía.

Superando los actuales sistemas de agua y alcantarillado subterráneos, extenderíamos la canalización para integrar el suministro y el reciclaje de residuos.

No habría carteros ni basureros.

Es infraestructura de construcción.

Con tubos neumáticos automatizados y con tecnologías similares.

Para el transporte, algo parecido.




Ha de estar integrado, y diseñado para reducir o incluso eliminar del todo los automóviles, individuales y despilfarradores.

Tranvías eléctricos, cintas transportadoras y trenes magnéticos para ir por la ciudad, incluso verticalmente, y conexiones con otras ciudades.





Y, por supuesto, caso de necesitar un automóvil, este se conduce automáticamente via satélite, por seguridad.

De hecho, la conducción automática ya existe y funciona.

Cada año mueren 1,2 millones de personas en accidente de automóvil, y 50 millones de personas resultan heridas.

Esto es inadmisible, hay que evitarlo.

El diseño eficiente y los vehículos automatizados sin conductor permitirán reducir casi a cero esa cifra de muertos.

Pasemos a la Agricultura.


Hoy día, para reducir costes, se usan indiscriminadamente pesticidas, fertilizantes y otros productos, consiguiendo destruir mucha tierra cultivable del planeta y envenenar masivamente nuestros organismos.

De hecho, las toxinas químicas de origen industrial y agrícola ya afectan a casi todos los seres humanos, bebés incluidos.




Por suerte, tenemos magníficas alternativas: la hidroponía y la aeroponía son cultivos sin tierra que además consumen un 75% menos de agua y nutrientes.

Los alimentos pueden cultivarse orgánicamente a escala industrial en granjas verticales cerradas.

Una torre de 50 pisos alberga media hectárea, casi eliminando el uso de pesticidas e hidrocarburos.

Un cultivo industrial de alimentos con futuro.

Eficiente, limpio y abundante.

Sistemas avanzados para nuestro cinturón agrícola, que alimenta a toda la ciudad de forma autosuficiente, y ahorra tiempo, residuos y energía.





Y hablando de energía, el cinturón energético, con un enfoque sistémico, extraerá abundante electricidad de fuentes renovables: eólica, solar, geotérmica, de calor diferencial, y, si hay agua cerca, mareomotriz y olamotriz.

Para un suministro continuado de energía, estas fuentes estarían integradas en un solo sistema, abasteciéndose mutuamente cuando fuese necesario, y almacenando los excedentes de energía en grandes supercondensadores bajo tierra, de modo que nada se desperdicie.





La ciudad se autoabastece, pero también cada elemento genera electricidad mediante pinturas fotovoltaicas, transductores de presión estructural, termopares y otras tecnologías vigentes pero infrautilizadas.

Surge la pregunta: ¿cómo se crean esta tecnología y todo en general?

La Producción se realiza en el cinturón industrial, donde, además, hay hospitales y otros servicios.

Típicamente centralizado, obtendría las materias primas del ya presentado Sistema Global de Gestión de los Recursos, para atender la demanda de la población de la ciudad.

Para abordar la producción, veamos primero un fenómeno muy reciente en la historia humana pero que la está cambiando por completo…

Es la mecanización, o automatización del trabajo.





Si miras a tu alrededor, verás que casi todo lo que usamos se fabrica automáticamente.

Tus zapatos, tu ropa, tus electrodomésticos, tu coche… se fabrican con máquinas, en procesos automatizados.

¿Ha sido la sociedad inmune a los avances tecnológicos?

Por supuesto que no.


Nuevos sistemas han impuesto nuevas estructuras y necesidades, y han hecho obsoletas muchas cosas.

El desarrollo y uso de la tecnología han crecido de forma exponencial.

Y la automatización continuará, siempre que tenga sentido.

La automatización del trabajo mediante tecnología es la base de las grandes transformaciones sociales de la Historia.

Desde la revolución agrícola y la invención del arado, a la revolución industrial y la invención de los motores, a la actual era de la información con la microelectrónica y los ordenadores.

Viendo los avanzados métodos de producción actuales, se diría que la mecanización está evolucionando por sí sola.

La tradicional fabricación de piezas aisladas está en desuso, se tiende a crear el producto completo en un único proceso.

A muchos ingenieros, nos fascina la Biología, porque está llena de ejemplos extraordinarios de ingeniería.

La Biología es el estudio de las cosas que se copian a sí mismas.

Esa es la mejor definición de la vida.

Como ingeniero, siempre me ha llamado la atención la idea de máquinas que se copian a sí mismas.

RepRap es una impresora tridimensional, o sea, es una impresora que conectas a tu ordenador, y, en lugar de hacer diseños bidimensionales en hojas de papel, hace objetos reales, físicos y tridimensionales.





No es un invento novedoso, las impresoras 3D existen desde hace casi 30 años.

Lo más curioso de RepRap es que puede imprimirse a sí misma.

Así que, si tienes una, podrías hacer otra para regalo, o imprimir muchas otras cosas útiles.

Puede imprimir los enseres básicos de la casa, o el chasis de un automóvil de una sola pasada.

La moderna impresión 3D automatizada puede transformar casi todas las áreas de producción, incluida la construcción de viviendas.





Contour Crafting es un sistema de construcción basado en la impresión 3D, que construye directamente los objetos 3D partiendo de un modelo computarizado.

Contour Crafting puede construir una casa de 180 m2 en un solo día, sin ayuda humana.

