Posts Tagged ‘universal

30
Jun
11

Zeitgeist Hacia Adelante -4- Levantamiento




Presentamos el cuarto y último capítulo del documental “Zeitgeist: Moving Forward”, que se titula “Levantamiento”. El sistema socioeconómico actual basado en el Dinero es totalmente insostenible: no sólo no cubre las necesidades de todos y cada uno los seres humanos, sino que constituye una amenaza real que no parará hasta nuestra extinción. Ante el peligro de atravesar un punto sin retorno, urge el tránsito a una economía apolítica basada en los Recursos.


Está en idioma inglés, con subtítulos en español.


Estos son los enlaces para el visionado:





Esta es la transcripción:








– Buenos días, queridos alumnos. Sentaos, por favor. La pregunta de hoy es: ¿qué os gustaría ser de mayor?… ¿Quién quiere responder primero ?… ¿Tú, Sara?

– ¡Cuando sea mayor, quiero trabajar en McDonald’s, como mi mamá!

– Seguirás la tradición familiar, ¿eh?… ¿Y tú, Linda?

– ¡Yo seré prostituta en Nueva York!

– Ah, una chica con glamour. Qué ambición… ¿Y tú, Tommy?

– Yo voy a ser un hombre de negocios rico y elitista, trabajaré en Wall Street, y me lucraré con la bancarrota de las economías extranjeras.

– Qué emprendedor… ¡ Bien por tu interés en otras culturas !





[Víctimas de la Cultura]

Como vimos antes, una Economía basada en los Recursos aplica el método científico en bien de la sociedad, y no sólo en el ámbito de la eficiencia técnica.

También busca, sin rodeos, el completo bienestar social y humano.

¿Acaso el propósito de un sistema social no es sino producir la felicidad y la convivencia pacífica?





Eliminando el sistema monetario y cubriendo nuestras necesidades vitales, veríamos una reducción del 95% de los delitos casi inmediatamente, porque no habría nada que robar, estafar, ni malversar…

El 95% de las personas están en prisión por un delito relacionado con el dinero o la adicción a las drogas, y la adicción a las drogas es un trastorno, no un delito.

¿Y el 5% restante?

Los verdaderamente violentos… De los que se dice que son violentos sólo por el “placer” de serlo…

¿Son simplemente gente malvada?

Sinceramente, hacer juicios morales acerca de la violencia de las personas, es perder el tiempo, no aporta nada.

No ayuda, ni a comprender las causas, ni a prevenir el comportamiento violento.

A veces me preguntan si creo en lo de “perdonar” al delincuente.

Mi respuesta es: “No, no creo en el perdón, pero tampoco creo en la condena”.

Cuando nuestra sociedad consiga tratar la violencia como un problema de salud pública y medicina preventiva, en vez de como el mal moral… Cuando cambiemos nuestras actitudes, suposiciones y valores, entonces que lograremos reducir la violencia, porque, actualmente, lo que hacemos es estimularla.





Cuanto más busques justicia, más daño te harás, porque hoy la justicia no existe.

Ahí fuera, hay lo que hay.


Y ya está.


O sea, si se condiciona a la gente para que sean racistas intolerantes, si se les educa en un entorno que lo promueve, ¿por qué se les culpa por ser así?

Son víctimas de una subcultura.

Y debemos ayudarlas.


Debemos rediseñar el entorno que causa ese comportamiento aberrante.

Así se soluciona el problema.

No se soluciona encerrando a una persona en la cárcel.

Por eso, los conceptos de “juez“, “abogado” o “libre albedrío“, son peligrosos, porque aportan desinformación.

Que si esa persona es “mala“…

Que si esa otra es un “asesino en serie“…





Los “asesinos en serie“… no son, se hacen, igual que los soldados se hacen asesinos en serie con metralletas.

Se hacen máquinas de matar, pero nadie los ve como homicidas o asesinos, lo ven “innato“.

Así que, culpamos a la gente.

Decimos: “Mira, este fue un nazi, torturó judíos“.

No: le educaron para torturar judíos.

Se acepta como cierto que las personas pueden elegir libremente, pero “elegir libremente” significa “sin influencia”, y eso no es posible.

