Archivo para 28 abril 2014

28
Abr
14

Antropoceno 3

Las manos van al pan



¿Podemos hacer algo a nivel individual?



Sí.


Se podría pensar que la acción de un consumidor poco o nada puede hacer ante un problema tan grande y global como el cambio climático.


Sin embargo, un pequeño gesto realizado a diario por millones de consumidores puede tener un efecto considerable.


Una sola bombilla puede parecer insignificante, pero si todos los consumidores del mundo sustituyeran las bombillas incandescentes por las de bajo consumo, la reducción del consumo mundial de electricidad permitiría el cierre de más de 270 centrales eléctricas de carbón de 500 megavatios.


Hay más de 100 posibles acciones cotidianas.


Unas son fáciles:


• No dejes el coche en marcha si estás parado
• Mantén una correcta presión de los neumáticos
• Reemplaza los filtros de aire del vehículo con más frecuencia
• Apaga los electrodomésticos, evitando dejarlos en stand-by.
• Utiliza bombillas de bajo consumo
• Repara las juntas exteriores
• Si dispones de calefacción, ajusta el termostato en invierno y en verano.
• Baja 2ºC la temperatura del agua caliente
• Cierra el grifo al lavarte los dientes o afeitarte
• Dúchate en vez de bañarte
• Si el agua del grifo es de buena calidad, no consumas agua embotellada
• Cocina con ollas a presión
• Compra electrodomésticos de bajo consumo energético
• Compra productos locales y de temporada.
• Compra cerca de tu casa
• Compra a granel cuando te sea posible; tú decides cuanto necesitas: evita embalajes innecesarios
• Reutiliza las bolsas
Rechaza de plano los alimentos presentados en bandejas de corcho blanco.
• Compra botellas de vidrio reutilizables, en lugar de “botes” de bebida
• Recicla lo más posible
• Pide que no te envíen más facturas ni folletos en papel
Evita dejar enchufados cargadores, transformadores y aparatos (como los ordenadores)


Tierramar


Otras, demandan algo más de voluntad:


• Utiliza un transporte limpio, compartido y/o público.
• Planta un árbol. Un solo árbol absorbe una tonelada de CO2 durante su vida. Eso sí, que el árbol sea de una especie adaptada y sostenible.
• Haz un uso responsable del agua: instala cisternas de doble carga para inodoro (y no lo uses como cubo de basura); usa la lavadora y el lavaplatos/lavavajillas solamente cuando estén llenos; mancha un sólo vaso para el consumo de agua diario… Por cada grado que se eleve la temperatura del planeta, disminuirá, al menos, un 20% su disponibilidad.
• Reduce el consumo de carne. Su producción es responsable de, al menos, un 18% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero… ¿Qué tal un “Lunes sin carne“?
• Evita los alimentos enlatados, especialmente con especies en peligro de extinción, como la sardina o el atún.
• Instala sensores para encender la luz automáticamente, e interruptor manual para desconectarla, al menos, en las escaleras y zonas comunes de tu edificio.
• En lugar de viajar, intenta reunirte por audio o videoconferencia.




Stop Co2


Y, aparte de todo lo anterior, puedes conseguir mucho más.


Basta con que influyas en los que te gobiernan.


Vigila que se gasten tu dinero en proyectos eficientes y de futuro.


Reprende ocurrencias políticas como la de destinar a la lucha contra el cambio climático cantidades tan exiguas como una décima parte del gasto en armamento“. No apoyes esas “bienintencionadas” declaraciones de intenciones.


Exige a tu gobierno que se lea y se comprometa con las 102 páginas de medidas que ha publicado el IPCC para los sectores de la construcción, el transporte, la industria, energético, agrícola, tratamiento de desechos sólidos y de aguas residuales


Pide también planes concretos para detener y revertir la deforestación, que es la mayor fuente emisora de CO2, tras la quema de combustibles fósiles.




Reciclables


Que un envase sea “reciclable” sólo significa que “podría ser reciclado”… no que lo vaya a ser. La realidad es que sólo se recupera entre el 1% y el 15% de lo reciclable… Hablamos de vidrios, plásticos, papel, envases, pilas, aparatos electrónicos, medicamentos


Y, con mucho, lo peor que se puede hacer, es incinerarlos.


Pide sistemas de depósito, devolución y retorno.




Fugas huidizas




Advierte de cualquier fuga de agua, y demanda que se reparen las pérdidas en la red de distribución, que pueden suponer un 25% del volumen en el recorrido hasta los grifos domésticos.