Automatizar la construcción, tiene muchas ventajas.

Por ejemplo, la construcción requiere mucha mano de obra, y, aunque da trabajo a un sector de la sociedad, también conlleva problemas y disgustos.

En efecto, la construcción es el trabajo más peligroso que existe.

Incluso peor que la minería y la agricultura.

Ostenta la tasa de mortalidad más alta de casi todos los países.

Otro problema: los residuos.

En promedio, construir una casa en EEUU genera de 3 a 7 toneladas de residuos.

Es una cifra enorme, si se considera todo lo construido, y que la construcción acapara el 40% de los productos industriales del mundo.

Un gran desperdicio de energía y de recursos, y también un daño considerable al medioambiente.

Con la tecnología disponible actualmente, es absurdo construir casas con martillos, clavos y madera.

Este trabajo desaparecerá de EEUU, como ya desapareció el manufacturero.





Recientemente, el economista David Autor, del MIT, afirmaba en un estudio que nuestra clase media está quedando obsoleta, y siendo reemplazada por la automatización.

Es fácil de entender: hoy día, la mecanización es más productiva, más eficiente y más sostenible que la mano de obra en prácticamente todos los sectores la economía.

Las máquinas no necesitan vacaciones, descansos, seguros o pensiones, y pueden trabajar las 24 horas, todos los días.

Vencen al trabajo humano en cantidad y en precisión.

En resumen, el trabajo humano repetitivo resulta obsoleto e improductivo en todo el mundo.

El desempleo que vemos hoy es, en realidad, resultado de esta evolución en la eficiencia de la tecnología.

Durante años, los economistas de mercado han menospreciado este creciente “desempleo tecnológico” porque siempre aparecían nuevos sectores para reabsorber a los trabajadores despedidos.

Hoy, el único núcleo de actividad que queda es el “sector servicios“, que actualmente emplea al 80% de los trabajadores de EEUU, como ocurre en la mayoría de países industrializados.

Sin embargo, este sector está siendo amenazado cada vez más por kioskos automatizados, restaurantes automatizados e incluso tiendas automatizadas.

Hoy, por fin, los economistas reconocen lo que han negado durante años: el “desempleo tecnológico“, no sólo agrava la actual crisis laboral mundial, causada por la caída de la economía global, sino que, a mayor recesión, más rápidamente se mecaniza la industria.

La trampa oculta es que, cuanto más rápido se mecaniza para ahorrar dinero, más gente se despide, y menor es el poder adquisitivo general.

Así que, cuanto más barato produzcan las empresas, menos gente tendrá dinero para comprar cosas, por muy baratas que éstas sean.




El juego de “trabajar por un salario” ya se está acabando.

De hecho, muchos trabajos actuales podrían ser absorbidos ya mismo por la automatización…

Si se aplicara, el 75% de la mano de obra mundial podría ser reemplazada por máquinas mañana mismo.

Por eso, en una Economía Basada en los Recursos, no hay ningún Sistema Monetario de Mercado.





No existe ningún dinero… porque no hace falta.

Una Economía Basada en los Recursos reconoce la eficiencia de la mecanización, y la acepta.

No la combate, como se hace ahora.

¿Por qué?


Porque sería irresponsable no aceptarla.

Nos interesa la eficiencia y la sostenibilidad.

Y esto se refleja en la diseño de la ciudad.





En el centro, está la Cúpula Central, que alberga el complejo educativo, el centro de transportes, y el ordenador que realiza la operativa técnica urbana.

La ciudad es, de hecho, una gran máquina automatizada.

Tiene sensores en todos los cinturones técnicos, para monitorizar los procesos agrícola, energético, la producción, la distribución, etc.

¿Haría falta gente para supervisar estos procesos, por si acaso hay un mal funcionamiento o roturas?





Seguro que sí, pero muy poca.

Cada vez menos, conforme los procesos se vayan mejorando.

Al final, en ese tipo de tareas, como mucho, trabajaría el 3% de la población urbana actual.





Suficientes, porque será un sistema económico diseñado para cuidarte y asegurar tu bienestar, sin tener que someterte cada día a la pequeña dictadura de un trabajo que, además suele ser técnicamente innecesario o socialmente inútil, sólo para pagar una deuda artificial y poder llegar a fin de mes…

Sin esa rémora, la gente se ofrecerá voluntaria para mantener y mejorar un sistema que cuida de ellos.

Es un “incentivo” más que suficiente, y contradice la falacia de que, sin la presión externa de “trabajar para vivir“, la gente se quedaría sentada sin hacer nada, y se convertiría en bolas de grasa perezosas.

Eso es un disparate.


En realidad, el sistema laboral actual lo que genera es pereza, no laboriosidad.





De niño, eras inquieto, lleno de vida, querías saber cosas nuevas, crear, explorar… pero, conforme pasó el tiempo, el sistema te empujó hacia un único objetivo: ganar dinero.

Llevas una venda desde el parvulario a la universidad.

Sólo eres un peón más, una pieza más del engranaje que beneficia a un elitista 1%.

Los estudios científicos demuestran que, en tareas donde aplicar ingenio y creación, la motivación para la gente no es el dinero…

La recompensa es la creación en sí.

El dinero sólo parece servirnos como incentivo ante tareas banales y repetitivas, que, en realidad, deberían hacer las máquinas.





La innovación da sentido a la mente humana, no el incentivo monetario, que ha demostrado ser un obstáculo que interfiere y nos aparta del pensamiento creativo.