Estamos influidos en todas nuestras decisiones por la cultura en que vivimos, por nuestros padres y por los valores dominantes.

Estamos influidos. No hay “libre albedrío“.





¿Cuál es el mejor país del mundo?

La respuesta lógica sería: “No conozco todo el mundo ni todas las culturas como para responder a esa pregunta“.

Pero no conozco a nadie que dijera eso.

Es fácil decir: “El mejor país es EEUU, claro“.
– ¿Cómo lo sabes? ¿Has estado en la India?
– No.
– ¿Y en Inglaterra?
– No.
– ¿Y en Francia?
– No.
– Entonces, ¿por qué afirmas eso?”

No pueden responder, pero se enfadan contigo.

Dicen: “¡Maldita sea!… ¿Quién eres tú para decirme lo que debo pensar?

En fin… No olvides que es gente anómala.

No se les puede responsabilizar, son víctimas de la cultura, están influidos por su cultura.





[Parte 4:  Levantamiento]

La idea de una Economía basada en los Recursos suele encontrar cierta oposición…

– ¡Eh!
– ¡Eh! ¡Oiga!
– ¡Un momento!
– Ya sé de qué va. Se llama “marxismo”, amigo.
– Con estas ideas, Stalin mató a 800 millones de personas …
– ¡Mi padre murió en el Gulag!
– ¡Comunista!
– ¡Fascista!
– ¡Si no te gusta este país, deberías irte!
– Vale, mantengan la calma…
– ¡Muerte al Nuevo Orden Mundial!
– ¡Muerte al Nuevo Orden Mundial!

La irracionalidad se abría paso en una sorprendida y confundida audiencia, cuando, de repente, el narrador sufrió un mortal ataque al corazón.

Y el supuesto documental de propaganda comunista, terminó.

[Error del sistema]

[Copia de seguridad… Restaurada]





– Mira, esto mismo se lo he explicado a teóricos, a “think tanks” como el Club de Roma, y a otros… y me dicen “¡Marxista!”.

¿Cómo?… ¿”Marxista“?… ¿De qué?…

Sólo conocen lo actual, y se aferran a ello.

Es su Santo Grial, y es muy fácil de usar, ya sabes.

La gente me pregunta si soy Socialista o Comunista o Capitalista… Yo respondo que no soy ninguno de ellos.

¿Por qué deberían ser las únicas opciones?

Todas esas teorías políticas las crearon escritores que asumieron que vivíamos en un planeta con recursos ilimitados.

Ninguna de esas teorías políticas se planteaba que alguna vez pudiera haber escasez de algo.

Yo creo que comunismo, socialismo, libre empresa y fascismo son parte de una evolución social.

No puede haber grandes saltos de una cultura a otra, se pasa por sistemas intermedios.

Las necesidades vitales se imponen a cualquier “ismo“, y esas necesidades vitales, reitero, incluyen todo lo necesario para poder seguir viviendo: el aire, el agua, la seguridad, la educación… todas esas cosas que precisamos y compartimos, y que son imprescindibles para la vida, en cualquier cultura.

Hay que ceñirse a las necesidades vitales, y eso no lo hace ningún “ismo“.

Analizar el valor de la vida.






[Inaceptable]

Es un hecho histórico probado y recurrente que la cultura intelectual dominante de cualquier sociedad, defiende los intereses del grupo dominante en esa sociedad.

Una sociedad con esclavos, sostiene ideas sobre el ser humano, los derechos humanos, etc., conforme al punto del vista de los esclavistas.

Si una sociedad se basa en que pocas personas controlen y se lucren con las vidas y el trabajo de millones de personas, la cultura intelectual dominante defenderá los intereses del grupo dominante.

Se refleja en todos los ámbitos, si te das cuenta…

Las ideas que difunden la Psicología, la Sociología, la Historia, la Economía y la Política reflejan fundamentalmente los intereses de la élite.

Y las voces académicas disidentes suelen ser dadas de lado, o son vistas como “radicales“.


Los valores dominantes de una cultura tienden a sostener y perpetuarlo que es recompensado por esa cultura.