A gotas




No apoyes las “falsas soluciones” contra el cambio climático: la captura y secuestro de carbono (CAC, o CCS en inglés, como ya vimos), la energía nuclear, las plantaciones comerciales de monocultivos forestales utilizando agroquímicos contaminantes…


Las fuentes renovables no producen residuos tóxicos o radiactivos.


Ya hay 7 tecnologías diferentes para generar electricidad de forma renovable: solar fotovoltaica, solar térmica de concentración, eólica terrestre y marina, geotérmica, bioenergía, hidro-eléctricidad y oceánica.


Conectadas a una red eléctrica eficiente (lo suficientemente dispersa), son fuentes “permanentes“: siempre hay viento o sol en alguna parte.


Además, los sistemas renovables modernos contemplan métodos para almacenar la energía.


Por tanto, no hay excusa… Aplica:

• Demandar una planificación energética integrada
• Abogar por la eliminación de todas las subvenciones a los combustibles fósiles y a la energía nuclear (cuyo cierre ha de ser progresivo pero urgente)
• Desincentivar la tentación de invertir en nuevas centrales térmicas
• Apoyar nuevos y ambiciosos objetivos de reducción de emisiones




Desiertech




Cualquier control del suministro de energía ejercido centralizadamente por unos pocos, se convertirá en otra fuente de poder despótico y control dictatorial: en nuevos oligopolios.


Sin un acceso descentralizado y libre a los recursos y a sus tecnologías de explotación, es fácil perpetuar una tiranía con el mínimo esfuerzo, tal como predecía la Teoría Hidráulica de Karl Wittfogel, referida originalmente al control del agua para el riego, y extensible al resto de recursos naturales.


Así, un ejemplo altamente cuestionable, como ya vimos, es el proyecto DESERTEC, patrocinado por la UE y el Club de Roma, pese a estar basado en energía solar.




Ley Virus


Presta atención a repentinas leyes, supuestamente ecológicas, que, en realidad, se diseñan a la medida de ciertos intereses muy determinados… Esas, estilo “Ley Virus“, que autorizan la construcción de viviendas en suelo rural no urbanizable, para convertirlo en viviendas, palacetes, hoteles y urbanizaciones de lujo… si eres un gran propietario de terreno… Leyes para que las grandes fortunas legalicen sus cortijitos, creen otros nuevos, e inflen nuevas burbujas inmobiliarias lucrándose a costa del medio ambiente y el patrimonio de todos.




Pescando basura


El cambio climático es uno de los efectos de la acción del ser humano.


Pero hay muchos más, y se retroalimentan entre ellos.


De hecho, la contaminación en China parece aumentar la virulencia de los ciclones en el Océano Pacífico.


Reconocemos la creciente necesidad de dar más prioridad a problemas medioambientales, como la contaminación del aire (77% en las encuestas) y del agua (75%), al uso de pesticidas, al desperdicio de envases y plásticos, y a la escasez de agua.


No es para menos.


Grandes manchas de basura en el mar


Televisores, frigoríficos, lámparas


Casi todo lo que hay en un centro comercial… Podemos encontrarlo flotando en mitad del océano.


Y las corrientes marinas están transportando esta basura por todo el mundo.


Así, la Gran Mancha de Basura del Pacífico ya ocupa 1.400.000 km².


A su vez, la Gran Mancha de Basura Plástica del Atlántico Norte mide cientos de kilómetros de largo, con una densidad de 200.000 fragmentos de basura flotante por kilómetro cuadrado… Estacionalmente, cambia de posición hasta 1600 km de norte a sur, y se desplaza aún más lejos durante el fenómeno climático de El Niño.




Arde la bola




Son todos efectos de un sistema productivo insostenible.


Y, aunque no funciona, el neoliberalismo sigue desbocado.


Además de no ser valorado como productor, tendrás que darte a valer también como consumidor.


Es absurdo que nos induzcan a comprar todas y cada uno de los objetos del mundo, a cualquier precio, pudiendo tener a nuestro alcance “bibliotecas” para compartirlos, a un precio bajo, dentro de una economía orientada a los recursos.


Se fomenta que cada uno se construya su tramo de carretera, su tramo de saneamiento, su escuela, su hospital, su automóvil…


Que cada uno tenga su planeta.


Ya.


Por muy ridícula que pueda sonar… Esa es la idea neoliberal.


Mundos para-lelos, separados por vallas y protegidos con guardias, perros y cámaras.


Afortunadamente, hay otras visiones, y existen la tecnología y los medios para llevarlas a cabo.






(Continuará)

Anuncios



Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este Blog, y recibir un aviso por email con cada nuevo artículo publicado

Únete a otros 62 seguidores