Esto explica por qué Nikola Tesla, los hermanos Wright y otros inventores que tanto han aportado al mundo, no inventaban por dinero.




El dinero no es un verdadero incentivo, y causa mucho más daño que otra cosa.








24
Mar
11

Zeitgeist Hacia Adelante -1- La naturaleza humana






Se estrena en todo el mundo “Zeitgeist: Moving Forward”, dirigida por Peter Joseph, el tercer documental de la saga Zeitgeist (‘El espíritu de los tiempos‘), que promueve salir del actual sistema socioeconómico basado en el Dinero, y adoptar un nuevo paradigma social sostenible: una economía basada en Recursos.


Moving Forward” significa “Hacia adelante“… Este nuevo paso es el lanzamiento cinematográfico independiente y sin ánimo de lucro más amplio de la historia.


Presentamos el primer capítulo dentro de este documental, que se titula “La naturaleza humana“, en el que se abordan los mitos del relativismo cultural y la ideología tradicional, su relación con la supervivencia humana y social y las verdaderas necesidades humanas.


Está en idioma inglés, subtitulado al español.


Estos son los enlaces para el visionado:



A continuación, adjuntamos la transcripción de lo que nos parece más relevante para responder a preguntas como éstas:

  • ¿ Podemos librarnos del cáncer modificando nuestro ADN ?
  • ¿ Qué tienen en común los suicidas ?
  • ¿ Por qué aumentan las adicciones ?
  • ¿ El embarazo va en piloto automático ?
  • ¿ La falta de luz mejora la vista del niño ?
  • ¿ Qué recuerdas ?
  • ¿ Es bueno tomar en brazos a los niños que no duermen bien ?
  • ¿ Qué haces cuando llegas a casa ?
  • ¿ Se vive mejor solo ?
  • ¿ Cómo de violentos somos ?
  • ¿ Ves a la gente y al mundo como enemiga o amiga ?
  • ¿ Uno, dos, o más cerebros ?
  • ¿ Está justificada una visión idílica del ser humano ?







[ZEITGEIST: HACIA ADELANTE]


Capítulo 1: LA NATURALEZA HUMANA


[Habla Robert Sapolsky, profesor de Ciencias Neurológicas, Universidad de Stanford]


Como científico, al final siempre te surge esa pregunta: quién influye más, la “Genética” o el “Ambiente“.


Tan famosa como el duelo de Coca-Cola frente a Pepsi, o Griegos frente a Troyanos.


Genética” frente a “Ambiente” es una visión totalmente simplista de las influencias.


¿ Importan las influencias ejercidas sobre una célula ante una crisis de nutrientes, o las que nos hacen ser individualistas como personas ?.




Se trata de una dicotomía completamente falsa.


Unos asumen que la genética es determinista, que está detrás de toda causalidad.


Que el ADN es la vida, el código de los códigos, el Santo Grial, y que todo es impulsado por él…


En el otro extremo, se defiende la ciencia social, que somos organismos sociales, que la biología sólo puede aplicarse a los bichos, y que los humanos estamos libres de los efectos de la biología.


Obviamente, ambas visiones son incorrectas.


En realidad, no se puede entender la biología fuera del contexto del entorno.



Una de las falacias más sin sentido pero muy difundida y muy peligrosa, es: “Oh, ese comportamiento es genético”.


Pero, ¿eso qué significa?


Pues un montón de cosas sutiles para los pocos que saben de biología moderna, pero para la mayoría significa una visión determinista de la vida, con base en la biología y la genética.


Los genes serían cosas que no pueden ser cambiadas; los genes vienen a ser lo inevitable, y no vale la pena malgastar recursos intentando arreglarlas, ni invertir energía social en tratar de mejorar nada porque es algo inevitable e inmutable…


Y eso es un completo disparate.


[Enfermedad]


[Habla el Dr. Gabor Maté, físico, autor, Sociedad de Portland]


Comúnmente se cree que trastornos como el Déficit de Atención están genéticamente programados, y que enfermedades como la esquizofrenia están genéticamente programadas.


En realidad, es lo contrario.


Nada está genéticamente programado.


Hay algunas enfermedades muy poco comunes, un pequeño puñado, con una incidencia extremadamente escasa en la población, que están verdaderamente determinadas por la genética.


La mayoría de las enfermedades complejas, quizás tengan una predisposición por un componente genético, pero “predisposición” no es lo mismo que “predeterminación“.





La búsqueda del origen de las enfermedades en el genoma humano estaba condenada al fracaso, incluso a nivel teórico, porque la mayoría de las enfermedades no están predeterminadas genéticamente.


Las enfermedades del corazón, el cáncer, los derrames cerebrales, las enfermedades reumatoides, la enfermedades autoinmunes en general, las enfermedades mentales, las adiccionesNinguna de ellas está determinada genéticamente.





Por ejemplo, de cada 100 mujeres que padecen cáncer de mama, sólo 7 son portadoras de genes cancerígenos. El 93% no lo son, y, de cada 100 mujeres que sí son portadoras, no todas contraerán cáncer.


[Comportamiento]


[Habla Richard Wilkinson, profesor emérito de Epidemiología Social, Universidad de Nottingham]


Los genes no son cosas que nos hacen comportarnos de una forma particular, sin tener en cuenta nuestro entorno.


Los genes nos dotan de diferentes formas de responder a nuestro entorno.