Y en una sociedad donde el éxito y el estatus se miden por la riqueza material, y no por la contribución a la sociedad, es fácil ver por qué hoy el mundo está como está.

Nos enfrentamos a una perversión del sistema de valores.

Los valores están completamente desnaturalizados, porque la salud personal y social son secundarias frente a esos conceptos nocivos de riqueza artificial y crecimiento ilimitado.

Y la perversión se propaga, como un virus, e invade todos los ámbitos, ya sean los medios de comunicación, los de entretenimiento, e incluso el ámbito académico.

Y se aplican mecanismos de protección contra cualquiera que discrepe.





Los discípulos de la religión del Mercado Monetario, los autoproclamados guardianes del statu quo, buscan continuamente formas de evitar cualquier tipo de pensamiento que pueda interferir con su credo.

La manera más típica es crear una “dualidad obligatoria“.

Si no eres Republicano, debes ser Demócrata.

Si no eres Cristiano, entonces eres Satánico.

Y si crees que la sociedad se puede mejorar, proponiendo, por ejemplo, una cobertura universal, te tachan de “Utópico“.

Y la más maligna de las acusaciones, es: si no estás a favor del “libre mercado“, debes estar contra la libertad en sí.

¡Yo creo en la libertad!





Cada vez que oigas la palabra “libertad” dicha desde cualquier instancia donde “influya” el poder, significa, decodificada: “desviar masivamente el dinero de todos para dárselo a los que ya acumulan dinero privado“.

Así es.


Y todo lo demás que añadan: “Oh, la gente demanda más productos”…”Oh, es la lucha de la libertad frente a la tiranía“, etc… Todo se decodifica igual.

Siempre que lo dicen, viene a significar eso, no falla, siempre usan la misma sintaxis.

Es una sintaxis para controlar las creencias y los valores.

Esa sintaxis se emplea incluso inconscientemente, aunque luego uno se excuse con:

“¡Oh, no quería decir eso!”… En realidad, lo ha dicho.

Es igual que la gramática: uno sigue las reglas gramaticales, aunque no se dé cuenta.

Así subyace esa “sintaxis del valor dominante”.

Por eso, cada vez que usan expresiones como: “injerencia del gobierno”, “falta de libertad”, “libertad”, “progreso” o “desarrollo“… todas se traducen en lo mismo.

Por supuesto, la palabra “libertad” se suele oír en la misma frase que la palabra “democracia“.

Es increíble que tantas personas de veras piensen que pueden influir en las decisiones de sus gobiernos, y olviden que lo que el actual sistema realmente propugna es que “todo está en venta”.






El único voto que cuenta es el voto del dinero, por mucho que se reclamen ética y responsabilidades.

En una economía de mercado, cada político, cada ley, y, por tanto, cada gobierno, están en venta.





Incluso, pese a los 15 billones de euros destinados a rescates bancarios desde 2007, dinero que habría bastado para cambiar, por ejemplo, toda la infraestructura energética del planeta a fuentes totalmente renovables, si no se hubiera destinado a salvar unas instituciones financieras que, literalmente, no hacen nada para ayudar a la sociedad, y que podrían ser eliminadas mañana mismo, sin problemas… Aún así, estamos condicionados para seguir creyendo a pies juntillas, que la política y los políticos, existen “por el bien del pueblo“.

En realidad, en una economía de mercado, la política es un negocio como cualquier otro, y a los políticos sólo les preocupan sus propios intereses.




(Habla George Carlin)

– Sinceramente, yo no creo en la acción política.

El sistema se contrae y se expande según él mismo lo requiera.

Engulle y mitiga los cambios.

Por ejemplo, el movimiento pro-derechos civiles fue descafeinado por los dueños del país.

Saben lo que les interesa, sueltan un atisbo de libertad, una ficción de libertad: el poder votar de vez en cuando, para así mantener este espejismo de libertad.

De qué les sirve a los esclavos decir: “¡Oh, he votado!“…

Los límites del debate están ya fijados antes de que el debate siquiera comience, y a todos los demás, se les deja al margen, y se les hace parecer comunistas, o gente desleal, o chalados

En realidad, es una “conspiración“, pero han conseguido que parezca descabellado pensar que los poderosos puedan reunirse y tener un plan… “¡Eso no es verdad!… ¡Eres un ‘chalado’!… ¡Un ‘conspiranoico’!”





Y, de todos los mecanismos de defensa de este sistema, los más que más reiteran son dos…

El primero, es la idea de que el sistema ha sido la “causa” del progreso material que hemos visto en este planeta.

Pues… No.


Las 2 causas fundamentales del aumento de la supuesta “riqueza” y del aumento de la población, son:


  1. El avance exponencial de las tecnologías de producción, fruto del genio científico.
  2. El descubrimiento de la abundante energía de los hidrocarburos, en que se basa el actual sistema socio-económico.


El sistema de libre mercado / capitalista / economía de mercado, no ha hecho nada, excepto subirse al carro de esos acontecimientos con un canallesco sistema de incentivos, y un muy dispar y desigual uso y reparto de lo obtenido.





La segunda defensa es un prejuicio social agresivo, causado por tantos años de propaganda, que ve cualquier otro sistema social como un camino a “la tiranía“, en referencia a Stalin, Mao, Hitler… y las muertes que causaron.

Pero, por muy despóticos que estos hombres y sus sociedades hayan sido, en lo que a matar respecta, en lo que al asesinato sistemático diario y masivo de seres humanos respecta, nada en la historia se puede comparar con el sistema actual.

Las hambrunas de, al menos, el siglo pasado, no las causó la falta de alimentos.

Las causó la pobreza.





Cuando los recursos económicos están tan injustamente distribuidos, los pobres no tienen suficiente dinero para comprar comida.

Esto es un ejemplo de la “violencia estructural”.

Otro ejemplo: en muchas zonas, y particularmente en África, decenas de millones de personas están muriendo de SIDA.

¿Por qué mueren?


No porque no sepamos cómo tratar el SIDA.

Hay millones de personas en los países ricos que sobreviven fenomenalmente porque pueden tomar medicinas.




Las personas que mueren de SIDA en África no están muriendo a causa del virus VIH… Están muriendo porque no tienen dinero para pagar esas medicinas que los mantendrían con vida.



Gandhi ya lo advirtió. Dijo: “La forma más letal de violencia es la pobreza”.




Y eso es totalmente cierto.


La pobreza mata mucha más gente que todas las guerras de la historia; mata más personas que todos los asesinos de la historia; mata más que todos los suicidios de la historia…

La “violencia estructural” no solo mata más gente que toda la “violencia conductual” junta…

La “violencia estructural” es, además, la mayor causa de “violencia conductual“.

[El pico máximo se ha sobrepasado]





El petróleo es la base de la civilización humana, y se utiliza en todos sus ámbitos.

Se consumen 10 calorías de energía de hidrocarburos (petróleo y gas natural) para producir cada caloría de la comida que comemos en el mundo industrializado.

Los fertilizantes se hacen a partir de gas natural.

Los pesticidas se hacen con petróleo.

Las máquinas para plantar, arar, irrigar, cosechar, transportar y empaquetar, se propulsan por petróleo.

Todo el plástico para envolver la comida procede del petróleo.

Hay 26 litros de petróleo en cada neumático.

El petróleo está en todos lados; es omnipresente.

El petróleo es la única causa de que haya 7 mil millones de personas en este planeta.

La llegada de esta energía fácil y barata, equivalente, por cierto, al trabajo de miles de millones de esclavos las 24 horas del día, cambió el mundo radicalmente durante el último siglo, permitiendo multiplicar por 10 la población.

Pero, para el 2050, las reservas petrolíferas sólo permitirán mantener a menos de la mitad de la población mundial, al ritmo actual.

Habrá que realizar enormes ajustes con respecto al actual modo de vida.

Hoy, las nuevas prospecciones de petróleo sólo cubren la sexta parte del consumo.

Hace 5 años, cubrían la cuarta parte.

Dentro de 1 año, sólo cubrirán la octava parte.

Lo que me inquieta es la pasividad de los gobiernos mundiales y de los líderes de la industria mundial, para hacer algo diferente.