Y parece que, de hecho, algunas de las primeras influencias recibidas en la infancia y el tipo de educación afectan a la expresión genética, activando o desactivando diferentes genes, y situándonos en una trayectoria evolutiva distinta, para adaptarnos al mundo en el que nos toca vivir.


Pongamos un ejemplo.




En un estudio realizado sobre víctimas de suicidio en Montreal, se analizaron las autopsias de los cerebros de los suicidas, y resultó que si el suicida (normalmente, un adulto joven) había sufrido abusos de pequeño.


Estos abusos causaban, realmente, un cambio genético en el cerebro, ausente en los cerebros de los que no habían sufrido abusos.


Esto es un efecto epigenético. El prefijo “epi” significa encima de, de modo que la influencia “epigenética” es la que provoca que se activen o desactiven ciertos genes en función del entorno.


[Habla el Dr. James Gilligan, ex_director del Centro para el Estudio de la Violencia, Escuela Médica de Harvard]


En Nueva Zelanda se realizó un estudio en un pueblo llamado Dunedin, donde varios miles de individuos fueron estudiados desde su nacimiento hasta los 20 años.


En este estudio, se pudo identificar una mutación genética, un gen anormal que estaba relacionado con la predisposición a cometer actos de violencia, pero sólo cuando el individuo también había sido en su infancia víctima de graves abusos.





Es decir, un niño con este gen anormal no era más propenso que otros a ser violento y, de hecho, tenía una tasa de violencia menor que uno con genes normales, siempre y cuando no fuera maltratado en su niñez.

Esto sirve como ejemplo para demostrar que los genes no marcan el resultado.


[Habla Robert Sapolsky]


En otro estudio, quitaron un gen específico a un ratón. Ese ratón y sus descendientes pasaron a carecer de ese gen… Los científicos fulminaron ese gen.


Como era el gen específico que codifica una proteína involucrada en el aprendizaje y la memoria, al “fulminarlo“, esperaban obtener un ratón que no consiguiese aprender.


“¡Claro!… ¡La base genética de la inteligencia!”.





Pero, cuando se publicó este estudio con ratones, todos los medios de comunicación obviaron señalar que al tomar esos ratones genéticamente dañados, y criarlos en un ambiente mucho más enriquecido y estimulante que el de los ratones normales de laboratorio, superaron completamente el déficit del gen.


Así que, cuando alguien dice: “Ah, ese comportamiento es genético”, supuesto que sea válido usar esa frase, lo que realmente está diciendo es, que hay una contribución genética a la forma en que este organismo responde al entorno.


Los genes pueden influir en la disposición con la que un organismo puede enfrentarse a un desafío ambiental concreto.


Pero esa no es la interpretación que mucha gente hace, y no quiero parecer un predicador, pero si se usa la vieja cantinela de “¡Es genético!”, luego aparecen las historias de eugenesia, selección aria… y aberraciones por el estilo.





[Habla James Gilligan]


Es un concepto erróneo muy extendido y, potencialmente, muy peligroso.


Peligroso, porque esa hipótesis de dar a la violencia una explicación biológica no sólo es falsa, sino que realmente puede hacer daño…





Porque si crees eso, podrías decir, fácilmente… “en fin, no hay nada que podamos hacer para cambiar la predisposición que tienen las personas a volverse violentas… Si alguien se vuelve violento, sólo podemos castigarle, encerrarle o ejecutarle, pero no necesitamos preocuparnos por cambiar el entorno social o las condiciones sociales que pueden llevar a la gente a volverse violenta, porque ‘el entorno no influye’.”.


[Habla Gabor Maté]


El argumento genético nos permite el lujo de ignorar los factores históricos y sociales del pasado y del presente, como lúcidamente escribió Louis Menand en el New Yorker:


Todo está en los genes… Esa explicación de cómo son las cosas no pone en peligro esas cosas. ¿Por qué si no, alguien debería sentirse infeliz o adoptar un comportamiento antisocial si está viviendo en una de las naciones más libres y prósperas de la Tierra?… No puede ser el sistema. La avería debe estar en alguna parte del cableado.


Es una buena excusa.


En efecto, el argumento genético es simplemente una salida fácil que nos permite ignorar los factores sociales, económicos y políticos que, en realidad, subyacen bajo muchos comportamientos problemáticos.


[Caso de Estudio: La adicción]


Normalmente, las adicciones se asocian a problemas relacionados con las drogas, pero, en un contexto más amplio, ‘adicción’ es cualquier comportamiento que está asociado con el ansia, con un alivio temporal que luego tiene consecuencias negativas a largo plazo, junto con una imposibilidad de controlarlo: aunque la persona desea dejarlo o promete hacerlo, no puede.


Pero, con ese mismo patrón, existen muchas más adicciones además de las relacionadas con las drogas.


Existe la adicción al trabajo, la adicción a las compras, a Internet, a los videojuegos


Igual que existe la adicción al poder. Los adictos al poder, quieren más y más, y nunca tienen suficiente.


La adicción a la adquisición, con empresas que quieren más y más.





También existe la adicción al petróleo o, cuanto menos, a la riqueza y a los productos que obtenemos de él. Y mira las consecuencias negativas en el medioambiente. Estamos destruyendo la misma tierra que habitamos, por causa de dicha adicción.


En realidad, estas adicciones son mucho más devastadoras, por sus consecuencias sociales, que el consumo de cocaína y heroína de mis pacientes de barrios marginales.