Se genera algo más de energía eólica, se comienza a utilizar la energía mareomotriz, se hacen los coches un poco más eficientes, pero no se atisba ninguna revolución energética, sólo se aplican pequeñas medidas, lo cual, es bastante aterrador.

Y los gobiernos, dirigidos por estos economistas a los que les importa un comino todo esto, tratan de estimular el consumismo y recuperar la prosperidad pasada, como si se pudiera volver al pasado.





Están imprimiendo aún más dinero sin disponer de aval o garantía.

Aunque la economía mejore, y se consiga ese estupendo crecimiento, será solamente pasajero: en poco tiempo, más en meses que en años, volverá de nuevo el problema del abastecimiento, habrá otra alza súbita de los precios, y otra recesión, aún más profunda.

Hemos entrado en una sucesión de círculos viciosos.

Llega el crecimiento económico, los precios se disparan, y todo se viene abajo.

Como ahora.


Luego, empieza a subir de nuevo, pero la energía ya es más cara.

Hemos sobrepasado el pico máximo, y la producción de petróleo desciende.




Ya no se puede incrementar el ritmo de extracción.

Si la economía se ralentiza, el precio del petróleo cae, como sucedió en 2009, pero luego viene una “recuperación“, y el precio del petróleo vuelve a subir.

Y, aunque el precio del barril ronde los 80 dólares, con esta crisis financiera y económica, a la gente le cuesta pagarlo.

Actualmente, la producción mundial de petróleo es de 86 millones de barriles diarios.

Dentro de 10 años, se producirán 14 millones de barriles diarios menos.

No hay alternativas preparadas para poder satisfacer ni siquiera el 1% de esa reducción.

Si no hacemos algo rápidamente, habrá un gran déficit energético.

Creo que hace 10 años cometieron el gran error de no reconocer que se precisaba un esfuerzo coordinado para desarrollar las energías sostenibles.

Nuestros nietos nos recordarán con total estupefacción… “Sabíais que era un recurso limitado… ¿Por qué diantres construísteis la economía sobre algo que iba a desaparecer?”




Por primera vez en la historia de la Humanidad, nuestra especie se enfrenta al total agotamiento del recurso básico en el que se basa nuestro actual sistema de supervivencia.

Y para colmo, pese a la escasez de petróleo, el sistema económico sigue impulsando ciegamente su canceroso modelo de crecimiento…

Para que la gente salga a comprar más vehículos propulsados por petróleo que generan más PIB y empleo

Empeorando el declive.






¿Hay soluciones para reemplazar los hidrocarburos?

Por supuesto.


Pero los pasos que hay que dar para realizar los cambios, no los puede definir la economía de mercado, la cual sólo implementa nuevas soluciones si se pueden obtener beneficios de ellas.

No se invierte en energías renovables porque no dan beneficios, ni a corto ni a largo plazo.

Pero la necesaria transición conllevará grandes pérdidas económicas.

En fin, que no hay ningún incentivo monetario.

Y, en este sistema, si no hay incentivo monetario, no se hace nada.

Y además, el agotamiento del petróleo es sólo una de las muchas consecuencias de este tren en llamas que sigue ganando velocidad.





También ha disminuido el agua dulce que nos sustenta.

Hoy sufren escasez de agua 2800 millones de personas, y para 2030, la sufrirán 4000 millones de personas.

En cuanto a la producción de alimentos, las tierras cultivables, de las que procede el 99,7% de nuestros alimentos, se están destruyendo 40 veces más rápido de lo que se crean, y en los últimos 40 años, el 30% de la tierra cultivable se ha convertido en tierra improductiva.

Además, los hidrocarburos son la columna vertebral de la agricultura actual, y, al disminuir, también lo hará el suministro de alimentos.





En cuanto a los recursos en general, con el ritmo actual de consumo, para el año 2030, necesitaremos 2 planetas.

Por no hablar de la continua destrucción de la biodiversidad, que provoca extinciones y desestabilización del medioambiente en todo el mundo.

A todo este declive, se suma el crecimiento casi exponencial de la población: para el 2030, podría haber más de 8000 millones de personas en el planeta.

Para satisfacer esa demanda en 2030, la producción de energía tendría que aumentarse un 44%.





Y, de nuevo: visto que sólo el dinero promueve la acción, ¿es previsible que algún país de este planeta pueda costear los enormes cambios necesarios para transformar la agricultura, el tratamiento de aguas, la producción de energía, etc.?

Justo ahora, que la pirámide de la deuda global está paralizando poco a pocoal mundo entero…

A esto se añade el alto nivel actual de desempleo, que será crónico, por ser un “desempleo tecnológico“.

Los trabajos no van a volver.

Por no hablar, finalmente, de la perspectiva social global.





Gracias a este sistema, la pobreza en el planeta se ha duplicado entre 1970 y 2010, y, viendo cómo van las cosas, ¿crees de veras que la pobreza, el sufrimiento y el hambre no volverán a duplicarse?





[El comienzo]

No va a haber ninguna recuperación.





Esta no es una larga recesión que vaya a terminar algún día.

Con la próxima ola de colapsos económicos, creo que veremos disturbios sociales masivos.

Cuando se dejen de pagar los subsidios de desempleo porque los estados no tengan más dinero, y las cosas vayan tan mal, que la gente retire su confianza en los líderes electos y demanden un cambio.

Si antes no nos matamos unos a otros, o destruimos el medioambiente.

Tengo miedo de que lleguemos a un punto sin retorno

Eso no deja de preocuparme.

Debemos hacer todo lo que podamos para evitar llegar a ese punto.

Está claro que nos acercamos a un gran cambio en la vida humana…

Un cambio tremendo en relación a la vida en el siglo pasado.

Ha de haber una relación entre la economía y los recursos de este planeta, entendiendo por recursos: la vida animal y vegetal, la salud de los océanos y todo lo demás.

El sistema monetario sólo parará con la muerte del último ser humano.

El grupo en el poder hará lo que sea para permanecer al frente, eso debes tenerlo claro.




Usarán al ejército, la marina, las mentiras… y todo lo que haga falta para seguir en el poder.

No renunciarán al poder, porque no conocen ningún otro sistema donde les vaya a ir mejor.





(Las protestas globales paralizan la economía mundial)

(Noticias desde Nueva York, en directo)

(Noticias desde Londres, en directo)

(Protestas masivas en Pekín, China, en directo)

(En directo, desde España)

(En directo, desde Sudáfrica)

(Protestas en Moscú, en directo desde Rusia)

(Canadá protesta, desde Toronto a Vancouver)

(Arabia Saudí, en directo)





(Las guerras por la energía asolan Oriente Medio)

(La criminalidad se dispara en Occidente)

(La ONU declara el estado de emergencia global)

(La falta de agua va de África a Eurasia)

(El desempleo global llega al 65%)

(Aumenta el riesgo de Guerra Mundial)

(El derrumbe de la Deuda provoca escasez alimentaria)



[Tíralo]




(En medio de las protestas pacíficas masivas, se están retirando billones de dólares de las cuentas bancarias de todo el mundo, y los billetes se están arrojando a la puerta de los bancos centrales de todo el mundo)



ESTE ES TU MUNDO


ESTE ES NUESTRO MUNDO


ES LA HORA DE LA REVOLUCIÓN



(www.thezeitgeistmovement.com)




Anuncios
20
Dic
10

8 de cada 10



El paro es la principal preocupación para 8 de cada 10 españoles.


Pese a que 8 de cada 10 españoles ya percibe que estar en la Unión Europea (UE) es perjudicial para la economía, es relevante que 8 de cada 10 entienda que la clase política no es un problema


O lógico, si asumimos que quien mueve los hilos es la Banca8 de cada 10 empresas ha tenido problemas para encontrar financiación. El dinero público que va al ámbito privado no vuelve si no es con intereses leoninos.


Y 8 de cada 10 percibe que al gobierno y a la oposición  mayoritaria, sólo le preocupan los intereses de la industria cultural… Como la llamada Ley Sinde, redactada tras intensa presión desde EEUU, cuya aprobación sólo depende de las exigencias de la derecha nacionalista tras el primer rechazo, o los nuevos canales televisivos neo-conservadores.