Sin embargo, son recompensadas y consideradas respetables.


El directivo que aumenta las ganancias para una tabacalera, obtiene mayores incentivos. No sufre ninguna consecuencia negativa, ni legal ni de otro tipo. De hecho, se le considera un miembro respetado de la directiva de esa, y de otras empresas en las que también esté. Pero las enfermedades asociadas al humo del tabaco matan a 5,5 millones de personas en el mundo cada año. Sólo en EEUU, matan a 400.000 personas cada año.


Y, ¿a qué son adictos esos directivos?… A los beneficios.


Su adicción llega incluso al extremo de negar las consecuencias de sus actividades, algo que es típico de los adictos: la negación.


Y eso se considera respetable. Es respetable ser adicto a los beneficios, sin importar el coste.


Por tanto, el concepto de aceptable y respetable en nuestra sociedad, es muy arbitrario y parece que, cuanto mayor sea el daño, más respetable es la adicción.


[El Mito]


Existe el mito generalizado de que las drogas, por sí solas, son adictivas.


De hecho, la guerra contra las drogas se fundamenta en la idea de que, si prohíbes el suministro de drogas, puedes resolver el problema de la adicción.


Ahora bien, si contemplas la adicción en un sentido más amplio, compruebas que nada, por sí mismo, es adictivo.





Ninguna sustancia o droga es adictiva por sí misma, y ningún comportamiento es adictivo por sí mismo.


Muchas personas van de compras sin volverse compradores compulsivos. No todo el mundo se hace adicto a la comida. No todo el que bebe una copa de vino se convierte en alcohólico.


Lo que realmente hace a la gente adicta es la combinación entre un individuo propenso, y una sustancia o comportamiento potencialmente adictivos.


Esa combinación hace que aparezca la adicción.


En resumen, no es que la droga sea adictiva, lo que crea la adicción es la propensión del individuo a volverse adicto a una sustancia o a un comportamiento particular.


[El Entorno]


Para comprender qué es lo que hace a algunas personas propensas, hay que revisar sus experiencias en la vida.





La vieja idea, que pese a ser vieja, todavía se mantiene, de que las adicciones se deben a una causa genética, es simple y científicamente insostenible.


La realidad es que algunas experiencias de la vida son las que hacen propensas a las personas.


Experiencias que, no sólo moldean la personalidad y las necesidades psicológicas de la persona, sino también, y de varias formas, al mismísimo cerebro.





Y ese proceso comienza en el útero.


[Prenatal]


Se ha demostrado, por ejemplo, que si una madre sufre estrés durante el embarazo, es más probable que sus hijos tengan rasgos que los predispongan a adicciones.


Y eso es debido a que el desarrollo está muy influenciado por el entorno psicológico y social.


La biología de los seres humanos se ve muy afectada: queda programada por experiencias de la vida que comienzan en el útero.


[Habla Robert Sapolsky]


La percepción del entorno no empieza al nacer.


El entorno actúa desde que tienes un entorno.


Desde que eres un feto, estás sujeto a cualquier información que venga a través de la circulación de tu madre.


Hormonas, niveles de nutrientes…


Un buen ejemplo al respecto, es el llamado “Invierno de la Hambruna Holandesa“.


En 1944, los Nazis que ocupaban Holanda, decidieron embargar toda la comida, y enviarla a Alemania.





Durante 3 meses, los holandeses pasaron hambre.


Decenas de miles de personas murieron de hambre.


El efecto del “Invierno de la Hambruna Holandesa” fue que, si durante la hambruna fuiste un feto en su 2º ó 3º trimestre, tu cuerpo “aprendió” algo único durante ese tiempo.


Resulta que en el 2º ó 3º trimestre es cuando tu cuerpo está tratando de aprender acerca del entorno que le rodea: ¿lo de fuera es un entorno amenazador?… ¿hay abundancia?… ¿cuántos nutrientes estoy recibiendo a través de la circulación de mamá?…





Si eres un feto durante una hambruna, tu cuerpo se programa para ser, de ahí en adelante, muy, muy avaro con el azúcar y la grasa, y te dedicas a almacenar todo lo que puedas.


Si fuiste un feto del “Invierno de la Hambruna Holandesa“, 50 años después, en comparación, eres más propenso a sufrir de hipertensión, obesidad o síndrome metabólico.


He aquí al entorno, que aparece inesperadamente.


[Habla Gabor Maté]


Cuando se estresan animales de laboratorio hembras, embarazadas, sus descendientes son más propensos a consumir cocaína y alcohol de adultos.


Las madres humanas también se estresan.


Por ejemplo, en un estudio británico, las mujeres que sufrieron abusos durante el embarazo, al dar a luz, tenían en su placenta niveles más altos de cortisol, la hormona del estrés, y sus hijos eran más propensos a las adicciones, al cumplir los 7 u 8 años de edad.


El estrés intrauterino es un detonante de todo tipo de problemas de salud mental.





Otro estudio israelí, con niños nacidos de madres que estuvieron embarazadas cuando se inició la guerra de 1967… Estas mujeres, desde luego, estuvieron muy estresadas y su descendencia tiene un mayor índice de esquizofrenia que la media.


Ya hay muchas evidencias de que la vida prenatal tiene un impacto enorme en el desarrollo del ser humano.


[La Infancia]


El desarrollo humano y específicamente, el desarrollo del cerebro humano, se deben abrumadoramente al impacto del entorno, sobre todo, después del nacimiento.