Nada de leyes para doblegar a la Banca… pero sí para legislar el grandísimo “interés cultural general” de las retransmisiones deportivas.





Y funciona. 8 de cada 10 espectadores vimos la final España-Holanda del Campeonato Mundial de Fútbol 2010 pagado por la Sudáfrica oculta.


Casi 8 de cada 10 ciudadanos consideran que la ciencia y la tecnología tienen más beneficios que perjuicios. Pensamos que las utilizarán para nuestro bien, que el papel de la tecnología era satisfacer nuestras necesidades y deseos… Luego resulta que las máquinas se suelen utilizar para reemplazar el trabajo humano, y no repercute el alza de la productividad lograda en mejorar gratuitamente el bienestar de la gente (por no hablar de los usos policiales y militares).




8 de cada 10 personas que tienen un familiar a su cargo sufre ansiedad y estrés. Eso no lo van a arreglar las máquinas. Pero los ahorros de costes podrían orientarse a un sistema público de atención sanitaria y domiciliaria universal que mejorase la vida de ancianos y enfermos, y de sus familiares.


Ese interés no interesa. Está claro.  “Cuando el lucro es la finalidad principal de las actividades tecnológicas, caso ampliamente mayoritario, el resultado inevitable es considerar a las personas como mercaderías“.


Así que, entre la espada y la pared, justo aquellos que debían preparar la sociedad para la siguiente generación (sobre todo, los que tienen entre 45 y 54 años), se afanan por llevar al límite una obsesión que afecta a casi 8 de cada 10 españoles: perder peso.


Peso físico, para acompañar al moral, que ya anda bajo. Vacíos, pero delgados. Superficiales, pero flacos.





Y pasamos a asumir como simple anécdota que al menos 8 de cada 10 adolescentes consigue alcohol sin dificultad, o que casi 8 de de cada 10 estudiantes españoles vivan en casa de sus padres, mientras que solo 1 de cada 10 lo hace en Suecia.


Asistimos impasibles al hecho de que 8 de cada 10 españoles respira aire perjudicial para su salud, o que 8 de cada 10 productos que contienen transgénicos no lo advierten en su etiquetado.


Mucho más lejos queda demandar medidas contra la deforestación que se extiende desde Ecuador a China, y de paso, reducir la extinción de 8 de 10 cada especies, haciendo frente al mercadeo del CO2 del Banco Mundial.


Nos deja impertérritos que 8 de cada 10 áreas marinas protegidas del mundo estén mal gestionadas.


O que 8 de cada 10 personas siguen obteniendo agua de recursos contaminados.


Nos resulta ajeno que 8 de cada 10 personas del mundo sufran la explotación de corporaciones privadas, y asistimos insensibles a nuevas olas de privatizaciones.


Bonita herencia. Gran legado.





Miramos al cielo en busca redención… pero el papa y sus seguidores, fieles a su subyugante epilepsia particular, nos devuelven de bruces a la tierra, afirmando que el rock causa los males del mundo.


Aunque casi 8 de cada 10 españoles se declara católico, también 8 de cada 10 cree que, cuando una pareja no es capaz de solucionar sus problemas conyugales, el divorcio es la mejor solución. Por una vez, cuanto más lejos esté un mito metomentodo, mejor.


Como a 8 de cada 10 le gusta” que el papa visite España, se deduce que agrada su llegada, pero no para “evangelizar“, sino sólo como atracción turística… Lo perverso es que también viene como jefe del estado vaticano, al cual, el estado español regala cada año 6000 millones de euros; con la de puestos de trabajo que se crearían para acometer obras de misericordia… como la asistencia domiciliaria universal a ancianos y enfermos.





Más que el rock, el culpable del “orden criminal del mundo“, sería el rich. Se condena al rock’n’roll, pero se alaba el rich’n’ god.


La fe en dios y en los mercados.


No hay más dios que el dinero, y la Banca es su profeta.





Ahora, los mercados vienen a por el dinero del sistema público de pensiones de España.


No vienen a preparar la asistencia domiciliaria universal para los ancianos presentes y futuros.