Ahora bien, comparándonos con los caballos, que pueden correr desde el primer día de vida, nacemos muy poco desarrollados.


No disponemos de coordinación neurológica, equilibrio, fuerza muscular ni agudeza visual hasta el año y medio, o dos de vida.


Es así porque el desarrollo cerebral del caballo tiene lugar en la seguridad del útero, pero en el ser humano, ocurre después del nacimiento, y se debe a una simple lógica evolutiva.


Una cabeza grande, característica de los humanos, debido al crecimiento cerebral inherente a nuestra especie, entra en conflicto con caminar sobre 2 piernas. Nuestra pelvis se estrecha para adaptarse a caminar. Y con una pelvis más angosta, pero una cabeza más grande… ¡Bingo!… No queda más remedio que nacer prematuramente.





Y eso conlleva que el desarrollo cerebral, que en otros animales tiene lugar dentro del útero, en nosotros ocurre después del nacimiento, y por tanto, en buena parte bajo el impacto del entorno exterior.





El concepto de “Darwinismo Neural” significa simplemente que los circuitos que reciben la información apropiada del entorno se desarrollarán de manera óptima, y los que no, o bien no se desarrollarán óptimamente o tal vez no lo harán en absoluto.


Si se toma a un niño recién nacido con los ojos en perfecto estado, y se le pone en una habitación oscura durante 5 años, se quedará ciego, desde entonces, y para el resto de su vida, porque los circuitos de la visión requieren luz para su desarrollo, y sin luz, hasta los incipientes circuitos que están presentes y activos al nacer, se atrofiarán y morirán, y no se desarrollarán otros nuevos.


[La Memoria]


Las primeras experiencias moldean el comportamiento del adulto, incluso, y especialmente, esas primeras experiencias de las que no tenemos ningún recuerdo.





Resulta que hay 2 tipos de memoria. Una es la memoria “explícita“, que alberga recuerdos. Gracias a ella, se pueden recordar hechos, detalles, episodios, circunstancias…


Pero la parte del cerebro llamada “hipocampo“, que codifica los recuerdos, se empieza a desarrollar plenamente al año y medio de vida, y no se desarrolla completamente hasta mucho después.


Por esa razón, casi nadie tiene ningún recuerdo previo a cumplir los 18 meses.


El otro tipo de memoria, llamada memoria “implícita“, es una memoria “emocional” del cerebro donde se almacenan, tanto el impacto emocional sufrido, como la interpretación que el niño hace de cada experiencia emocional, en forma de circuitos nerviosos, listos para dispararse sin necesidad de un recuerdo específico.





Así, por dar un ejemplo claro, las personas siendo niños fueron adoptados a muy temprana edad, muy a menudo tienen un sentimiento permanente de rechazo.


No pueden recordar la adopción.


No pueden recordar la separación de su madre biológica, porque no hay recuerdos.


Pero la memoria “emocional” de separación y rechazo está profundamente grabada en sus cerebros.


Por ello, son mucho más propensos a experimentar una sensación de rechazo, y a sentir un gran trastorno emocional cuando perciben que son rechazados por otras personas.


Esto no es exclusivo de los adoptados, pero es particularmente fuerte en ellos debido a lo que albergan en la memoria “implícita“.


En base a las investigaciones, y por mi experiencia profesional, prácticamente todas las personas que son adictas, sufrieron abusos cuando eran niños.





Y todos los verdaderamente adictos, sufrieron abusos de niños, o padecieron terribles pérdidas emocionales.


Sus recuerdos “emocionales” o “implícitos” son los de un mundo que no es un lugar seguro para vivir y que no te ayuda, de cuidadores en los que no se podía confiar, y de relaciones que no son lo bastante fiables como para abrirse y mostrarse vulnerables.


En consecuencia, como respuesta, tienden a rehuir las relaciones verdaderamente íntimas; a no confiar en sus cuidadores, ni en médicos u otras personas que estén tratando de ayudarles; ven al mundo como un lugar peligroso





Esa es la función de la memoria “implícita“, aunque a veces tenga que ver con incidentes que ni siquiera se recuerdan.


[El Contacto]


En el caso de los bebés prematuros y de los que precisan incubadora, quizá conectados a dispositivos o máquinas durante semanas o meses, ahora se sabe que si esos niños son tocados y acariciados en la espalda durante apenas 10 minutos al día, eso estimula su desarrollo cerebral.





Así que, el contacto humano es esencial para el desarrollo y, de hecho, los bebés que nunca son alzados en brazos, mueren.


Esto muestra cuán fundamental es para los seres humanos la necesidad del contacto.


En nuestra sociedad, existe una desafortunada tendencia a decirle a los padres que no tomen en brazos a sus hijos, que no los sostengan, que no levanten a los bebés que lloran, por miedo a malcriarlos o para fomentar que duerman durante toda la noche. Y no los toman en brazos… que es justo lo contrario de lo que el niño necesita.


Si esos niños vuelven a dormirse, es porque han desistido y sus cerebros simplemente se han desconectado como mera forma de protección frente a la vulnerabilidad de haber sido realmente abandonados por sus padres, pero sus recuerdos implícitos serán los de un mundo al que ellos le importa un bledo.


[La Infancia]


[Habla James Gilligan]


Muchos de los rasgos se estructuran a muy temprana edad.



De algún modo, las experiencias de los padres contra la adversidad, y la percepción parental de cuán dura o fácil es la vida, se transmite a los hijos.


Ya sea por una depresión materna o por el mal humor de los padres con sus hijos por haber tenido un día duro, o sencillamente por estar muy cansados al final del día…





Ahora sabemos que todo ello tiene un fuerte efecto en la programación del desarrollo infantil.


Pero esa sensibilidad temprana no es un error evolutivo. Existe también en otras muchas especies. Hasta las semillas que germinan tienen un proceso adaptativo inicial al tipo de entorno donde van a desarrollarse.


En cambio, los humanos se adaptan a la calidad de las relaciones sociales.





Por eso, a una edad temprana, el cómo te alimentan, cuántos conflictos hay o cuánta atención recibes valen como muestras del tipo de mundo en el que estás creciendo.


¿ Estás creciendo en un mundo donde tienes que pelear para conseguir cualquier cosa, vigilar tu espalda, valerte por ti mismo, aprender a no confiar en otros… ?


¿ O estás creciendo en una sociedad donde dependes de la reciprocidad, la cooperación, donde la empatía es importante, donde tu seguridad depende de mantener buenas relaciones con otra gente…?


Ambos escenarios requieren desarrollos muy diferentes a nivel emocional y cognitivo.


De ahí que exista una sensibilidad temprana. Y ser padre viene a ser, aunque sea a nivel inconsciente, un sistema de transmitir esta experiencia a los hijos… Para que así sepan la clase de mundo en el que están.


[Habla Gabor Maté]


El gran psiquiatra infantil DW Winnicott, dijo que hay 2 grandes tipos de cosas que pueden ir mal en la infancia. Una es que ocurra lo que no debería ocurrir, y la otra, que lo que debería ocurrir, no ocurra.


En la primera categoría, están las experiencias traumáticas de abuso y abandono que sufren pacientes de barrios marginales, y muchos adictos. Eso es lo que no debió ocurrir, pero ocurrió.


Por otro lado, está la atención armoniosa de los padres, sin estrés, sin distracciones, que es lo que todo niño necesita pero que muchas veces no tienen. No sufren abusos, ni abandono, ni tampoco están traumatizados; pero lo que debería ocurrir, la presencia de un progenitor disponible emocionalmente, simplemente no existe para ellos, debido al estrés en nuestra sociedad y en el entorno paterno.





El psicólogo Allan Schore lo llama “abandono de proximidad“… Es cuando el padre/madre está físicamente presente, pero emocionalmente ausente.


[Habla Richard Wilkinson]


He estado trabajando durante 40 años con las personas más violentas que produce nuestra sociedad: asesinos, violadores y demás.





Investigando qué causa esta violencia, descubrí que los más violentos criminales de nuestras prisiones habían sido víctimas de maltrato infantil a una escala que iba más allá de lo que jamás pensé que existiera en el abuso infantil.


No tenía ni idea de la depravación con la que son tratados los niños en nuestra sociedad con demasiada frecuencia. Las personas más violentas eran los supervivientes de intentos de asesinato, a menudo a manos de sus padres, o de otras personas de su entorno social más cercano; o habían sobrevivido al asesinato de familiares cercanos, que habían sido asesinados por otras personas.


[Habla Gabor Maté]


Buda sostenía que cada cosa depende de todas las demás. Decía: “el todo contiene las partes y las partes contienen el todo”. Y que no puedes comprender nada si lo aíslas de su entorno. La hoja contiene al sol, el cielo y la tierra, obviamente.


Esto ha demostrado ser cierto, como regla general, y específicamente, en el desarrollo humano.


El término científico para ello es la naturaleza bio-psico-social” del desarrollo humano: la biología de los seres humanos depende en gran medida de la interacción con su entorno social y psicológico.





El psiquiatra e investigador Daniel J. Siegel, de la Universidad de UCLA, en Los Angeles, EEUU, acuñó la expresión “Neurobiología Interpersonal”, porque el funcionamiento de nuestro sistema nervioso depende, en gran medida, de nuestras relaciones personales… En primer lugar, con los padres que nos crían; en segundo lugar, con otros personajes influyentes en nuestras vidas, y en tercer lugar, con toda nuestra cultura.


Así que, no se puede separar el funcionamiento neurológico del ser humano del entorno en el que creció, y del entorno en el que vive.


Esto es cierto en cualquier momento de la vida.


Y particularmente cierto, cuando dependes de alguien, y estás indefenso, mientras tu cerebro se desarrolla, pero igualmente cierto en adultos e incluso al final de la vida.


[La Cultura]


[Habla James Gilligan]


Los seres humanos han vivido en casi todo tipo de sociedades, también en las más igualitarias





Las de cazadores y recolectores, han sido, y son, muy igualitarias, basándose, por ejemplo, en compartir comida, intercambiar regalos…


[Habla Robert Sapolsky]


Grupos pequeños viviendo de la de la búsqueda de alimentos y también, algo de caza, formados por personas que has conocido toda la vida, rodeados de primos cercanos y lejanos; en un mundo donde hay muchos lazos de parentesco entre grupos diferentes; en un mundo donde no hay apenas cultura materialista…


En este mundo hemos vivido durante casi toda nuestra historia homínida.


Resulta obvio decir que es un mundo muy diferente.


Registra mucha menos violencia.


En ese tipo de sociedad humana, pasada o actual, no existe violencia grupal organizada.