No vienen a corregir que 8 de cada 10 mayores que viven solos no llegan a ser ni ‘mileuristas‘… dado que la pensión media contributiva es menor de 800 euros.


Ni vienen a derogar la congelación de las pensiones, pese a que el ahorro de 1530 millones sea equivalente a la deuda de despilfarro de las televisiones autonómicas.


Vienen a desmontarlo.


Los llamados reaganomics/liberales/neo-conservadores/pro-Globalización/neoliberales y socioliberales (como los del monopartido bicéfalo PPSOE), no creen en lo público… porque obedecen a intereses para saquear lo público desde lo privado. Todo un robo, por más que quieran revestirlo de ideología.


Quien gana es… de nuevo, la Banca.


Poco importa que la actual crisis-burbuja de la Deuda provoque que 8 de cada 10 españoles no pueda ahorrar para su futuro.


Al endurecer las condiciones para su percepción íntegra y digna, la cuantía de las pensiones se reducirá, y la gente se verá obligada a aportar en planes de pensiones privados.


Así será, por mucho que su rentabilidad ya se esté derrumbando en plena crisis. El partícipe es un cliente cautivo: no puede sacar el dinero aunque el plan vaya mal, sólo traspasarlo a otro que no irá mucho mejor… porque cajas y bancos lo gestionan igual (de nefasto… para el partícipe).


Pese a ello, los ministros de Trabajo siguen recomendando invertir en ellos.


Y su derrumbe no ocurre sólo en España. La situación se repite en todas partes, y más crudamente, en los países de  Lationoamérica, donde los neoliberales camparon a sus anchas.


Y el objetivo final es privatizar totalmente las pensiones públicas.


Es un plan formalizado en 1994, cuando el Banco Mundial (BM) publicó un documento sobre el “futuro de las pensiones“, de amplio calado en la UE, donde se ha conformado otro euro-puzzle, ahora de pensiones.





Ese mismo año 1994, el presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) visitó España para criticar su sistema público de pensiones, haciéndose acompañar en su visita por una compañía de fondos privados de pensiones, lo cual decía mucho de su “honestidad intelectual“.


Y cuando caigan las gestoras que manejarán nuestras pensiones… no veremos ni un céntimo.


Acaba de ocurrir en Holanda: el pasado septiembre, los 5 principales fondos del país (incluido ABP, cuyo patrimonio de 229.000 millones es el del mundo) anunciaron… que se ven “obligados” a recortar las pensiones prometidas a sus jubilados.


Así de sencillo.


Por cierto, en Irlanda, año y medio antes de su “rescate financiero” (eufemismo para pérdida de soberanía), los fondos de pensiones privados se habían declaradoinsolventes“.


Y, previamente, en 2006, antes de la actual burbuja inmobiliaria, la quiebra de pensiones privadas afectó a EEUU por más de 600.000 millones de dólares.





La gestión privada del dinero de las pensiones públicas supone ganar un premio gordo en la lotería de las burbujas de la Deuda.


Es “para tapar agujeros”… Y, de paso, seguir lucrándose.


Por eso se crean alarmas infundadas sobre el actual sistema público de pensiones, y se realizan unas previsiones catastrofistas tan falsas como malintencionadas.


Quieren convertir un derecho en un negocio.


Qué más da que se forme otra burbuja, y cuando quiebre, el país pida otro préstamo, se malvendan sus recursos, y más de lo mismo… Otra (¿nueva?) burbuja de Deuda…. y luego, otra… y otra…




Y qué más da que, por el camino, 8 de cada 10 personas acabe viendo recortadas sus pensiones.




Pese a que 8 de cada 10 tiene momentos de introspección e interiorización, y sabe lo que es justo y lo que es injusto, nos quedamos boquiabiertos [ad]mirando de soslayo las movilizaciones francesas contra la reforma de las pensiones, ocupados como estamos en esperar, con la pueril ilusión de poder tener/mantener un trabajo, como el esclavo que aspira a recibir algún día una dádiva de su señor, y entretanto permanece tras la puerta para lo que guste.


El paro es la principal preocupación para 8 de cada 10 españoles.




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 66 seguidores

Anuncios