Así que… ¿ qué hicimos mal ?


[Habla Richard Wilkinson]


La violencia no es universal. No se reparte uniformemente dentro de la especie humana.


Hay enormes diferencias en la cantidad de violencia de las distintas sociedades. Algunas sociedades prácticamente carecen de violencia. Otras, se destruyen a sí mismas.


Hay grupos religiosos anabaptistas, que son completa y estrictamente pacifistas, como los amish, los menonitas, los huteritas





Entre los huteritas, no se ha registrado ni un solo homicidio. Los huteritas se negaron a ser reclutados en todas las grandes guerras, incluso en la 2ª Guerra Mundial. Preferían ir a la cárcel, en lugar de servir en el ejército.





En los kibutz de Israel, el nivel de violencia es tan bajo, que los tribunales penales a menudo les envían delincuentes violentos. Envían a criminales a vivir en los kibutz, con el fin de que aprendan cómo vivir una vida no violenta…Porque así es como se vive allí.


Los humanos estamos profundamente moldeados por la sociedad.


Nuestras sociedades engloban todas las influencias teológicas, metafísicas, lingüísticas, etc.


Nuestras sociedades moldean distintos aspectos, como creer o no que la vida es pecado o belleza; si hay vida en el más allá y si seremos juzgados dependiendo de nuestros actos, o si éstos resultan irrelevantes…


De unas sociedades individualistas a otras colectivistas, la gente es muy diferente, tienen diferentes mentalidades, y por ende, entiendo que también diferentes cerebros.


La sociedad de EEUU es una de las más individualistas de todas.





El sistema capitalista te permite llegar teóricamente cada vez más alto en la pirámide, pero se asciende a costa de no tener redes de seguridad.


Por definición, cuanto más estratificada está una sociedad, a menos personas tienes como iguales, y hay menos gente con quien mantener relaciones simétricas y recíprocas.


Sólo hay discrepancias y un sinfín de jerarquías


Un mundo en donde tenemos pocas relaciones recíprocas, es un mundo con mucho menos altruismo.


[La Naturaleza Humana]


Así que, es incorrecto adoptar un enfoque puramente biológico de la naturaleza humana, ya que, en gran medida, nuestra naturaleza se escapa de las restricciones de la naturaleza.





Hemos desarrollado mayor variabilidad social que cualquier otra especie. Más sistemas de creencias, más tipos de estructura familiar, más formas de criar a los niños, que ninguna otra especie…


Poseemos una capacidad para la variedad, que es extraordinaria.


En una sociedad que fomenta la competitividad, y, muy a menudo, la explotación despiadada de unos seres humanos por otros, obteniendo beneficios a costa de los problemas de terceros, inventando frecuentemente nuevos problemas con el solo propósito de obtener provecho económico, la ideología dominante justifica ese comportamiento, apelando a que la naturaleza humana es rígida e inalterable.


Una sociedad así fomenta la mentira de que la gente es competitiva por naturaleza, que la gente es individualista y egoísta.


La verdaderamente cierto es lo contrario.


Como humanos, tenemos unas necesidades concretas. Hablar con propiedad de la naturaleza humana es reconocer que los humanos tenemos esas necesidades concretas.


La necesidad de compañía, de un contacto cercano, la necesidad de ser amados, incluidos y aceptados, de ser vistos, de ser acogidos tal cual.


Cuando esas necesidades quedan cubiertas, nos convertimos en personas compasivas, colaboradoras y empáticas con los demás.


Y lo contrario, que tan a menudo vemos en nuestra sociedad es, en realidad, una mera distorsión de la naturaleza humana, debido a que muy pocas personas tienen sus necesidades cubiertas.


De modo que sí, se puede hablar de ‘naturaleza humana’, pero entendiendo como tal, las necesidades humanas básicas que subyacen instintivamente.


La ‘naturaleza humana’ son esas necesidades humanas, que nos hacen adoptar ciertos rasgos cuando están cubiertas, u otro conjunto muy diferente de rasgos, cuando son negadas.





Así que… una vez reconocido el hecho de que el ser humano, cuya gran flexibilidad adaptativa le permite sobrevivir bajo muchas condiciones diferentes, está también rígidamente programado por ciertos requerimientos del entorno o necesidades humanas, es cuando cobra sentido la importancia de la sociedad.


Igual que nuestros cuerpos necesitan nutrientes físicos, nuestro cerebro demanda estímulos positivos del entorno en todas las fases del desarrollo, necesitando, asimismo, ser protegido de los estímulos negativos.





Y si las cosas que deberían ocurrir, no ocurren… o si las cosas que no deberían ocurrir, ocurren… es evidente que la puerta queda abierta, no sólo para que entren un montón de enfermedades físicas y mentales, sino también muchos comportamientos humanos perjudiciales.


Así que, si echamos un vistazo alrededor y vemos cómo están las cosas, tenemos que plantearnos preguntas





¿ Son saludables las condiciones del mundo moderno para nuestra especie ?


¿ Actúa nuestro sistema socioeconómico como una fuerza positiva para el progreso y el desarrollo humano y social ?


¿O, más bien, va en contra de las necesidades evolutivas imprescindibles para crear y mantener nuestro bienestar personal y social ?




Esto tiene que acabar.




“Nunca dudes de que un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos, puede cambiar el mundo. De hecho, es lo único que lo cambia”.
(Margaret Mead)






Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 62 seguidores

Anuncios